" "
Blog de
  • Vlado Mirosevic

Vlado Mirosevic

Presidente nacional del Partido Liberal de Chile

Etiquetas: , , » Publicado: 04/03/2013

Arica: el descuido de Chile que Perú aprovecha

Aquella es la opinión climática en la ciudad: sensación de abandono y lejanía de parte del Estado chileno. Oportunidad que aprovecha astutamente Perú con su plan de “ocupación pacífica” para ganar influencia geopolítica por medio del “poder blando o poder inteligente”, acuñado por Nye.

Ya lo anunciaba Ollanta Humala durante su última campaña presidencial: el objetivo estratégico que tendría su gobierno con respecto a la política fronteriza, sería peruanizar el norte de Chile. Es decir, provocar el proceso inverso a lo conocido como la chilenización que se produjo posterior a la Guerra del Pacífico.

Humala, ex militar de corte nacionalista e impulsor del etnocacerismo, parece comprender bien la importancia geopolítica de su frontera sur con Chile. El instrumento de influencia que utilizaría Humala para dicha peruanización sería el aumento demográfico y de las inversiones peruanas en nuestro país. “Nosotros compremos Arica y demostrémosles a los chilenos que los peruanos tenemos dignidad y la fuerza económica suficiente para comenzar a peruanizar el norte chileno”, afirmó Humala en una visita a Tacna mientras era candidato.

PERUANIZACIÓN AL 2050

Cuando la población ariqueña es consultada sobre el plan peruano al 2050, es común recibir reacciones como la de Yolanda Yañez, activista por la igualdad de género: “No me extraña. Dado el abandono que tiene Arica, esto se huele hace mucho”. En la misma línea, la emprendedora Marcela Nangarí se preguntó “¿cuánto tiempo falta para que los peruanos recuperen Arica y el Morro sin desenfundar un arma y bajo ocupación silenciosa? Desde mi percepción esto ya comenzó desde hace algún tiempo”.

Si bien las palabras de Humala dejaban entrever una posible estrategia peruana, fue sólo hace pocos días atrás que el destacado periodista chileno Tomás Mosciatti confirmó algunas de estas sospechas.

Mosciatti afirmó que tuvo acceso a un informe privado –que se habría filtrado- donde Perú trazaba el objetivo estratégico de seguir acentuando la brecha de desarrollo entre Arica y Tacna, proyectando que al 2050 serían los propios ariqueños quienes pedirían anexión al territorio peruano. Una demostración clara de que los peruanos han puesto oídos a la famosa tesis de “soft power” del académico norteamericano Joseph Nye.

Tan sólo hace un par de décadas atrás, Arica era una ciudad económicamente pujante que concentraba una mayor demografía que Tacna. Sin embargo, desde mediados de los 70 el panorama ha evolucionado inversamente: en la actualidad, Tacna dobla en población a Arica y evidencia una agitada actividad económica y comercial. Arica, por su parte, es la segunda región de Chile con menos ingresos per cápita.

El auge de la ciudad peruana no es casualidad. Durante los últimos gobiernos, Tacna ha experimentado la política de “fronteras vivas”, recibiendo gran atención del gobierno nacional, lo que hace pensar nuevamente el diseño de un plan. A su vez, desde el 2002 en adelante, Perú ha llevado adelante una reforma descentralizadora que se coronó con la elección democrática de Presidentes Regionales (lo que Chile no ha hecho), lo cual ha dado mayor dinamismo a la zona fronteriza.

LA INSATISFACCIÓN DE LOS ARIQUEÑOS

Las páginas y páginas dedicadas en la prensa nacional al juicio en La Haya parecen no sobrecalentar el ánimo de los ariqueños, que seguimos conviviendo día a día con peruanos y bolivianos en una ciudad que, por su turismo, su puerto, sus valles y su triple frontera, se hace cada día más cosmopolita. Es normal escuchar a familiares o amigos decir “es que estamos acostumbrados”, cuando se refieren a tensiones políticas y diplomáticas entre ambos países, quitándole todo aire de revanchismo o exaltación.

Donde sí hay insatisfacción y molestia en los ariqueños es en la relación con el Estado chileno. “Lamentablemente el Estado chileno ve a Arica como un cacho”, dice Aury Bernal, quien participa de un grupo de bailes andinos. La misma opinión comparte el comunicador radial Marcelo Moreno, quien afirma que “Chile se está farreando Arica”.

A modo de ejemplo, mientras en el Hospital de Arica hay una carencia importante de especialistas, la única opción para una significativa masa de ariqueños es visitar el Hospital de la Solidaridad en Tacna, debido a su bajo costo, diversidad de especialistas y buena calidad. De esta manera Tacna se hace necesaria para la salud de los ariqueños y en un sin número de otros servicios.

Cuando la población ariqueña es consultada sobre el plan peruano al 2050, es común recibir reacciones como la de Yolanda Yañez, activista por la igualdad de género: “No me extraña. Dado el abandono que tiene Arica, esto se huele hace mucho”. En la misma línea, la emprendedora Marcela Nangarí se preguntó “¿cuánto tiempo falta para que los peruanos recuperen Arica y el Morro sin desenfundar un arma y bajo ocupación silenciosa? Desde mi percepción esto ya comenzó desde hace algún tiempo”. Finalmente, la estudiante universitaria Dayana Hernández nos comenta que “ese plan ya se está ejecutando. Es imposible no verlo”.

Aquella es la opinión climática en la ciudad: sensación de abandono y lejanía de parte del Estado chileno. Oportunidad que aprovecha astutamente Perú con su plan de “ocupación pacífica” para ganar influencia geopolítica por medio del “poder blando o poder inteligente”, acuñado por Nye.

Es de esperar que la filtración de dicho informe peruano sea un llamado de atención para las autoridades chilenas, una alerta que los empuje a romper con la inercia de las últimas décadas. Esto, para que la sensación de abandono de los ariqueños se transforme en una política de Estado para la puerta norte de Chile.

Comentarios del artículo: Arica: el descuido de Chile que Perú aprovecha - Publicado: a las 3:59 pm

Etiquetas: , , , , » Publicado: 03/04/2012

Los candidatos ilusionistas

Mientras Velasco y Orrego dan la pelea, la mayoría del conglomerado tiene puesta sus esperanzas en Nueva York. Algo así como “que vuelva Bachelet para que lo único que cambie es que estemos nosotros en La Moneda”.

Andrés Velasco y Claudio Orrego han manifestado la pretensión de que sus liderazgos renueven la oposición. Si bien ninguno de los dos es un dinosaurio de la Concertación, es sumamente difícil intentar desmarcarse de ella, en circunstancias que sus nominaciones finales dependen del conglomerado. Ambos pretenden competir en una primaria que sólo es una ilusión, porque –con o sin Bachelet- ninguno tiene el músculo necesario para ganarla.

Las primarias tienen un claro propósito: evitar temporalmente la fuga de la Concertación hacia otras candidaturas y dar una sensación de unidad aparente en sus filas. Velasco y Orrego venden la ilusión de que existe una esperanza de ganar esa primaria y renovar la Concertación desde dentro. Ambos son incapaces de ganarla, ya que uno no cuenta con partido que lo respalde y el otro podría llegar a contar eventualmente con una DC que no tiene músculo suficiente para el acarreo electoral de una primaria.

La Concertación que ofreció exitosamente transición y crecimiento, ya no es la misma. Murió. Hoy esta secuestrada por los poderes fácticos que desde su interior pretenden controlarlo todo y frenar los cambios que el país reclama. Aquellos –tal como sectores en el oficialismo- les gustaría conservar el status quo. Es difícil encarnar la renovación y un relato contra el abuso, haciéndolo desde ese lugar. Ya nadie les cree que puedan ordenar un proyecto que se frustró por la ansiedad de volver al poder.

A pesar del escenario desfavorable para ambos, debemos reconocer que sus candidaturas son intentos valiosos. El problema no radica en ellos, el problema es que sus motivos de renovación se anulan si pretenden ser representados desde dentro del conglomerado opositor. La Concertación que ofreció exitosamente transición y crecimiento, ya no es la misma. Murió. Hoy esta secuestrada por los poderes fácticos que desde su interior pretenden controlarlo todo y frenar los cambios que el país reclama. Aquellos –tal como sectores en el oficialismo- les gustaría conservar el status quo. Es difícil encarnar la renovación y un relato contra el abuso, haciéndolo desde ese lugar. Ya nadie les cree que puedan ordenar un proyecto que se frustró por la ansiedad de volver al poder.

Mientras Velasco y Orrego dan la pelea, la mayoría del conglomerado tiene puesta sus esperanzas en Nueva York. Algo así como “que vuelva Bachelet para que lo único que cambie es que estemos nosotros en La Moneda”. Aquello demuestra que mayoritariamente la Concertación no pretende renovarse y debido a sus ansias de poder, esperan volver al Chile del 2005, lo que ahoga todo intento valioso de Velasco y Orrego, transformando sus candidaturas presidenciales en una ilusión para contener.

Comentarios del artículo: Los candidatos ilusionistas - Publicado: a las 12:06 pm

Etiquetas: , , » Publicado: 15/02/2012

Schaulsohn se equivoca

El ex diputado PPD tiene otros objetivos políticos, para él sería más conveniente acallar nuestras críticas a la UDI y RN, para no echar a perder la fiesta que tenía preparada, apoyando anticipadamente a Andrés Allamand como candidato presidencial.

En el país hay un clima instalado hace varios años, que se ha agudizado luego del 2011: la necesidad de que una generación sub 35 tome mayores roles de liderazgo.

Así ha sido en ChilePrimero. Un grupo nacido entre los 80 y 90, hemos asumido la dirección de la colectividad hace mas de un año y hemos logrado reunir las firmas para que este vuelva a tener existencia legal, logrando así su refundación. A su vez nos hemos salido de la Coalición por el Cambio por considerarla secuestrada por conservadores y hemos lanzado la candidatura presidencial de Tomas Jocelyn-Holt.

Lo hacemos para interpretar a 4 tipos de chilenos: aquellos que votaron por Piñera y hoy descontentos no quieren volver a la Concertación; aquellos otros que viniendo de la Concertación y desencantados de ella no pretenden ir al actual Gobierno; los sub35 que es el grueso del nuevo padrón electoral; y un liberalismo cultural disperso en todo el espectro.

Jorge dicta pauta de un partido que en otro momento estuvo a punto de dejarlo morir. A diferencia del resto del país, no entiende la necesidad de recambio generacional y pretende torpedearlo. Habla como si hubiese esperado que le pidiéramos permiso

Esas señales han sido recibidas con aplausos de muchos y el refunfuñeo de unos pocos que temen a los cambios. Uno de estos últimos ha sido el ex diputado Jorge Schaulsohn, quien a pesar de estar fuera de ChilePrimero hace mas de un año, nos reprocha majaderamente que los jóvenes hayamos optado por otro camino. Se ha dedicado a intrigar conversaciones que no ha presenciado, de un modo que cuesta entender su propósito. ¿Acaso piensa que le vamos a hacer caso?

Schaulsohn tiene otros objetivos políticos, para él sería más conveniente acallar nuestras críticas a la UDI y RN, para no echar a perder la fiesta que él tenía preparada, apoyando anticipadamente a Andrés Allamand como candidato presidencial. Parece que hemos embarrado el asado de Jorge y por tanto somos blanco de sus ansiedades.

No deja de causar extrañeza que Jorge abandonando el partido, dicte pautas de cómo debe proceder ChilePrimero. Sus palabras son mezquinas y equivocadas porque no entienden el futuro del país. Chile hoy tiene una dispersión política que es una oportunidad para construir una nueva legitimidad. Algunos creerán que no se puede superar las 2 alianzas. Nosotros no tenemos ese cinismo, creemos que Chile merece liberarse de acomplejados que solo ofrecen más de lo mismo.

Jorge dicta pauta de un partido que en otro momento estuvo a punto de dejarlo morir. A diferencia del resto del país, no entiende la necesidad de recambio generacional y pretende torpedearlo. Habla como si hubiese esperado que le pidiéramos permiso. A diferencia de Fernando González en el tenis, que supo hacer una salida digna, Jorge no es capaz de dar un paso al lado. Esta no es la primera vez que le pasa.

ChilePrimero hoy en día recupera su condición legal gracias a otro equipo humano y ese equipo humano es el que va a definir su proyección política, en común, con la gente que pertenece a la colectividad y no en función de francotiradores.

Comentarios del artículo: Schaulsohn se equivoca - Publicado: a las 6:25 pm

Etiquetas: , , , » Publicado: 07/02/2012

¿Por qué Tomás Jocelyn Holt?

Existe la oportunidad única para que la generación de los 80 deje de mirar hacia arriba para pedir permiso y comience a colaborar con los más jóvenes para enfrentar el Chile que viene.

Desde que fundamos ChilePrimero (2007) creímos necesario desdibujar las actuales coaliciones políticas que mantenían bajo una camisa de fuerza a muchos temas. Dijimos querer crear el primer partido postransición, orientado principalmente a la generación sub 35. Francamente las coaliciones traían complejos y miopías al momento de mirar al futuro y no eran capaces de resolver los grandes temas emergentes en un Chile que estaba cambiando rápidamente y ya lo había hecho bastante desde el plebiscito de 1988. Cuando lo dijimos, hace 4 años, no era tan evidente como hoy.

Nuestro apoyo a Sebastián Piñera respondió a un voto instrumental para producir la alternancia y así catalizar los cambios en el sistema de alianzas. Un quinto gobierno de la Concertación no le hacía bien a Chile, sin embargo nuestras críticas a ambas coaliciones se mantuvieron, razón por la cual se produjo nuestro desembarco del oficialismo.

Al igual que las farmacias, la Concertación y la Alianza se coluden con recurrencia para frenar transformaciones necesarias para el Chile de la postransición. Ambas han aprendido muy poco desde la última elección: la Concertación aún no asume las razones de su derrota, la falta de renovación, y la Alianza aún no entiende las razones de su triunfo, la necesidad de cambio. Ambas parecen perplejas con el nuevo Chile y a su vez temerosas de los cambios.

Al igual que las farmacias, la Concertación y la Alianza se coluden con recurrencia para frenar transformaciones necesarias para el Chile de la postransición. Ambas han aprendido muy poco desde la última elección: la Concertación aún no asume las razones de su derrota, la falta de renovación, y la Alianza aún no entiende las razones de su triunfo, la necesidad de cambio. Ambas parecen perplejas con el nuevo Chile y a su vez temerosas de los cambios.

Aquello no se condice con un escenario que no se volverá a repetir: 4,5 millones de chilenos tendrán la posibilidad de votar por primera vez y el 70% de ellos no se siente representado por las actuales coaliciones. Frente a eso, lo mejor es no quedarse inmóvil y hacer ofertas audaces para momentos inciertos. Fue así como decidimos nominar a Tomás Jocelyn-Holt como el candidato presidencial de ChilePrimero.

Crece la necesidad de darle representación al mundo liberal y progresista que está descorazonado con el gobierno y no quiere volver a la Concertación y aquellos desencantados de la Concertación que no quieren ir al gobierno. Sumado a ellos los nuevos votantes sub35 representan el 70% del padrón. Es decir, existe la oportunidad única para que la generación de los 80 deje de mirar hacia arriba para pedir permiso y comience a colaborar con los más jóvenes para enfrentar el Chile que viene.

Nuestra convicción es que Tomás puede llenar ese vacío político…

Comentarios del artículo: ¿Por qué Tomás Jocelyn Holt? - Publicado: a las 12:43 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.