" "
Blog de
  • Susana Sierra

Susana Sierra

Socia de BH Compliance. Co-Directora del Diplomado Compliance y Buenas Prácticas Corporativas de la PUC.

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 11/02/2016

El vaso medio lleno de los “destapes” de 2015

Los chilenos abrimos los ojos ante la realidad de malas prácticas a nivel empresarial, pero hay varias lecciones de las que aprender a nivel de directorios, compañías y consumidores, entre otros.

El año pasado se descubrieron más que nunca, casos de malas prácticas a nivel empresarial. Si bien cada “destape” ha provocado verdaderos escándalos en sus respectivas industrias, es claro que hoy existe mayor conciencia sobre estos temas, algo sin duda positivo. Debemos ser conscientes que casi nada de lo que se descubrió en 2015 se seguía haciendo: eran hechos pasados.

Los chilenos abrimos los ojos ante la realidad en la que vivía el país, lo que ha impulsado una actitud más alerta y consciente de que no necesariamente todos los actores públicos actúan bien y dentro del marco legal o ético.

Sin duda, con estos casos se vieron afectados distintos actores del mercado y también las industrias en general, pero hay varias lecciones de las que aprender.

A nivel de directorios, hoy se habla mucho más abiertamente sobre los temas de Compliance, controles, y buenas prácticas. Son todos sus integrantes conscientes que son responsables como un todo, e individualmente de las decisiones que se tomen o no se tomen en las empresas.

En el caso de estas últimas, se ha comenzado a entender el concepto de compañía más allá de un edificio, sino como un conjunto de acciones que toman las personas que trabajan en ella, incluyendo su directorio. Es decir, que una “firma” es capaz de tomar decisiones que también perjudican al mercado y que afectan directamente la libre competencia.

Asimismo, ejecutivos y trabajadores están mucho más empoderados. Si antes la instrucción de un jefe era ley, hoy es diferente, ya que son mucho más cuestionadores de las decisiones. Ya no están dispuestos a pagar con su capital las malas decisiones, o incluso a ir presos por cometer malas prácticas que benefician a la empresa en el corto plazo, pero que saben, los perjudicarán a ellos a la larga.

Finalmente, los consumidores estamos más atentos, más castigadores y más exigentes. Ya no sólo en un buen producto lo que buscamos, sino el comportamiento y ética de la empresa a la que entrego mi poder de compra.

Aun así, sigue siendo esencial seguir analizando y estudiando cómo evitar que casos de colusión vuelvan a ocurrir, y ahí juegan un rol especial todos los stakeholders, la sociedad y por supuesto, la misma empresa, estableciendo los controles adecuados para que las malas prácticas no ocurran.

Comentarios del artículo: El vaso medio lleno de los “destapes” de 2015 - Publicado: a las 2:00 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 16/12/2015

Los grandes vicios del sistema

Las trabas al emprendimiento y la vista gorda frente a malas prácticas son los factores principales que empañan la realidad empresarial de nuestro país. Con todo, es primordial tomar conciencia como país, desde el sector público y privado.

Hoy, varias empresas chilenas se jactan de ser multinacionales por estar en países como Perú y Colombia. Sin embargo, su realidad y la nuestra como ciudadanos sigue siendo latinoamericana y por lo tanto, muy local y cerrada. Un ejemplo vergonzoso de ello es que en Chile no se habla de la paz en Colombia, por ejemplo, o de la crisis de Petrobras, temas que debieran discutirse a diario como parte de la cultura colectiva.

Frente a esta realidad, es urgente entender que vivimos en un mundo globalizado, ya que hoy, gracias a la conectividad, conocemos casos de corrupción en el resto del mundo, situación que debiera servir de ejemplo para nuestra propia realidad.

Primeramente y para frenar las malas prácticas como la colusión en empresas, se torna urgente fomentar la entrada de nuevos actores al mercado, potenciar los nuevos negocios y generar así más y mejor competencia. Pero sin duda es una tarea cuesta arriba si analizamos nuestra realidad: es prácticamente imposible para un emprendedor entrar a un supermercado con un producto nuevo, o conseguir financiamiento para desarrollar, por ejemplo, otra marca de papel tisúes.

Asimismo, es primordial darnos cuenta que no podemos seguir produciendo todo lo que nos falta, y es necesario comenzar a abrir las barreras internacionales para fomentar la competencia extranjera.

Sin esto, es tremendamente fácil caer en problemas tan obvios como los sucedidos en Chile: las malas prácticas son evidentes en una industria donde solo hay dos competidores. ¡Abramos los ojos!

Con todo, es primordial tomar conciencia como país, desde el sector público y privado. Que las compañías tomen conciencia de que es probable caer en malas prácticas, y para evitarlo, es urgente la capacitación.

Para esto, además de incentivar la educación interna en una firma, es necesario enseñar el desincentivo de malas prácticas también en universidades y escuelas de negocios.

Hoy, los profesionales jóvenes recién egresados están un poco más a caballo de la realidad, son quienes tienen en sus manos las herramientas para trabajar y construir negocios en los que  imperen las buenas prácticas. Esperemos que ellos y su conocimiento contagien de manera masiva a los empresarios chilenos.

Comentarios del artículo: Los grandes vicios del sistema - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 10/11/2015

Colusión del confort: ¿Delito de empresas o personas?

Los ejecutivos pasan, las empresas quedan. Y el “Confortgate” deja en evidencia una vez más que los empresarios deben estar conscientes que son el factor más importante para promover las buenas prácticas internamente.

Es lamentable que se esté haciendo habitual que en Chile, cada cierto tiempo, salga a la luz un nuevo “caso” relacionado a delitos de empresas. Ejemplificar es fácil: nos hemos sorprendido e indignado como país con el “Caso Farmacias”, “Caso La Polar”, “Caso Penta-SQM” y “Caso Pollos”. Podría seguir enumerando con el “Caso Detergentes” o “Caso Navieras”. Y como si fuera poco, ahora se ha agregado otro “caso” más a nuestro imaginario colectivo: CMPC-SCA, y lo más probable es que éste no sea el último y sigan descubriéndose más.

Pero, ¿quiénes son los que cometen los delitos? ¿Son las personas que trabajan en las empresas? ¿De quién es la responsabilidad? En este último “caso”, la también llamada “Colusión del Confort” o “Confortgate”, una de las compañías ya cambió de dueños, y serán estos nuevos administradores los que tendrán que asumir una multa, por algo que compraron, aparentemente, sin defectos.

Ante los sucesos, creo que la pregunta que todos debiéramos hacernos es ¿cómo una empresa puede prevenir que sus ejecutivos cometan delitos en nombre de ella?

Lo primero que hay que esclarecer es que, pese a que las infracciones son cometidas por personas, las que se ven beneficiadas o mermadas por estas prácticas, son las firmas. Y en el “Caso CMPC-SCA” hemos sabido que hubo ejecutivos de primera línea que actuaron a plena consciencia en que lo que hacían estaba mal, llegando al inverosímil y ridículo límite de lanzar computadores al Canal San Carlos.

La respuesta entonces a la pregunta planteada más arriba es establecer protocolos y controles claros, para evitar que esto ocurra, ya que no hacer nada termina haciendo responsables a los que no estuvieron involucrados.

La primera medida es comenzar con un proceso de contratación y selección de personal exhaustivo, hasta dejar claro a los ejecutivos qué cosas no se pueden hacer y cuáles son las sanciones si es que llegan a ocurrir. No se trata de quitar la libertad al trabajador, pero si alinearlo con los valores de las empresas.

Los ejecutivos pasan, las empresas quedan… los empresarios deben estar conscientes que son el factor más importante para promover las buenas prácticas internamente.

Comentarios del artículo: Colusión del confort: ¿Delito de empresas o personas? - Publicado: a las 9:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.