" "
Blog de
  • Sergio M. Urrutia

Sergio M. Urrutia

Docente Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, U. Central

Etiquetas: , , , , » Publicado: 16/03/2016

Otra vez el salmón

Todo el esfuerzo de la industria para recuperarse de los efectos del virus Isa, se ha visto golpeado ahora por el fenómeno conocido como “Bloom de algas”, que ha provocado la muerte de más de 23 millones de nuestros salmones de exportación.

Hace más de ocho años que la industria del salmón nos golpeó con la triste noticia de que el virus importado llamado Isa, había ingresado a las jaulas de cultivo provocando la muerte de nuestro segundo producto estrella de las exportaciones chilenas: el salmón atlántico, llegando a registrar una violenta caída de la producción, lo que en ingresos representó para la industria una pérdida de cinco mil millones de dólares y más de 26 mil despidos, en su mayoría mujeres que trabajaban en plantas procesadoras, afectando principalmente el archipiélago de Chiloé.

Después de esta nefasta experiencia, y ya acostumbrados a convivir con el virus Isa, nuevamente los industriales de este producto comenzaron a levantarse, la resiliencia estaba vigente y llevaron al salmón, una vez más, a compartir un sitial de honor en nuestras exportaciones, solo siendo superados, a nivel mundial, por Noruega.

Sin embargo, todo este esfuerzo se ha visto afectado por el fenómeno llamado Florecimiento de Algas Nocivas (FAN), también conocido como “Bloom de algas”, que está provocando la muerte a nuestros salmones de exportación, contabilizando hasta el momento más de 23 de millones de estos ejemplares en 38 centros de cultivo y cuyo destino final sólo es la fabricación de harina de pescado, dañando seriamente los ingresos de la industria salmonera.

Las consecuencias han redundado en el cierre de pequeñas empresas, lo que ha provocado un nuevo embate de la cesantía para la zona, hasta ahora estimada sobre los 10 mil trabajadores.

Si bien las causas de la alta mortandad de salmones son fortuitas, atribuidas principalmente al cambio climático y la escasez de lluvias en el sur, se extraña la ausencia de planes de contingencia, que anticipen y mitiguen situaciones de esta envergadura.

La planificación estratégica debería operar casi en forma instantánea de manera que los ingresos familiares no se vean tan dañados como hasta ahora, y evaluar desde ya actividades que permitan que este interesante cluster del salmón no solo sea un importante ingreso para la región cuando su precio esté alto, sino que también cuando ocurren estos imprevistos.

Se trata, entonces, de diversificar y buscar con urgencia actividades paralelas porque la naturaleza es impredecible y la economía de una región, que contribuye en buena parte al nivel exportador del país, no puede depender solamente de ella y menos teniendo en cuenta la fragilidad que ha presentado.

Comentarios del artículo: Otra vez el salmón - Publicado: a las 1:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 07/03/2016

AC Inversions y la mala memoria del mercado

Ojo con las promesas de dinero fácil, con un mínimo esfuerzo. ¿Es tan poderoso el afán de “forrarse” en dinero que puede llegar a alentar expectativas para invertir en operaciones financieras altamente atractivas, pero tan distantes de la realidad?

Muchas veces somos “sorprendidos” por estafas que afectan a gran cantidad de inversionistas, que depositan sus ahorros en entidades que dicen tener los mejores instrumentos financieros del mercado nacional e internacional capaces de generar rentabilidades “asombrosas”, que disponen de un “equipo” con los “más calificados” ejecutivos de inversiones y con experiencia en mercados financieros a nivel internacional; todo, acompañado de elegantes oficinas ubicadas en muy buenos barrios.

Sí, efectivamente ocurrió nuevamente en nuestro país. Entonces, nos acordamos de cuando algunos años atrás ocurrieron estafas muy similares, donde la rentabilidad ofrecida a los inversionistas era realmente atractiva, a merced de la siempre seductora promesa de dinero fácil, con un mínimo esfuerzo, que hacía olvidar aquella frase tan conocida y recordada para estos casos: “A mayor rentabilidad, mayor riesgo”.

Comenzando el año, la situación económica a nivel nacional se avista con muchas dificultades, con un precio del cobre muy por debajo de lo proyectado y con poca esperanza de que pueda llegar a repuntar a los niveles de 2 ó 3 años atrás. Por su parte, y en contra posición, un precio del dólar por sobre lo estimado, implica alza de productos importados, que son en su mayoría los que se consumen en el país, lo que presiona la inflación mensual y que genera alza en todos los bienes y servicios que están indexados a este impuesto .

A nivel internacional, China -nuestro mayor comprador de materias primas, especialmente de cobre- no ha demandado las cantidades de años anteriores y su crecimiento a nivel país, se estima a la baja, en niveles de 6,5% anual. En tanto, el escenario para América Latina, gran exportador de materias primas, también se ha visto muy afectado. El botón de muestra es Brasil, que cerró el año pasado con un decrecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) en una cifra del 3,8%: su mayor caída en 25 años.

Es sabido que tal vez hoy, más que nunca, la información financiera a nivel nacional e internacional fluye en tiempo real y que, precisamente, la volatilidad de los mercados ha frenado decisiones de inversionistas a nivel mundial. ¿Es tan poderoso el afán de “forrarse” en dinero que puede llegar a alentar expectativas para invertir en operaciones financieras altamente atractivas, pero tan distantes de la realidad?

Ojo con estas promesas. Hoy, miles de frustrados inversionistas perdieron el juego y nadie les restituirá un dinero que es lo más probable que esté a buen recaudo, en paraísos fiscales, esperando la libertad de quienes lo obtuvieron mediante engaños y artilugios.

Hace un tiempo fueron los quesitos de madame Gil; hoy AC Inversions. El mercado no tiene memoria y a lo mejor en un tiempo más, nos dará material para un nuevo artículo.

Comentarios del artículo: AC Inversions y la mala memoria del mercado - Publicado: a las 3:07 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 12/08/2015

Baja el cobre, sube el dólar: ¿Ganan las pequeñas empresas?

Las micro y pequeñas empresas pueden aprovechar la caída en el precio de las materias primas y el alza del dólar como una nueva oportunidad. Pero para abordar nuevos mercados, se requiere innovación y asociatividad, entre otras virtudes.

Hace ya algún tiempo que el precio del cobre viene presentando una trayectoria tendiente a la baja lo que ha provocado, como contrapartida, un alza en el precio del dólar a niveles similares de hace 6 ó 7 años. Esta situación coyuntural de nuestra economía representa atractivas oportunidades para las exportaciones de productos de micro y pequeñas empresas manufactureras.

Difícilmente el precio del metal rojo volverá a empinarse por sobre los US$ 3 la libra, básicamente porque China, uno de nuestros principales compradores, ha bajado el ritmo de crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB). En efecto, entre los años 2002 y 2011, el llamado “gigante asiático” creció como promedio anual, un 9,1%, demandando una gran cantidad de cobre cuyo precio promedio se situó por sobre los US$ 3,40 la libra en el período 2010-2012.

El escenario de hoy en China es muy distinto; con una proyección de crecimiento a futuro por debajo del 7%, los menores ingresos de la divisa estadounidense a nuestro país repercutirán en un alza del tipo de cambio, pero nos puede volver más atractivos para el desarrollo de exportaciones no tradicionales.

En ese contexto, se hace necesario que el mundo de las micro y pequeñas empresas pueda exportar productos de propia manufactura, con estándares de calidad internacionales y que pueda responder así a mercados demandantes, explorando otros rumbos, mirando a otras economías emergentes, como India, que en los próximos años debería crecer por sobre un 7,5%

Pero para abordar estos mercados y responder a este atractivo desafío, se requiere, al menos, la conjugación de tres elementos: primero; capacitación permanente para mejorar los procesos y productos ofrecidos; segundo, innovación o “reinventarse” para hacerlo mejor y distinto y; por último, practicar la asociatividad con pares que realicen las mismas actividades, de manera de lograr volúmenes de producción de calidad y atractivos para ofrecer a esos mercados exigentes y demandantes.

Todo ello debe ocurrir al alero de un encadenamiento virtuoso que permita a las microempresas ser proveedoras de las pequeñas y estas, a su vez, consolidar en la asociatividad su real capacidad para hacer frente a una demanda potencialmente exigente.

Es posible lograr la creación y fortalecimiento de un sector exportador permanente, que responda a un mercado creciente y globalizado, que independiente del precio del cobre, pueda generar oportunidades a las micro y pequeñas empresas manufactureras para enfrentar mercados latentes y no explotados.

Es decir, es posible aprovechar la caída en el precio de las materias primas y el alza del dólar como una nueva oportunidad para las micro y pequeñas empresas, motores de nuestra economía y agentes dinámicos que están llamados a transformar las amenazas en una buena ocasión para mejorar, innovar, asociarse y crecer.

Comentarios del artículo: Baja el cobre, sube el dólar: ¿Ganan las pequeñas empresas? - Publicado: a las 8:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.