" "
Blog de
  • Sergio Hormazabal B.

Sergio Hormazabal B.

Enólogo de Viña Ventisquero y Presidente de la Asociación de Enólogos de Chile.

Etiquetas: , , » Publicado: 11/08/2014

Mes del Corazón, un buen momento para empezar

Consumir vino en forma diaria y moderada protege no sólo nuestro corazón sino todas las células del cuerpo, es un beneficio para la salud y un complemento perfecto para nuestra vida saludable.

En los  últimos años, el concepto de vida saludable se ha instalado cada día más en nuestro país. Proliferan las corridas familiares, excursiones a los cerros, paseos en bicicleta y calles cerradas los fines de semana exclusivamente para la actividad física. Pero todo esto debe ser complementado con una alimentación equilibrada y saludable. Equilibrada, ya que está demostrado que la calidad de la dieta no radica en la ausencia total de ciertos alimentos o en el consumo exclusivo de otros, sino más bien en una combinación equilibrada y moderada, que varía según nuestro gasto energético diario y nuestros riesgos genéticos.

Uno de los alimentos cuyo consumo moderado beneficia nuestra salud es el vino. Y numerosos estudios así lo demuestran. Tomando las referencias del  “Dietary Guidelines for Americans 2010″ del Departamento de Agricultura de Estados Unidos y el  National Health Service del Reino Unido, se puede definir que el consumo moderado de vino es de 2 copas al día de 175 cc. para los hombres y una y media para las mujeres.

Otros estudios que abarcan a más de 6 mil personas, del National Health and Nutrition Examination demostraron que aquellos que tomaban una copa de vino diaria tenían un 29% menos de riesgo de enfermedades cardiovasculares. Y en Chile, los estudios del doctor Federico Leyton refuerzan esta tesis, incluso separando el efecto del vino y del alcohol de otras bebidas.

Con las evidencias a la vista, me atrevo a afirmar que aquellos que NO consumen vino lo hagan, ya que de lo contrario, ponen en grave riesgo su salud.

Según un artículo del sitio Medical News Today de mayo de este año, basado en estudios del prestigioso Journal of Studies on Alcohol and Drugs que recopila varios trabajos, los efectos del consumo moderado de vino son tan variados como los siguientes: reducción de enfermedades cardiovasculares y de riesgo de depresión, prevención de cáncer al colon, de mama, pulmón y próstata, prevención de la demencia, protección contra los radiación UV, prevención de enfermedades oculares, prevención de enfermedades al hígado y de diabetes tipo 2, entre otras. Además, actualmente se está estudiando un efecto positivo en la salud bucal y la prevención de caries.

Pero, ¿qué tiene el vino que otros alimentos no tienen?

El vino, producto natural de la fermentación de la uva y declarado “alimento” por la FAO y la OMS, posee numerosos compuestos que al consumirlos moderada y continuamente generan los efectos positivos recién descritos. Esto ocurre porque el compuesto denominado “polifenoles”, que vienen de las pieles y  las pepitas de la uva son “antioxidantes”, lo que significa en términos simples, que atrapan y neutralizan las partículas que son responsables del deterioro de todas las células de nuestro cuerpo. Estos compuestos también están en muchas frutas, pero en el vino se concentran más en el proceso natural de maceración y fermentación.

¿Cómo son estos polifenoles? Es fácil identificar una parte de ellos ya que la intensidad del color de los vinos y también la astringencia -la sensación de tomar un té cargado- son reflejo de una alta concentración de estas moléculas. Ahora ¡atención! un vino con mucho color o muy astringente no significa que sea un vino de buen sabor o agradable, sólo es un indicador de los compuestos que posee, por lo que no se puede generalizar.

Como ven y según numerosas evidencias científicas, el consumo moderado de vino es un beneficio para la salud y un complemento perfecto para nuestra vida saludable. En este “Mes del Corazón” puede ser un buen momento para empezar a consumir vino en forma diaria y moderada, protegiendo así no sólo nuestro corazón sino todas las células del cuerpo.

Incluso, al verlo desde el otro lado y con las evidencias a la vista, me atrevo a afirmar que aquellos que NO consumen vino lo hagan, ya que de lo contrario, ponen en grave riesgo su salud.

Comentarios del artículo: Mes del Corazón, un buen momento para empezar - Publicado: a las 8:17 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.