" "
Blog de
  • Sergio Aguiló

Sergio Aguiló

Diputado y miembro de la Comisión Política de la Izquierda Ciudadana

Etiquetas: , , , , » Publicado: 25/04/2013

Reflexiones sobre la democracia y las primarias

El sistema binominal impuesto por la dictadura hace casi con certeza prever que en el 95% de los distritos se elegirá un diputado de la Derecha y otro de la Oposición, y que apenas en el 5% restante de los distritos haya alguna probabilidad de evitar este designio por la vía de que una coalición doble a la otra. Ninguna primaria ha podido o podrá evitar esta realidad.

A propósito de Revolución Democrática, considero que es válido, necesario y noble que muchas personas y sobre todo jóvenes, se incorporen y participen activamente en la tarea de pensar, soñar y trabajar por un Chile más justo, democrático, inclusivo, un país que reconozca y valore su diversidad y pluralidad cultural, su naturaleza multiétnica, y que se desarrolle integralmente en armonía y respeto con la naturaleza y nuestros recursos. Por cierto, RD es una de las muchas expresiones de esta noble tarea.

Me equivoqué al calificar anteriormente a RD como “un grupito de jóvenes acomodados”. Esta calificación, sin restarle responsabilidad a mi conducta, se da en un contexto de fuertes y reiterados mensajes de descalificación que me hicieron personas vinculadas a RD o que se sienten cercanas a sus propuestas, mensajes agraviantes referidos a mi historia política, mi accionar como parlamentario y mi supuesta “ambición desmedida de poder” y mi “escaso compromiso democrático”. Se comprenderá que no es fácil vivir una experiencia de bulling en twitter y tener la fundada sospecha que ello no fue un accidente.

Es altamente probable que un(a) candidato(a) de RD en estas primarias de 2 mil o 3 mil personas , movilizadas por capacidad organizativa de partidos , no tenga ninguna alternativa frente a otros candidatos de organizaciones políticas más grandes como lo son la DC, el PS y el PPD. Entonces, el resultado sería más grave: la aspiración de RD no tendría resultado favorable y sepultaría la legítima y democrática aspiración de la Izquierda Ciudadana.

Como se sabe, hace ya varios años he estado manifestando mi voluntad de no concurrir a la reelección en el cargo de diputado por Talca, por un conjunto de razones y no por distancia afectiva y política con esta ciudad y comuna. Asimismo, estoy profundamente convencido que nuestro país enfrenta una grave crisis de representación política y que el sistema binominal es parte sustancial de ese problema, como también lo es la Constitución del ’80.  He trabajado y estoy comprometido con las luchas, como miles de personas y organizaciones sociales y políticas, para generar las condiciones que más temprano que tarde nos permitan contar con una nueva constitución política y, por cierto, con un sistema de representación política que garantice el respeto y valoración de nuestra diversidad de pensamientos y proyectos de país.

Respeto a quienes creen, ingenuamente a mi juicio, que las primarias para elegir candidatos a elecciones parlamentarias vienen a resolver el problema de falta de representación del Binominal. Tengo la certeza que ello no es así. He visto y he vivido varios procesos de primarias en elecciones de candidatos para alcaldes y concejales, para diputados y senadores, y sé que allí se desatan procesos de participación más excluyentes y cerrados que los ya limitados procesos de elecciones generales; donde la capacidad del partido o el grupo dentro del partido político que sustenta a un  precandidato , actúa – de acuerdo a sus capacidad de movilización, contactos y promesas- para que grupos de personas lleguen a votar por ese candidato. No es el pueblo masiva y espontáneamente el que concurre a votar; peor aún, muchas veces una primaria ha respondido a luchas intestinas al interior de un movimiento o partido político, que le ha arrebatado a la ciudadanía el derecho a elegir a quienes apoyaban, hay varios casos en nuestro país que son expresión de aquello. Sigo pensando, entonces, que una primaria más o una primaria menos no definirán el carácter democrático de un sistema binominal que es esencialmente excluyente y poco democrático.

Sin embargo, me alegro que RD haya logrado el acuerdo de participar con sus precandidatos a diputados en 2 distritos. Deseo que dichas primarias tengan una masiva participación ciudadana y que logren cumplir el objetivo de que vuestros precandidatos sean electos.

En el caso de Talca, tengo la convicción que es legítima la aspiración y es legítimo el acuerdo opositor de respetar la candidatura presentada por la Izquierda Ciudadana, partido al cual pertenezco. Esta decisión no es menos democrática que las decisiones de hacer primarias en otros distritos. En la inmensa mayoría de los 60 distritos el acuerdo político opositor es validar y reconocer candidatos presentados por diversos movimientos y partidos.  Somos una organización que tiene el legítimo derecho a aportar en las decisiones de nuestro país, y es legítimo proponer el nombre de una persona que ya ha tenido instancias de adhesión ciudadana y que tiene una destacada trayectoria en el compromiso con la justicia y los derechos humanos como lo es Roberto Celedón.

El sistema binominal impuesto por la dictadura hace casi con certeza prever que en el 95% de los distritos se elegirá un diputado de la Derecha y otro de la Oposición, y que apenas en el 5% restante de los distritos haya alguna probabilidad de evitar este designio por la vía de que una coalición doble a la otra. Ninguna primaria ha podido o podrá evitar esta realidad, porque lo más que se puede lograr por este instrumento es definir cuáles serán los candidatos de una u otra coalición, sin modificar el resultado final que es intrínseco a este sistema binominal. Así las cosas, ¿cómo hacemos para asegurar una mínima presencia, en una oposición que tiene más de 9 partidos y movimientos, para que los movimientos más pequeños tengan una presencia en el parlamento y garanticen una mínima diversidad?

Unidos a decenas de casos en todo Chile, si recordamos los 3 mil votantes en las pasadas primarias opositoras en Talca para elegir candidatos a alcaldes y concejales, llegamos a la inevitable conclusión que una primaria ahora no hace más democrática la decisión de elegir el candidato a diputado por Talca. Más aún, es altamente probable que un(a) candidato(a) de RD en estas primarias de 2 mil o 3 mil personas , movilizadas por capacidad organizativa de partidos , no tenga ninguna alternativa frente a otros candidatos de organizaciones políticas más grandes como lo son la DC, el PS y el PPD. Entonces, el resultado sería más grave: la aspiración de RD no tendría resultado favorable y sepultaría la legítima y democrática aspiración de la Izquierda Ciudadana en un distrito que actualmente tiene parlamentario y con un precandidato que presenta una notable y valiosa trayectoria política y profesional como lo es Roberto Celedón.

Comparto la sabia reflexión de algunos en torno a que es posible y necesario vivir juntos un camino para profundizar nuestra democracia y “volver a soñar con un futuro mejor para todos y todas, independiente de la edad, la clase social y las oportunidades que hayamos tenido”.

Comentarios del artículo: Reflexiones sobre la democracia y las primarias - Publicado: a las 2:40 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.