" "
Blog de
  • Samuel Fernández Illanes

Samuel Fernández Illanes

Docente de la Facultad de Ciencias Sociales y Jurídicas de la Universidad Central.

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 29/12/2015

España y el difícil Gobierno que vendrá

Lo único claro es que España entrará en un período de especial debilidad en su conducción. Si nada resulta, y no es una mera posibilidad, corresponderá al Rey disolver el Parlamento y llamar a nuevas elecciones.

Las recientes elecciones en España han trastocado el habitual bipartidismo, y la alternancia entre el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). La irrupción de nuevas fuerzas políticas, como el Movimiento Podemos o el Ciudadanos, aunque no desbancaron claramente al gobernante PP, le han salido al paso de forma decisiva.

Constituyen tendencias nuevas con dirigentes desafiantes, críticos, contrarios a gran parte de las políticas de unos y otros, pero que reflejan claramente el descontento de la población.

Se han unido en oposición a la figura de Rajoy, inclusive dentro del propio PP, donde Aznar ha reaparecido para hacer valer sus posturas.

Con su apasionamiento tradicional, los españoles han expresado su deseo de modificar lo existente. No han sido razones suficientes la mejoría económica española de los últimos años, apreciable sin dudas; ni los largos sacrificios que han sido importantes. Ahora se quiere un nuevo impulso, más por lo que resta por hacer, que es mucho, que por lo alcanzado, que tampoco es despreciable.

Tal vez una premura por todo, tan característica de las sociedades actuales, y sin lugar a dudas, un reflejo real del individualismo político, en que las razones de Estado, el futuro más promisorio, y la búsqueda de la estabilidad gubernativa, ya no tienen el significado de antes.

Los llamados a la responsabilidad del Presidente actual, las voces de alerta para mantener los principios constitucionales, ni las advertencias a enfrentar una situación peor que la actual, han aglutinado a las demás fuerzas, las que tajantemente le niegan, por ahora, el apoyo o la abstención que podría mantenerlo. De ahí las múltiples alternativas de alianzas y contra-alianzas que tantos especulan. En verdad, sólo son conjeturas. Sería jugar a las adivinanzas predecirlas, pues todo puede ser posible.

Lo único claro es que España entrará en un período de especial debilidad en su conducción. Europa ya mira esta nueva realidad con mayor atención, porque de manera directa o indirecta, a la postre también entra en el juego de poderes cuando toca a uno de sus socios más fieles. Otro tanto han hecho los mercados, reflejándose en la bolsa y otros índices.

A este cuadro bastante sombrío y hasta que se encuentre una solución, pronto o a mediano plazo, se le suma el separatismo desafiante en Cataluña, que tal vez espere mejores oportunidades para perseverar, y complique por añadidura a quien asuma.

Eso sí, hay un punto de esperanza al respecto, pues los grandes partidos tradicionales, el PP o el PSOE, en cuanto a la unidad del país, tienen posiciones coincidentes y no favorecen el separatismo catalán. Los movimientos no tradicionales, Podemos o Ciudadanos, si bien intentan captar adeptos y comprenden las aspiraciones secesionistas, tampoco quieren una España fatalmente dividida por separatismos. Desean las reformas necesarias a la Constitución para contemplar más ampliamente una autonomía más efectiva y real de las comunidades, pero sin rupturas.

Los demás partidos, como los liberales, Izquierda Unida, Esquerra Republicana de Catalunya, el Partido Nacionalista Vasco, Bildu y otros, pasan a ser apetecidos a la hora de conformar las alianzas necesarias para conformar la mayoría requerida y votar un Gobierno, si bien aumentan las posibilidades de fragmentación política, y obligarían a mayores concesiones a la mayoría existente del PP, que por sí sola, ya no alcanza a imponerse. Reclama su mejor derecho por ser la más votada, pero ha perdido casi cinco millones de votos. Otro tanto y todavía más dramática ha sido la pérdida del casi siete millones de votos, del PSOE. Es la abrumadora realidad y el desgaste de los grandes conglomerados. En definitiva, todos están obligados a negociar con todos, y ceder.

La ciudadanía española ha dado su veredicto, por lo que será muy difícil que las alianzas para conformar Gobierno, ignoren esta realidad y sus motivaciones más profundas. Si nada resulta, y no es una mera posibilidad, corresponderá al Rey disolver el parlamento y llamar a nuevas elecciones. Entonces podría haber una nueva oportunidad para que España resuelva este serio período que, tal vez, esté marcado por la ingobernabilidad y la incertidumbre.

Comentarios del artículo: España y el difícil Gobierno que vendrá - Publicado: a las 6:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 15/12/2015

Venezuela decidió iniciar un cambio

Parecía casi imposible. El oficialismo hizo todo lo que un poder cada día más omnipresente hace para perpetuarse. Y sin embargo perdió, porque simplemente la población se hartó.

Con participación electoral de casi un 75% y una victoria de 99 escaños contra 46, el Movimiento Unión Democrática, logró imponerse en la nueva Asamblea Nacional de Venezuela. La segunda elección entre 18 previas, que el chavismo pierde en 17 años.

Parecía casi imposible. El oficialismo controló prácticamente todos los medios de comunicación. Acarreó votantes hasta la última hora añadida al tiempo de votación, o les entregó regalos para convencerlos. Amenazó opositores, les prometió militares en la calle para defender la revolución. Encarceló o inhabilitó a muchos candidatos. Cambió el número de elegidos si la circunscripción era o no chavista. Se opuso a veedores calificados y sólo aceptó acompañantes de su confianza. Canceló credenciales de ex Presidentes que tildó de “payasos”, los que verdaderamente vigilaban el proceso y no lo aceptaban condescendientes. En fin, hizo todo lo que un poder cada día más omnipresente hace para perpetuarse. Y sin embargo perdió.

El rechazo tiene, entonces, mayor significado que una simple mayoría en la Asamblea que ahora obtiene, la que podría aumentar si resultan elegidos más diputados entre los 22 pendientes. Aseguran que ya alcanzan los 112. Si así fuere, se podría modificar el presupuesto, acordar leyes revocatorias y hasta el inicio de una Reforma Constitucional. Un riesgo que el Presidente Maduro difícilmente desea correr. Es por ello que hasta el 5 de enero de 2016, en que asumen, podrían suceder muchas cosas. Se han reconocido los resultados y el proceso, más allá de episodios aislados y las maniobras gubernamentales, que no han logrado invalidar la elección. Ni los observadores internacionales harán cuestionamientos que pudieren comprometer la victoria opositora. Pero las amenazas oficiales prosiguen con las acostumbradas descalificaciones.

Toda iniciativa está en manos del Gobierno, si pretendiera aprovechar la enorme mayoría legislativa de que aún dispone hasta esa fecha, o por decretos, buscar poner límites, minimizar o alterar los poderes y facultades de la competencia actual de la Asamblea, y así desnaturalizar o hacer inefectivo el poder de los nuevos diputados. Es justamente en este tiempo intermedio, en que la comunidad internacional debería estar vigilante para que la clara y contundente victoria opositora, democráticamente obtenida, no se desvirtúe.

No es una especulación antojadiza. Por las actividades previas a la elección, así como por las claras señales posteriores de Maduro y su Gobierno, la revolución sigue sin pausas y con los mismos objetivos. Entonces cabe pensar que una derrota electoral seria y amenazante, resulta difícil que la asimile en los 4 años restantes del mandato; y todavía más hipotético, de que entienda el mensaje y cambie rumbos, los que podrían radicalizarse.

Ojalá no sea así, porque la verdadera razón del triunfo opositor, está mucho más basada en la realidad que vive el país que en una disputa ideológica. Para los venezolanos han pesado mucho más, la escasez de alimentos, la inseguridad criminal, la prepotencia chavista, la inflación desbocada, los controles de cambios, las limitaciones a los viajes, el encarcelamiento de opositores, así como los permanentes controles gubernamentales, sumada a la presencia majadera de Maduro para eternizarse. Simplemente la población se hartó. No tanto por posición política, sino por la propaganda desmesurada de un sistema fracasado, que la ciudadanía supo percibir claramente y que ya no convence.

Un mensaje evidente para los seguidores en nuestra región y que ahora reflexionan, como aseguró Evo. La propaganda y los controles oficiales no pueden contra una porfiada realidad inocultable. Las redes sociales hicieron lo suyo y sortearon las limitaciones y triquiñuelas oficiales para ganar, y ciertamente aprovecharon este espacio democrático que significó la elección de los legisladores, para expresar con votos, que el cambio podía y debía iniciarse.

Comentarios del artículo: Venezuela decidió iniciar un cambio - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , , , , , , » Publicado: 02/12/2015

Macri y el cambio en Argentina

Los argentinos prefirieron algo nuevo, por sobre el “más de lo mismo” que representó Scioli. Con un Parlamento en contra, algunas Gobernaciones todavía justicialistas, e innumerables desafíos políticos y económicos, el Presidente electo deberá reencauzar Argentina desde el 10 de diciembre.

Por primera vez un no peronista triunfa como Presidente en la segunda vuelta electoral. Un candidato atípico sin afiliación a los partidos de siempre, que logró aglutinar en el Movimiento Cambiemos a los opositores al oficialismo justicialista. Sin ser de la Unión Cívica Radical, como Alfonsín o De la Rúa, sólo con su apoyo partidista, más otras fuerzas, Macri condujo una coalición que tuvo como objetivo preciso impedir el continuismo de 12 años kirchneristas. El electorado decidió un cambio, tal vez más profundo que una mera alternancia de poder. Y en otro hecho inédito, triunfó en un balotaje desplazando a Daniel Scioli, candidato oficialista victorioso en las primarias y en la primera vuelta.

Múltiples razones podrían explicarlo, aunque una es la más simple: los argentinos reaccionaron contra un tipo de Gobierno confrontacional, omnipresente en lo social, laboral, económico y hasta en la vida misma de los ciudadanos. A pesar de que la Presidenta intervino casi a diario y hasta el día de la votación, vaticinando que el clientelismo estatal y los sindicatos en manos peronistas, perderían todo lo alcanzado si ganaba Mauricio Macri, y a éste se le identificó con el más duro empresariado capitalista, con las prácticas financieras de la era dictatorial militar, o con los fracasos radicales donde ningún Mandatario pudo terminar su período de Gobierno.

Sin embargo, los argentinos prefirieron algo nuevo, por sobre el “más de lo mismo” que representó Scioli, a quienes algunos culpan de su propia derrota, pues no pudo o no quiso, desligarse del abrumador legado de Cristina.

Con un Parlamento en contra, algunas Gobernaciones todavía justicialistas, e innumerables desafíos políticos y económicos, el Presidente electo desde el 10 de diciembre, deberá reencauzar Argentina, sabiendo preservar los logros existentes, aunque introduciendo cambios indispensables, en particular, para restablecer la confianza interna e exterior que Argentina perdió bajo los Kirchner.

En esta tarea, necesitará a todos, y también a sus no electores, dada la reducida diferencia de votos, que muestran un país dividido. Quienes no se sumen a esta tarea, procurarán buscar el fracaso de Macri, por ingobernabilidad o por obstaculizar sus proyectos. Un ejemplo decidor lo dio “La Cámpora”, el ala más extrema oficialista, que sabiéndose derrotada, ocupó la Plaza de Mayo, obligando a los triunfadores a buscar otro lugar para celebrar.

En lo exterior, Macri deberá conjugar el natural relacionamiento mundial, regional y vecinal, con pragmatismo y sin olvidar que algunos Presidentes latinoamericanos claramente apoyaron al otro candidato. Reimpulsar un Mercosur estancado por ideologías y políticas económicas divergentes.

Con Chile, Macri tendrá que atender los asuntos propios de la vecindad, crear confianza y dar cumplimiento a variados acuerdos bilaterales que los Kirchner incumplieron u obstaculizaron, sobre el gas, doble tributación, líneas aéreas, transportes, extradiciones, funcionamiento de supermercados, inversiones y varios más, que sus predecesores ignoraron. Inclusive, el indisimulado apoyo a Bolivia en su pleito con Chile. Dependerá también de nosotros gestionarlos debidamente, y así será la demostración real que los cambios prometidos por Macri, respecto de Chile, se harán realidad.

Comentarios del artículo: Macri y el cambio en Argentina - Publicado: a las 7:06 am

Etiquetas: , , , , , , , , » Publicado: 20/11/2015

El triángulo de la discordia

El objetivo peruano actual con el distrito “La Yarada-Los Palos” es crear una nueva controversia. Las notas de protesta de nuestra Cancillería han tenido nulo resultado por lo que se deberá pensar en otras contramedidas más eficaces y de acción internacional más amplia al más alto nivel.

Es un hecho. Perú promulgó la ley que creó el distrito “La Yarada-Los Palos” de la provincia de Tacna, con el pretexto de dar prioridad “al desarrollo en la zona fronteriza y espacios históricamente dejados de lado”, y “gozar de mayor representatividad democrática al poder elegir a sus autoridades”. Incluye el que denomina “triángulo terrestre”, que se formaría desde el Punto Concordia o 266, en que aducen comenzaría la frontera terrestre con Chile, y no en el Hito número 1, de los 80 existentes, donde se inicia el límite marítimo (por el Paralelo 18º, 21´, 03´´ de latitud sur), según determinó la Corte de La Haya en su fallo de 27 de enero de 2014.

Es decir, Perú insiste en reivindicar un pequeño territorio de 323 metros Oeste-Este desde el mar al inicio del paralelo; 264 metros en arco curvo desde el Hito 1 al punto que llaman Concordia; y unos 260 metros costeros Norte-Sur desde el paralelo, cuyo mar pertenece a Chile por la sentencia (que no se pronunció al respecto por ser un tema terrestre y no marítimo).

Está claro que esos pocos metros cuadrados reclamados, en nada inciden en la “mayor representatividad democrática para elegir” autoridades peruanas, si siempre han estado bajo dominio exclusivo chileno.

Dicha argumentación ya fue alegada por Perú en su demanda marítima, como punto de inicio de dicha frontera, al sur del Hito 1 (Punto 266 o Concordia), y desde el cual solicitó a la Corte se prolongara en bisectriz hacia la alta mar, doscientas millas de mar jurisdiccional, contada desde la más baja marea.

La Corte determinó que “la frontera marítima entre las partes empieza en el punto de intersección entre el paralelo de latitud que pasa por el hito fronterizo Nº 1 y la línea de bajamar” (Párrafo 196 de la Conclusión del fallo). Entonces, el objetivo peruano actual, es crear una nueva controversia sobre dicha porción terrestre.

Cada paso para construirla ha sido inmediatamente respondido por notas de protesta de nuestra Cancillería, reafirmando nuestra posición y lamentando que se pongan en riesgo múltiples campos de la relación bilateral.

El resultado ha sido nulo y Perú prosigue en su intento, con hechos consumados, como mensajes al parlamento, promulgación de la ley respectiva, declaraciones de sus autoridades y otros, que no han concluido, y podrían incrementarse.

Además, se acompañan con actos provocadores como la presencia de militares armados justo en el Hito 1, o que toman fotografías, agravados por haber sido oficialmente negados por su Ministra de Relaciones Exteriores y en violación de los acuerdos de mutuo aviso previo de las Normas de Comportamiento vigentes.

También hay declaraciones de molestia por nuestros ejercicios militares, oportunamente comunicados y efectuados como rutina.

Las consecuencias no se han hecho esperar, al retrasarse o suspenderse encuentros bilaterales como las Consultas de Coordinación Política, y otras como el Comité de Seguridad y Defensa, Cooperación contra el Narcotráfico, Desminado Humanitario, Desarrollo Fronterizo, Control Integrado, Integración Social, y mejoras a los 200 mil peruanos residentes en Chile. Todas en beneficio de una zona cuyo enorme tráfico fronterizo parece no importarles, demostrando que el intento de una nueva controversia es prioritario. Las razones pueden ser internas, frente al escaso apoyo del Gobierno de Humala, o el dejar un legado, si bien irresponsable, pero que ciertamente marcará la acción exterior de los candidatos a sucederle, aunque quisieran no escalar en las provocaciones contra Chile.

Resulta evidente que nuestras acciones diplomáticas enmarcadas en notas de protesta que sólo dejan la constancia necesaria, o la mantención en sus países de ambos embajadores, no desalientan estas acciones, porque así lo han decidido como política de mediano o largo plazo. Se deberá pensar en otras contramedidas más eficaces y de acción internacional más amplia al más alto nivel.

Hay que salir al paso a esta nueva disputa con Perú, que se ha especializado en encontrar presuntas debilidades en nuestros límites. Primero en los marítimos que las encontró y obtuvo de la Corte importantes porciones de nuestra Zona Económica Exclusiva o de la Alta Mar. Y ahora en el terrestre, pese a las demarcaciones de la Comisión Mixta de 1930, los Acuerdos de 1968 y 1969, la anterior ley de Tacna de 2001 que reconoció el Hito 1, más la práctica inalterable hasta ahora.

El Punto Concordia o 266 que daría base al pequeño territorio reclamado, no figura en instrumento alguno acordado bilateralmente, ni se encuentra demarcado por ningún Hito. Por lo que debemos actuar sin dilaciones y contrarrestar eficazmente este triángulo de la discordia de consecuencias impredecibles.

Comentarios del artículo: El triángulo de la discordia - Publicado: a las 9:30 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 23/10/2015

Nuevos escenarios post fallo de La Haya

Revisando la sentencia, deberemos desmentir las afirmaciones históricas bolivianas, que la Corte hizo suyas al no contar con la Contramemoria chilena. Inciden como antecedentes, pero el fallo no será por hechos históricos, sino en derecho.

Tras el rechazo de La Haya a la excepción preliminar chilena, proseguirá el juicio por 3 a 5 años y, en lo inmediato, debemos presentar la Contramemoria antes del 25 de julio de 2016. Ahora todo queda radicado en el juicio y no proceden procedimientos paralelos, políticos o jurídicos, como diálogos, negociaciones, ni los 13 puntos que Bolivia abandonó. Si propusiera retomarlos, debería retirar su demanda. No obstante, en relación al reciente fallo, hay más consecuencias, una de ellos, la nueva campaña comunicacional y diplomática que busca impulsar nuestra Cancillería.

También será clave determinar la naturaleza jurídica del “acceso soberano” al Pacífico y si es posible que exista dicha soberanía cuando los territorios y el mar pertenecen a Chile, inobjetablemente.

En relación a la sentencia, Bolivia demandó nuestra obligación “de negociar un acuerdo otorgándole un acceso plenamente soberano al océano Pacífico”. “Chile ha faltado a esa obligación”, la cual debe cumplir “de buena fe, de manera pronta y formal, en un plazo razonable y de manera efectiva”. Esta demanda se basó en “acuerdos, declaraciones, práctica diplomática y declaraciones de los más altos representantes” entre 1904 y 2012.

En su argumento central, Chile afirmó que la Corte no tenía competencia, acorde al Pacto de Bogotá de 1948, en cuanto a que su injerencia “no podrá aplicarse a los asuntos ya resueltos”, “que se hallen regidos por acuerdos o tratados en vigencia” a la fecha del Pacto. La Corte decidió que esto “no corresponde al objeto del diferendo”, porque Bolivia solicitó algo diferente. Descartó así el artículo VI y se basó en el XXXI, que “se extiende a todos los litigios que las partes le someten y a todos los asuntos especialmente previstos”, en la Carta de la ONU, “en tratados o convenciones vigentes”, o “la interpretación de un tratado” y “toda cuestión de derecho internacional”. Esto, sin limitación de fechas o materias, pues reproduce el artículo 36 del Estatuto de la Corte. El Pacto, de esta forma, no nos protege.

Se ha insistido en su denuncia. Si así fuera, y al regir por 12 meses más, igual nos obliga el Estatuto del que somos parte por ser miembros de Naciones Unidas. Sería una demostración de molestia, sin consecuencias ahora, sólo a futuro, y modificaría nuestra política exterior de solucionar pacíficamente las controversias.

El tribunal recordó, además, que el artículo XXXIII del Pacto expresa “si no hay acuerdo sobre su competencia en un litigio, la propia Corte decidirá previamente sobre esta cuestión”. Así lo hizo. Si no comparecemos ante la Corte o dejamos de defendernos, como también se ha sostenido, el artículo 53 del Estatuto señala que “la otra parte podrá pedir a la Corte que decida a su favor”. Regalaríamos el juicio a Bolivia.

Chile afirmó que “el verdadero propósito de la demanda… es la soberanía territorial“ y “busca simplemente revisar o anular” el Tratado de 1904, que contiene un “arreglo territorial global” de nuestra soberanía. A respecto, la Corte dijo: “aunque se pudiera suponer que sea el objeto último de Bolivia, conviene distinguir entre ese objetivo y el diferendo, ligado pero distinto, presentado en la demanda”. Asimismo, el Tratado y sus disposiciones “no tratan ni expresa ni implícitamente la cuestión de una obligación que correspondería a Chile”. Determinó que el “objeto del diferendo consiste en saber si Chile tiene la obligación de negociar de buena fe un acceso soberano de Bolivia al océano Pacífico y, en caso afirmativo, si Chile ha faltado a esta obligación”. Eliminó que fuera “pronta, formal, en plazo razonable y de manera efectiva”, como exigía Bolivia. Señaló que la cuestión “no fue abordada por el Tratado de 1904” y que “los asuntos en litigio no están resueltos por arreglo de las partes” a la fecha del Pacto, por ser diferente el objeto del actual juicio. El Tratado no se aplica, pues es distinta la demanda. Consecuencia significativa.

El Tratado de 1904 rige para la transferencia de territorios bolivianos, pagos y facilidades chilenas, todas vigentes y cumplidas, que Bolivia no cuestionó, ni tribunal alguno podría revisar. Pero otra cosa es la eventual “obligación chilena de negociar un acceso soberano al Pacífico”, que no contempló, resolvió, ni amparó, según la Corte. Un punto novedoso legalmente e inquietante. Si bien expresó “suponiendo la existencia de tal obligación, no le corresponde predeterminar el resultado de toda negociación”, si nos obliga a negociar, será indeterminado su resultado. Punto a nuestro favor.

Revisando la sentencia, deberemos desmentir las afirmaciones históricas bolivianas, que la Corte hizo suyas al no contar con la Contramemoria chilena. Inciden como antecedentes, pero el fallo no será por hechos históricos, sino en derecho. También tenemos que enfatizar que los supuestos actos unilaterales chilenos no fueron tales y que los acercamientos estuvieron condicionados a contraprestaciones bolivianas, nunca aceptadas ni acordadas.

También será clave determinar la naturaleza jurídica del “acceso soberano” al Pacífico y si es posible que exista dicha soberanía cuando los territorios y el mar pertenecen a Chile, inobjetablemente.

Gran tarea jurídica y política, acompañada de una convincente campaña diplomática y comunicacional. Bolivia la realiza, suma apoyos y aprovecha toda reunión, como la ONU, donde Chile no rebatió. El juicio está más acotado, pero subsisten incertidumbres que habrá que abordar.

Nuestra Cancillería ha buscado potenciar nuestra postura incorporando expertos y asesores con miras a la defensa. Una buena señal, que no sólo podrá contrarrestar las aseveraciones bolivianas, sino que difundir adecuadamente, ante la Corte y la comunidad internacional, nuestra posición y realidad, sin posturas determinadas por ideologías o tergiversaciones interesadas. Ojalá estemos a tiempo de lograr efectos en el juicio que continúa.

Comentarios del artículo: Nuevos escenarios post fallo de La Haya - Publicado: a las 7:17 am

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 17/09/2015

Fallo inminente en La Haya

Si la CIJ se decide por la incompetencia, Chile obtiene un triunfo y Bolivia se lleva su Memoria a la casa. Si decide lo contrario, Chile entra en el juicio propiamente tal, y Bolivia clamará victoria. Si lo posterga junto al fallo final, habrá que seguir con el caso y Bolivia obtiene únicamente eso, no el fallo final. Sin embargo, todavía caben más alternativas intermedias.

La Corte de La Haya anunció que entregará su fallo sobre la Excepción Preliminar de Incompetencia presentada por Chile el próximo 24 de septiembre. Resolverá exclusivamente este punto y no el tema de fondo, en que Bolivia nos ha demandado para que la Corte nos obligue a negociar, de buena fe, una salida soberana al Pacífico. El juicio principal se encuentra suspendido, hasta que decida, preliminarmente, si es o no competente. Lo hará teniendo en cuenta su Estatuto y su Reglamento, luego de un juicio previo, donde las partes presentaron, oportunamente, sus argumentos escritos: Memoria chilena, Contramemoria boliviana, réplica de Chile y dúplica boliviana; más los respectivos alegatos orales. Todas estas etapas se desarrollaron en plazos determinados, fijados anteriormente.

Este anuncio significa que el Tribunal, internamente, ya ha llegado a una decisión entre los 14 jueces (son 15 pero uno de ellos se auto-excluyó, por haber asesorado a Chile en el pasado), más los dos jueces ad hoc, de Chile y Bolivia. Es un plazo breve, comparado con otros casos. Como en todo fallo internacional, caben variadas alternativas, a las que he aludido en artículos anteriores.

Podría declararse totalmente incompetente para conocer el juicio principal. En tal caso, Bolivia -que ya presentó su Memoria (demanda escrita) contra Chile- no podrá proseguir con el pleito, y todo concluye sin que la Corte conozca más del asunto. Lo que Chile alega.

También puede declararse competente para conocer todas las materias del juicio de fondo, el que debería continuar con la Contramemoria chilena, réplica, dúplica y alegatos orales, en nuevas fechas futuras. Lo que Bolivia desea.

Ambas situaciones no parecen probables, pues son el todo o nada para las partes.

O bien, puede decidir postergar toda decisión de incompetencia, a resolverla como primer asunto, pero una vez que dicte la sentencia definitiva. El juicio continuaría y habría que determinar cuándo Chile presenta su Contramemoria, seguida por las réplicas y los alegatos orales. Si así fuere, el juicio duraría varios años más. Tampoco hay plazos obligatorios para sentenciar.

Todas estas posibilidades tendrían consecuencias importantes, tanto en el ámbito jurídico como político. Si se decide por la incompetencia, Chile obtiene un triunfo y Bolivia se lleva su Memoria a la casa. Si decide lo contrario, Chile entra en el juicio propiamente tal, y Bolivia clamará victoria. Si lo posterga junto al fallo final, habrá que seguir con el caso y Bolivia obtiene únicamente eso, no el fallo final.

Cualquiera sea el resultado, que no sea el todo o nada para una de las partes, al menos en esta etapa del pleito, nadie podrá cantar victoria. El caso legal seguirá en manos de la Corte por años, y dependerá menos de los Gobiernos y sus estrategias. No cabe sino esperar. Eso sí, descartando falsas expectativas triunfalistas.

La jurisprudencia de la Corte sobre incompetencias, se encuentra dividida, en iguales proporciones, y no es posible priorizar una tendencia sobre otra.

Sin embargo, todavía caben más alternativas intermedias. Por ejemplo, el que la Corte se declare incompetente sólo en parte, dejando fuera todas las veces en que Chile negoció o propuso soluciones de salida al mar a Bolivia -nunca con un compromiso formal- aunque sólo las posteriores al Pacto de Bogotá (1948), sin que se altere el Tratado de Límites de 1904, el que ningún Tribunal puede modificar al haber sido libremente pactado por las partes. Los dos países obtendrían algo. Bolivia, continuar con el pleito, y Chile, limitarlo jurídicamente.

Si vamos al juicio de fondo, quedamos más tranquilos, pues negociar no es obligatorio, ni menos con un resultado predeterminado. Bolivia igual festejaría y seguramente redoblaría su campaña comunicacional contra Chile, buscando más apoyos políticos de los que tiene, por afinidades ideológicas. Evo aseguraría su reelección indefinida.

Cualquiera sea el resultado, que no sea el todo o nada para una de las partes, al menos en esta etapa del pleito, nadie podrá cantar victoria. El caso legal seguirá en manos de la Corte por años, y dependerá menos de los Gobiernos y sus estrategias. No cabe sino esperar. Eso sí, descartando falsas expectativas triunfalistas.

Comentarios del artículo: Fallo inminente en La Haya - Publicado: a las 6:00 am

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 09/09/2015

Grecia entrampada

Se abre un nuevo capítulo en la crisis de Grecia. El Primer Ministro Alexis Tsipras, para salir del desafío que se auto-impuso, renunció y apuesta a triunfar en el referéndum convocado para el 20 de septiembre próximo.

El radical programa del Primer Ministro griego Alexis Tsipras, de rechazo a las duras condiciones de rescate financiero que desde el 2010 imponían sus acreedores (la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo), lo llevó al poder dentro de la coalición de partidos Syriza, en que predomina la izquierda más extrema.

Representan a un país asfixiado por una endémica debilidad económica, causada por anteriores gobiernos que, pese a las ayudas externas, no lograron sortearla y mantienen a la población cansada de tantos sacrificios sin resultados. La campaña fue agresiva contra las drásticas medidas de austeridad, y el consecuente apoyo electoral se materializó, abrumadoramente, en enero pasado. Tsipras asume prometiendo que no volverían a aceptar similares condiciones ni limitaciones de los prestamistas, salvaguardando la dignidad nacional y ofreciendo alivio a la ciudadanía.

Su estrategia dio resultado. Europa se vio amenazada en su proyecto más significativo y exitoso, la Comunidad Económica, creada luego de largos años de esfuerzo y prometedores avances comerciales. También, se creaba una grieta y riesgo de ruptura en el otro propósito estrella, la Unión Europea, símbolo real de que el continente dejaba atrás siglos de luchas y confrontaciones causantes de las dos Guerras Mundiales del siglo XX. Si Grecia mantenía su postura rupturista, el Euro, como moneda común, recibiría un golpe serio al ser abandonado y reemplazado por la moneda tradicional en el país heleno, el Drakma. Esta situación, además, podría ser imitada por cualquiera de los 28 países de la Comunidad y capitalizada por los euro-escépticos, que esgrimen pérdida de soberanías, burocracia y ayudas de los más prósperos en beneficio de los más débiles, sólo para mantener la unión. La Unión Europea, en consecuencia, endureció las negociaciones y terminó concediendo a Grecia el dinero que urgentemente necesita, pero en condiciones todavía más rígidas y en monto menor que antes. Pese a los esfuerzos de Tsipras en las negociaciones, incluyendo el cambio de su ministro de Finanzas, debió aceptarlas, contradiciéndose con su postura inicial.

Para algunos no tuvo alternativa, pues el país habría profundizado todavía más su crítica situación y caído en la insolvencia, con consecuencias políticas y electorales desastrosas. Y lo que es peor, ahora ante una Europa que, asumiendo lo inevitable, no volvería a socorrerlo. Para otros, en cambio, forzó todo tanto que debió reconsiderar sus posturas de campaña y conformarse con una realidad condicionada por los préstamos obtenidos, pero que entregaban una vía de escape a un país sin salida, priorizando el realismo por sobre lo ideológico. Tal vez ambos análisis son válidos. Eso sí, a la postre ha sido el propio primer ministro el que ha caído en su propia trampa. De ahí que el ala radical del partido Syriza, exige coherencia y responsabilidad con sus bases y su programa. Ahora la crisis griega es más política que económica.

Su renuncia pareciera estar calculada. Cuando el país esperaba el tercer préstamo de rescate, y comenzaban a implementarse las medidas de mayor austeridad acordadas, el Gobierno pierde su quórum y votos indispensables dentro de su propia coalición. Acto seguido, se convoca a un plebiscito para intentar renovarlos y validar acuerdos más gravosos que los prometidos. Confía en que el electorado sabrá decidir entre un nuevo caos o la posibilidad de soluciones. Para ello, parece buscar compensar a los partidarios perdidos de su coalición reemplazándolos por opositores, los que no se han recuperado electoralmente ni representan un riesgo serio, según las encuestas. Confía en que esta vez le darán la victoria por sobre las diferencias. Total, su programa dejó de ser radical y asegura a Grecia dentro de la UE, lo que dicha oposición desea.

Ahora, si pierde, Grecia sumaría a su grave situación económica una crisis de gobernabilidad no sólo interna, sino también un nuevo escenario para toda Europa. Hay que tener presente que subsisten asuntos más serios. Por ejemplo, Grecia juega un papel estratégico vital. Adversario tradicional de Turquía, se le considera como la verdadera contención a las amenazas del Estado Islámico, que ya golpea las fronteras turcas y donde el radicalismo musulmán aumenta. Europa necesita de Grecia, y ésta de Europa. Realidad adicional que en buena medida se decidirá en el plebiscito próximo. Pueda o no Grecia y Tsipras, sortear su propia trampa.

Comentarios del artículo: Grecia entrampada - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 25/08/2015

La estrategia equivocada de Evo Morales

A Evo simplemente le interesa molestarnos y victimizarse, pues le sirve en su campaña mediática ante La Haya. Pero también logró algo extra: unificarnos.

Ahora Evo distribuyó folletos sobre la demanda marítima en la frontera. Conocemos la estrategia. Criticar y culpabilizar a Chile por todo. No importa si es por el tema marítimo o situaciones internas, como los reclamos de trabajadores en Potosí, nuestra prensa acusada de ser espías, las amenazas de expulsión al Cónsul General…

Al preguntarnos el porqué de esta campaña, vemos varias posibilidades. La más obvia, el buscar un rédito electoral entre la población que culpabiliza a Chile de todos sus males, reales o imaginarios. Argumento fácil y recurrente de muchos líderes bolivianos. A Evo le puede servir para eternizarse en el poder, como desea, sin importar si es democrático o no.

Pero también caben otros propósitos. Tal vez Evo busca que Chile reaccione, se moleste y hasta entrabe, o simplemente no busque facilitar, más allá de lo estrictamente acordado, el libre tránsito boliviano hacia los puertos del Pacífico. Si caemos en la trampa, lógicamente podremos ser acusados de violar gravemente el Tratado de 1904 y Bolivia buscará denunciarlo. Las consecuencias serían impredecibles. O bien, Evo intenta algo menos sofisticado y pasional. Simplemente molestarnos y victimizarse, pues le sirve en su campaña mediática ante La Haya. En verdad, mal no le ha ido. Tiene apoyos declarados de Venezuela y Uruguay. Otros más recatados pero evidentes, como Perú, además de simpatías más difusas, pero ciertas, de otros gobiernos unidos a Evo por vínculos ideológicos. En cambio, Chile ninguna, ni hay esperanzas de que logre algo. Así las cosas, sólo beneficios para su mandato.

Lo prudente parece reducir cualquier discusión a la instancia de la Haya, sin diálogos paralelos, que no corresponden ni política ni jurídicamente, por más bien intencionados que estos sean, como el aconsejado por el Papa. Así, podremos apreciar que la estrategia de Evo resultará, al fin de cuentas, equivocada.

No obstante, resulta interesante analizar esta estrategia desde la perspectiva de los objetivos últimos de Bolivia. La campaña de Evo, que seguramente proseguirá y hasta podría intensificarse si la Corte se declara competente, aunque sea de manera parcial en el juicio preliminar pendiente, ha logrado, sin nuestro aporte, algo extra: unificarnos. Ya nadie en Chile sostiene la causa boliviana, ni siquiera quienes lo hicieron. Basta comparar los resultados de encuestas en las que se consultaba sobre el apoyo que suscitaba en la población de nuestro país la posibilidad de otorgar una salida soberana al mar para Bolivia antes y después de la campaña más agresiva de Evo.

Cualquiera sea el curso del pleito, si prosigue y hasta finaliza con hipotéticos resultados, como que la Corte nos inste a negociar -sin obligarnos- o solucionar la controversia pendiente, pero jamás con resultados predeterminados y sin capacidad jurídica para alterar el Tratado de 1904, es decir, hasta en el peor de los casos, no existirá en nuestra ciudadanía apoyo alguno a tales decisiones ni respaldo para legitimar el actuar y eventuales ofrecimientos de nuestras autoridades. Además, si hiciera efectiva su amenaza de cortar todo vínculo con Chile, incluso el consular, a la postre Bolivia resultaría más perjudicada, pues lo requiere para sus trámites de tránsito al Pacífico, para miles de bolivianos inmigrantes en Chile, y por cierto, para las relaciones comerciales bilaterales, que existen.

En definitiva, sus continuos ataques a Chile, deberían poner fin a todo intento por nuestra parte de buscar alguna solución a Bolivia. A lo largo del tiempo, tales ofrecimientos, como negociaciones, enclaves, corredores o los conocidos 13 puntos, incluido el acceso al mar, han sido utilizados para fundamentar su demanda, al haber sido formulados oficialmente por sucesivos Gobiernos.

En este punto, lo prudente parece reducir cualquier discusión a la instancia de la Haya, sin diálogos paralelos, que no corresponden ni política ni jurídicamente, por más bien intencionados que estos sean, como el aconsejado por el Papa. Así, podremos apreciar que la estrategia de Evo resultará, al fin de cuentas, equivocada. Un punto a meditar tanto por nosotros, como por los propios bolivianos no belicosos que anhelan llegar a una solución algún día.

Comentarios del artículo: La estrategia equivocada de Evo Morales - Publicado: a las 9:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 24/07/2015

¿Dialogar con Bolivia?

Todo hace pensar que sólo debiéramos concentrarnos en el juicio de La Haya, sin buscar más alternativas, por muy bien intencionadas o sabias que sean otras voces, como las del Papa Francisco.

Transcurrido más tiempo y en perspectiva, podemos apreciar lo exhortado por el Papa Francisco luego de su viaje pastoral a Sudamérica y mientras se encontraba en Bolivia. Fue clara la presión de Evo Morales por el tema marítimo, tan pronto llegó, con la entrega del “Libro del Mar” y -seguramente- durante la audiencia privada. Su Santidad se refirió al caso señalando: “Hay que usar un diálogo franco y abierto para evitar conflictos con los países hermanos…Estoy pensando en el mar. Diálogo, diálogo. El diálogo es indispensable”. Durante su regreso a Roma, si bien advirtió que como Jefe del Estado Vaticano debía ser muy cuidadoso en sus palabras para que no fueran interpretadas como injerencia, reconoció “una base de justicia” cuando un pueblo (el boliviano) ha experimentado un cambio de límites territoriales, “después de una guerra” (la del Pacífico); donde “hay una revisión continua” (¿del Tratado?), no siendo “injusto” este anhelo.

Ha dejado ver lo que siente, por sobre cualquier posible gestión diplomática que hiciéramos ante la Santa Sede en prevención de su viaje, ya que indudablemente iba a ser utilizado por Evo Morales para su causa. El Papa instó al diálogo, lo que está perfectamente en consonancia con la tradicional política vaticana, pues no podría recomendar lo contrario. Dialogar no es otra cosa que negociar, y negociar con Chile es lo que Bolivia ha solicitado a la Corte de La Haya. Eso sí, para que nos obligue hacerlo de buena fe, mediante un fallo, que le conceda un acceso soberano al Pacífico. Ello conlleva, implícitamente, que sea a expensas de nuestro territorio, sin compensaciones, y modificando el Tratado de Límites vigente desde 1904. No es una demanda cualquiera.

Recordemos que fue Bolivia quien rompió relaciones, interrumpió el diálogo (los 13 puntos) y nos demandó unilateralmente. Por lo tanto, si negociáramos, correspondería que retire su demanda y se siente a negociar. Nada indica que lo hará

Por nuestra parte, al inicio nos declaramos “sorprendidos” para luego rescatar su insistencia en el diálogo, reiterando estar dispuestos a restablecer relaciones diplomáticas con Bolivia. La conocida fórmula “de aquí y ahora” como requisito previo. Suena bien, pero tiene implicancias. No olvidemos que si llegamos al final del juicio, la Corte podría, en el peor de los casos y en sentencia adversa, instarnos a negociar, nunca forzarnos. Tampoco sería legal obligarnos a modificar el Tratado de Límites, una aberración jurídica que no existe en la jurisprudencia de la Corte. Bolivia expresó que sólo dialogaría si le concediéramos acceso soberano al mar, como lo ha demandado al Tribunal, exigiendo un resultado predeterminado. Así las cosas, los condicionamientos de ambas partes, impiden todo diálogo por ahora.

Si observamos otras negociaciones exitosas, por ejemplo la desarrollada entre Cuba y Estados Unidos con la ayuda del propio Papa Francisco, las aproximaciones se produjeron antes de las relaciones diplomáticas plenas y la apertura de embajadas (programadas para el 20 de este mes), y sin someterlas al levantamiento del embargo norteamericano. Toda negociación no es una simple conversación, requiere de formalismos y acuerdos tales como: el temario a negociar, nivel de delegaciones, etapas, duración, lugar, procedimiento, plazos y muchas otras. Prosperen o fracasen.

El caso ya está en La Haya, y la Corte decidirá si es o no competente para el pleito de fondo, en todo o parte. El diferendo ya está sometido a un procedimiento determinado de solución pacífica de controversias internacionales. Cualquier otro método paralelo, como negociaciones, mediación, buenos oficios, arbitraje, recurso a organismos, u otros sería una duplicación inaceptable para el Derecho Internacional. Podrían conducir a resultados contradictorios.

Recordemos que fue Bolivia quien rompió relaciones, interrumpió el diálogo (los 13 puntos) y nos demandó unilateralmente. Por lo tanto, si negociáramos, correspondería que retire su demanda y se siente a negociar. Nada indica que lo hará. Seguirá su campaña internacional y regional buscando apoyos, interpretándolos a su favor, tergiversando la historia, insultándonos, provocándonos, y aprovechando toda oportunidad, como lo hizo con el Papa.

Todo hace pensar que, tal vez, sólo debiéramos concentrarnos en el juicio de La Haya, sin buscar más alternativas, por muy bien intencionadas o sabias que sean otras voces, como las del Papa Francisco.

Comentarios del artículo: ¿Dialogar con Bolivia? - Publicado: a las 9:15 am

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 08/07/2015

¡OXI!: Alcances del No griego

La victoria en el referéndum convocado por Alexis Tsipras ha sido un traslado hábil de un gran problema económico a una decisión política. Lo más difícil recién comienza y la apuesta europea es finalmente, revertir un OXI (No en griego) en un NAI (Sí).

Se impuso el OXI (No en griego) sobre el NAI (Sí) en el referéndum convocado por el Primer Ministro Alexis Tsipras del Partido Syriza, que reúne posiciones de izquierda. Una clara victoria y un apoyo contundente para que siga presionando a la Unión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo.

Ha sido un traslado hábil de un gran problema económico a una decisión política, si bien la crisis de la deuda griega sigue intacta y hasta podría agravarse.

El 2010 el país recibió el primero de los sucesivos generosos rescates financieros que hasta la fecha no ha podido o sabido responder y que lo tienen virtualmente en quiebra y cesación de pagos, sin fondos frescos, precisamente de a quienes la población griega democráticamente ha dicho que no. Ha sido una victoria significativa en lo interno, aunque el país se ha dividido, pero no necesariamente un triunfo en lo internacional. Lo más difícil recién comienza.

Si observamos el resultado como un rechazo a las exigencias continuas de ciertos países de la UE, como Alemania, el más representativo aunque no el único, la Unión ha recibido un golpe serio a sus metas de disciplina fiscal, reducción en los gastos sociales, orden en los balances y control de las instituciones financieras de la Comunidad Económica Europea, como el Banco Central, con el total apoyo del FMI. Y Grecia no ha sido un caso excepcional.

Ya han pasado por crisis importantes Irlanda y España, que las han sorteado bajo condiciones estrictas; las mismas que también rigen para Francia o Italia, todavía lejos de los parámetros comunitarios; y otros que intentan ajustes macroeconómicos y sortean sus respectivas dificultades, atentamente vigilados. Una situación económica europea frágil, aunque esperanzada por actuales cifras de una lenta recuperación general.

La respuesta es demasiado seria como para dejarla sólo en manos de quienes priorizan la estabilidad económica por sobre los ideales políticos. Grecia no representa más que un pequeño 2% del Producto Interno Bruto de la UE. Pero es mucho mayor lo que está en juego, si no se sortea hábilmente.

En lo político, la UE deberá afrontar una situación todavía más problemática. El proyecto de unión ha desilusionado a buena parte de los europeos. Cunden los escépticos y los que desean recuperar muchas de las competencias soberanas que los países han transferido a los órganos comunitarios, quienes hoy deciden las llamadas políticas comunes. Además, el ejemplo de Grecia, les servirá de impulso y alentará no sólo revisiones del gran proyecto unitario, sino algunos separatismos rupturistas. Basta mirar lo sucedido en España con el movimientos Podemos, o en Francia con el Frente Nacional, o en Italia con la Liga del Norte, y algunos otros. Es decir, una vuelta a nuevas formas de mayor control individual de los países.

La respuesta es demasiado seria como para dejarla sólo en manos de quienes priorizan la estabilidad económica por sobre los ideales políticos. Está demás reiterar que la unidad resulta el mejor antídoto a siglos de conflictos entre europeos, y a dos guerras mundiales iniciadas por ellos. Aunque la población se siente poco interpretada, pues los beneficios materiales y los progresos logrados, los ven amenazados, por nuevos y mayores sacrificios, en vez de disfrutarlos. Y no son pocos los que argumentan que los recursos se malgastan justamente en ayudas a los menos responsables, como Grecia.

No estamos frente a una crisis total y al término de la Unión Europea. Sólo un resquebrajamiento que hay que tomar en serio, y cuya solución obligará a los más duros a escuchar a los que protestan. Grecia no representa más que un pequeño 2% del Producto Interno Bruto de la UE, por muy grave que sea su situación económica interna. Es mucho mayor lo que está en juego, si no se sortea hábilmente.

Más medidas drásticas, como salida del euro, nuevos condicionamientos a préstamos de rescate, o imposiciones todavía imposibles de cumplir, destruirían a Grecia y crearían un caos interno, sin cambiar la voluntad ciudadana. Junto con los enormes desafíos de su triunfo, Tsypras debería conjugar la salida de la crisis, con su permanencia en la UE. Y ésta, preservar lo alcanzado en la unidad, aunque se crezca algo menos en los objetivos económicos generales. La apuesta europea es finalmente, revertir un OXI en un NAI.

Comentarios del artículo: ¡OXI!: Alcances del No griego - Publicado: a las 8:00 am

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 01/07/2015

Chile taimado

Mientras Perú obtuvo un logro interno que tanto necesita su Presidente, y de paso Bolivia se llevó otro apoyo político a su causa de mediterraneidad, Chile reaccionó a la declaración de Humala y morales con la constante previsibilidad de nuestra política exterior.

El apoyo del Perú a través de un comunicado conjunto a una salida al mar de Bolivia, en pleno juicio ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, ha sido un golpe bajo, sin lugar a dudas. No ha sido un lapsus comunicacional y ni siquiera un mal entendido. Ha sido una toma de posición precisa. Tampoco la subsana un reconocimiento tardío de que es un asunto bilateral chileno-boliviano.

Lamentablemente, se une a una cadena de hechos y acciones peruanas con nosotros, como han sido las acusaciones de espionaje; el retiro temporal del embajador en Santiago; o los incumplimientos de compromisos acordados ante la Corte luego de la sentencia de delimitación marítima. Es el caso de hacerse parte de la Convención del Mar y, en consecuencia, modificar su “mar jurisdiccional” por el de Zona Económica Exclusiva y todo lo que ello implica jurídicamente; así como otras secuelas relativas a la ejecución integral de dicho fallo frente a la nueva delimitación determinada por la Corte a expensas de Chile. Y sin olvidar otro asunto de suma importancia, como es ahora la reclamación del pequeño pero significativo, “triángulo terrestre”, insistiendo en que tal límite no concluye en el Hito 1, reconocido por la sentencia, sino en el pretendido Punto 266, unos 350 metros más al sur, que ha sido siempre chileno, no obstante, tendría costa seca si hipotéticamente perteneciera al Perú. Un nuevo litigio terrestre incubado por nuestro vecino, y que seguramente será motivo de otro pleito limítrofe. Vale decir, una constante de la diplomacia peruana, la que con visión de largo plazo, sin importar cuanto tarde, no está dispuesta a solucionar definitivamente las reivindicaciones fronterizas que zanjaron el Tratado de 1929 y su Protocolo Complementario.

Chile reaccionó con sorpresa y molestia. Hay voces oficiales que han pedido aclaraciones, y parlamentarias, que a coro han exigido explicaciones, notas de protesta y otras más drásticas, como no acudir a la Cumbre a nivel presidencial. Todas perfectamente predecibles para quienes nos conocen y son capaces de anticipar nuestras consabidas respuestas diplomáticas, enmarcadas en el estricto derecho vigente, y de acuerdo al esquema que nos dejó el Siglo XIX.

Chile ha reaccionado con sorpresa y molestia. Hay voces oficiales que han pedido aclaraciones, y parlamentarias, que a coro han exigido explicaciones, notas de protesta y otras más drásticas, como no acudir a la Cumbre a nivel presidencial. Todas perfectamente predecibles para quienes nos conocen y son capaces de anticipar nuestras consabidas respuestas diplomáticas, enmarcadas en el estricto derecho vigente, y de acuerdo al esquema que nos dejó el Siglo XIX. El resultado, un Chile que asistirá a la próxima cumbre de la Alianza del Pacífico, en Paracas (Perú), pero donde no habrá conversación alguna con el Presidente Ollanta Humala. Como si con esa demostración de enojo, sorteamos la trampa. Al contrario, caemos derechamente en ella, pues seguramente así lo han planificado. Perú obtiene un logro interno que tanto necesita su Presidente. Y de paso, Bolivia se lleva otro apoyo político a su causa de mediterraneidad, sumado a los explícitos de Venezuela y Uruguay, sin contar con los que seguramente tiene, todavía no publicados.

Cabe preguntarse si no hubiéramos podido idear una reacción diferente, más imaginativa y, por qué no, más acorde con la maniobra de ambos países para neutralizarla. Tal vez, aprovechar el inusitado apoyo del Perú a la causa boliviana, al que debemos consultar por el Protocolo de 1929, precisamente para comprometer a Humala en una solución para su amigo Evo Morales, esta vez sin oposición a un corredor, como ocurrió en la propuesta de Charaña; o un enclave justo en el triángulo terrestre que ahora nos reclama, donde Perú generosamente, desistiría de él y Chile le cedería el mar que ya no se puede disputar; o cualquier otra fórmula ya utilizada internacionalmente, como arriendo de un territorio, un corredor binacional o trinacional de integración, sin soberanía, para unirlo, o vincularlo con la concesión peruana a Bolivia en el puerto de Ilo, el que nunca ha utilizado. Eso sí, siempre con alguna compensación boliviana equivalente, territorial, o de recursos energéticos, gas, petróleo, o agua. Nunca gratis. A lo mejor, aunque no prosperare, así podríamos desenmascarar y dejar en evidencia, al que verdaderamente se ha opuesto siempre a toda solución a Bolivia, antes y ahora. A pesar de que los bolivianos lo saben, aunque les resulta más rentable sólo culpar a Chile.

Por cierto, es imaginar lo imposible, dada la constante previsibilidad de nuestra política exterior, y el que Chile nunca tendría tanta ductilidad ni ingenio para salir de su mirada decimonónica consabida, por lo que seguimos sumando controversias con los dos países, sin recibir ningún apoyo regional ni mundial, y como siempre, arriesgando pérdidas marítimas o territoriales. Cuesta enormemente pensar el que tendríamos otra reacción, que no sea un Chile obviamente taimado.

Comentarios del artículo: Chile taimado - Publicado: a las 8:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.