" "
Blog de
  • René Legue Cárdenas

René Legue Cárdenas

Administrador Público, master en Educación y candidato a Doctor.

Etiquetas: , , » Publicado: 05/01/2015

Una deuda pendiente con los pescadores artesanales de Aysén

En Chile se ha instalado la cultura de la desconfianza, el abuso de poder, la descoordinación y la falta de fiscalización para la actividad pesquera industrial. El Gobierno debe impulsar una reforma legal global y paralelamente debe formular una política pública o de Estado para el sector artesanal.

Con nostalgia, orgullo y preocupación he decidió escribir este artículo dedicado a todos mis hermanos pescadores artesanales de la Región de Aysén, que con mucha valentía, sacrificio y esperanza han dedicado toda su vida trabajando en el mar, haciendo de ella la cultura de la sobrevivencia humana, donde las características más notorias y particulares son la lluvia, el viento, los desafiantes temporales, el frío intenso que penetra a cada pescador que se hace mar afuera, dada las condiciones en que realizan sus actividades pesqueras.

Dada las características del clima y de las condiciones en que realizan sus actividades en el mar, hacen que su sistema de vida sea abnegado, de mucha resilencia y en muchos casos colocan en riesgo su vida y la de su propia familia para ganarse en forma digna el pan, la comida para su sustento diario y la de su grupo familiar, pero consciente de que su trabajo, contribuye sin duda alguna al bienestar y desarrollo de su localidad, comuna y región.

En este contexto, mi primera reflexión dice relación con la entrada en vigencia de la Ley General de Pesca y Acuicultura, en el año 1991, la que evidencia un conjunto de situaciones y cuestionamientos relacionados con el desarrollo de la actividad pesquera, su relación y vinculación con el progreso económico y social del país, como de su capacidad para estimular la ocupación y aprovechamiento de los espacios marítimos a los que Chile tiene acceso. Especial relevancia tiene esta materia cuando nos referimos al proyecto de ley que crea la zona contigua, el sistema de administración de cuotas y los porcentajes de capturas establecidas por esta ley y sus modificaciones posteriores para los sectores que intervienen en su aplicación y desarrollo como lo son la pesca artesanal y el sector industrial.

Sin embargo, dicha ley y sus modificaciones han generado una serie de efectos, la mayoría negativos para el sector de la pesca artesanal por cuanto es el más débil y frágil a la hora de introducir cambios sustanciales en la normativa que regula el sector, como de aquellas medidas administrativas que se establecen sin consulta previa ni participación de sus actores principales como los es en esta última instancia el Comité Técnico, ley que entrega todas las facultades y competencias al comité científico, quienes son los responsables finales de establecer las cuotas para la pesca artesanal. Esta situación hace necesario una reforma de la institucionalidad pesquera en chile, eliminando de lleno todos los nuevos cuerpos legales que se han venido dando en la última década y estableciendo una nueva normativa, más bien de carácter regional.

El mar es por esencia una fuente de recursos que ha sido explotada desde tiempos ancestrales, siendo históricamente las caletas de pescadores (población flotante), del litoral o sector costero del país, las dedicadas a la extracción de los recursos hidrobiológicos, originando sistemas de vida y culturas muy particulares y singulares, de las cuales son herederos legítimos los pescadores artesanales.

En este contexto recobra importancia su labor, dado que históricamente los pescadores artesanales casi no han sido considerados ni escuchados, ya sea en la formulación de las políticas, como de los instrumentos legales para orientar al sector pesquero y la actividad global que ello amerita. Un caso concreto de lo anterior son las políticas económicas que se han impulsado en esta materia, que tienden a regular el sector pesquero en el contexto de una economía de libre mercado y materializado a comienzo de los años ‘90 a la fecha, por medio de la promulgación de algunos cuerpos legales que tienen como objetivo regular el sector pesquero artesanal, incorporando más tarde el tema de la acuicultura.

Sin embargo, estos instrumentos legales debilitaron la idiosincrasia propia de los pescadores artesanales, dado que se caracterizaron por su intencionalidad de privatizar los recursos pesqueros, estableciendo criterios y procedimientos que a la larga funcionan y seguirán actuando sobre la base del paradigma económico, es decir, sobre la base de la libre competencia – relación oferta/demanda.

Por otro lado, los cambios institucionales que se han generado en el sector artesanal, las diferentes modificaciones que se han introducido a la ley general de pesca y acuicultura en materia como áreas de manejo, régimen artesanal de extracción, registro pesquero artesanal, porcentaje de captura, etc., cuyo propósito ha sido ordenar el sistema, no ha logrado su finalidad. Por el contrario, estas modificaciones sólo han producido entregar más facultades y competencias a órganos centralizados, entregando mayor dominio y poder al sector industrial y junto a ello, ha instalado la cultura de la desconfianza, el abuso de poder, la descoordinación y la falta de fiscalización para la actividad pesquera industrial.

A pesar de que cada día existe una mayor demanda por los recursos capturados por el sector pesquero artesanal no se ha producido el aumento esperado en los precios de venta, y peor aún, en algunos casos el precio de los productos ha disminuido, impidiendo que los pescadores perciban el valor real de su producción y trabajo. La misma situación se presenta a la hora de establecer las cuotas de captura para cada sector, siendo ésta de responsabilidad exclusiva del comité científico, dado que el comité técnico donde participan los pescadores artesanales no tiene ninguna injerencia en la toma de decisión.

Dado estas características, el Gobierno de Chile debe impulsar una reforma legal global y paralelamente debe formular una política pública o de Estado que permita entregar lineamientos al sector pesquero nacional, que privilegie el cuidado y el uso óptimo y racional de los recursos del mar como de su mantención y equilibrio del sistema, donde se establezca la investigación científica de los recursos marinos, debiendo ser realizada por un órgano técnico especializado, función que en el mediano plazo, debería ser asumida por la Universidad de Aysén, a través del Instituto de Investigación de Ciencias del Mar.

Comentarios del artículo: Una deuda pendiente con los pescadores artesanales de Aysén - Publicado: a las 9:17 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 27/08/2013

Aysén y la necesidad de una universidad estatal

Lo señalado por Víctor Cubillo, rector de la Universidad Austral, sobre que no es necesario una una universidad, es lamentable, destemplado e incongruente, demuestra su falta de visión estratégica respecto del modelo de desarrollo que requiere la Región de Aysén para garantizar una mejor calidad de vida para sus habitantes,donde necesariamente debe estar presente una universidad estatal, tal como lo tienen todas las regiones del país.

Con preocupación y molestar reaccione ante un titular aparecido en ese prestigioso diario La Nación, publicado el 6 de agosto con el título  “Rector U. Austral y propuesta de Bachelet: ‘No es necesario crear otra Universidad’ en Aysén”. Mi primera impresión y reacción al leer este inoportuno y poco educativo anuncio del Sr. Víctor Cubillo, donde señala como factores de la inconveniencia de una nueva institución de educación superior,  el escaso número de alumnos que egresan y una alta tasa de mortalidad. Sin duda alguna que lo señalado por el Sr. Cubillo es lamentable, destemplado e incongruente, demuestra su falta de visión estratégica respecto del modelo de desarrollo que requiere la Región de Aysén para garantizar una mejor calidad de vida para sus habitantes, donde necesariamente debe estar presente una universidad estatal, tal como lo tienen todas las regiones del país, porque responde a un modelo de vida de una sociedad moderna, que refleja cambios dinámicos, cambiantes y muy exigentes por parte de una ciudadanía empoderada, razón por la cual los órganos de la administración del Estado, están obligados a generar los ajustes y adecuaciones necesarias a esta nueva realidad que vive el país.

Resulta imperioso la presencia de una institución de educación superior del Estado que se dedique a diseñar, elaborar e implementar planes y proyectos de investigación y desarrollo, sobretodo, que asuma la tarea de diagnosticar la cantidad real de recursos naturales con que cuenta la Región de Aysén, y a través de instrumentos legales y herramientas de gestión pueda la propia comunidad regional determinar cuáles de estos recursos serán destinados al desarrollo y cuales serán destinado a la conservación como parte del patrimonio natural y cultural de la región y del país.

 

Además, demuestra que no conoce en su máxima dimensión lo que es nacer, crecer y vivir en la Región. “Los hijos de Aysén”, estamos consciente de lo que implica vivir en una Región catalogada como la más joven del país, con tan solo 100 años de vida, pero que cuenta con una gran cantidad de recursos naturales lo que la convierte en uno de los territorios con más potencial de crecimiento y posibilidades para garantizar la calidad de vida a sus habitantes y a todos aquellos que deseen vivir en la capital de la Patagonia Sur Austral de Chile (Aysén), junto a su enorme belleza natural y su privilegiado medio ambiente, particularidades que la sitúan como uno de los lugares del planeta selectivamente más buscado.

Entre las características que la destacan como única y distinta a las demás regiones del país, están su extensa superficie de 109.444 km2 de territorio, con aproximadamente 110.000 habitantes, según cifras estimada de proyección del INE. Cuenta con 5.000.000 hectáreas de Parques, 1.800.000 hectáreas de hielo, 1.000.000 hectáreas de borde costero y aptitud acuícola, 1.300.000 hectáreas de buenas aptitudes ganaderas, 500.000 hectáreas de bosque comerciales, 3.000.000 hectáreas potencialmente concesionables, 10.464 m3 de recursos hídricos, lo que representa el 35% del total del país.

Pero también tenemos debilidades, como su aislamiento geográfico, dificultades de comunicación e integración al resto del territorio nacional, escaso desarrollo, condiciones climáticas adversas y por sobre todo no contamos con una universidad estatal. Esta situación, entre otras, la hacen acreedora de ser la Región que presenta el mayor costo de vida para sus habitantes, lo que por cierto, genera un impacto negativo para los jóvenes que tienen que salir de la zona para continuar estudios superiores.

A lo anterior se suma el costo familiar del desapego de nuestros jóvenes con su grupo familiar al deber salir de la ciudad para continuar estudios. No obstante, y contrario a lo señalado por el Rector de la Universidad Austral de Chile, aproximadamente un 10% de los jóvenes que egresan de 4to medio sale de la Región, dado que la oferta académica de estudios superiores que existe no es atractiva ni se ajusta a sus expectativa y proyecto de vida, constituyendo en promedio unos 2.450 estudiantes que egresaron el año 2012 de enseñanza media (incluye cifras que considera a jóvenes y adultos egresados de 4to medio).

Estos antecedentes, como muchos otros que han sido estudiado por profesionales y especialistas en la temática del desarrollo regional avalan la urgente necesidad que sus habitantes han venido demandando por espacio de muchos años, de contar con una universidad estatal que imparta las mismas carreras tradicionales que ofrecen hoy día las demás universidades del país, cuyo proyecto educativo debería estar orientado sobre la base de tres pilares fundamentales: la docencia de pregrado y postgrado, la extensión y el desarrollo científico y tecnológico (I +D), por cierto, a través de un proceso gradual de implementación de carreras de pregrado y postgrado en el tiempo, sobre la base de una adecuada planificación estratégica de ejecución de su proyecto educativo. Además, resulta imperioso la presencia de una institución de educación superior del Estado que se dedique a diseñar, elaborar e implementar planes y proyectos de investigación y desarrollo, sobretodo, que asuma la tarea de diagnosticar la cantidad real de recursos naturales con que cuenta la Región de Aysén, y a través de instrumentos legales y herramientas de gestión pueda la propia comunidad regional determinar cuáles de estos recursos serán destinados al desarrollo y cuales serán destinado a la conservación como parte del patrimonio natural y cultural de la Región y del País.

En resumen, son estos hechos, antecedentes y factores que hace que los que nacimos y vivimos en la Región de Aysén estemos demandando la creación de una universidad estatal, tal como estratégicamente y con visión de futuro lo ha señalado la candidata a la presidencia de la República, Michelle Bachelet, además de otros factores como la llegada de nuevos capitales e inversión extranjera, dotar al Gobierno Regional de la autonomía necesaria para que pueda gestionar negocios con los mercados internacionales y presentar iniciativas de Ley en forma directa al Parlamento, por lo tanto es necesario la llegada del emprendimiento privado a la Región, que las medianas y grandes empresas no solamente generen procesos productivos y de servicios en el mercado regional, sino que también tributen en Aysén, permitiendo con ello un incremento del PIB regional. Es urgente la necesaria conectividad con el resto del territorio nacional, la agregación de valor en materia de una mejor calidad de los servicios básicos que demandan sus habitantes (educación y salud) y una mejor especialización de sus recursos humanos, factores que están en directa sintonía con un modelo de desarrollo sustentable en el tiempo, es decir, no solamente importa la productividad y la rentabilidad en los negocios, sino que es fundamental preocuparse también de la felicidad de las personas que vivimos en Aysén.

Ser eficientes y competitivos en la era actual, no se logra con una simple ecuación matemática de establecer costos y beneficios, para saber si un proyecto debe o no ser implementado en beneficios de una comunidad en particular, por el contrario, cuando empecemos a mirarnos interiormente y, tengamos la humildad de ser empáticos con las necesidades y los anhelos de los demás, estaremos iniciando la nueva era de la humanización del desarrollo. Lo que importa hoy en día en nuestra sociedad (Chile), con tanta desigualdad social, territorial, económica y cultural, es que iniciemos todo un nuevo proceso de vida, de mirarnos a la cara y de ser capaz de sentir el dolor del hermano que tenemos al lado y al que tenemos al frente. La Región de Aysén ha esperado por muchos años (décadas), que le llegue y pueda disfrutar del anhelado crecimiento económico, desarrollo y bienestar de sus habitantes, o sea, los frutos de la modernidad que hoy día viven algunos chilenos, por lo que es bueno que seamos serios y responsables respecto del rol que cada uno asume como actor y líder en el desarrollo de la región y el país.

Mi decisión y voluntad de cooperar y aportar decididamente está y estará siempre disponible para la Región,  para colaborar y hacer mi aporte a su desarrollo sobre la base de construir un modelo sustentable en el tiempo, que permita garantizar una mejor calidad de vida y bienestar para sus habitantes, con educación de calidad y por sobre todo, con una universidad estatal. El país requiere de todos y para todos, todos los chilenos tenemos las mismas obligaciones y derechos a una vida digna, con prosperidad y mucha confianza en el futuro, lo invito a dejar la calculadora a un lado y a colocar nuestra mirada y pensamiento en el corazón de cada chileno y chilena, priorizando aquellos que vivimos lejos de los beneficios que entrega la modernidad, la globalización y el desarrollo.

Comentarios del artículo: Aysén y la necesidad de una universidad estatal - Publicado: a las 12:46 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.