" "
Blog de
  • Raúl Molina Mejía

Raúl Molina Mejía

Guatemalteco, profesor de Historia de América Latina en la Universidad Alberto Hurtado y Coordinador de su Programa de Modelo de las Naciones Unidas.

Etiquetas: , , , » Publicado: 15/03/2016

Honduras luego del asesinato de Berta Cáceres

El Estado hondureño falló en sus obligaciones y ahora trata de confundir el caso del crimen de la líder indígena. Después de más de 100 asesinatos de activistas desde 2009, bajo la “cortina de humo” de la violencia delictiva, no se cree en las “buenas intenciones” de Tegucigalpa.

El Gobierno de Honduras es fuertemente criticado en el plano internacional, incluidas la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), no solamente por el asesinato de Berta Cáceres, el pasado 3 de marzo, sino que también por sus acciones luego del hecho.

Berta Cáceres, lideresa del pueblo indígena Lenca y fundadora y directora de la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Honduras (COPINH), de madrugada fue asesinada a balazos en su casa por dos “personas desconocidas”. En el acto fue herido Gustavo Castro, ambientalista mexicano que visitaba a la COPINH, convirtiéndose en el único testigo del crimen.

Berta Cáceres fue figura destacada en el movimiento que se opuso al golpe cívico-militar contra el Presidente Zelaya, en 2009, y activa dirigente del movimiento de resistencia. Se le otorgó el Goldman Environmental Prize en 2015, por abanderar la lucha exitosa para impedir el desalojo de población Lenca con el fin de poner una hidroeléctrica en sus tierras. A raíz de las múltiples y reiteradas amenazas a su vida, la CIDH exigió medidas cautelares para Berta Cáceres, quien debió haber estado permanentemente bajo protección policial. El Estado hondureño falló en sus obligaciones y ahora trata de confundir el caso. Al testigo sobreviviente, Gustavo Castro, se le trata como “acusado”, sin serlo. Luego de tortuosos interrogatorios por más de 48 horas, sin alimentos y sin descanso, que trataban de implicar a miembros de COPINH en el acto homicida, se le impidió tomar su vuelo para regresar a su país, pese al acompañamiento de funcionarios de su Embajada. Una jueza ha ordenado que se le retenga 30 días en Honduras, contra su voluntad y con peligro para su seguridad física.

Mientras tanto, la Misión de Honduras en Chile traslada documentos explicativos de su Gobierno, la mayoría de los cuales no llevan firma responsable y presentan los hechos de manera tergiversada. Aunque indican que para las investigaciones cuentan con asesoría del exterior, los familiares de Berta Cáceres y el movimiento social exigen que la investigación sea hecha por una entidad con presencia de personas extranjeras de confianza. Después de más de 100 asesinatos de activistas desde 2009, bajo la “cortina de humo” de la violencia delictiva, no se cree en las “buenas intenciones” del Estado hondureño.

Comentarios del artículo: Honduras luego del asesinato de Berta Cáceres - Publicado: a las 12:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.