" "
Blog de
  • Rafael Rosell

Rafael Rosell

Rector Universidad Central de Chile

Etiquetas: , , , , » Publicado: 15/04/2015

Crisis política: Un desafío ético

No se trata de tirar la “mugre bajo la alfombra”, requerimos asumir la urgencia que exige enfrentar un problema ético que erosiona las confianzas de nuestra convivencia social.

61% de los chilenos considera que enfrentamos una crisis política, según la encuesta de Imaginacción y la Universidad Central. El subsecretario del Interior Mahmud Aleuy señaló que los escándalos de corrupción han desnudado un problema ético en Chile, que sólo se podrá enfrentar con una acción efectiva   de todas las instituciones del país.

El diagnóstico de la sociedad civil y las autoridades es el mismo: enfrentamos una crisis ética y necesitamos una solución integral. No se trata de tirar la “mugre bajo la alfombra”, requerimos asumir la urgencia que exige desafiar un problema que erosiona nuestra convivencia social, y por ende la credibilidad que da sustento al proceso democrático.

Se necesita de liderazgos creativos, en varios frentes, si no terminaremos diluyendo nuestro capital social. Esos recursos que se expresan en la confianza que tenemos hacia los demás, que nos permiten trabajar junto a otros, formar equipos y postergar intereses individuales por proyectos colectivos, son la confianza, asociatividad y la flexibilidad. Éstas, al plasmarse en las instituciones y en las prácticas de una sociedad, determinan su productividad, estabilidad y la paz social.

Ese es nuestro desafío: enfrentar un problema ético que erosiona las confianzas. Que requiere de soluciones creíbles de cara a la ciudadanía, que exige de parte de algunos políticos y empresarios, que asuman su responsabilidad, al margen de la legalidad de sus acciones, no olvidemos que la norma positiva es apenas un mínimo ético.

La Ley 18.575 señala que la probidad administrativa, que no es otra cosa que la aplicación de principios éticos a la función pública, “consiste en observar una conducta funcionaria intachable y un desempeño honesto y leal de la función o cargo, con preeminencia del interés general sobre el particular”. Esta es la clave que debe traducirse en la guía para el accionar de los empleados públicos, que enfrentados a un problema de integridad, de ética, de probidad, deben hacer primar el interés general por sobre el suyo particular.

Las autoridades deberán demostrar más que nunca, que su comportamiento se sustenta en principios y esto debe apreciarse día a día. Así como los funcionarios que manejan los recursos, en particular aquellos que la sociedad provee para cumplir los fines sociales del Estado, que actúen de manera transparente y los mecanismos fiscalizadores sean efectivos y concluyentes.

Comentarios del artículo: Crisis política: Un desafío ético - Publicado: a las 6:15 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 11/11/2014

Presupuesto 2015 y el CAE

La propuesta del rector presidente del Consorcio de las Universidades Estatales (Cuech), Aldo Valle, de pedir más recursos para esos planteles significa poner fin al CAE. Más allá de las demandas de algunas autoridades, hay que pensar en la inclusión e igualdad social y no en seguir profundizando la segregación y las brechas de desigualdad.

Las expresiones del rector de la Universidad Alberto Hurtado, padre Fernando Montes, sobre  el eje del debate en la reforma educacional siguen resonando con fuerza. Más aún, luego de las reacciones de varios rectores de las Universidades del  CRUCH  al conocer el  Presupuesto 2015.

El padre Montes señaló: “En el debate sobre la reforma educacional   sólo se habla de plata”.

Esa posición quedó clara, cuando el presidente del Consorcio de las Universidades Estatales (Cuech), Aldo Valle criticó los recursos destinados a la educación superior,  indicando que no se apreciaba  la voluntad  de fortalecer la educación superior pública. Y que no era suficiente el aumento de $26 mil millones para cumplir sus metas. Lo mínimo -indicó- habría sido duplicarlo.

El vicepresidente del Consejo de Rectores -por su parte- acusó de discriminación a favor de planteles privados del Cruch, porque se privilegió en el fondo de internacionalización a la Universidad Católica.

Por último, el rector Valle lamentó que el presupuesto de educación  superior contemple un fuerte aumento de los recursos destinados al CAE, y propuso  cubrir  el  financiamiento de este crédito en aquello jurídicamente comprometido, pero sin incorporar a nuevos estudiantes. La propuesta del rector significa poner fin al CAE, pensando probablemente que esos dineros podrían servir para aumentar sus demandas de mayores recursos.

El CAE es lo que ha permitido a cientos de miles de estudiantes llegar a la educación superior. El 63% de sus beneficiarios, pertenecen a los primeros quintiles de ingreso económico: 40% al primer quintil, el 23% al segundo y 18% al tercero.  Y las universidades del CRUCH concentran sólo el 12% de este beneficio (utilizan el Fondo Solidario), las universidades privadas el 42%, los institutos  profesionales  un 32 %  y un 14% los centros de formación técnica. En esto todas las Universidades están reguladas.

Esperemos hasta que llegue la gratuidad en la educación superior. Por el momento es conveniente preocuparse realmente por los miles de estudiantes que siendo capaces no pueden, sin el CAE (mal menor), acceder a la educación superior y no pensar en marginarlos o seguir profundizando la segregación o acrecentando las brechas de desigualdad que tenemos en este tema en nuestro país.

Estos son asuntos muy delicados. Es necesario tener cautela y ser muy responsable en considerar  que  la inclusión  e igualdad social es una  de las razones que justifican el aumento de esos fondos en el Presupuesto 2015, más allá de las demandas de algunas autoridades.

Comentarios del artículo: Presupuesto 2015 y el CAE - Publicado: a las 8:32 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 08/10/2014

Lecciones del modelo educativo de Finlandia

La calidad de la educación finlandesa está determinada por factores que han estado ausentes en la discusión de la reforma chilena, como el alto estatus de la profesión docente, la participación activa de los alumnos, y las novedosas metodologías de enseñanza.

En medio del debate parlamentario sobre la reforma educacional, es necesario detenerse a reflexionar sobre algún modelo educativo que ilumine con claridad el camino que deberíamos transitar para una educación de calidad y que más adecuado que el finlandés, reconocido  internacionalmente como el mejor del mundo, de acuerdo a su puntuación en rankings y test  internacionales estandarizados.

Cabe preguntarse: ¿Cuáles son sus pilares?

Primero, Finlandia es un país que ha construido su desarrollo en base a  la confianza, más que en métodos punitivos. El denominado capital social es su principal recurso,  y por eso  las autoridades educativas establecen  una propuesta curricular común,  pero les permiten a las instituciones realizar  modificaciones en función de sus propios diagnósticos y necesidades.

En relación  a la equidad y la  igualdad en el acceso, efectivamente el sistema finlandés provee dichas condiciones, pero lo relevante es que su sistema igualitario apunta a  formar sujetos autónomos capaces de pensar por sí mismos y dándoles posibilidades a todos por igual.

El modelo se sustenta  en la calidad de sus docentes. En Finlandia la pedagogía está centrada en los estudiantes y existe una alta motivación por enseñar dado el alto estatus social que tiene ser profesor en ese país. Ello redunda en que se trata de un área altamente competitiva y donde para llegar a pararse frente a estudiantes e impartir docencia se requiere una excelencia académica que pocos alcanzan.

Los profesores incentivan la participación activa de los alumnos. En general se hacen muy pocas  pruebas y controles, casi ninguna hasta el nivel secundario. El ambiente dentro de las salas de clases es relajado y distendido.

En relación  a la equidad y la  igualdad en el acceso, efectivamente el sistema finlandés provee dichas condiciones, pero lo relevante es que su sistema igualitario apunta a  formar sujetos autónomos capaces de pensar por sí mismos y dándoles posibilidades a todos por igual.

La calidad finlandesa está determinada por factores  como el sentido de responsabilidad individual de la comunidad académica, la alta exigencia de la profesión docente y los métodos con los que se aborda la enseñanza.

Cuesta encontrar en el debate actual, algunos de estos puntos en la  discusión.

Comentarios del artículo: Lecciones del modelo educativo de Finlandia - Publicado: a las 9:36 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 09/06/2014

Control y Universidades

La mirada contralora muchas veces es temida por las Universidades Estatales que piensan que es una traba. No lo es, muy por el contrario, es una gran ayuda para una buena gestión.

Con  la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet, el contralor Ramiro  Mendoza realizó su cuenta pública y efectuó  una serie de recomendaciones, que  resultan necesarias  de tener en cuenta,  más aún cuando  el país  está  viviendo  un proceso  de transformación  profundo de su  sistema educativo, y en particular de  sus  casas de estudios superiores.

Si  uno de los ejes del proceso es   fiscalizar   la existencia  de  lucro,  eso lleva necesariamente  a que  se demanden  los  instrumentos necesarios para que  la entidad contralora  pueda  ejercer sus funciones.

El contralor general había  indicado con anterioridad que “no existían mecanismos directos para fiscalizar  recursos públicos que  reciben las universidades privadas”, lo que  es contradictorio con el hecho que éstas reciben dineros estatales. Al ser así, deberían  estar obligadas a rendirlos  públicamente, de cara al principio básico de toda adecuada administración de fondos estatales la rendición de cuentas o accountability.

De ahí  la urgencia de que se envíe por el Ministerio de Educación y luego se apruebe por el Congreso, el proyecto de Ley de  la Superintendencia  de Educación Superior. A la vez, debe avanzarse en ampliar las atribuciones de la Contraloría  General  de la República de manera que  pueda fiscalizar la inversión que hacen las universidades privadas de los fondos que les son entregados por el Estado, con dineros de todos para cumplir una función pública que es la educación.

Por  su parte, y en relación  a las universidades estatales y  al trato especial  que ellas merecen por el rol que  poseen  en el sistema de educación  superior,  Mendoza fue taxativo: “Si vamos  a jugarnos  con  que las universidades estatales son realmente estatales, debemos situarlas  donde están, en  el sector público, con las reglas especiales de su administración”. En este punto, hizo mención  a la tensión  que  experimentan al verse sometidas a una serie de fiscalizaciones  y  autocontroles “que no son compatibles y necesarios”.

Es urgente que se envíe y apruebe el proyecto de Ley de  la Superintendencia de Educación Superior. A la vez, debe avanzarse en ampliar las atribuciones de la Contraloría  General  de la República de manera que  pueda fiscalizar la inversión que hacen las universidades privadas de los fondos que les son entregados por el Estado

“Por una parte  están  sujetas  a la ley 18.406 de sociedades anónimas, parcialmente   a la  ley de administración  financiera del Estado y a la contabilidad gubernamental. Y además deben cumplir las reglas de transparencia y de adquisiciones  de compras públicas porque  son  entidades de  servicio público  dedicadas a la educación  pública”, indicó.

“El que las universidades estatales tengan que publicar sus balances no tiene sentido, porque es  un gasto innecesario”, para eso está el principio de transparencia y su regulación legal que le es aplicable a estas universidades. Además cuestionó  que se les obligue a hacerlo. “Si son entidades públicas, deben someterse  a los controles de dichas entidades y no verse sometidas muchas veces al  estrés  de   estar solicitando créditos en los bancos, que las saca de su verdadera naturaleza: que es ser  entidades de servicio público”.

La mirada contralora muchas veces es  temida por las universidades  estatales que piensan que es una traba. No lo es, muy por el contrario, es una gran ayuda para una buena gestión y a eso apunta lo señalado por  el contralor general de la República.

En  sus palabras, Mendoza entregó  definiciones  precisas,  en un  debate muchas veces monopolizado por visiones ideológicas  en las  que se echaba de menos  conclusiones como éstas, ponderadas a partir de la experiencia.

Comentarios del artículo: Control y Universidades - Publicado: a las 11:59 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 29/05/2014

Hacia una Asamblea Nacional de Rectores

Es necesario constituir formalmente, desde el Estado, una instancia integrada por universidades tradicionales y privadas. No hacerlo en un acto discriminatorio hacia miles de estudiantes universitarios y sus familias, especialmente las más vulnerables, que definitivamente quedan sin representación.

La Presidenta Michelle Bachelet señaló en el discurso del 21 de mayo, que Chile había cambiado, que la sociedad se encuentra empoderada, que demanda cambios  y que éstos  deben hacerse  manteniendo la gobernabilidad del país.  Una de las reformas  centrales del Gobierno,  y que comenzó a dar sus primeros pasos en el Congreso,  es la reforma educacional.

Es cada vez más necesario, en este llamado al diálogo constructivo que ha hecho la Mandataria que existan  las instancias para un debate efectivo y provechoso de todos  los actores que participan del  proceso educativo.

El ministro Nicolás Eyzaguirre tiene claro, desde  que lanzó su primera iniciativa,  que iba a transformarse  en una de las autoridades  más expuestas del  Ejecutivo.  Inició el proceso con  la creación de la figura  del administrador provisional en los establecimientos  universitarios, la que ha venido acompañada por una  batería de proyectos, como el término del lucro, la selección y el copago. Todas estas reformas promueven un cambio estructural en cómo se ha  entendido el sistema educativo en nuestro país.

El debate está recién comenzando y es realista considerar que  por la naturaleza de la iniciativas, los intereses que están en juego y envergadura de las reformas es muy probable que se constituya en el escenario  en que el oficialismo y  la oposición  enfrenten  una batalla ideológica, que pondrá sobre la mesa sus diferencias más estructurales.  Por eso, es cada vez más necesario, en este llamado al diálogo constructivo que ha hecho la Mandataria, que existan  las instancias para un debate efectivo y  provechoso de todos  los actores que participan del  proceso educativo.

No son suficientes las  instancias que hoy existen. De hecho, se requiere un marco institucional para que todos los rectores dialoguen, se conozcan y se pronuncien de manera regular y  como actores sean  partícipes de una  transformación, como la que estamos viviendo del sistema de educación superior.

En una de sus  últimas sesiones el CRUCH determinó que al menos hasta 2017 no se permitirá el ingreso de nuevas universidades  al sistema único de admisión. Eso deja de manifiesto la inconveniencia que aspectos tan relevantes como la selección universitaria  queden íntegramente  entregadas a los dictámenes de un  grupo de interés.

El Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas CRUCH (organismo que reúne  a las universidades estatales y privadas llamadas tradicionales  chilenas  anteriores  a 1981 o que derivaran de ellas) no es esa instancia  y no  pretende serlo.  De hecho ha tendido  a cerrarse frente a las demandas de nuevas entidades.  En una de sus últimas sesiones determinó que  al menos hasta 2017 no se permitirá el ingreso de nuevas universidades  al sistema único de admisión.  Y no olvidemos  que una  de las tareas fundamentales  del CRUCH es la aplicación  del sistema  nacional  de selección  e ingreso, que actualmente es  la Prueba de Selección  Universitaria  (PSU).  Lo hace por  intermedio de la Universidad de Chile a través del DEMRE, encargada de la administración  de la  PSU.

Por lo tanto la decisión de impedir nuevos ingresos ha provocado la justificada molestia de aquellas universidades  que aspiran a ser parte del sistema único de admisión, y deja de manifiesto la inconveniencia que aspectos tan relevantes como la selección  universitaria  queden íntegramente  entregadas a los dictámenes de un  grupo de interés.

Por eso es  necesario constituir formalmente, desde el Estado, una instancia que permita, ser protagonista a todos los actores de la educación  superior. Debemos  crear una Asamblea Nacional de Rectores, que no reemplace al CRUCH, sino  que lo complemente y  que  lo constituyan  tanto las universidades de las llamadas tradicionales  como  las privadas para que puedan  dialogar, participar  y  encontrarse en un debate constructivo.

No hacerlo no es un problema  que redunde  en un acto  discriminatorio hacia determinados rectores,  como se pueda pensar,  sino que lo es para  miles de estudiantes universitarios y sus familias, especialmente las más vulnerables, que definitivamente quedan sin representación.

Comentarios del artículo: Hacia una Asamblea Nacional de Rectores - Publicado: a las 9:19 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 19/05/2014

Un diálogo necesario en educación superior

En este contexto de profundo debate sobre las reformas que debemos enfrentar como sociedad, la experiencia de las universidades privadas con vocación social es necesaria, como lo hizo presente el informe de la OCDE en la que indicaba con acierto que las universidades del Cruch no reflejan la diversidad de la educación superior en Chile.

Estas semanas han sido intensas. Se tramita en el Congreso el proyecto de ley  que crea la figura de un administrador provisional y de un administrador de cierre para los planteles que eventualmente puedan presentar irregularidades. Se aprobó en la  Cámara de Diputados el proyecto de Reforma Tributaria que  debe darle sustento a las  reformas  que llevará  a cabo el Gobierno y  se han movilizado nuevamente los estudiantes reforzando sus demandas de cambio del sistema  educacional.

En este contexto de profundo debate sobre las reformas que debemos enfrentar  como  sociedad,  fuimos recibidos por el ministro de Educación los rectores de Universidades privadas con vocación social, específicamente la Universidad Academia de Humanismo  Cristiano,  la Universidad Miguel de Cervantes, la Universidad Católica Raúl Silva Henríquez y nuestra  casa de estudios.

Lo relevante del encuentro fue la oportunidad que tuvimos de plantear en qué contexto debe ejercer sus funciones el administrador provisional, en defensa al derecho a la educación y vinculado con este instrumento el rol de la superintendencia, cómo  preservamos la autonomía, y  cómo avanzamos hacia un proceso de acreditación que acompañe el desarrollo de las universidades. También planteamos la necesidad que una mejora efectiva  del sistema  de educación debe ser capaz  de subordinar  todos los intereses particulares  para llegar a una visión de conjunto, que permita avanzar en calidad e igualdad.

Planteamos al secretario de Estado que las universidades estatales  son indispensables y como tales  tienen todo el derecho a que su dueño les entregue un aporte  especial. Pero  además hicimos presente nuestra disposición a colaborar con  el proceso de reforma, porque consideramos que nuestra  experiencia  es necesaria, como lo hizo presente el informe de la OCDE, en la que  indicaba con acierto, que las universidades del Consejo de Rectores (Cruch)  no reflejaban la diversidad   de la educación superior  en Chile.

No deja de  sorprender la  decisión del  Cruch de que al menos hasta el  2017 no permitirá el ingreso de  nuevas universidades al sistema único de admisión, al que actualmente adscriben  25 planteles de los llamados tradicionales y ocho privadas.

Echamos de menos una instancia de diálogo institucional que refleje efectivamente  toda la complejidad de  nuestra educación superior, y que desde esa perspectiva podamos  hacer  nuestro aporte.

En este contexto, no deja de  sorprender la  decisión del  Cruch de que al menos hasta el  2017 no permitirá el ingreso de  nuevas universidades al sistema único de admisión, al que actualmente adscriben  25 planteles de los llamados tradicionales y ocho privadas.

La decisión en el contexto actual se justifica menos que nunca, primero porque las  razones  que se dieron más parecen una excusa, que una fundamentación. Se  habría  “congelado “el ingreso   porque   se está  a la espera de implementar las recomendaciones que la consultora Pearson formuló  a la PSU.

Si asumimos ese punto como válido, lo cierto es que uno de los debates que se  ha hecho presente con  fuerza en todos los niveles  educacionales  ha sido acerca del sistema de selección. Y si  ese es el problema, la solución no pasa por circunscribir el análisis a un  grupo  reducido , sino que es necesario  abrir  el espacio de debate, no sólo para avanzar en ese punto, sino para asumir que  esta reforma  profunda que demanda la sociedad en materia  educacional  exige un compromiso genuino de todos los actores que hacen  parte del sistema de educación superior.

Comentarios del artículo: Un diálogo necesario en educación superior - Publicado: a las 11:16 am

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 08/04/2014

Libres e independientes

Estamos convencidos que la vocación pública de una institución de educación superior no depende necesariamente de la naturaleza jurídica de su propiedad. Ese el modelo de la Universidad Central y por eso creemos importante plantear algunas propuestas para el debate sobre el sistema universitario.

Los medios de comunicación han sido el escenario, durante ya varias semanas, de un áspero debate respecto qué se entiende como público y cuáles serían las diferencias de esto con lo estatal. Más allá de la discusión conceptual, estamos convencidos que la vocación pública de una institución de educación superior no depende necesariamente de la naturaleza jurídica de su propiedad. En Chile existen universidades no estatales que han contribuido significativamente al desarrollo de nuestro país. Y también hay otras, estatales y no estatales, que no lo han hecho.

No obstante lo anterior, nos parece que el centro de la discusión no es  la dicotomía estatal/no estatal, porque en este debate pequeño se pierde el foco de lo verdaderamente importante.  En nuestra opinión la educación superior, como derecho  esencial, incide de manera fundamental en el desarrollo social, cultural y económico del país, por lo que su provisión siempre es de responsabilidad pública. Aceptarlo como tal constituye una premisa básica para la consolidación de un nuevo sistema de educación, el que deberá centrarse en criterios de calidad, justicia y equidad, sin espacios para la exclusión arbitraria o el lucro.

De este modo, en la discusión respecto de la educación universitaria deben tomarse en cuenta elementos de corte sociocultural y político y no sólo un enfoque económico. El Estado debe asumir la responsabilidad de mejorar las oportunidades educacionales de los grupos menos privilegiados, pues la educación universitaria debe ser accesible a todos sobre la base de las capacidades de cada uno, en un contexto cierto de igualdad de oportunidades. La premisa de igualar para crecer es determinante en el análisis de un proyecto de sociedad más justa y solidaria, y a eso nos debe convocar este debate.

Entendemos por educación pública aquella provista por entidades estatales y no estatales, que poseen características determinantes como independencia,  pluralismo, la participación de sus estamentos en la vida universitaria y, por supuesto, la reinversión de sus excedentes en la universidad. El punto focal para distinguir unas de otras  es  su vocación de servicio, donde el interés general o bien común prime sobre el interés particular de grupos de interés, ya sea económicos, ideológicos, religiosos o de otra naturaleza. Ese el modelo de la Universidad Central y por eso creemos importante plantear algunas propuestas para esta discusión:

Entendemos por educación pública aquella provista por entidades estatales y no estatales, que poseen características determinantes como independencia,  pluralismo, la participación de sus estamentos en la vida universitaria y, por supuesto, la reinversión de sus excedentes en la universidad. El punto focal para distinguir unas universidades de otras  es  su vocación de servicio.

– Toda institución que se someta a las exigencias del nuevo marco regulatorio que determine el Estado debiera ser considerada pública, independientemente de  su propiedad.

– Los responsables de la coordinación, regulación  y fiscalización del sistema deben ser organismos del Estado con capacidad de sanción efectiva. Deberían ampliarse las facultades de la Contraloría General de la República para ello y someterse a las normas de transparencia.

– Es imprescindible un nuevo sistema de selección e ingreso a las universidades que ofrezca igualdad de oportunidades y equidad.  Evitar la segregación es una forma de asegurar cohesión social.  Los actuales mecanismos de admisión y requisitos de ingreso dan como resultado que las universidades mal llamadas tradicionales tienden a ser elitistas, dejando a las universidades privadas, o al menos a una parte importante de ellas, la misión de acoger a los estudiantes que, teniendo talento y capacidades, deben cargar con una deficiente preparación que les heredaron colegios municipales o subvencionados de mala calidad.  Es el gran esfuerzo de nuestros académicos el que permite superar las brechas de inicio. En el caso de la Universidad Central, las cifras de empleabilidad de nuestros egresados, igual o mejores que muchas de las llamadas tradicionales, son una prueba de ello.

– La estructura interna de las universidades públicas debe contar con la participación efectiva de sus distintos estamentos en sus órganos colegiados, así como en la búsqueda de acuerdos en la generación de sus autoridades, respetando los ámbitos de atribución de cada una de ellas.

– Las universidades consideradas públicas no sólo deberían recibir financiamiento directo para la formación de sus estudiantes, sino también para desarrollar investigación y extensión.  De otro modo, se condenaría a estas instituciones a limitarse a la función docente y por ende a morir.

– Es imperiosa una reforma del actual sistema de acreditación. Deben revisarse los criterios e indicadores y, por supuesto, evitar el sistema de ranking por años que termina siendo usado como elemento de marketing por algunas instituciones de educación superior.

– Es necesario cambiar urgentemente la integración anacrónica del Consejo de Rectores o crear otra institucionalidad en que estén todos y no algunos. Cuando existen universidades excluidas de la institucionalidad de la educación superior, como en este caso, la exclusión no es a la universidad que nació después del año 1982, sino  que es un acto de discriminación para miles de jóvenes que estudian en estas universidades.

Para participar en este escenario de cambios es que nos estamos preparando. Con logros concretos, con avances tangibles, conscientes de que el modelo de la Universidad Central implica una gran responsabilidad. No sólo debemos probar nuestra capacidad de ser viables y progresar, sino que debemos demostrar en los hechos que somos capaces de brindar —cada vez más— una educación de excelencia, que forme los mejores profesionales y sea capaz de contribuir con la generación de conocimiento al desarrollo del país.

“Nosotros somos nosotros, libres e independientes”, como decía don Gonzalo Hernández, uno de los fundadores de la Universidad Central. Frase viva y elocuente que adquiere mayor relevancia, cuando durante los últimos días observamos con mucho interés los argumentos que se han vertido en torno a lo que debe ser una universidad “pública”.

Comentarios del artículo: Libres e independientes - Publicado: a las 9:29 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.