" "
Blog de
  • Patricio Walker

Patricio Walker

Presidente del Senado 2015-2016

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 14/07/2015

Acuerdo de Unión Civil: El pago de una deuda con miles de chilenas y chilenos

No podíamos seguir escondiendo una realidad. Desde este momento, hemos dignificado y logrado un notorio avance en reconocer que las parejas unidas por vínculos afectivos, sean de la orientación sexual que sean, deben contar con herramientas que les brinden protección entre ellas y frente a terceros.

La semana pasada, Chile dio un gran paso. A partir de las 8:30 del 9 de julio, miles de parejas que conviven pudieron comenzar a solicitar hora en las distintas oficinas del Servicio de Registro Civil del país, a fin de suscribir el Acuerdo de Unión Civil.

El país, tal como lo conocemos, ha cambiado significativamente. La ciudadanía entiende a la familia ya no sólo desde una visión rígida, sino desde una visión más amplia, flexible, que abarca diversos tipos de vínculos afectivos, los que no se limitan sólo al matrimonio.

La Ley de Unión Civil no sólo regula patrimonio y bienes.  Acá estamos hablando de personas, donde se les reconoce la dignidad a aquellos que deciden convivir. Esto significa que va a haber estado civil (conviviente civil), tribunales de familia para resolver los conflictos y el acto se va a celebrar ante un oficial del Registro Civil con toda la solemnidad que merece.

Era necesario avanzar legislando a fin de resolver situaciones  que no tenían regulación, como lo era el tema patrimonial entre los convivientes, la situación sucesoria o hereditaria entre ellos,  la protección que puede brindar el sistema previsional o de salud  a las parejas de los cotizantes ante diversas situaciones y el cuidado de los hijos  en caso de inhabilidad de los padres, entre otros temas.

El régimen general de bienes entre las personas que contraen la Unión Civil será la separación total de bienes. Sin embargo, se establece la opción para los contrayentes de adoptar un régimen de comunidad de bienes al momento de celebrar la Unión Civil. Además, durante la vigencia de la Unión Civil, los convivientes podrán, por una única vez, pactar la separación total de bienes.

Desde este momento, hemos dignificado y logrado un notorio avance en reconocer que las parejas unidas por vínculos afectivos, sean de la orientación sexual que sean, deben contar con herramientas que les brinden protección entre ellas y frente a terceros.

No podíamos seguir escondiendo una realidad y con esta ley estamos pagando una deuda histórica que el Estado de Chile y que la sociedad chilena tenía con más de dos millones de parejas, tanto homosexuales como heterosexuales, que no tenían ningún reconocimiento legal.

Comentarios del artículo: Acuerdo de Unión Civil: El pago de una deuda con miles de chilenas y chilenos - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 28/04/2015

Reformas radicales, reformas que duelan

La crisis de confianza es tan brutal, que sólo podemos enfrentarla con transparencia. En el Congreso Nacional tenemos una ruta ya recorrida, pero vamos a necesitar el aporte de todos los actores relevantes de la sociedad chilena.

No hay duda que hoy estamos enfrentando una fuerte crisis de credibilidad y confiabilidad en la política y los asuntos públicos,  lo que siendo un problema de importantes dimensiones, es también una oportunidad de transformación, haciéndonos cargo de implementar los más altos estándares en materia de transparencia, pues ésta se ha instalado en el mundo de hoy como un requisito indispensable para el mejoramiento sustantivo de la democracia y el desarrollo de la sociedad.

Al asumir mi cargo de Presidente del Senado, declaré en forma categórica mi irrestricto compromiso con la transparencia y la probidad en la gestión pública sin condicionamiento alguno. Tengo la convicción, sobre todo a partir de los últimos acontecimientos, que la ciudadanía difícilmente volverá a confiar en sus autoridades políticas si no extirpamos y rechazamos de raíz toda conducta y acción asociada al abuso de poder y al aprovechamiento ilegítimo.

La crisis de confianza es tan brutal, que sólo podemos enfrentarla con transparencia. Con opacidad no hay ninguna  posibilidad de recuperar la confianza de la ciudadanía. Tenemos que enfrentar esta crisis con medidas radicales, de fondo, no en la medida de lo posible, como pudo ser el proyecto de ley de financiamiento de la política del año 2003.

Presenté en conjunto con un grupo de senadores al Poder Ejecutivo, una propuesta de veinte medidas en la materia, las que a su vez se plasmaron en un proyecto de acuerdo que fue suscrito y aprobado por la unanimidad de los integrantes de la Cámara Alta. Estas medidas fueron presentadas al Consejo Asesor Presidencial contra los conflictos de interés, el tráfico de influencias y la corrupción.

En ese sentido, hemos acordado una agenda de trabajo en que los proyectos de ley que ya están presentados, van a ser aprobados en plazos acotados. Queremos implementar medidas radicales, que duelan. Si no duelen, no vamos a recuperar la confianza de la ciudadanía.

Tenemos que enfrentar esta crisis con medidas radicales, de fondo, no en la medida de lo posible, como pudo ser el proyecto de ley de financiamiento de la política del año 2003.

La comisión de Gobierno aprobó hace algunos días el proyecto que establece el principio de probidad en la función pública, que aumenta  los sujetos obligados a declarar intereses y patrimonios, que aumenta el detalle de esta declaración, regula el fideicomiso ciego y la enajenación de activos. La autoridad que no actualice con detalle la declaración de intereses y patrimonios va a perder el cargo. Estamos hablando de sanciones drásticas.

En el caso de las autoridades elegidas por votación popular, como los alcaldes, concejales, consejeros regionales y parlamentarios, van a perder el cargo si han hecho trampa o han cometido delito. También estamos limitando la reelección de parlamentarios; máximo tres periodos para alcaldes, concejales, diputados; y máximo dos periodos para los senadores, esto para darle más tiraje a la chimenea.

También hemos propuesto que la dieta parlamentaria y el sueldo de las altas autoridades del Estado se reajuste escalonadamente, para que los que ganamos más, se nos reajuste menos y los que ganan menos se les reajuste más, y así disminuir la brecha y la desigualdad.

Necesitamos que el Servicio Electoral pueda fiscalizar  el uso de los dineros de campaña. Para eso le vamos a dar recursos, dientes y uñas para poder hacer su trabajo. Debe primar un principio de transparencia y un principio de acceso a la información pública en los partidos políticos, incluso con Ley de lobby en los partidos, es decir, que se puedan registrar las audiencias para que haya un mayor control ciudadano.

También estamos proponiendo que los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados deban rendir cuentas todos los 4 de julio de cada año, fecha en que se conmemora la fundación del Congreso Nacional, y así  poder ser  autocríticos respecto del uso de recursos y podamos informar de lo que se hace en el Congreso.

Queremos también Educación Cívica en los colegios,  para que la niños sepan cuál es el rol de cada autoridad, porque muchas veces la gente no distingue entre lo que hace un intendente, un alcalde o un parlamentario. Estamos también apoyando la ley de financiamiento a la política, para que nunca más existan donaciones de empresas a campañas y nunca más haya donaciones reservadas. Todo debe ser público y vamos a acotar los gastos de campaña a la mitad.

Además, creamos la Comisión especial de Probidad y Transparencia, como una instancia coordinadora, que colabora en agilizar la tarea de tramitación legislativa de las comisiones permanentes de Constitución y Gobierno en materias especialmente relevantes, como las descritas anteriormente.

A mi juicio, nuestro país, y en particular el Congreso Nacional, tienen una ruta ya recorrida. Sin embargo, en ámbitos tan delicados como son la probidad y transparencia, los esfuerzos nunca son suficientes y vamos a necesitar el aporte de todos los actores relevantes de la sociedad chilena para superar la crisis de confianza.

En este gran desafío está presente mi convicción y mi compromiso, pues sigo creyendo que los problemas de la política se resuelven con mejor política y los problemas de la democracia se solucionan con más y mejor democracia.

Comentarios del artículo: Reformas radicales, reformas que duelan - Publicado: a las 7:15 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 03/04/2015

La necesidad de defender nuestra dignidad e integridad territorial

A propósito de los inminentes alegatos en La Haya para enfrentar el reclamo boliviano, el presidente del Senado explica por qué el tribunal no tiene jurisdicción para reconocer esta demanda.

El 4 de mayo van a empezar los alegatos en la Corte Internacional de Justicia en el tribunal de la Haya. Se está viendo una excepción presentada por Chile respecto de la demanda boliviana en contra de nuestro país, la que básicamente sostiene que este tribunal internacional no tiene competencia en esta materia.

Es muy importante que todos los chilenos tengamos claro por qué el tribunal de la Haya no tiene jurisdicción para reconocer esta demanda. El año 1948 se firma el pacto de Bogotá, que establece que la Corte Internacional de Justicia iba a tener competencia para conocer  las disputas que se puedan suscitar entre los países signatarios.

Sin embargo, en el artículo sexto se establece claramente que aquellos temas que han sido resueltos por tratados internacionales, suscritos por países miembros en años anteriores, es decir antes de 1948, están resueltos y por lo tanto no van a ser competencia ni jurisdicción de esta corte. Este es el caso de Chile y Bolivia, con el tratado de 1904, 44 años antes del pacto de Bogotá.

En segundo lugar, y yendo más a los temas de fondo, hay que decir que el tratado de 1904 fue suscrito de manera libre y voluntaria. Acá no hubo coacción, no hubo fuerza; es más, en Bolivia la gente celebró la firma de este acuerdo en los albores del siglo XX.

Este es un tema bilateral entre ambos países. Lamentablemente, Bolivia ha intentado transformarlo en un tema multilateral, llevándolo  a foros internacionales, haciendo una campaña propagandística y comunicacional, faltando a la verdad o diciendo las cosas a medias. Esto es inaceptable y estoy convencido que lo hacen porque saben que jurídicamente no tienen ninguna posibilidad ante los argumentos chilenos.

Chile ha cumplido todas las obligaciones contraídas el año 1904. Por ejemplo, construyó el ferrocarril de Arica a La Paz, dando a Bolivia acceso directo a  algunos puertos de Chile en condiciones de privilegio. Nuestro país vecino tiene acceso al mar,  obviamente no es soberano, porque esa es una situación que quedó claramente establecida en el tratado de 1904.

Si se llegase a considerar la demanda boliviana, situación que no va a ocurrir, se crearía una tremenda incertidumbre e inseguridad jurídica, porque cualquier país podría cuestionar los tratados limítrofes que tiene con otros países. Eso sería derogar el derecho internacional, establecer un caos jurídico.

Además, el hecho que Bolivia no tenga acceso al mar no es causa de sus problemas. Hay muchos países que no tienen acceso al mar y son desarrollados. Este es el caso de Suiza. Podemos decir con alegría que en los últimos años Bolivia ha crecido mucho y su economía ha tenido un fuerte dinamismo, lo que demuestra que efectivamente no hay una relación directa entre la falta del acceso soberano al mar y su situación económica.

El viernes 10 de abril voy a estar en Quito,  Ecuador, compartiendo con  los presidentes de los parlamentos de Unasur de nuestro continente para darles a conocer los argumentos jurídicos de Chile. Ha habido un lobby y una campaña propagandística comunicacional por parte de Bolivia que ha desinformado a otros países de nuestro continente y del mundo, por eso se hace muy necesario dar a conocer nuestra posición.

Hace algunos días me reuní con 70 embajadores del mundo que me fueron a saludar a raíz de haber asumido la presidencia del Senado. Naturalmente, aproveché la oportunidad para clarificar nuestros puntos y señalarles que Chile tiene argumentos jurídicos sólidos que respaldan su posición.

Si se llegase a considerar la demanda boliviana, situación que no va a ocurrir, se crearía una tremenda incertidumbre e inseguridad jurídica, porque cualquier país podría cuestionar los tratados limítrofes que tiene con otros países. Eso sería derogar el derecho internacional, establecer un caos jurídico. Por eso es tan importante defender nuestros intereses, nuestros principios y el tratado de 1904, pero por sobre todo, nuestra dignidad e integridad territorial como país soberano.

Comentarios del artículo: La necesidad de defender nuestra dignidad e integridad territorial - Publicado: a las 8:03 am

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 20/03/2015

Desconfianza y desilusión de la ciudadanía: Ahora es el momento de actuar

En estos días en que todos piden mayor probidad, transparencia y austeridad, tenemos que dar el ejemplo y enfrentar el actual escenario con liderazgo y decisión. Desde el Senado hemos tomado medidas concretas.

Con un grupo  transversal de senadores nos reunimos con la Presidenta Michelle Bachelet para entregarle 20 propuestas que apuntan  a mejorar nuestra institucionalidad democrática en materia de transparencia, todo esto en medio de una creciente desconfianza y desilusión por parte de la ciudadanía con la clase política y empresarial de nuestro país.

La develación de financiamiento irregular de campañas políticas, el cuestionamiento a negocios de familiares de altas autoridades públicas, el uso de información privilegiada y tráfico de influencias de parte de autoridades, ex autoridades o familiares de unos u otros; y el conjunto de actos y contratos en ciertas empresas privadas destinados a maximizar utilidades eludiendo (o incluso evadiendo) su responsabilidad tributaria han generado una fuerte mella en la confianza de la gente.

Ahora es el momento de actuar, hacernos cargos de este clima de desconfianza y enfrentarlo con liderazgo y decisión.

Estas 20 propuestas las transformamos en un proyecto de acuerdo que fue firmado por 28 senadores y fue aprobado por unanimidad en la sala del Senado.

Queremos que el Gobierno le ponga urgencia a algunos proyectos de ley que están radicados en distintas comisiones del Senado, como por ejemplo el que establece la probidad de la función pública, que aumenta la declaración de intereses y patrimonio para autoridades que no tienen esa obligación, y también proyectos que apuntan a aumentar las penas, como el que presenté esta semana con el Senador Alfonso de Urresti, porque es fundamental endurecer las penas para los delitos de cuello y corbata.

Necesitamos consignar un sistema de financiamiento público a los partidos políticos y a las campañas electorales de naturaleza público/privada, asegurando que todo ingreso que reciban los partidos y candidatos tenga un origen conocido.

También queremos el pronto envío de un proyecto de ley que configure a los partidos como personas jurídicas de derecho público, donde se consagren los principios de probidad, publicidad, transparencia, acceso a la información pública, democracia interna, descentralización y participación.

Necesitamos consignar un sistema de financiamiento público a los partidos políticos y a las campañas electorales de naturaleza público/privada, asegurando que todo ingreso que reciban los partidos y candidatos tenga un origen conocido.

Es fundamental que la Ley del Lobby  se aplique también  a los partidos políticos, para conocer las reuniones de todas las autoridades y dirigentes políticos con grupos de interés o de presión, los viajes realizados y los donativos recibidos.

Tenemos que establecer siempre la prohibición de postular a cargos de elección popular a personas condenadas por delitos que afecten a la probidad pública y fe pública, así como  limitar el número de reelección de todas las autoridades, en todos los cargos de elección popular, impidiendo con ello la reelección indefinida.

Es fundamental también que transformemos  al Servicio Electoral en un órgano constitucional autónomo, con recursos suficientes, amplias facultades de superintendencia en el ámbito de los partidos políticos y con capacidad real para fiscalizar el financiamiento de éstos y de las campañas electorales.

También hay que sancionar con la pérdida del escaño y la prohibición de postular a cargos de elección popular, a los parlamentarios, consejeros regionales, alcaldes y concejales que hayan sido condenados por sentencia penal firme por haber financiado su campaña electoral con aportes de terceros, obtenidos a través de actos fraudulentos que importen crimen o simple delito.

En estos días en que todos piden mayor probidad, transparencia y austeridad, tenemos que dar el ejemplo, por lo que solicitamos que las altas autoridades del Estado, ya sean senadores, diputados, ministros y subsecretarios, entre otras autoridades, no tengan reajuste como lo tiene el resto de los trabajadores públicos. A partir del próximo año, el reajuste debiera ser diferenciado.

Estas son sólo algunas de las medidas que incluye el proyecto de acuerdo que aprobamos en el Senado, a lo que se le suma la creación de una Comisión Especial de Probidad y Transparencia, entidad que se va a abocar a analizar y votar proyectos de ley en esta materia, un trabajo que va a ser complementario y paralelo al trabajo de la comisión de Gobierno y a la comisión de Constitución.

Hoy en día tenemos más de 30 proyectos relacionados a probidad y transparencia. Si sólo dependemos de una o dos comisiones, se nos va a producir una recarga legislativa que va a impedir que saquemos rápido esos proyectos de ley. Para evitar aquello, creamos esta nueva comisión.

Cuando asumí la presidencia del Senado, me comprometí con la probidad y la transparencia y con hacer todo lo posible para aportar en la recuperación de la confianza por parte de la ciudadanía. Como Senado de la República, estamos trabajando arduamente para lograr esto, no con palabras, no con anuncios, sino con medidas concretas.

Comentarios del artículo: Desconfianza y desilusión de la ciudadanía: Ahora es el momento de actuar - Publicado: a las 2:10 pm

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 12/03/2015

Para que recuperemos la confianza

Este 11 de marzo Patricio Walker asumió como presidente del Senado, en reemplazo de Isabel Allende, y en sus primeras palabras reivindicó a dos figuras de la democracia chilena como Patricio Aylwin y Gabriel Valdés en un contexto político donde las instituciones están en tela de juicio. Esta columna se basa en su primer discurso desde la testera de la Cámara Alta.

El 11 de marzo es una fecha muy significativa en la historia de Chile. Cómo no recordar que un día como hoy, aquí, hace exactamente 25 años, don Patricio Aylwin Azócar asumió la investidura de Presidente de la República, poniendo fin a una de las etapas más oscuras y tristes que recuerde la nación. Ese mismo día, otro hombre, también fundamental en la lucha por la recuperación de la Democracia, don Gabriel Valdés, asumió, en esta testera, como Presidente del Senado.

Hoy, al igual que don Gabriel, estoy asumiendo la responsabilidad de ser presidente del Senado en un momento en que la política y las instituciones públicas están expuestas a una creciente desconfianza de la ciudadanía, por lo que debemos reaccionar de manera decidida y proactiva, comenzando por exigir mucho más de nuestra propia forma de construir y hacer política.

Cuando los dirigentes políticos no somos capaces de actuar a tiempo frente este tipo de desconfianza, las comunidades terminan optando en ciertas coyunturas por alternativas populistas que, indefectiblemente, asumen el poder con el ánimo y el criterio de ejercerlo sobre la base del desprestigio y el debilitamiento de las instituciones democráticas. Y la historia nos enseña que el remedio termina resultando siempre peor que la enfermedad. ¿Los resultados? Más pobreza, desafección de la comunidad, frustración, lucha fratricida, un país fragmentado y sin futuro. Estoy cierto que NO ES esto lo que queremos para Chile.

Por ello, es fundamental promover y generar la cultura de la confianza en los diversos ámbitos de la vida nacional.

Este es el año de las reformas laborales. Tenemos la gran oportunidad para legislar con seriedad y decisión, con el noble propósito de promover relaciones laborales más equitativas y modernas que permitan recuperar y fortalecer las confianzas entre trabajadores y empresarios. Para ello, debemos trabajar por una legislación laboral ajustada a la ética democrática, justa para los actores involucrados, y competitiva en el quehacer económico.

En estos últimos años el país ha sido testigo, de cómo algunos grandes empresarios han defraudado la confianza de la ciudadanía actuando de manera contraria a la ética. Este es el momento para revisar y endurecer la tipificación penal de aquellas conductas que permiten el abuso de poder, tales como el tráfico de influencias, el uso de información privilegiada y la colusión entre empresas.

Este año debemos aprobar, luego de un debate serio, transparente y de cara a la ciudadanía, una nueva ley de financiamiento de las campañas electorales y de la actividad política, asegurando que todo ingreso que reciban los partidos y candidatos tengan un origen conocido, publicando su fuente, y limitando el tope del gasto.

Junto a lo anterior, es clave dotar al Servicio Electoral de autonomía con rango constitucional, de más personal, recursos, atribuciones y herramientas eficaces para fiscalizar el uso de los recursos en las campañas políticas y la rendición de los mismos.

Debemos avanzar en establecer como sanción la pérdida del escaño y la prohibición de postular a cargos de elección popular a quien viole gravemente la legislación electoral, tal como lo propusimos tiempo atrás en una moción parlamentaria junto a otros senadores.

En otras palabras, queremos establecer sanciones drásticas que ayuden a erradicar de la política aquellas prácticas que sólo contribuyen a alejar a la ciudadanía de lo público.

Asimismo, es urgente aprobar, entre otras iniciativas, el proyecto de ley sobre probidad en la función pública que perfecciona y extiende las declaraciones de patrimonio e intereses a un mayor número de autoridades y las regula de un modo más estricto.

En éstos y otros proyectos debemos ser capaces de responder con sensatez, haciendo bien las cosas y pensando siempre en el bien común por sobre cualquier tipo de presión particular.

En suma, nuestro desafío principal no es otro que el de tener la capacidad de dar respuesta de manera pacífica, responsable y eficaz, a las demandas y esperanzas de la inmensa mayoría de chilenos y chilenas.

Este es, ni más ni menos, el desafío que debemos enfrentar todos: darle a nuestro país una gobernabilidad democrática, en paz, justicia y cohesión social.

Sabemos que los ciudadanos están molestos con la política y tenemos que hacernos cargo de esa realidad. Sin embargo no debemos olvidar jamás, que sin partidos, gobiernan los caudillos, y sin parlamento, gobiernan los dictadores. Los problemas de la política, se enfrentan, con una mejor política. Los problemas de la democracia, los enfrentamos con más y mejor democracia.

Comentarios del artículo: Para que recuperemos la confianza - Publicado: a las 9:44 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.