" "
Blog de
  • Patricia Guerrero

Patricia Guerrero

Académica e investigadora de la Escuela de Psicología Universidad Católica Silva Henríquez.

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 09/09/2015

Demuestre que está comprometido: ¡Haga tareas con sus hijos!

En el Liceo Manuel de Salas estamos experimentando nuevas formas de vínculo. Si en tu colegio algo no te gusta, la invitación es a tratar de organizarte y participar y dejar de quejarte.

Cuando le pregunté a la profesora por qué mandaban tareas para la casa si mi “pobre” hijo estaba recién en Kinder, me dijo que “lo estaba preparando para el sistema escolar”. Con asombro, me di cuenta de que a él le gustaba hacerlas, que nos permitía estar juntos una media hora y me pareció simpático porque era novedoso.

En Primero Básico, el síntoma de las tareas se agudizó. Teníamos varios días fijos con tareas y, si alguno se desconcentraba en clase, además, se sumaban las actividades que no había alcanzado a hacer. Preguntándole las razones de esto a la profesora , me dijo “queremos que haya vínculo entre padres e hijos en relación al colegio”. Entendí, pero honestamente, con esta historia del vínculo, estábamos cansados de que nuestra relación pasara por la caligrafía y las sumas y restas. Además, mi hijo menor quedaba fuera y lo único que quería era tener tareas para que la mamá lo atendiera media o una hora al día.

Conversando con grupos de docentes en mis investigaciones, todos culpaban a las familias de las dificultades de los niños y niñas. Por su parte, los padres culpaban a los profesores, los directivos a los profesores y al Mineduc, el Mineduc al sistema neoliberal y así, sucesivamente.

Fue así, como un grupo de curso y la directiva, se organizó para transformar esta situación. Primero, a través de un video, un grupo de padres entusiastas les preguntaron a nuestros hijos e hijas qué querían aprender de nosotros. Ellos contestaron que querían saber cocinar, desarmar una bicicleta, tocar guitarra, bailar, manejar, plantar, etc. Posteriormente, el material lo mostraron en la reunión de curso y todos emocionados nos inscribimos para ser parte de esta iniciativa.

Así, empezamos a enseñar cocina en inglés, un taller de banda en música, huerto en ciencias naturales, tejido en artes, fútbol en educación física, baile en ciencias sociales y varias actividades más, las cuales, además de mejorar el vínculo con nuestros hijos, de paso, hicieron que nos bajara el índice de las tareas para la casa.

Actualmente, la profesora sabe que estamos comprometidos y nos manda el trabajo justo y necesario. Además, decidimos también de forma voluntaria no rendir el Simce y varios explicamos que no evaluaríamos a los niños y niños, ni a su profesora, mediante ese tipo de mediciones estandarizadas.

Al final, sólo puedo decir que tengo tres reflexiones a partir de esta experiencia. La primera, es que en la era de la modernidad líquida o de las transformaciones liberales, las demandas individuales se pueden coordinar con las necesidades colectivas. Es bonito ver a nuestros hijos e hijas con sus amigos y es muy interesante ver cómo construimos comunidad. Por otro lado, la idea de compartir responsabilidades resulta mucho mejor que culpar al otro. Las familias no somos las ideales, los profesores no son los mejores, los colegios tampoco, nuestros hijos e hijas, ellos sí que son perfectos. Sin embargo, la sociedad neoliberal, es el reino de la excelencia y la exigencia. El ideal es lo normal y todos estamos en falta.

Por último, quiero destacar que en educación no somos clientes. Nadie compra un servicio en educación. Nadie puede obligar a un profesor a enseñarle con paciencia y amor a nuestros hijos, por más comunicaciones que envíes o por más que vayas a alegar porque el producto no sirve. La invitación es entonces, si en tu colegio algo no te gusta, a tratar de organizarte, participar y dejar de quejarte. Con la queja solo se activa la resistencia y le enseñas a tu hijo e hija a alegar y no a responsabilizarse.

En el Liceo Manuel de Salas estamos experimentando nuevas formas de vínculo. Es un colegio tradicional pero agradecemos que podamos construir comunidad y empezar a bajar las resistencias y enjuiciamientos. No necesitamos “preparar” a los niños y niñas para el sistema escolar tradicional porque queremos pensar algo distinto. No necesitamos mostrar que estamos vinculados porque compramos materiales a la fecha o porque mandamos todas las tareas, ya que estamos presentes en la vida del colegio y de nuestros hijos e hijas cada día. Todos hemos ganado, en especial, nuestros niños y niñas… el futuro de Chile.

Comentarios del artículo: Demuestre que está comprometido: ¡Haga tareas con sus hijos! - Publicado: a las 9:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.