" "
Blog de
  • Osvaldo Sepúlveda

Osvaldo Sepúlveda

Médico de urgencia en el Hospital Regional de Rancagua.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 16/09/2015

Derechos Humanos del no nacido

La especie humana debe escuchar a su instancia superior, aunque incomode, o estaremos irremediablemente guiados por la subjetividad pragmática del homocentrismo, descuidando todo aspecto valórico y moral, donde el ser humano se regirá por la ley del más fuerte y cualquier esfuerzo por lograr una sociedad más justa, sea infructuosa.

En la historia hay muchos ejemplos de hombres o grupos de elites, que estando en una posición de privilegio, han puesto sus intereses por sobre minorías de distinto tipo. En la medida que se pueda, ¿por qué no hacerlo? El intelectual dirá que tiene más valor que el que tiene más estudios, el joven sobre el viejo, el blanco sobre el negro, el varón sobre la mujer, el rico sobre el pobre, el citadino sobre el campesino o el sano sobre el enfermo. Lo cuestionable, es que siempre el grupo dominante es quien se auto determina más valor. Sin una instancia superior, siempre existirá este problema.

Los DD.HH. son una rudimentaria, pero valiosa herramienta, que intenta definir una instancia superior que elimine la discriminación entre las personas. Son 30 derechos fundamentales, dentro de los cuales están el derecho a la educación, al descanso, libertad de opinión, pensamiento, la igualdad ante la ley y otros más. Sin estos derechos definidos, las minorías como los mapuches, el mundo gay, adultos mayores, pacientes con sida, enfermos terminales, grupos religiosos e inmigrantes, serian aplastados abrumadoramente por aquellos que detenten posiciones de hegemonía.

Todos vamos aprendiendo a defender y reclamar nuestros DD.HH., cuando los sentimos vulnerados; así como también, debemos ejercerlos sin violar los derechos del que está a nuestro lado, o del que está al interior de nuestro cuerpo en gestación. Esta,  sin lugar a dudas, es la parte más difícil.

El grado de desarrollo biológico de un individuo de nuestra especie no puede ser motivo de discriminación, ni aun en el embarazo menos deseado. Este individuo, sobre todo si es de sexo femenino, tiene derecho de elección y autonomía sobre su propio cuerpo. Y si no lo puede ejercer precozmente, deberían ser sus progenitores, su familia, su comunidad y/o el Estado el que vele por él y su madre.

¿Será que la intensidad del embarazo no deseado, logre cambiar los DD.HH. en Chile?

¿Será que las mujeres en gestación, nunca podrán ejercer su derecho de autonomía?

¿Será que podemos cambiar algunos derechos si grupos de elites nos convencen que es lo mejor para ellos?

La especie humana debe escuchar a su instancia superior, aunque incomode, o estaremos irremediablemente guiados por la subjetividad pragmática del homocentrismo, descuidando todo aspecto valórico y moral, donde el ser humano se regirá por la ley del más fuerte y cualquier esfuerzo por lograr una sociedad más justa, sea infructuosa. En pequeños detalles se logra el cambio, que este proyecto que parece ser popular y deseable, no transforme nuestro Chile en un lugar peor, para el nacimiento de las futuras generaciones.

Comentarios del artículo: Derechos Humanos del no nacido - Publicado: a las 11:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.