" "
Blog de
  • Miguel Mellado

Miguel Mellado

Director de la Escuela de Ingeniería Civil en Obras Civiles y Construcción. Universidad Central.

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 02/04/2015

Catástrofes naturales: Más tiempo y recursos para la prevención

¿Cuál es la razón de no invertir más tiempo y recursos en la prevención de los desastres? Simplemente se trata de impedir que se construyan asentamientos en áreas de alto riesgo, y acá las municipalidades y la administración del Estado deben tener un comportamiento con visión de futuro.

En nuestra larga y angosta faja de territorio enmarcada entre cordillera y mar, cada cierto tiempo han ido ocurriendo eventos naturales, terremotos, erupciones volcánicas, sequias, inundaciones, etcétera. Como se dice en el campo, “cuando no es por una es por otra”. El chileno siempre se está recuperando. Pero, ¿qué se ha efectuado en materia de evitar, disminuir o aminorar el impacto de los efectos no deseados de la naturaleza?

No es poco usual que las crecidas de ríos y bajadas de quebradas provoquen significativos daños a las viviendas y a la infraestructura pública. Hace pocos años fue la crecida del Biobío que dañó las viviendas construidas en sus riberas. Ahora, es el frente frío en altura el que provoca inmensos daños en el norte y hace movilizar una gran cantidad de recursos de la nación.

¿Cuál es la razón de no invertir más tiempo y recursos en la prevención de estas situaciones? Evidentemente no se trata de evitar que los fenómenos naturales ocurran, pero simplemente se trata de impedir que se construyan asentamientos en áreas de alto riesgo.

En la mayor parte de las cuencas existen planos de zonas inundables que debieran quedar excluidas de toda construcción en los planes reguladores comunales, porque los cursos naturales siempre van a tender a seguir su trayecto natural, con independencia de que el hombre los haya invadido.

En este aspecto, las municipalidades y la administración del Estado deben tener un comportamiento con visión de futuro, que se aleje de las presiones individuales y de negocios inmobiliarios, colocando siempre el bienestar de la población en primer lugar, prohibiendo la construcción de poblaciones, viviendas individuales e industrias en áreas de riesgo de inundación. Deben además generar e implementar planes de erradicación de este tipo de construcciones, cuando pese a todo se emplazaron en estas zonas de potencial peligro.

El Ministerio de Obras Públicas, a través de sus diversas direcciones, también debería estar fuertemente involucrado en la acción preventiva. Por ejemplo, construir puentes con una altura que no considera el nivel de aguas de máximas crecidas, no sólo pone en riesgo esta infraestructura, sino que provoca daños directos a la población, dejando localidades aisladas. Y a esto se suman la nula o escasa limpieza de cauces y los inadecuados diámetros de las obras de saneamiento transversales a los caminos, sin capacidad suficiente para evacuar las crecidas.

¿Qué vamos a hacer como país para que tan lamentables situaciones no se vuelvan a repetir? ¿Qué rol juega la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) en este tipo de situaciones? ¿Es un espectador frente al hecho de que las personas voluntaria o involuntariamente ponen en riesgo su vidas y bienes al ubicar sus viviendas en áreas de riesgo o debería ser el ente que coordine las acciones ministeriales y municipales para evitar estas situaciones?

Comentarios del artículo: Catástrofes naturales: Más tiempo y recursos para la prevención - Publicado: a las 8:47 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.