" "
Blog de
  • Michael Murkowski

Michael Murkowski

Vicepresidente senior de Operaciones para América del Sur en la División de América Latina y el Caribe (LAC) de FedEx Express.

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 19/11/2014

Cómo el sector privado puede hacer girar la rueda de la competitividad

Desgraciadamente, la región de América Latina y el Caribe es donde se encuentran varias de las naciones del mundo rezagadas en materia de innovación tecnológica. Para revertir este panorama, el sector privado en acuerdo con el sector público puede comprometerse a hacer más.

Las innovaciones tecnológicas impulsan a las economías más exitosas del mundo. Sin embargo, para muchas naciones lo contrario es igualmente cierto, ya que la carencia de los revolucionarios avances tecnológicos de la era digital ha obstaculizado de manera grave el crecimiento económico y ha afectado de manera negativa la calidad de vida.

Desgraciadamente, la región de América Latina y el Caribe es donde se encuentran varias de las naciones del mundo rezagadas en materia de innovación tecnológica.

Según los resultados más recientes publicados por el informe anual del Foro Económico Mundial, 13 países de la región se clasificaron en la mitad inferior de los 144 países medidos por su capacidad de innovar en tecnología. No es una casualidad que 12 de esos 13 países –todos menos Perú– se clasifiquen también en la mitad inferior de las economías del mundo cuando medimos su capacidad de competir en el mercado global.

Aun cuando los gobiernos de la región se esfuerzan por aumentar el nivel de su apoyo a las iniciativas de investigación y desarrollo tanto como el de su inversión en las mismas, especialmente dentro de sus sistemas universitarios, ellos generalmente también enfrentan muchas otras dificultades, entre ellas infraestructuras deterioradas, sistemas inadecuados de educación y de servicios de salud, y mercados económicos en mal funcionamiento.

Así que al sector privado le corresponde marcar la pauta en materia de avance tecnológico en la región. Y hay mucho por hacer.

Desigual innovación en América Latina y el Caribe

Aun cuando los gobiernos de la región se esfuerzan por aumentar el nivel de su apoyo a las iniciativas de investigación y desarrollo tanto como el de su inversión en las mismas, especialmente dentro de sus sistemas universitarios, ellos generalmente también enfrentan muchas otras dificultades. Así que al sector privado le corresponde marcar la pauta en materia de avance tecnológico en la región. Y hay mucho por hacer.

Según otro reciente informe del Banco Mundial, específicamente orientado a la falta de innovación en América Latina y el Caribe, los negocios de la región “presentan una brecha de innovación considerable frente a otros países y regiones (comparables)”. Las cifras no mienten:  en promedio, la probabilidad de que las empresas en la región introduzcan un producto nuevo es 20 por ciento inferior a la de sus contrapartes en Europa y Asia.

¿Por qué esa disparidad en innovación? Abundan las teorías, y son bien legítimas, como un entorno lento para reformas regulatorias en algunos países, bajos niveles de competencia en ciertos sectores, opciones de financiamiento limitadas, e insuficiente educación técnica y gerencial.

Pero las empresas privadas –especialmente las corporaciones multinacionales, cuyo acceso a los recursos es mayor que el requerido por las empresas nacionales más pequeñas – han tenido un gran efecto en numerosos campos donde contribuyen a potenciar la economía regional y la competitividad global. A menudo, lo hacen por un efecto de “desbordamiento”, es decir, por la capacidad que estas organizaciones tecnológicamente avanzadas y bien financiadas tienen para pedir a sus proveedores mayor observancia de las pautas de proceso y otros factores de calidad – un tipo de innovación “forzada” que es, no obstante, efectiva.

También causando un mayor impacto en la economía y, en menor medida, en la innovación están las multilatinas, empresas con sede en la región que se han expandido más allá de sus fronteras originales para competir en el mercado global. En muchos casos, las multilatinas – por ejemplo América Móvil y Embraer – se han expandido internacionalmente no sólo para aumentar sus ingresos, sino también para ganar mayor acceso a la tecnología, al personal formado y a la pericia sectorial. Por fortuna, muchas de las mejores prácticas adquiridas encuentran el camino a casa y promueven la innovación nacional.

Estos esfuerzos atestiguan el impacto que el visionario enfoque innovador de las multinacionales o multilatinas puede tener para estimular el crecimiento y desarrollo generalizado y, positivamente también, otras innovaciones en la región.

La innovación en acción

Una iniciativa particularmente entusiasmante fue la anunciadaa principios de año por el gobierno de México. Éste se encuentra reuniendo fondos federales, estatales y privados por un monto aproximado de US$590.000 millones en los próximos cinco años para mejorar la infraestructura nacional de energía, comunicaciones, transporte y otros sectores. El cuarenta por ciento de la inversión proviene de fondos privados, lo que ofrece una oportunidad para que las empresas y firmas de inversión participen en estimular una innovación que intensifique la productividad y competitividad mexicana.

Al igual que FedEx, muchas otras empresas están invirtiendo de manera similar en tecnologías innovadoras que mejoran la logística de transporte y muchos otros servicios. Aun así, a pesar de la estrategia de inversión y dedicación a la tecnología y a la innovación adoptada por las multilatinas y corporaciones multinacionales en toda la región, nuestras luchas continúan.

Como lo indicó el informe del Foro Económico Mundial, la mayoría de las economías de la región siguen girando sus ruedas sin tracción alguna en el aspecto de la competitividad. Así que, el sector privado, de común acuerdo con el sector público, debe comprometerse a hacer más.

Todavía no es demasiado tarde para ocuparnos de las debilidades de la innovación en América Latina y el Caribe. Pero el reloj prosigue su implacable curso…

Comentarios del artículo: Cómo el sector privado puede hacer girar la rueda de la competitividad - Publicado: a las 9:27 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.