" "
Blog de
  • María José Garretón

María José Garretón

Matrona de la Universidad de Chile.

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 17/04/2015

Matrona, los ojos de la vida

Siento que ser matrona es lo mejor que pude haber elegido. Matrona no es sólo velar porque todos los parámetros obstétricos estén cuidados. Estamos al lado para acompañar y guiar lo que la naturaleza sabe hacer tan bien.

Me encanta mi profesión: Matrona. Cada vez que estoy en un parto siento diferentes emociones, lo rico  que es presenciar la llegada de un hijo. ¡Esta experiencia es la más linda de la vida!  Los padres nerviosos ante el momento del parto ya han pasado muchas horas en las cuales ha habido dolor, nerviosismo, y por fin se acerca el momento cumbre de esta tan larga  espera. Cuando todo sale bien y llega un hijo sano, todos damos gracias, el momento es pleno, de  alegría y emociones. El hijo se coloca al pecho de su madre donde pasa varias horas en contacto con  ellos. Ellos le hablan, lo miran, lo reconocen, lo amamantan.

Las matronas estamos al lado para  acompañar y guiar lo que la naturaleza sabe hacer tan bien. Cuando  presencio un embarazo me voy feliz a mi  hogar, aunque haya sido largo, tal vez de noche o dejando muchas situaciones familiares o sociales de lado. Lo difícil es cuando sabemos que todo esto no va a ocurrir, cuando hay un diagnóstico de  enfermedad o de inviabilidad fetal, un camino difícil comienza, el día del parto tendrán que  enfrentar una de las situaciones más tristes de la vida. Por lo que mi dedicación tiene que ser aún  mayor, darles a esos padres un profundo  apoyo.  Ellos se han preparado para la llegada de ese hijo. Esta  puede ser de una forma impersonal, fría y distante, o a pesar de ser una vivencia triste y dura los papás pueden vivir esta situación de la mejor manera posible.

Según mi experiencia cuando hay un diagnóstico de  enfermedad o de inviabilidad fetal, y sabemos que un hijo va a morir, los padres quedan tranquilos de conocer, abrazar, tener con  ellos incluso al hijo que ha nacido muerto o con múltiples malformaciones, y sentir que fueron madre o  padre hasta las últimas consecuencias.

El día del parto llega y ahí estamos las matronas, las primeras en estar con ellos. Son momentos de revisar qué va a  pasar, qué haremos, contarle a la familia cuáles serán los tiempos y las expectativas. En el momento del  parto, se verá cuál es la conducta a seguir, se llevarán al hijo a neonatología, donde le harán las atenciones necesarias. Mientras tanto, con nosotras permanecen los papás llenos de angustia. Entonces, nuestra  labor es no sólo en la parte médica, sino también en lo emocional, a veces ir contándole lo que está  pasando, dándole la mano o simplemente dejándoles que acompañen a ese hijo mientras  su corta vida se apaga.

Yo he llorado con ellos, pero sabiendo que lo que he hecho ha sido lo mejor, ayudando a vivir este proceso de la mejor manera. Cuando sabemos que un hijo va a morir, la mejor  manera es prepararse y acompañar a ese hijo en todo su proceso. Mi experiencia cuando he vivido estas situaciones ha sido que los padres quedan tranquilos cuando han podido conocer, abrazar, tener con  ellos incluso al hijo que ha nacido muerto o con múltiples malformaciones. Sentir que fueron madre o  padre hasta las últimas consecuencias y que pudieron darle todo ese amor que uno siente por un hijo  hasta su último momento.

Matrona no es sólo velar porque todos los parámetros obstétricos estén  cuidados. Tenemos un rol sumamente importante que es lo humano, dar toda nuestra compañía, cariño y  hacer sentir al otro que es lo más importante. Ser matrona es entregar conocimientos, valores de humanidad y experiencias de vida. No hay nada más enorgullecedor que cuando unos papás, después  de haber vivido esta experiencia juntos, me dicen que para ellos fue una vivencia increíble, que se sintieron acogidos, acompañados, confiados y que realmente más que matrona, me sintieron como a  una mama, amiga o una persona muy cercana. Te agradecen  tu trabajo con expresiones de  verdadero cariño o cartas que me han llenado de emoción y es ahí cuando siento que ser matrona es lo mejor que pude haber elegido. Realmente me encanta mi profesión.

Comentarios del artículo: Matrona, los ojos de la vida - Publicado: a las 9:20 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.