" "
Blog de
  • Loreto Barril

Loreto Barril

Líder de Retiro de Mercer Chile.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 08/02/2016

Cotización de independientes: ¿Regalo de navidad o castigo pagadero en cuotas?

La prórroga de la cotización previsional obligatoria de los independientes fue celebrada por distintas personas, pero ¿se dan cuenta los parlamentarios y las personas independientes, que esto no es más que la postergación de un ahorro, y que los únicos perjudicados serán los mismos independientes?

Sólo algunos días después de la Navidad del año recién pasado, el Senado aprobó y despachó el proyecto de ley que prorroga hasta el 2018 la cotización previsional obligatoria de los trabajadores independientes. Es decir, hasta dos años más no será obligatorio cotizar en el sistema previsional para quienes emiten boletas de honorarios por la prestación de sus servicios. El descuento obligatorio a quienes no lo hagan mes a mes se trasladará a la Operación Renta 2019, tomando en cuenta la renta imponible del 2018, y se aplicará a todos los trabajadores que entreguen boletas tanto del sector público como privado.

Impacta ver cómo esto fue celebrado y buscado por distintas personas, quienes ven en esta decisión algo así como un regalo de fin de año. Pero, ¿se dan cuenta los parlamentarios y las personas independientes, que esto no es más que la postergación de un ahorro, y que los únicos perjudicados serán los mismos independientes? ¿Se han puesto a pensar de qué van a vivir cuando lleguen a los 90 años o más y no puedan generarse un ingreso por sus propias manos?

¿Serán esos mismos parlamentarios los que en el futuro depositarán mensualmente de su sueldo el dinero para la manutención de esos pensionados que hoy son independientes? Evidentemente no. En palabras simples, esa postergación es simplemente regalar tiempo que no les pertenece.

Chile, si quiere ser un país más justo, no puede darse el lujo de postergar ciertas medidas porque son impopulares o costosas. Urge comunicar correcta y oportunamente para que nuestros jóvenes de hoy (muchos independientes) se provean de una vejez mejor que la que tendremos nosotros.

Chile, si quiere ser un país más justo, no puede darse el lujo de postergar ciertas medidas porque son impopulares o costosas. Hay medidas que no siendo del agrado de todos son necesarias para asegurar una mejor calidad de vida y oportunidades a los ciudadanos. Simplemente hay que hacerlas tomando en cuenta lo que es mejor para el futuro, mirando más allá del momento.

La OCDE, a la que tanto caso le hacemos en algunas materias, recomendó que Chile elevara la edad de jubilación y subiera la tasa de cotización (desde el actual 10%). “Tenemos que trasladar mejor el mensaje de que trabajar más tiempo y contribuir más es el único camino para conseguir un ingreso decente en la jubilación”, indicó en su momento el secretario general de la organización,  Ángel Gurría.

El año pasado, la Comisión Bravo analizó distintas mejoras para el actual sistema de pensiones, incluyendo el ámbito de las personas independientes. No obstante, los frutos de dichos cambios (de concretarse) no se verán en el corto plazo. Lo importante es conocer y comprender el sistema actual que tenemos porque nos acompañará por largo tiempo. Los necesarios ajustes que son urgentes de concretar no consideran cambios estructurales de fondo que nos hagan pensar que una mejor pensión nos caerá del cielo. Urge comunicar correcta y oportunamente para que nuestros jóvenes de hoy (muchos independientes) se provean de una vejez mejor que la que tendremos nosotros.

Entonces, ¿podemos esperar que las autoridades se den cuenta del peso que tienen estas decisiones que hoy tomamos de forma tan liviana? Se está privilegiando el efecto que provoca la hoy la decisión por sobre el beneficio futuro de muchas personas independientes. La pregunta es ¿de quién dependerán?, ¿del Estado?, ¿de sus hijos? De cualquier forma dependerán de la caridad.

Comentarios del artículo: Cotización de independientes: ¿Regalo de navidad o castigo pagadero en cuotas? - Publicado: a las 1:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 25/03/2015

Independientes hoy, dependientes mañana

Sólo un 6,5% de los trabajadores independientes cotiza y con un simple ejercicio se evidencia que el panorama para estas personas es desolador.

En Chile, casi dos millones de personas son trabajadores independientes, según cifras del INE. Una minoría de ellos cotiza. De hecho, a septiembre de 2014 había 125.888 cotizantes independientes en el sistema previsional, según datos de la Superintendencia de Pensiones. Es decir, sólo un 6,5% de los trabajadores independientes cotiza. Así lo reconoce el subsecretario del Trabajo, Francisco Díaz y advierte que para elevar las pensiones se necesita que las personas participen más y de manera más permanente en el mercado laboral.

Entre los Trabajadores Independientes, en términos previsionales, se reconocen dos grandes grupos: los Trabajadores Independientes a honorarios y Trabajadores Independientes No honorarios. El primer caso se refiere a aquellas personas que perciben honorarios por actividades independientes, o bien perciban rentas por Boletas de Honorarios. En el segundo  grupo se encuentran todas aquellas personas que realizan trabajos por cuenta propia, que ejercen sus actividades laborales de manera libre, sin que exista una relación de dependencia con un empleador, y que además, no emitan Boletas de Honorarios por sus actividades laborales.

Estamos hablando entonces de personas que, por la naturaleza de sus ingresos y  por desconocimiento de cómo opera el Sistema Previsional, nunca han cotizado, y si lo hacen, no han mantenido aportes periódicos al fondo de pensiones. Además, entre los independientes que cotizan en AFP, es común ver que lo hacen por el mínimo y no por la renta real que generan.

Son personas que realizan un gran esfuerzo para mantener ingresos constantes y que dependen única y exclusivamente de lo que puedan generarse según el mercado o el medio en que realizan sus funciones… Esto, mientras su salud se los permita.

Con un simple ejercicio se evidencia que el panorama para estas personas es desolador. Una mujer de  60 años de edad sin cónyuge necesita contar con un capital de $ 61.000.000 para obtener una pensión de $240.000. Por su parte, un varón de 65 años con una cónyuge 2 años menor para financiar igual pensión, requiere contar con un capital de $ 52.500.000.

Si sólo un 6,5% de los trabajadores independientes cotiza, y quienes cotizan, no lo hacen por el 100% de sus ingresos, los trabajadores independientes de hoy serán necesariamente personas dependientes mañana. ¿Dependientes de quién? ¿Del Estado, con acceso a pensiones mínimas? ¿Dependientes de sus hijos, cónyuges, hermanos, amigos… de quién?

Más allá del tipo de Sistema Previsional que tengamos, más allá de los cambios que necesariamente deben hacerse al sistema, más allá de si estamos obligados a cotizar o no, la previsión es un problema de cada uno de nosotros ya que seremos nosotros quienes vivamos de la pensión… entonces la pregunta es ¿qué quieres ser en tu vejez, “dependiente o independiente”?

Comentarios del artículo: Independientes hoy, dependientes mañana - Publicado: a las 7:21 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 03/02/2015

Adultos mayores: fuerza laboral activa en vacaciones

En esta época del año, en nuestro país, es cuando se ofrecen más empleos transitorios, llegando, según los expertos, a incrementarse en un 20% dicha oferta. Ello obedece a que la mayor parte de los trabajadores sale de vacaciones en los meses de verano para poder hacerlo en familia, aprovechando el prolongado descanso escolar. Por […]

En esta época del año, en nuestro país, es cuando se ofrecen más empleos transitorios, llegando, según los expertos, a incrementarse en un 20% dicha oferta.

Ello obedece a que la mayor parte de los trabajadores sale de vacaciones en los meses de verano para poder hacerlo en familia, aprovechando el prolongado descanso escolar.

Por ahora, la tercera edad encuentra la mayor parte de estas oportunidades laborales en el retail, especialmente en las áreas de atención de público. Pero valdría la pena probar su desempeño y habilidades profesionales en otros sectores, especialmente en aquellos donde se requiera experiencia y se valore su paciencia en el traspaso del conocimiento a las nuevas generaciones.

Esto muchas veces puede  presentar serios desafíos a las empresas, que deben contar con una debida planificación que permita enfrentar la falta de personal que necesariamente se produce. La menor dotación con la que queda una compañía, puede incluso llegar a afectar parte de sus operaciones, ante la falta de los que más experiencia y conocimiento tienen de la actividad.

Por ello, y en su necesidad de mantener los niveles productivos, en muchas empresas contratan trabajadores por el período de vacaciones. Suplir  la ausencia de fuerza laboral de planta puede ser más simple de lo imaginado. Pero requiere ampliar el horizonte de opciones, pensando no sólo en los jóvenes que aprovechan este período para juntar algo de dinero,  sino que también debemos poner nuestra atención en la tercera edad, alternativa que puede llegar a ser una muy buena posibilidad. Contar con esos adultos mayores que, habiendo ya jubilado poseen una amplia experiencia, les permitirá mantener los estándares de calidad y buen servicio que la compañía busca.

Su disponibilidad  es alta pues ya sea que vacacionen por su cuenta o lo hagan a través del programa “Vacaciones Tercera Edad”, suelen hacerlo en otras épocas del año. En el caso de los primeros, porque prefieren aprovechar ofertas más baratas en otras estaciones, y en el caso de los segundos, porque el programa mismo busca promover el turismo interno en temporada baja y media, potenciando un quiebre de la estacionalidad turística e incrementando el turismo.

Por otra parte, según la Encuesta de Calidad de Vida realizada en 2010 por la Universidad Católica, un 53% de las personas en edad de jubilar no desea dejar de trabajar y, en cifras del Ministerio del Trabajo, cerca del 20% de los adultos mayores en Chile  efectivamente se encuentra trabajando.

Por ahora, la tercera edad encuentra la mayor parte de estas oportunidades laborales en el retail, especialmente en las áreas de atención de público. Pero valdría la pena probar su desempeño y habilidades profesionales en otros sectores, especialmente en aquellos donde  se requiera  experiencia y se valore  su  paciencia en el traspaso del conocimiento a las nuevas generaciones. ¿Por qué no intentarlo en el verano?

Comentarios del artículo: Adultos mayores: fuerza laboral activa en vacaciones - Publicado: a las 8:48 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 29/12/2014

La rebelión de los bastones

Por estos días la Comisión Bravo prepara la reforma previsional, y es clave que en este análisis se tenga presente que el país necesita un mercado más flexible, que se adapte un poco más a las personas mayores de 60 años que quieren seguir trabajando.

A muchos habrá llamado la atención la “Marcha de los bastones” que protagonizaron los adultos mayores el sábado 13 de diciembre, cuando unas mil  personas exigieron una rebaja preferencial en las tarifas del transporte público.

Hemos sido mudos testigos también de  la lucha que han dado por la eliminación del descuento de salud de sus pensiones y el cobro de impuestos en las mismas.

Hoy, cada vez se ven más jóvenes, se mantienen activos, hacen deporte, estudian y participan silenciosamente de todos los ámbitos de una sociedad que hace esfuerzos por ignorarlos. Pero ellos marcan presencia y se hacen oír.

Son muchos los adultos mayores que, a pesar de estar en edad de un merecido descanso, optan por seguir trabajando y continuar siendo un aporte para la sociedad. Sin embargo, el problema está en  lograr que el mercado laboral genere oportunidades para ellos y en vencer la resistencia a contratarlos por no confiar en su adaptabilidad y/o productividad.

El  mercado laboral enfrenta una contradicción: por una parte busca perfiles para puestos que requieren gran especialización, pero por otra, “castiga” a las personas más experimentadas privilegiando la contratación y permanencia de personas más jóvenes, cuyo sueldo no implica una trayectoria.

Son muchos los adultos mayores que, a pesar de estar en edad de un merecido descanso, optan por seguir trabajando y continuar siendo un aporte para la sociedad. Sin embargo, el problema está en  lograr que el mercado laboral genere oportunidades para ellos y en vencer la resistencia a contratarlos por no confiar en su adaptabilidad y/o productividad.

Además, existe una sobrevaloración de la juventud, lo que se suma a que muchas empresas  no tienen una cultura organizacional preparada para aprovechar a personas de la tercera edad.

El número de adultos mayores ocupados entre 2010 y 2013 aumentó en un 35% según datos del INE, lo que demuestra un avance en esta materia. Sin embargo, la presencia de éstos sigue siendo insuficiente considerando la tendencia demográfica de nuestro país. Hacia los años 2025 y 2050, la población adulta mayor del país aumentará a 16% y 23,5%, respectivamente.

Por estos días la Comisión Bravo prepara la reforma previsional, y es clave que en este análisis se tenga  presente que el país necesita un mercado más flexible, que se adapte un poco más a las personas mayores de 60 años, y que considere la transición demográfica.

Según la Encuesta de Calidad de Vida de la Universidad Católica, realizada en 2010, un 53% de los adultos mayores, a pesar de haberse pensionado, desea continuar trabajando, mientras que sólo un 9% desea dejar de trabajar.

En este escenario, algunos supermercados, bancos y empresas de retail han incorporado personas mayores en sus equipos laborales, en trabajos por temporada e incluso en jornada completa para ciertas áreas que requieren de una imagen al cliente que proyecte más experiencia, o en la entrega de servicios o productos en los que es clave la dedicación, buena atención e interés en aportar. Esto ha llevado a incrementar la presencia de la tercera edad en el mercado del trabajo.

En la última década, el porcentaje de personas que siguen trabajando –a pesar de estar en edad hacer uso de su derecho a pensión – creció en un 65%, pero aún falta bastante camino por recorrer y no podemos seguir pasivos. Es hoy cuando debemos comenzar a transitarlo.

Comentarios del artículo: La rebelión de los bastones - Publicado: a las 7:28 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 20/11/2014

Pensionados: Las buenas intenciones no bastan

Los 5 proyectos de acuerdo o de resolución presentados por los diputados reflejan, sin duda, una real preocupación de los parlamentarios por mejorar las condiciones de los adultos mayores. Pero son sólo proposiciones. No queremos “mucho ruido y pocas nueces”, sino que estos nobles propósitos se transformen en logros.

Sólo en el último mes, se han presentado 5 proyectos –3 de acuerdo y 2 de resolución-  en el Congreso que proponen mejorar las condiciones de los adultos mayores.

Todas las iniciativas responden a una dura realidad a nivel país, relacionada al envejecimiento de la población y la condición desprotegida a la que se enfrentan muchas personas de la tercera edad.

Según el INE, los mayores de 60 años representan el 13% de la población. De dicho grupo, un 9% vive en situación de pobreza o extrema pobreza y un 12,5% tiene problemas físicos y/o de movilidad.

Uno de los proyectos de acuerdo presentados busca crear residenciales para adultos mayores en las capitales provinciales del país, cuya estadía se financiaría con aportes del Estado y de los propios interesados. Otro de ellos propone la creación de una Subsecretaría del Adulto Mayor, que dependa del Ministerio de Desarrollo Social, que  responda adecuadamente a las demandas de este grupo de la población. En tanto, el tercer proyecto pide que el pilar solidario de pensiones de vejez e invalidez, sea universal.

Es necesario que el Congreso tome la firme decisión de apoyar no sólo a los grupos socialmente más vulnerables, sino que también debe tener una mirada de futuro y  procurar hoy las bases para una sociedad formada en un número importante por adultos mayores que participarán de todos los ámbitos de la sociedad.

Suma a estos proyectos de acuerdo, los otros dos de resolución. Uno de ellos solicita un seguro complementario de salud para pagar atenciones médicas, compra de bonos y medicamentos, mientras que el otro pide facilidades de transporte para que los adultos mayores participen en las “Vacaciones Tercera Edad” de Sernatur.

Todas estas iniciativas reflejan, sin duda, una real preocupación de los parlamentarios por mejorar las condiciones de pobreza y precariedad  en la que vive hoy un importante número de chilenos.

Por otra parte, muchos adultos mayores, después de haber trabajado durante toda una vida, se han dado cuenta que las pensiones que reciben no les alcanzan para vivir con un mínimo de dignidad y a veces ni siquiera alcanzan para cubrir sus necesidades básicas. Esta situación puede tener origen en varios temas, tales como baja densidad de cotizaciones, evasión del pago de cotizaciones, aumento en las expectativas de vida, períodos de cesantía, períodos de trabajo como independientes,  u otros.

Sin embargo, tanto los proyectos de acuerdo como los de resolución son sólo proposiciones que hacen los diputados. Es posible que estas iniciativas no tengan mayores efectos ni consecuencias concretas, más allá de poner en el tapete las preocupaciones de quienes las presentan. Sólo en la medida de que se transformen en proyectos de ley, van a ser iniciativas que deban cumplir con el trámite legislativo, que la pueda llevar a convertirse en una ley.

Las buenas intenciones no bastan. No queremos “mucho ruido y pocas nueces”. Es necesario que el Congreso tome la firme decisión de apoyar no sólo a los grupos socialmente más vulnerables, sino que también debe tener una mirada de futuro y  procurar hoy las bases para una sociedad formada en un número importante por adultos mayores que participarán de todos los ámbitos de la sociedad.

La historia debe ser finalmente una lección aprendida. Hoy vemos que el nivel de información que las personas tienen sobre el Sistema Previsional es “precario”. Educar adecuada y oportunamente a la población debe ser otro de los temas relevantes a tratar, ¿y por qué no hacerlo en la etapa final de estudios de nuestros jóvenes, antes de iniciar su vida laboral?

Para que los nobles propósitos se transformen en logros y mejores condiciones para nuestros adultos mayores, todo lo que hagamos hoy puede hacer la diferencia mañana.

Comentarios del artículo: Pensionados: Las buenas intenciones no bastan - Publicado: a las 11:00 am

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 26/09/2014

Sordera y ceguera: 2 males que afectan a un sistema de pensiones inválido

Las voces de los pensionados por invalidez definitivamente no han sido escuchadas. Le corresponde al Estado velar por ellos y evaluar medidas que contribuyan realmente a mejorar su calidad de vida.

El descontento de las personas por el monto de sus pensiones se está comenzando a sentir cada vez con más fuerza en nuestro país. Así también cada día son más los que manifiestan abiertamente  su  molestia por la brecha entre los últimos salarios y el dinero que reciben mensualmente al momento de retirarse.

En un Sistema de Capitalización Individual como el nuestro, la pensión recibida representa los aportes realizados al fondo. En Chile, sólo cotizamos por el 10% de lo que generamos como ingreso y sólo lo hacemos si se nos obliga. En éste y otros puntos relevantes la educación previsional y la información oportuna resultan indispensables.

Así también, hay un  grupo de personas que viven una situación crítica. Hablamos de los pensionados por invalidez  y cuyas voces definitivamente no han sido escuchadas.

Según datos de la Superintendencia de Pensiones al 31 de julio de 2014, el número de afiliados declarados inválidos totales ascendía a 180.402 personas en nuestro país. De ellos 114.629 son hombres y 65.773 son mujeres.

Todos ellos reciben,  por lo tanto, una  pensión de invalidez, que  es uno de los beneficios del sistema previsional que se concede a todo afiliado que ha sido declarado inválido por una Comisión Médica de la Superintendencia de Pensiones, y que lo hacen en conformidad a las “Normas Para La Evaluación”.

En junio de este año los afectados enviaron una carta titulada “Propuesta de los jubilados por invalidez de las AFP y Compañías de Seguros” a la Comisión Bravo. En ella exponían su  situación e incluían algunas propuestas concretas  para mejorarla.

Estas normas miden el menoscabo permanente de la capacidad de trabajo, provocado por enfermedad o debilitamiento de las fuerzas  físicas o intelectuales (no originadas por el trabajo), aprobadas en 2003 y que ya debieran ser actualizadas.

Además, todas las Administradoras están obligadas, por ley, a contratar en conjunto un seguro para sus afiliados que se denomina  “Seguro de Invalidez y Sobrevivencia”. Su objetivo es aportar el capital faltante que, sumado  al fondo acumulado por cotizaciones obligatorias, permita financiar las pensiones de invalidez o sobrevivencia. Este seguro es financiado por los empleadores (desde el año 2008) y es pagado durante la vida laboral activa de los afiliados. Tiene un costo de un 1,15% de la remuneración mensual del trabajador.

Las pensiones por invalidez suelen ser bajas,  considerando que muchos de estos pensionados  todavía tienen hijos educándose ya sea en el colegio o en la Universidad. Además, aunque el hecho de obtener la calificación de invalidez y recibir pensión por tal concepto no  limita o coarta el derecho a mantener el trabajo o celebrar un nuevo contrato, se trata de personas con algún grado de invalidez que no sólo les impide trabajar, sino que los obliga a costear gastos médicos, remedios y costosos tratamientos.

En junio de este año los afectados enviaron una carta titulada “Propuesta de los jubilados por invalidez de las AFP y Compañías de Seguros” a la Comisión Bravo. En ella exponían su  situación e incluían algunas propuestas concretas  para mejorarla.

Pues bien, como ya hemos dicho, en nuestro  país son  alrededor de 200 mil chilenos los que se encuentran afectados por un menoscabo en su capacidad de trabajo, convirtiéndose en personas altamente vulnerables.  Le corresponde al Estado velar por ellos, considerar sus necesidades y evaluar medidas que contribuyan realmente a mejorar su calidad de vida.

En otros países, por ejemplo se ha determinado por ley la Pensión no Contributiva, que asegura a todos los ciudadanos  pensionados por  invalidez  una prestación económica, asistencia médico farmacéutica gratuita y servicios sociales complementarios y, que en Chile, podría ser similar a la que reciben hoy los exonerados políticos.

Estudiar estas opciones y evaluar la aplicación de  medidas de este tipo, es comprender realmente el efecto global que tiene sobre las personas una situación de invalidez.

Comentarios del artículo: Sordera y ceguera: 2 males que afectan a un sistema de pensiones inválido - Publicado: a las 8:48 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 04/07/2014

¡Yo no quiero (ni puedo) jubilar!

Aunque no es una medida popular, subir la edad de jubilación es lo que recomiendan todos los expertos. Sin embargo, hay que buscar mecanismos para que las empresas se preparen para tener más adultos mayores en sus filas.

La firma reciente por parte de la Presidenta Michelle Bachelet de un proyecto para instituir una AFP estatal y la creación de una comisión para estudiar fórmulas orientadas a solucionar los problemas que afectan nuestro actual sistema previsional, ha vuelto a poner en la agenda muchas iniciativas que se vienen planteando desde hace algún tiempo.

A medida que la generación de los baby boomers se retira del mundo laboral sin haber alcanzado la pensión que esperaba, se han venido introduciendo en el mundo reformas tendientes a mejorar  el monto de la pensión en  la vejez.

Los países que componen la OCDE presentan una gran variedad de sistemas de pensión, sin embargo las reformas que están impulsando tienen muchas similitudes. Una de las más visibles y controvertidas es la que propone aumentar la edad de jubilación, lo que a pesar de la resistencia inicial, está  terminando por imponerse.

Un estudio elaborado por la misma organización ya reflejaba que la esperanza de vida subiría, superando los 7 años en las economías desarrolladas. Y Chile no se quedaría al margen, pese a ser un país emergente.

En Chile, la Asociación de AFP ha propuesto elevar la edad de jubilación voluntariamente, mediante incentivos a los trabajadores mayores que opten por postergar su jubilación.

En España, dentro del plan de reforma del sistema de pensiones, el Gobierno aprobó el año pasado sancionar  el despido a los mayores de 50 años para evitar así la  discriminación por razón de la edad.

Volviendo a Chile, un estudio de la Universidad Católica, dado a conocer en diciembre pasado, concluyó que las leyes chilenas que regulan la discriminación laboral por razones de edad y promueven la empleabilidad de los mayores, están jugando un papel controversial. Si bien limitan las posibilidades de despido, no por ello mejoran las oportunidades de contratación de trabajadores mayores.

El estudio indica  además que las empresas, sobre todo las privadas, tienden a contratar trabajadores jóvenes, razón por lo que entre otras cosas propone que se tomen disposiciones antidiscriminatorias.

Por otro lado, el Melbourne Mercer Global Pension Index, estudio que mide la calidad de los sistemas de pensiones en 20 países, también recomienda a Chile elevar la edad de jubilación, además de subir la tasa de cotización obligatoria.

Aunque no es una medida popular, es lo que recomiendan todos los expertos. Eso sí, hay ciertas precauciones para que su implementación sea efectiva. Junto con aumentar la edad de jubilación, se debiera buscar mecanismos para que las empresas se preparen para tener más adultos mayores trabajando en el mercado laboral chileno.

Comentarios del artículo: ¡Yo no quiero (ni puedo) jubilar! - Publicado: a las 9:09 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.