" "
Blog de
  • Leide Lessa

Leide Lessa

Maestra y conferenciante de la Ciencia Cristiana. Escribe reflexiones sobre espiritualidad y salud. Es columnista de The Huffington Post Voces.

» Publicado: 22/04/2016

¿Puede la religión “afectar” tu vida?

La respuesta depende de lo que se entiende por las palabras “afectar” y “religión”. Como ejemplo práctico en la vida, les comparto lo que pasó con Elys Renata Carvalho, quien aceptó que la curación espiritual por medio de la oración es posible.

¿Puede la religión “afectar” tu vida? dice el título de este artículo. Una de las definiciones de “afectar”, según la Real Academia, no es negativa. Dice: “producir alteración o mudanza en algo”.  Me gusta esta definición, principalmente si la alteración o mudanza es para algo mejor.

También es necesario definir “religión”, que actualmente tiene diferentes connotaciones.

Para mí la noción más importante es el significado de la palabra en sí, más que las definiciones de diccionarios o de instituciones.

La palabra “religión” viene del latín “re-ligare”, o sea, ligar nuevamente, conectarse nuevamente a la fuente. Por eso, cada uno de nosotros encuentra la “verdadera religión”, cuando se conecta a la fuente de la creación espiritual y esta conexión produce un cambio para mejor.

Como ejemplo práctico en la vida, analicemos lo que pasó con Elys Renata Carvalho. Desde muy pequeña, Elys sufría de reacciones alérgicas a ambientes polvorientos y cambios de clima. Tomaba medicamentos, que después de un tiempo, dejaban de tener efecto y le traían problemas digestivos. Pero en 2012, conoció la Ciencia Cristiana y empezó a leer a diario el libro Ciencia y Salud y la Biblia.

Y aquí podemos relacionar esa historia con el significado que hablé anteriormente de “religión” y de “afectar”: Hubo un cambio en la manera de pensar de Elys, pues aprendió que es una idea de Dios, y aceptó que la curación espiritual por medio de la oración es posible.  O sea, el cambio en su pensamiento y el hecho de conectarse con su origen espiritual, le hicieron comprender que podía controlar armoniosamente su cuerpo.

Poco a poco, Elys dejó de tener ataques alérgicos y de tener miedo al polvo. Naturalmente sintió que ya no necesitaba los medicamentos y, al final, todos los síntomas de alergia y problemas digestivos desaparecieron. Hace más de dos años que está totalmente sana.

En este caso, la religión ciertamente tuvo un efecto positivo su vida: se produjo un cambio mental cuando se conectó con su naturaleza espiritual, y eso mejoró su salud física y emocional, pues, además de sentirse sana, hoy siente una alegría muy grande de vivir.

La alegría es un sentimiento extremadamente importante en la vida de hoy, con tantos desafíos, estrés y miedos. La alegría ayuda a que disfrutemos de una vida sana y tranquila, aun en las peores condiciones.

Alice Sommer, una sobreviviente del Holocausto, que falleció en 2014 a los 110 años, cuando vivía en Londres, estaba llena de alegría, tocaba su piano por las mañanas y tardes, y decía que incluso en el campo de concentración sonreía. Aun en aquella situación la música la transportaba “a otro mundo”, le tocaba el alma, la conectaba con lo divino. Ella decía que la música era su “religión”. En la vida, siempre elegía lo bueno.

Todos podemos encontrar nuestra conexión con lo espiritual, o sea, la manera de vivir con paz interior, con salud mental y física. Sentir alegría, elegir lo bueno, estar constantemente conectado a nuestra fuente espiritual es vivir el Amor divino, es dejar que nuestra religión tenga un efecto para mejorar nuestra vida y la de los que están a nuestro alrededor.

Comentarios del artículo: ¿Puede la religión “afectar” tu vida? - Publicado: a las 1:00 am

» Publicado: 07/04/2016

Las travesías espirituales sanadoras que recopiló Oprah

¿Puede la fe mantener la salud? A Karen Cavanagh un accidente de surf la dejó con el cuello roto y una lesión traumática en el cerebro. Los médicos no creían que ella podría sobrevivir, pero ella se acordó de todas las palabras de un poema de Rumi que había leído hacía 20 años. Y salió del coma.

La fe en un poder superior forma parte de la vida de muchas personas. Para unas más que para otras, pero sin duda, este es un tema que llama cada vez más la atención. Tanto es así que Oprah Winfrey estuvo viajando tres años por el mundo, buscando historias de la travesía espiritual de personas que buscaban su propósito o el sentido de la vida, de la paz interior o de la salud. Muy interesante es este documental con ejemplos de personas de diferentes edades, países y culturas.

La historia que me llamó la atención fue la de Karen Cavanagh. Un accidente de surf la dejó con el cuello roto y una lesión traumática en el cerebro. Los médicos no creían que ella podría sobrevivir, incluso después de las operaciones que le hicieron. En un momento, durante el coma, ella se acordó de todas las palabras de un poema de Rumi que había leído hacía 20 años. Y salió del coma. Los médicos creían que ella nunca más volvería a caminar, pero las palabras del poema le seguían sonando como un llamado. Ella empezó a estudiar con una maestra Sufi, aprendió a meditar, y no solo volvió a caminar, sino incluso a bailar.

Es muy individual la manera en que cada uno encuentra su camino para obtener curación y desarrolla su relación con lo Divino y con uno mismo. Todos tenemos la capacidad de desarrollar nuestra fe y conocernos a nosotros mismos, o sea conocer nuestro origen y naturaleza espirituales.

La teóloga Mary Baker Eddy dijo que “Jesús enseñó el camino de la Vida por medio de la demostración, para que pudiéramos comprender cómo este Principio divino sana a los enfermos, echa fuera el error y triunfa sobre la muerte”.

Desde muy joven busqué el sentido más profundo de la existencia y lo encontré en la Ciencia Cristiana, que me enseñó que la Vida es Dios y que Dios no solamente sana, sino que es también la fuente de la salud. He visto cómo esa comprensión metafísica ha cambiado estados físicos, mentales y emocionales que estaban enfermizos, en salud, armonía y paz. Además, esa consciencia de la Vida totalmente armoniosa y de nosotros como su expresión, es preventiva, o sea, lo mantiene a uno sano.

Hoy, oro para que en el mundo cada vez más personas sigan buscando su fe, su camino hacia el profundo sentido de la Vida, y encuentren así paz, propósito y salud.

Comentarios del artículo: Las travesías espirituales sanadoras que recopiló Oprah - Publicado: a las 1:00 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 08/02/2016

¿Hay una solución espiritual para la obesidad?

La obesidad entre niños y adultos podría sanarse encontrando la fuente espiritual de satisfacción y movimiento. Y esta fuente es la Mente divina.

Hace un tiempo, al mirar un programa sobre obesidad infantil, empecé a pensar en la solución espiritual para el problema.

El conductor del programa entrevistó a la abuela de una niña de 4 años que pesaba más de 40 kilos. La mamá trabajaba todo el día y la abuela cuidaba de la nena, que ya enfrentaba varios problemas de salud y movilidad debido a su peso.

Cuando no encontraba comida, la niña lloraba, diciendo que la abuela no la quería. Entonces para mostrarle su “amor”, la abuela la dejaba comer de todo, todo el día.

Quizás muchos padres chilenos enfrenten dificultades similares, pues según algunos estudios, Chile es el segundo país latinoamericano en cantidad de niños obesos.

El problema de la obesidad está empezando cada vez más temprano.

¿Dónde está el problema? ¿En la educación, en el bullying, en la industria alimenticia? ¿Podrían ser ellos la consecuencia y no la raíz de este trastorno?

La raíz quizás esté en lo que provoca el comer descontroladamente y el estilo de vida sedentario: la insatisfacción, la flojera, el cansancio. Por lo tanto, la obesidad entre niños y adultos podría sanarse encontrando la fuente espiritual de satisfacción y movimiento.

Esta fuente es la Mente divina. El aprecio por uno mismo y por las actividades físicas empieza cuando se entiende que el amarse y el moverse forman parte de la naturaleza espiritual de cada uno, y por lo tanto es natural expresar gracia, control y energía.

Virginia Vender, de Santiago, demostró esto al sanar de obesidad mórbida. Al estudiar profundamente y estar consciente de su relación con la Mente divina, sin ansiedad pasó a alimentarse con inteligencia y a caminar con gusto, y perdió 28 kilos. Además, el vacío interior que sentía se llenó de Amor. Su transformación interior cambió sus actos y su cuerpo para mejor, e incluso sanó de enfermedades previamente diagnosticadas.

Al igual que Virginia, espero que quienes enfrentan la obesidad -propia o de sus familiares- busquen enfocarse en la fuente espiritual de satisfacción y de movimiento, y así, con vitalidad y alegría, expresen control sobre sus pensamientos y hábitos.

Sin duda, esta es una forma de colaborar para obtener una sociedad más equilibrada, satisfecha y saludable.

Comentarios del artículo: ¿Hay una solución espiritual para la obesidad? - Publicado: a las 12:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.