" "
Blog de
  • Karina Gómez

Karina Gómez

Gerenta de Desarrollo y Servicio en Fondo Esperanza.

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 11/03/2014

Desigualdades de género en el emprendimiento

En Chile, el 38% de los emprendimientos son liderados por mujeres. Pero los niveles de ventas que ellas generan son notablemente inferiores a las de los hombres, dado que se dedican principalmente a rubros menos rentables. Además, se desempeñan en una doble o triple jornada, cumpliendo también con el hogar y la familia.

La progresiva incorporación de la mujer al mundo del trabajo ha traído importantes avances en materia de equidad de género. Sin embargo, las brechas aún persisten. Ejemplo de ello es la desigualdad de ingresos y la distribución de roles en el hogar, desequilibrio que no excluye a las trabajadoras independientes.

En Chile, el 38% de los emprendimientos son liderados por mujeres y si observamos los niveles de ventas que ellas generan, son notablemente inferiores a las generadas por los hombres, llegando éstos últimos incluso a duplicar las ventas percibidas. También se observa que el 56,7% de las mujeres sólo alcanza a generar ingresos por el sueldo mínimo mientras que sólo el 29,6% de los hombres se encuentra en esta situación (EME, 2013).

Una de las explicaciones para esta brecha radica en que las mujeres se desempeñan principalmente en rubros menos rentables, por ser actividades que se extienden desde la economía doméstica, dedicándose principalmente al comercio (45,3%) y la manufactura (18,1%). Sin embargo, cuando analizamos el tiempo que éstas destinan a su emprendimiento, no existen mayores diferencias respecto al tiempo que los hombres dedican a sus negocios, por lo que podemos afirmar, que ante el mismo esfuerzo las emprendedoras perciben menores ingresos, reproduciendo las mismas desigualdades observadas en el mundo del trabajo formal.

Es necesario contar con líneas focalizadas en materia de financiamiento para mujeres, crear planes de desarrollo de sus actividades económicas que les permitan mejorar su rentabilidad o bien atreverse a explorar rubros que no están culturalmente asociados a ellas.

En este mismo sentido no podemos dejar de mencionar los múltiples roles que las mujeres desempeñan, siendo la “compatibilización de sus múltiples tareas” una de las principales razones que las motiva a emprender.  Declaran que el emprendimiento les permite cuidar a los familiares de su hogar (73% vs. 30% de los hombres), realizar las tareas del hogar (86% vs. 64% de los hombres) y al mismo tiempo generar ingresos propios (Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, 2011). Lo anterior se traduce inevitablemente en la ya conocida doble o triple jornada que han asumido las mujeres, manteniéndose en muchos casos las desigualdades de género en la esfera de la división del trabajo y trayendo consigo complicaciones en su calidad de vida (PNUD, 2010).

Respecto del acceso al financiamiento se observa que los créditos solicitados por mujeres son frecuentemente más rechazados que en el caso de los hombres (5,5% v/s 3,2%), si bien, no es una diferencia tan grande, cuando se profundiza en las razones del rechazo aparecen las brechas. Éstas principalmente radican en la insuficiente capacidad de pago de las emprendedoras, siendo el 43,9% v/s el 15,9% de los hombres que son rechazados por la misma razón.

Por tanto, desarrollar programas considerando estos puntos es un mandato que debemos asumir aquellos que apoyamos el emprendimiento en nuestro país. Urge incorporar en nuestros diseños programas basados en la corresponsabilidad, y es vital proponer un modelo de emprendimiento familiar.

Es necesario contar con líneas focalizadas en materia de financiamiento para mujeres. Y por último, crear planes de desarrollo de sus actividades económicas que les permitan mejorar su rentabilidad o bien atreverse a explorar rubros que no están culturalmente asociados a las mujeres, pero que pueden generar mayores ingresos y mejoras en su calidad de vida. Estas son algunas medidas en las que podemos comprometernos tanto instituciones públicas como privadas a la hora de generar un aporte profundo en la equidad de género de las emprendedoras de Chile.

 

Comentarios del artículo: Desigualdades de género en el emprendimiento - Publicado: a las 8:30 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.