" "
Blog de
  • Karin Plass del Corral

Karin Plass del Corral

Ingeniero Civil PUC y Coach Newfield-ICC.

Etiquetas: , , , » Publicado: 11/06/2015

Para empoderarte, ¿te atreves a tomar el control de tu vida?

Muchas veces uno se encuentra con frases como “quisiera que las cosas no fueran así, pero no depende de mí”. ¿Y si no depende de ti, entonces de qué o quién depende? Aceptar que eres parte del problema te permitirá ser parte de la solución.

La mayoría de nosotros no estamos acostumbrados a vivir siendo protagonistas totalmente de nuestra vida y mucho menos de ser conscientes de nuestro inmenso poder, vivimos más bien reaccionando a los estí­mulos, atrapados en nuestras emociones, quejándonos de lo que no nos gusta y esperando que las cosas cambien. No obstante, la decisión más importante de cada uno de nosotros, posiblemente sea la de elegir cómo quieres contar tu historia.

¿Ya te has dado cuenta de cómo es la historia que te cuentas a ti mismo? Aunque suena simple, requiere mucha auto-observación y auto conocimiento. Por esto a veces en las sesiones de coaching, los coachees se encuentran con respuestas sorprendentes. Cuando luego que me relatan un tema, les preguntó: ¿Quién eres frente a ti mismo cuando piensas, actúas o sientes de esa manera?

En estas respuestas, pueden aparecer diversos arquetipos y, relacionado con el empoderamiento, el principal tiene que ver con transformar las actitudes de víctima a las de protagonistas. Muchas veces, al preguntar qué quieres con respecto a algo, me he encontrado con respuestas del tipo “quisiera que las cosas no fueran así, pero no depende de mí”. Y esta pregunta aparentemente inocente encierra intrínsecamente una gran impotencia, por lo que cabe volver a preguntar ¿si no depende de ti, entonces de qué o quién depende?

Aceptar que eres parte del problema te permitirá ser parte de la solución. Es posible que no seas el responsable “del problema”, pero si tú sufres con el tema, tú tienes el problema y eres responsable “frente” a él.

La importancia de identificar la diferencia entre un tipo de respuesta y otro estriba en que éstas abran o cierren posibilidades. Si en mi empresa creo que no tengo los resultados que busco porque “mi jefe es un injusto” o “la culpa es de…” o “falta tiempo”…, estoy generando un tipo de explicación, pero ¿por qué doy este tipo de explicaciones?, y esto es porque quiero estar tranquila de que no cumplí­ con el objetivo por alguna razón completamente externa a mí­.

Pero, ¿estoy tranquila? Probablemente no. Y entonces, ¿por qué las llamamos “respuestas tranquilizadoras”? Porque aunque no resuelvan nada, y el problema sigue existiendo, me desligo de la responsabilidad y la cargo en otro lugar o persona. Dar este tipo de explicaciones no es gratuito, no me doy cuenta de que al hacerlo me declaro inocente, pero al mismo tiempo, impotente e incompetente.

Esta manera de explicar me cierra posibilidades de acción y me deja fuera de juego para responder ante la situación. El costo emocional y de efectividad en mi vida es altí­simo. Tendré razón y tendré una explicación tranquilizadora, pero estaré cada vez más lejos de experimentar poder personal.

  • Karin Plass del Corral imparte el taller SAN-ARTE: COACHING PARA LA GESTIÓN EMOCIONAL, un programa de autodescubrimiento y aprendizaje transformacional, que permitirá aprender a gestionar las emociones para vivir más feliz y con relaciones más sanas y nutritivas.

Comentarios del artículo: Para empoderarte, ¿te atreves a tomar el control de tu vida? - Publicado: a las 9:28 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.