" "
Blog de
  • Juan Rayo Prieto

Juan Rayo Prieto

Gerente Técnico JRI. Patrocinador Diplomado de Minería Subterránea JRS.

Etiquetas: , , , » Publicado: 06/04/2015

Los ciclos en la minería

La metodología de explotación de minerales de los grandes yacimientos cupríferos chilenos ha presentado cambios relevantes en forma cíclica durante su historia.

En el siglo pasado, un total de 5 grandes yacimientos que operaban en forma subterránea pasaron a ser explotados en rajo, ya sea total o parcialmente (Los Bronces, Andina, El Soldado, Mantos Blancos, Pelambres).

Además, actualmente se tiene planificado que antes del término de la década del ‘30, una similar cantidad de yacimientos pasen desde rajo a minería subterránea (Chuquicamata, Ministro Hales, Andina, Los Bronces, Romeral).

De todas ellas, el caso de Chuquicamata es el más relevante, dado que será el primero en estar habilitado (las proyecciones indican que para el 2019 ya estará operativa), con una mina subterránea diseñada para lograr un ritmo de extracción nominal de 140 KTPD.

Los cambios de tecnología que se experimentaron cuando se pasó de minería subterránea a rajo fueron relativamente fáciles. Incluso un destacado ejecutivo minero reportó el cambio, indicando que para operar en minería de superficie libre prácticamente “no se requerían ingenieros de minas” (sic). Algo de razón tenía, ya que el gigantismo de los equipos, los contratos de mantención externalizada la instrumentación, control de taludes y los estándares de la gran industria minera, hizo muy fácil la adaptación.

Los futuros cambios desde rajo a subterránea seguramente serán mucho más complejos, considerando un equipamiento más sofisticado, actividades operacionales adicionales (ventilación, levante de mineral, accesos, drenajes, control incendios, etc.), una gestión operativa más difícil y la búsqueda de recursos humanos competentes.

Realmente el cambio que se avecina es trascendental para la industria minera, porque debe emularse bajo la tierra los buenos estándares alcanzados por la operación en superficie, ello en base a metodologías de explotación subterránea de avanzada, de mayor eficiencia y efectividad.

Una de las interrogantes que se presentan en este proceso es cuál será el foco de la futura minería subterránea. A mi juicio, radica en crear una cultura minera distinta a la operación en superficie, pero también algo distante de la operación en subterránea a la “antigua” (Andina, Salvador, Teniente).

Los nuevos explotadores subterráneos deberán ser muy eficaces en los accesos a las faenas, para trabajar muchas más horas de las que hoy se trabajan en las “minas viejas”, utilizando la máxima remotización posible y a futuro la robotización que sea factible. Este nuevo personal deberá tener visión integral del proceso y estar bien capacitado; y ser líderes en control y manejo de emergencias, considerando que el nivel de comunicación y control, tanto del proceso como del personal involucrado, debe ser exhaustivo y redundante. Los rendimientos de los equipos y sistemas deben ser altos, la productividad debe ser mejor que los grandes rajos y las metas de producción deben ser cumplidos adecuadamente.

Comentarios del artículo: Los ciclos en la minería - Publicado: a las 7:33 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.