" "
Blog de
  • Juan Pablo Bórquez

Juan Pablo Bórquez

Director BY Bórquez Yunge @byasesores

» Publicado: 25/01/2016

Colusión y Gobiernos Corporativos: el castigo del mercado

Es más fácil ponerse de acuerdo con la competencia que competir y requiere de menos esfuerzo que innovar. Existe, por ende, una duda razonable acerca de la capacidad de la empresa de generar valor sin trampa.

La colusión entre cadenas de supermercados recientemente denunciada vuelve a poner en el tapete la importancia del gobierno corporativo de las empresas, cuestión que adquiere una significancia aún mayor al tratarse en los tres casos de sociedades que transan sus acciones y sus instrumentos de deuda en mercados de valores públicos.

Conocidos estos hechos, tanto sus acciones como sus bonos fueron castigados por el mercado generando una importante pérdida para sus inversionistas. El mercado castiga a estas empresas porque anticipa que posiblemente van a ser objeto de significativas sanciones económicas por parte de los tribunales encargados de defender la libre competencia. A aquellas posiblemente se sumarán otras, producto de acciones que intentarán las asociaciones de defensa de los consumidores.

El valor de las acciones y de los bonos de estas compañías sufrieron caídas importantes de precio y es posible que muchos de esos inversionistas (sobre todo aquellos tuvieron de vender en esos días) intenten hacer que la empresa responda a esa pérdida.

Sin embargo, y más allá del reproche ético que merecen estas prácticas colusorias (todavía deben tenerse como supuestas pues no han sido sancionadas por un tribunal), éstas no son otra cosa que hacer trampa tal como lo es hacer un gol con la mano sin que el árbitro se dé cuenta  o salir de los partidores antes del disparo. Ambas acciones se sancionan con la expulsión del juego o la eliminación de la carrera.

Hoy, lo que el mercado está haciendo es emitir un juicio de reprobación al gobierno corporativo de las empresas involucradas. Y podemos decir que este juicio de reprobación tiene dos expresiones.

Por un lado, está diciendo que su Directorio y administración superior no están seriamente comprometidos en la generación de valor para sus accionistas a través de la innovación y una cultura de servicios que pone al cliente en el centro, sino que ha permitido que se instalen ciertas prácticas más propias del “todo vale”, en parte inducidas por la estructura de objetivos y de incentivos que aplica la compañía a los ejecutivos involucrados. Es más fácil ponerse de acuerdo con la competencia que competir y requiere de menos esfuerzo que innovar. Existe, por ende, una duda razonable acerca de la capacidad de la empresa de generar valor sin trampa.

Por otro lado, el mercado puede estar también tomando una visión más  directa relacionada al daño inmediato que estos hechos generan al valor de la inversión de muchos inversionistas.  El valor de las acciones y de los bonos de estas compañías sufrieron caídas importantes de precio y es posible que muchos de esos inversionistas (sobre todo aquellos tuvieron de vender en esos días) intenten hacer que la empresa responda a esa pérdida. En el caso de la alemana Volkswagen que se conoció en el mes de Septiembre del año pasado, sus acciones llegaron a caer un 46% (día previo a conocerse la trampa vs. tres semanas después) lo que significa que deberá enfrentar numerosas demandas de parte de enfurecidos inversionistas que, con justa razón, responsabilizan a la compañía de la pérdida del valor de su inversión.

En consecuencia, los inversionistas son cada vez más exigentes respecto de la calidad de los gobiernos corporativos de las empresas en que invierten, porque cuando éstos “no hacen la pega” el mercado castiga el valor de sus inversiones.

Comentarios del artículo: Colusión y Gobiernos Corporativos: el castigo del mercado - Publicado: a las 7:12 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.