" "
Blog de
  • Jorge Olguín Olate

Jorge Olguín Olate

Docente Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública Universidad Central.

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 27/04/2016

Novo panteón republicano

Como chilenos, debemos preguntarnos por qué esa necesidad de nuestras elites de enaltecerse a sí mismas. Como si los héroes solamente los encontráramos entre ellos.

En estos últimos días, se agregó al panteón republicano un héroe más. Del mausoleo al monumento no nos daremos cuenta. De los testimonios en los medios de comunicación a los libros de historia, tampoco. Lo cierto es que, como chilenos, debemos preguntarnos por qué esa necesidad de nuestras elites de enaltecerse a sí mismas. Como si los héroes solamente los encontráramos entre ellos. Como si los valores de sencillez, humildad y honradez que caracterizaban al ex presidente fallecido, sean exclusividad de un determinado grupo social. Como si nacieran para aquello.

Tengo la impresión que, lamentablemente, nuestra identidad republicana, esa que desde pequeños el Estado nos ha impuesto por la razón o la fuerza, ha corroído nuestra alma como pueblo.

Un pueblo sin identidad es un pueblo que se desvive buscando ídolos. Ayer fueron los que habrían pacificado la Araucanía, hoy los que nos habrían ayudado a transitar pacíficamente a la democracia. ¿Qué problemas tenemos hoy en la Araucanía? ¿Qué problemas tenemos hoy con nuestra democracia? ¿Será que la fuerza de la historia nos enseñará que nos equivocamos de héroes?

Comentarios del artículo: Novo panteón republicano - Publicado: a las 5:00 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 24/03/2016

Control biopolítico de identidad

El control preventivo de identidad aprobado por la Comisión de Constitución del Senado se podría transformar en una política pública errada dentro de la Agenda Corta de Seguridad que tramita el Congreso.

Ad portas de que el Congreso Nacional despache la Agenda Corta de Seguridad, se hace necesaria una reflexión profunda y multidisciplinaria, más allá de lo estrictamente político, legal o instrumental.

A inicios del siglo XX, tomó inusitada fuerza entre la clase política chilena, la idea de controlar biopolíticamente a las masas proletarias. Paralelamente al uso indiscriminado de la fuerza, se introdujeron medidas antropométricas para caracterizar a todo individuo que alterara el orden social deseado.

Fue así como miles de rotos, acusados de subvertir el estado de derecho, fueron catalogados fisiológicamente y –finalmente– descritos en perspectiva eugenésica, como seres humanos “anormales” que había que identificar, pues su fenotipo racial definía su actuar insurrecto en la sociedad.

En estos últimos años, Chile ha consolidado este tipo de prácticas. La implantación de un modelo de desarrollo neoliberal ha reforzado la persecución desde el Estado no solo de nuestros pueblos originarios, sino que de todo ser humano que rompa el canon arquetípico de normalidad que este sistema socioeconómico nos impone.

Lo paradojal de esta situación es que ancianos, inmigrantes, homosexuales, jóvenes, pobres y otros grupos siguen siendo marginados por algunas de las políticas públicas que nacen y se aplican desde el Estado.

El control preventivo de identidad aprobado por la Comisión de Constitución del Senado se podría transformar en una política pública errada que, en la apariencia, ayudaría a solucionar el tema delincuencial, no considerando que esta problemática posee causas y explicaciones mayormente sociales y que pasan por preguntarnos por qué hemos llegado a sustituir al ser por el tener.

Comentarios del artículo: Control biopolítico de identidad - Publicado: a las 1:00 am

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 11/09/2015

A propósito de los “pactos de silencio”

Terminada la dictadura, los gobiernos democráticos continuaron pactando con el “pasado” de manera legal, con serias implicancias intelectuales. Un ejemplo es la Ley 18.771 que determinó que la información pública proveniente de los organismos de la Defensa puede ser destruida sin previa consulta jerárquica al Poder Ejecutivo. O la Ley 19.992 que estableció un silencio de 50 años para la información que las víctimas entregaron a la “Comisión Valech”.

Mediante el proceso archivístico estatal, quedan bajo resguardo de la ciudadanía los actos públicos de los actores políticos gubernamentales. Este ejercicio cívico debiese permitir a acceder de manera expedita y transparente a las evidencias públicas de quienes les ha sido delegado el poder soberano de gobernar. Bajo este último punto, surge una reflexión académica en relación a las posibilidades de acceso desde un régimen democrático a los archivos vinculados con el último proceso dictatorial que se vivió en Chile entre 1973 y 1990.

La historia del tiempo presente nos evidencia que el tan comentando “pactismo secreto” entre victimarios civiles y militares de la dictadura de Pinochet, se extendió más allá de los 17 años que gobernaron fácticamente Chile. Los gobiernos democráticos continuaron pactando con el “pasado” de manera legal y –por ende– pública, en lo que se entendió mediáticamente como “política de los consensos”. Las implicancias intelectuales de algunos de esos consensos impactan hoy en día en el desarrollo epistemológico de las denominadas “ciencias sociales”, como es el caso de la disciplina histórica.

Dos ejemplos. En las postrimerías de la dictadura (1989), se promulgó la Ley 18.771 que –mediante un artículo único– determinó que la información pública proveniente de los organismos de la Defensa Nacional puede ser destruida sin previa consulta jerárquica al poder Ejecutivo.

Asimismo, en 2004 se promulgó la Ley 19.992 que, en su artículo 15°, estableció un silencio de 50 años para la información que las víctimas entregaron a la denominada “Comisión Valech”. Es decir, en este último caso, los investigadores tendremos que esperar la celebración de las “bodas de oro” de la promulgación de la mencionada ley (año 2054) para tener acceso a las fuentes primarias de información.

El historiador, como sujeto y testigo de la historia, no puede dejar de reflexionar en perspectiva crítica, ética y política con respecto a tan importante tema país, especialmente cuando sus objetos de estudio tienen implicancias políticas y sociales con el presente y futuro de una nación. Las autoridades que gobiernan el Estado chileno tienen el deber ético de buscar las formas para que sus conciudadanos accedan expeditamente a la documentación pública que le permita analizar la génesis, operatividad e institucionalidad del régimen dictatorial de Augusto Pinochet.

Por tanto, es esperable que, a 42 años del violento golpe de Estado que interrumpió el sistema político chileno en 1973, motive a nuestras autoridades de gobierno a apropiarse de forma simbólica y práctica de una de las frases que ha levantado con fuerza la sociedad civil en el último tiempo: “No más archivos secretos” (Londres 38, Espacio de Memorias).

Comentarios del artículo: A propósito de los “pactos de silencio” - Publicado: a las 9:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.