" "
Blog de
  • Jorge Hübner

Jorge Hübner

Abogado Instituto de Políticas Públicas en Salud de la Universidad San Sebastián (IPSUSS).

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 09/02/2016

Los Perros de la Calle

Detrás de lo pintoresco que puede resultar que la Corte Suprema se pronuncie acerca de las condiciones de los canes que deambulan por las calles, subyace un problema de salud pública mucho más grave que el exceso de perros vagos.

Llamó la atención que una reciente sentencia de la Corte Suprema obligara a una Secretaría Regional Ministerial de Salud, conjuntamente con el municipio respectivo, a hacerse cargo del control de perros vagos después de que un ciudadano fuera atacado por una jauría en Concepción.

No obstante, detrás de lo pintoresco que puede resultar que la Corte Suprema se pronuncie acerca de las condiciones de los canes que deambulan por las calles, subyace un problema de salud pública mucho más grave que el exceso de perros vagos.

La Seremi de Salud se excusó ante los tribunales señalando que no tenía atribuciones para cumplir la tarea de control de perros vagos ya que sus facultades estaban reducidas únicamente al control de la rabia y cuando hubiese sospecha de un brote de esta enfermedad.

Sin embargo, la Corte Suprema desestima este argumento, señalando que existe un deber general por parte de la Seremi en materia de prevención de los riesgos de salud pública. En definitiva, el máximo tribunal declara un principio histórico en materia de prevención sanitaria, pero que muchas veces, entre alegaciones de si tengo o no las facultades, se olvida: La autoridad sanitaria es la llamada a hacer las acciones preventivas necesarias para mantener la salud pública.

En ese contexto, ya no resultan válidas las excusas de la autoridad en el sentido de señalar que no se tienen facultades para actuar cuando exista un riesgo para la salud de las personas.

Es por eso que la autoridad sanitaria debe ser una entidad con presencia pública, cuyas acciones puedan ser conocidas por la población y cuya esfera de acción sea lo suficientemente amplia como para resguardar la salud de las personas.

Así las cosas, resulta inexcusable, por ejemplo, el silencio de las autoridades de salud con la quema del vertedero Santa Marta, cuyo riesgo, más importante, qué duda cabe, era la posibilidad de enfermar a la población.

La sentencia en el caso de los perros de la calle de Concepción es una garantía para la ciudadanía de que alguien, necesariamente, tiene que hacer el trabajo para proteger la salud de las personas. Pero también es un ejemplo de responsabilidad ciudadana: si el atacado no hubiese denunciado la falta de acción por parte de la autoridad sanitaria, no tendríamos uno de los fallos más relevantes en materia de salud pública en los últimos años.

Comentarios del artículo: Los Perros de la Calle - Publicado: a las 2:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.