" "
Blog de
  • Jorge Gandara

Jorge Gandara

Gerente General Payroll Bienestar

Etiquetas: , , , , » Publicado: 24/01/2013

Estudiantes universitarios y endeudamiento

Frente al escenario de deudas juveniles, el primer paso, es evitar las tarjetas de crédito y optar por una cuenta vista o de ahorro, ya que la administración de efectivo en esta fase da buenas señales acerca de la importancia de manejar un presupuesto y que los recursos económicos son por definición limitados.

Estamos en período de matrículas universitarias y miles de jóvenes ingresarán a la educación superior. Estos futuros profesionales no sólo estarán expuestos a nuevos desafíos académicos y sociales, sino que también verán abiertas las puertas de un mundo crediticio al que anteriormente sólo tenían acceso sus padres, situación que requiere de una orientación seria a objeto de no comprometer su bienestar financiero futuro, ni el de sus familias.

En general, los estudiantes dependen del aporte monetario de sus padres,  pero ante la gran oferta de tarjetas que reciben -donde no se les exige mayores requisitos- este presupuesto puede verse gravemente afectado, generando los primeros aprietos económicos para ellos y su círculo cercano.

En la actualidad,  más de 80 mil estudiantes mantienen deudas con entidades bancarias. Al no existir una política pública que entregue herramientas para una adecuada educación financiera a jóvenes, las recomendaciones para ellos siempre será evitar el uso de deuda, especialmente en el segmento que vive del ingreso de sus padres.

Según datos revelados por el Instituto Nacional de la Juventud (INJUV), aproximadamente el 60% de los jóvenes posee al menos una tarjeta de alguna casa comercial o de algún banco y más de un 20% presenta alguna morosidad por deuda.

No cabe duda de que los jóvenes que recién ingresan a la educación superior son un segmento atractivo para oferentes comerciales y financieros. Sin embargo, ellos no cuentan con los recursos necesarios para poder solventar este tipo de obligaciones (al menos un 60% de ellos), con los consecuentes efectos económicos y sociales.

En la actualidad,  más de 80 mil estudiantes mantienen deudas con entidades bancarias. Al no existir una política pública que entregue herramientas para una adecuada educación financiera a jóvenes, las recomendaciones para ellos siempre será evitar el uso de deuda, especialmente en el segmento que vive del ingreso de sus padres.

Frente al escenario de deudas juveniles, el primer paso, es evitar las tarjetas de crédito y optar por una cuenta vista o de ahorro, ya que la administración de efectivo en esta fase da buenas señales acerca de la importancia de manejar un presupuesto y que los recursos económicos son por definición limitados. Más adelante, cuando ya se está próximo a egresar de la carrera o derechamente cuando ha obtenido el primer sueldo estable una cuenta corriente sería el producto más apropiado para una administración más global de su efectivo, adhiriendo productos más sofisticados conforme sus destrezas en estas materias avanzan.

Comentarios del artículo: Estudiantes universitarios y endeudamiento - Publicado: a las 1:22 pm

Etiquetas: , , , » Publicado: 27/09/2012

No más Dicom: ¿sólo un retoque?

Tenemos que insistir que si queremos obtener cambios de fondo en esta materia, hay que atacar las raíces del sobreendeudamiento, fenómeno que tiene que ver con cambio de hábitos y una administración racional del presupuesto desde las familias, viviendo acorde a su realidad.

Hace seis meses se aprobó la ley No más Dicom, que borró de los registros comerciales a más de 3 millones de personas. Sin embargo, en los últimos días, las cifras revelan el regreso de 130 mil de estos ruts promedio por mes, la mayoría de los cuales fueron eliminados en febrero pasado.
Frente a este escenario, parece un hecho que la aplicación de esta ley no ha generado impactos visibles en las personas desde su aplicación,  toda vez que al ritmo de recaída que nos indican las estadísticas, hacia fines del próximo año tendremos a los 3 millones de personas de vuelta en el registro.

Y si bien hay que destacar que la ley ha impedido que su información financiera se utilice para fines distintos al crédito, como por ejemplo al postular a un cargo, la problemática del endeudamiento exacerbado sigue su curso.

El mercado financiero, al no validar que esta iniciativa se traduciría en un menor riesgo para las familias así “beneficiadas”, y al no contar con información sobre su comportamiento, elevó los requisitos para acceder al crédito, encareciendo su acceso y costo, lo que sumado a una excesiva dependencia de estas familias por financiamiento, se traduce en resultados aún más pobres.

Cuando se lanzó esta iniciativa, recordé que en uno de los estudios de Origina y PayRoll Bienestar, evidenciaban que en promedio los trabajadores deben más de siete veces su renta bruta y destinan un 32% de su sueldo aproximadamente para pagar deudas de consumo que pueden llegar, en casos de sobreendeudamiento, hasta el 50% o más del ingreso.

El mercado financiero, al no validar que esta iniciativa se traduciría en un menor riesgo para las familias así “beneficiadas”, y al no contar con información sobre su comportamiento, elevó los requisitos para acceder al crédito, encareciendo su acceso y costo, lo que sumado a una excesiva dependencia de estas familias por financiamiento, se traduce en resultados aún más pobres.

Una vez más, tenemos que insistir que si queremos obtener cambios de fondo en esta materia, hay que atacar las raíces del sobreendeudamiento, fenómeno que tiene que ver con cambio de hábitos y una administración racional del presupuesto desde las familias, viviendo acorde a su realidad.

No olvidemos que un retoque puede parecer bueno, pero dura poco.

Comentarios del artículo: No más Dicom: ¿sólo un retoque? - Publicado: a las 11:50 am

Etiquetas: , » Publicado: 13/09/2012

Tiquitiquití… pero sin cuotas

Son lindas nuestras Fiestas Patrias, tres días de celebración de nuestro aniversario patrio, junto a nuestras familias, con un rico asado, un buen zapateado y un Viva Chile bien gritado…Entonces, a tirar la casa por la ventana, a olvidarse de los problemas, total, la vida se puede terminar mañana… ¿Y si no se acaba mañana?

Llegó septiembre y con ella los creditazos de Fiestas Patrias; en esta ocasión tendremos 3 días feriados, o 5 días seguidos de fiesta, que muchas familias financian a costa de créditos.

Porque no hay primera sin segunda, ni segunda sin tercera, los chilenos no escatiman en gastos para celebrar esta fecha. Créditos, avances, ahorros o aguinaldos, todo sirve para bailar el infaltable pie de cueca; se nos viene el 18, el tricolor en las calles, las cuecas en las fondas, el olor a empanadas y los vendedores que se aparecen por estos días en toda la ciudad.

Y cuándo termine, ¿Qué?

Además de la resaca -que le puede tomar un par de días-, la resaca de las deudas le tomará bastante más tiempo. Y aún cuando le den muchos días de gracia, el problema clásico es juntar cuotas para el “Tranvía de los Sueños”, que termina en marzo.

Son lindas nuestras Fiestas Patrias, tres días de celebración de nuestro aniversario patrio, junto a nuestras familias, con un rico asado, un buen zapateado y un Viva Chile bien gritado…Entonces, a tirar la casa por la ventana, a olvidarse de los problemas, total, la vida se puede terminar mañana…

¿Y si no se acaba mañana?

Y sí, como es lo más probable, viva muchos años y tenga por delante muchas necesidades básicas que cubrir, nila Rojita, ni el recuerdo de lo rico que estuvo el asado le ayudará a administrar los problemas que el exceso de deudas le puede acarrear.

Por lo tanto, el llamado es a disfrutar razonablemente, pero no en cuotas, menos con período de gracia, para una fiesta que dura cinco días y que puede generarle importantes dolores de cabeza por mucho tiempo.

No tiene gracia ¿No?

“Que el zapateo no me gaste mucho más que la suela de los zapatos,

Y aunque suene fuerte el creditazo,

Que no me engañen los plazos, mucho menos la gracia,

Que será al final mi desgracia,

Tal como le pasó a tantos amigos,

Que ni el guatón Loyola,

Pudo ayudarles con los castigos”

Tiquitiquiti…

Comentarios del artículo: Tiquitiquití… pero sin cuotas - Publicado: a las 4:38 pm

Etiquetas: , , , » Publicado: 15/03/2012

La Masterplop y el Sernac Financiero

Aún cuando creemos que el Sernac Financiero mejorará la asimetría de información histórica entre oferentes y demandantes, es difícil que pueda por si solo generar un nuevo paradigma de relación basado en la concreción y en el ejercicio de la confianza, en aras de propiciar instancias de regulación a través del establecimiento de niveles de autonomía responsable entre las personas y empresas financieras.

Muchos de nosotros reímos a carcajadas en el último Festival de la Canción de Viña del Mar, cuando el humorista “Bombo Fica” desarrolló su hilarante experiencia con la tarjeta de crédito Master Plop.

Probablemente, esta historia nace desde lo que la gente siente, en torno a una serie de cobros excesivos, pero por sobre todo, no informados. Esto último es especialmente grave, ya que afecta la confianza de todos los actores, especialmente de los consumidores o deudores menos informados, que confiaron en un “especialista” que les inspiró credibilidad y seguridad en lo que en su minuto les explicó y les prometió.

Desde la perspectiva de un crédito, ha existido una evidente asimetría de información en el tiempo, la que no exculpa al deudor de su obligación de llevar a cabo una decisión consciente e informada. Sin embargo, y tal como lo dice desde su inicio el Sernac Financiero: “Sabemos que muchos consumidores tienen problemas con las empresas financieras; no saben cuánto terminarán pagando por el crédito, reciben cobros que no entienden o se ven obligados a firmar contratos que parecen estar en chino.”

La confianza es esencial cada que vez que nos encontramos en una situación caracterizada por la incertidumbre y la falta de conocimiento. Cuando no contamos con información perfecta o la misma es muy costosa, las acciones racionales se vuelven casi imposibles. En dichos casos quedamos paralizados, a menos que recurramos a confiar en lo que nos está diciendo la institución que nos provee de un determinado servicio, a través de personal experto e idóneo.

En este sentido, el Sernac Financiero constituye un importante paso para mejorar el poder de negociación de muchos deudores, para quienes la construcción e idioma de la oferta financiera en el mercado no les permiten asimilar estos contratos escritos en chino, generalmente de adhesión, y de modificación unilateral.

Entre algunos de los beneficios que el Sernac Financiero ofrece a los clientes de instituciones financieras y comerciales, se encuentra que estas entidades deben informar cuál es la “Carga Anual Equivalente”, es decir, el indicador que se expresa en forma de porcentaje y que permite comparar el mismo crédito en distintas entidades financieras, y además que estas no pueden “amarrar” a sus usuarios con otros productos. Y entre los derechos del consumidor algunos son que el cliente tiene derecho a exigir que los contratos se entiendan, sean simples y claros, y también tiene derecho a cerrar su cuenta en 10 días sin que le pongan problemas.

Aún cuando creemos que el Sernac Financiero mejorará la asimetría de información histórica entre oferentes y demandantes, es difícil que pueda por si solo generar un nuevo paradigma de relación basado en la concreción y en el ejercicio de la confianza, en aras de propiciar instancias de regulación a través del establecimiento de niveles de autonomía responsable entre las personas y empresas financieras.

La confianza es esencial cada que vez que nos encontramos en una situación caracterizada por la incertidumbre y la falta de conocimiento. Cuando no contamos con información perfecta o la misma es muy costosa, las acciones racionales se vuelven casi imposibles. En dichos casos quedamos paralizados, a menos que recurramos a confiar en lo que nos está diciendo la institución que nos provee de un determinado servicio, a través de personal experto e idóneo.

Este nuevo paradigma basado en la confianza, probablemente evitará, entre otras cosas, que en nuestra calidad de ciudadanos chilenos, nos vendan un seguro por si nos perdemos en Alaska o nos pise un canguro.

Comentarios del artículo: La Masterplop y el Sernac Financiero - Publicado: a las 1:12 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.