" "
Blog de
  • Jorge Fuentes

Jorge Fuentes

Alcalde de Los Álamos, periodista, magíster en Comunicación Estratégica y Negocios

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 04/06/2013

Comunismo y Camila

En estos tiempos, una buena pregunta que nos podríamos formular en nuestro país sería: ¿Cuál es la actual significación del partido comunista local?, o más bien, ¿Qué significa hoy día ser comunista en Chile?

Una buena forma de contestar dicha pregunta sería  estableciendo, cuál es la línea de coherencia entre los diferentes posicionamientos de este partido, a lo largo de la historia, o más bien de los últimos 43 años, con respecto a nuestro país, lo que va desde la “vía pacífica” durante la UP, a la “vía armada” en los últimos años del régimen militar, llegando a la situación actual de búsqueda de una política de alianzas con la Concertación a cambio de cupos y arreglos políticos, compartiendo con los mismos que combatió.

Una de las situaciones más curiosas que caracterizan a la política nacional es la falta de exigencias analíticas y teóricas, en este terreno, las volteretas pasan desapercibidas y a nadie le preocupa mayormente pedir razones, ya que se actúa como si en el debate político nunca estuvieran verdaderamente en juego las ideas.La política aparece entonces como un juego de estrategia, en el que las relaciones de poder son lo único determinante. Nadie pide cuentas y la táctica de echarle tierra a los errores del pasado domina en todos lados. Pareciera existir un pacto mutuo entre las diferentes tendencias, algo así como “si no me molestas mucho, te dejo vivir tranquilo con tus “errores” propios”. Una especie de “teoría del empate”.

Si logramos traer a colación este tema y la coherencia entre los dichos de Camila hace un tiempo atrás, cuando renegaba  la forma de hacer política, sobre todo de la actual candidata a la presidencia Bachelet, indicó: “jamás haría campaña con ella” y resulta que hoy vemos que su partido, y ella misma, apoya a la  candidata de la Concertación, a cambio eso sí, de un blindaje que la conduzca a su aspiración de ser diputada por La Florida.

La Concertación se encuentra en crisis, sin embargo, no se observa ningún  asomo de análisis objetivo, desinflándose a la vista de todo el mundo sin una palabra de autocrítica e intenta ser reconocida únicamente como continuidad de sus supuestos logros, realizando alianzas políticas y transando, a cualquier precio, y con quien sea, a cambio del apoyo que le permita volver al poder. Es decir quieren tener el poder sólo por tenerlo, sin un proyecto de fondo que una a todos los que forman su alianza.

Por otro lado, los comunistas, tampoco se han hecho cargo de los terremotos históricos que han vivido y han logrado ser incluidos en el cuadro político como si poco o nada hubiera pasado, sólo que de repente sale a la luz un hecho significativo que coloca en evidencia las contradicciones internas, que a mi juicio no han tenido hasta ahora respuesta.

Un ejemplo claro de estas contradicciones,  es descifrar hoy día, qué tiene que ver Camila Vallejo con Guillermo Teillier, saber si ambos tienen un mismo pensamiento en sus ideales políticos, resulta altamente dificultoso, más aún ahora resulta cómico, ver a ambos junto a la candidata Bachelet.

Durante las manifestaciones estudiantiles se publicó una foto en que aparece la señorita Vallejo y el señor Teillier juntos, tomada indudablemente con fines propagandísticos y la verdad es que no logré comprender cuál es la equivalencia entre ellos. Hace un tiempo atrás se produjo otro hecho interesante, que tiene referencia a las condolencias enviadas por Teillier con motivo del fallecimiento del líder del partido comunista coreano. La condición de líder comunistadel fallecido motivó sin duda la misiva y las vaguedades con las que se pretendió explicar el mensaje no lograron convencer a nadie. Tampoco a buena parte de la militancia.Se evidencia a través de estas explicaciones una nebulosa en los principios que deja flotante el significado que pueda tener hoy día la militancia en este partido. Es obvio que la actual dirección del partido comunista no tiene una posición de claro repudio al régimen coreano y no se desmarca cien por ciento de sus políticas, aunque tampoco se explica claramente cuáles serían estos lazos que los obligan a enviar este tipo de condolencias, lo interesante es que quién ha exigido con mayor fuerza esta coherencia es la propia Camila Vallejo, declarando públicamente que la carta le chocaba, que merecía una autocrítica y que según su parecer era un error. Dos discursos completamente antagónicos.

Qué hace Camila Vallejo, que se declaró comunista al lado de personajes como Teillier, Gajardo o Martínez, ¿puede compartir pensamientos o ideales con los más antiguos militantes comunistas?

Si logramos traer a colación este tema y la coherencia entre los dichos de Camila hace un tiempo atrás, cuando renegaba  la forma de hacer política, sobre todo de la actual candidata a la presidencia Bachelet, indicó: “jamás haría campaña con ella” y resulta que hoy vemos que su partido, y ella misma, apoya a la  candidata de la Concertación, a cambio eso sí, de un blindaje que la conduzca a su aspiración de ser diputada por La Florida. Sin dudas, es una muestra más de su incoherencia, al querer alcanzar ese cupo en ese distrito, transando su bandera de lucha que en su momento avivó a los estudiantes en peticiones que pueden tener sustento, pero queda claro que fue para aprovecharese minuto de fama, para más tarde, unirse junto a aquellos de los cuales renegó.

No encuentro respuesta, para esta vuelta de carnero de la señorita Vallejo, pero tampoco sé explicarme muy bien qué significa hoy día ser comunista en nuestro Chile.

Comentarios del artículo: Comunismo y Camila - Publicado: a las 1:56 pm

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 27/05/2013

Las primarias a medias

No es fácil reparar el daño causado a la credibilidad y confianza de la ciudadanía, pero al menos, en los distritos y circunscripciones en que se tomó el acuerdo de someterse a primarias, el proceso iniciado debe terminarse, llevando a cabo la elección primaria que permita a la ciudadanía decidir sobre las respectivas candidaturas y así comenzar con el cambio, fomentando una nueva manera de hacer política, aunque suene cliché “por la gente y para la gente”.

Tras largos debates, idas y venidas, los partidos convinieron en aprobar una ley de elecciones primarias para definir las candidaturas a la Presidencia de la República y el Parlamento. Se trataba justamente de encantar de nuevo a la ciudadanía con la política, actividad que ha llegado a los más altos niveles de reprobación y apatía, haciendo visible la profunda crisis de nuestra institucionalidad democrática.

El alto porcentaje de abstención en las elecciones municipales cuando se inauguraba la inscripción automática y el voto voluntario reforzó la percepción de que se debía generar mecanismos para que el electorado pudiese recuperar la confianza en las instituciones.

Sabemos cuánto celebraron todos los partidos políticos la Ley de primarias legales y cómo se comprometieron. La ciudadanía recibió esta ley con esperanzas y alegría. Los partidos generaron mecanismos para la inscripción de candidaturas y se puso en marcha un proceso con amplios y valiosos debates, también con presiones por una mayor amplitud de las y los participantes.

Los partidos políticos no pensaron en las personas con las cuales se conversó en la calle, a las que se les tocó la puerta, diciéndoles que en las elecciones primarias podrían participar y decidir las candidaturas, en síntesis proponer a quién mejor los representara.

Para la ciudadanía de oposición se abría la posibilidad de incluir líderes sociales de trayectoria e iniciar el reemplazo de la vieja clase política, sus prácticas y sus “berrinches”, en fin de sumar fuerzas en pos de la anhelada renovación de la clase política actual.

El 1 de mayo en la noche, tras una masiva y entusiasta marcha por el Día Internacional del Trabajo, Bárbara Figueroa, Presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores, concitó la total adhesión a sus demandas  de transformación, el país se enteró en ese momento de que no habría elecciones primarias parlamentarias, que los partidos políticos no habían llegado a acuerdo para firmar el pacto correspondiente.

Posterior a ello hubo numerosas explicaciones, incluso, que sólo se trataría de un retraso y que el acuerdo se alcanzaría de todas maneras, como siempre.

Precisamente ahí está el problema, ese “como siempre” es de nuevo sin escuchar a la ciudadanía, sin hacerse cargo de sus anhelos y esperanzas, dejando de lado los procesos participativos iniciados y valorados. Una nueva traición de la clase política a la ciudadanía.

Sin lugar a dudas miles de ciudadanas y ciudadanos desencantados que abrieron una pequeña puerta para volver a confiar en la política, para apoyar nuevas candidaturas elegidas, precisamente, ya no de cúpulas administrativas, sino, de verdaderos representantes elegidos por el pueblo.

Creo que los partidos políticos no pensaron en las personas con las cuales se conversó en la calle, a las que se les tocó la puerta, diciéndoles que en las elecciones primarias podrían participar y decidir las candidaturas, en síntesis proponer a quién mejor los representara.

No sólo se ha traicionado al elector o electora antiguo, sino también a los nuevos votantes, quienes se incorporaron a este proceso mediante la inscripción automática, se le incentivó diciendo que no se repetirían los errores del pasado, que habría caras nuevas, particularmente de jóvenes, ansiosos por contribuir a las transformaciones políticas pendientes.

Creo que lamentablemente no es fácil reparar el daño causado a la credibilidad y confianza de la ciudadanía, pero al menos, en los distritos y circunscripciones en que se tomó el acuerdo de someterse a primarias, el proceso iniciado debe terminarse, llevando a cabo la elección primaria que permita a la ciudadanía decidir sobre las respectivas candidaturas y así comenzar con el cambio, fomentando una nueva manera de hacer política, aunque suene cliché “por la gente y para la gente”. De esta única forma podremos contribuir a que la ciudadanía no vuelva a cerrar la puerta a la política, por ende debemos esforzarnos por no volver a decepcionar a nuestra ciudadanía.

 

Comentarios del artículo: Las primarias a medias - Publicado: a las 11:07 am

Etiquetas: , , » Publicado: 29/04/2013

No sólo de educación vivimos los jóvenes

No han sido poco los países desarrollados que han implementado políticas públicas enfocadas en los jóvenes, con el propósito de disminuir las tasas de suicidio que registras este segmento etáreo. Es, sin dudas uno de los compromisos que nuestro país debe abordar porque nos interpela directamente a todas las familias.

Hasta el momento, la agenda pública sigue muy pendiente de los coletazos que han devenido con la injusta destitución del ex ministro de Educación, Harald Beyer.

No son pocos los que aún continúan debatiendo sobre el resultado final de la acusación constitucional. Y, como en todo debate político, las diferentes opiniones emitidas por los adherentes del Gobierno y por la oposición son, casi todas, enconadamente divergentes.

La misión de encontrar algo en común entre las partes debatientes se convierte, sin dudas, en una tarea algo difícil de sortear con éxito.

Adentrándonos en dicha misión, es factible constatar que el común denominador de los actores opinantes se centra en el reconocimiento de la educación como un asunto que afecta directamente a los jóvenes chilenos.

Si bien un 84% de los jóvenes se declaran felices, nuestra preocupación debe centrarse en el resto de que manifiestan una abierta insatisfacción con sus vidas. Preocupantemente, el Ministerio de Salud reconoce que un 24% de los escolares chilenos presentaron alteraciones en su estado de ánimo y un 1,2% han tenido, alguna vez, ideas suicidas.

Deteniéndonos en las opiniones vertidas hasta ahora, queda la impresión de que todos los temas que afectan a la juventud convergen exclusivamente en la educación y, muy especialmente, en la calidad y acceso a la enseñanza superior, cuando lo cierto es que los asuntos que preocupan a los jóvenes trascienden a la Educación, sin dejar de lado la importancia de ésta.

La empleabilidad juvenil, la prevención y la rehabilitación del consumo de todo tipo de drogas, las conductas de riesgos, el embarazo adolescente, la sexualidad, la felicidad, el suicidio juvenil son algunos de los temas, por cierto adicionales a la educación, que también afectan a los jóvenes de nuestro país y que han sido reducidos, al menos en los últimos meses, en la Educación.

Sin dudas, los resultados arrojados por la Séptima Encuesta Nacional de Juventud, revelados por el Instituto Nacional de la Juventud, constituyen un gran aporte en el esfuerzo de ampliar esta mirada reduccionista de las preocupaciones de los jóvenes.

Este estudio arrojó cifras que nos obligan a la reflexión: Un 84% de los jóvenes encuestados se declararon felices o muy felices; un 71,3% declara ya estar iniciado sexualmente y un 48,7% manifiesta su iniciación sexual entre los 15 y los 19 años de edad; un 15% declara haber vivido una situación de embarazo no planificado y entre los 17 y 19 años se produce la mayor cantidad de embarazos no planeados; un 62% ha consumido alcohol en los últimos 12 meses y un preocupante 17% declara lo mismo respecto de la marihuana.

Por otro lado, en Diciembre de 2012, el Ministerio de Salud detectó un fuerte aumento de la tasa de suicidios de jóvenes chilenos entre 10 y 19 años, alcanzando niveles en los que sólo es superado por Corea del Sur.

Si bien un 84% de los jóvenes se declaran felices, nuestra preocupación debe centrarse en el resto de que manifiestan una abierta insatisfacción con sus vidas. Preocupantemente, el Ministerio de Salud reconoce que un 24% de los escolares chilenos presentaron alteraciones en su estado de ánimo y un 1,2% han tenido, alguna vez, ideas suicidas.

No han sido poco los países desarrollados que han implementado políticas públicas enfocadas en los jóvenes, con el propósito de disminuir las tasas de suicidio que registras este segmento etáreo. Es, sin dudas uno de los compromisos que nuestro país debe abordar porque nos interpela directamente a todas las familias.

Estos son una parte de los compromisos que Chile debe asumir con sus jóvenes, y un llamado de atención para no concentrar la agenda juvenil, exclusivamente, en la Educación.

Comentarios del artículo: No sólo de educación vivimos los jóvenes - Publicado: a las 2:32 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.