" "
Blog de
  • Jorge Alessandri Vergara

Jorge Alessandri Vergara

Ex subdirector de Programación del Gobierno de Sebastián Piñera.Twitter @AlessandriDIP y www.facebook.com/JORGE.ALESSANDRI

Etiquetas: , , , , » Publicado: 29/08/2013

La voz de la calle

Si antes se podía desarrollar un proyecto de infraestructura, educacional o una ley a espaldas de la comunidad, hoy eso parecería retrógrado, imposible e impensado. En el Chile de hoy, hasta un nuevo corredor del Transantiago deberá contar con el conocimiento y la aprobación de la comunidad afectada.

Luego de las movilizaciones estudiantiles de 2011 y los movimientos de Aysén y Magallanes podríamos decir que la voz de la calle tomó una  gran importancia. Si antes se podía desarrollar un proyecto de infraestructura, educacional  o una ley a espaldas de la comunidad, hoy eso parecería retrógrado, imposible e impensado. En el Chile de hoy, hasta un nuevo corredor del Transantiago deberá contar con el conocimiento y la aprobación de la comunidad afectada. Definitivamente un avance y un empoderamiento de la ciudadanía.

¿Se han dado cuenta los estudiantes que la verdadera y más democrática de las revoluciones ya está en marcha? Ésta ya tiene nombre: Educación en internet. Si hace cinco años atrás, suscribirse para un curso del profesor Michael Sandell en Harvard llamado “Justice” costaba millones de pesos, hoy puedo acceder a él gratuitamente en internet.

El gobierno se bate entre las encuestas positivas y las negativas, lo mismo la oposición,  parecieran buscar mayor aprobación de “la voz de la calle” y al mismo tiempo hacer transformaciones de largo plazo que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos. ¿Pero qué ocurre con los movimientos estudiantiles? Piden mayor acceso, calidad y gratuidad. ¿Se han dado cuenta los estudiantes que la verdadera y más democrática de las revoluciones ya está en marcha? Ésta ya tiene nombre: Educación en internet. Si hace cinco años atrás, suscribirse para un curso del profesor Michael Sandell en Harvard llamado “Justice” costaba millones de pesos, hoy puedo acceder a él gratuitamente en internet. Más aún, si estoy en uno de los puntos Wifi de la comuna de Peñalolén puedo descargar el curso en forma gratuita a mi teléfono o computador personal.

A mi juicio, hay dos grandes mentiras en términos de educación. La primera, “cambiar la educación toma una generación”. El mundo de la tecnología y la información derribó ese paradigma y hoy usted puede, a través de programas de nivelación, salvar a una generación completa. Así pasan de ser “la generación perdida” para la cual no hay políticas públicas a “la generación salvada”.  Otra gran falacia es que para hacer un cambio potente en educación hay que partir por los más pequeños, no es así. Con los programas de nivelación disponibles en internet usted puede, con gestión, identificar habilidades por alumno e ir nivelando las lagunas de conocimiento. Lo vi en el Centro integral de Adultos de San Ramón, personas con ganas de superarse y salir adelante, claro que nuestros programas les dan muy pocos recursos. Recomiendo (chile.galyleo.net/).

¿Se dará la verdadera revolución de la educación marchando en las calles o en aulas repletas en los primeros años por educación gratuita universal?

Creo que en este caso tanto los actores políticos como los líderes estudiantiles se quedaron en el pasado. Miremos a 20 o 30 años adelante y entendamos que el mundo cambió. La educación en línea combate la pobreza, la segregación, los problemas de acceso y de calidad. Al final del día la era de la tecnología y la información está frente a nuestros ojos, será tremendamente generosa con aquellos que decidan tomas las oportunidades que entregue y luchen para obtenerlas, pero al mismo tiempo, será cruel con aquellos que se duerman en los laureles.

Comentarios del artículo: La voz de la calle - Publicado: a las 5:28 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.