" "
Blog de
  • Jonathan Martínez Líbano

Jonathan Martínez Líbano

Psicólogo clínico y Director Académico UDLA Viña del Mar.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 24/12/2015

Resultados PSU: Cómo manejar el estrés y la frustración

Mientras dura la ansiosa espera de los resultados, los jóvenes y sus padres pueden evidenciar síntomas generales de estrés. Pero, ojo, un mal puntaje en la PSU es sólo un tropiezo o, a lo más, una caída, pero no es un factor determinante en la vida ni es una definición del o de la joven que experimenta el fracaso.

El estrés se explica como un estado de tensión permanente que genera alteraciones psicológicas a las personas cuando existe una exigencia mayor a lo acostumbrado o bien un estímulo externo, que perturba el equilibrio de la cotidianeidad, afectando la adaptación del sujeto al entorno.

El estrés afecta al sujeto en su integralidad, desde lo psicológico los síntomas generales pueden ser la ansiedad y desde lo físico se puede manifestar a través de somatizaciones a nivel físico, evidenciados por ejemplo por malestares generales, problemas para conciliar, irritabilidad y mantener el sueño, sensación de desesperanza, entre otros.

Estos y varios otros síntomas podrían registrarse esta semana en jóvenes y en sus padres, mientras dura la ansiosa espera de los resultados de la Prueba de Selección Universitaria (PSU), dada la trascendencia de los puntajes y lo que ello constituye, considerando que este es un hito personal y social, que marca el fin de la adolescencia y el traspaso hacia la adultez.

El nerviosismo, la sensibilidad extrema, la incertidumbre, la irascibilidad y el temor son un torbellino de emociones que están viviendo quienes rindieron la PSU, lo cual configura un escenario típico de estrés, que puede verse acrecentado por las tensiones típicas de esta época en el hogar, debido a los cierres de años laborales, las carreras de última hora por los regalos de Navidad, los gastos de las fiestas de fin de año, la angustia de saber que la celebración de Año Nuevo pueda ser infeliz, las problemáticas domésticas que pudieran generarse por el hecho de tener a los niños en casa y no en los jardines, colegios y liceos, la espera -también ansiosa-por las vacaciones, entre varios otros factores.

Por ello, es importante saber cómo manejar este estrés y la eventual frustración por un mal resultado en la PSU. La gravedad de los efectos del estrés post PSU está supeditado, obviamente, a la forma particular en que cada persona procese lo que está viviendo y a la forma en que se preparó para este hito. En esta etapa, es importante tener la tranquilidad para realizar una sincera autocrítica, en especial si los resultados reflejan una mala preparación. Para este caso, es esencial corregir los errores y asumir que sí se puede lograr el éxito con esfuerzo y dedicación. Hoy por hoy, un año más de estudio no es nada terrible y ello puede ayudar también a generar confianza en uno mismo y madurez para enfrentar una nueva PSU, esta vez, con una buena preparación en lo académico y en lo personal.

Frente a un mal resultado, no hay que entrar en un proceso de negación o relativización, pero tampoco hay que desesperarse o dejar que las emociones negativas nos dominen. Es normal que pueda haber profunda tristeza, temor, rabia y desazón, pero ello debe ser controlado, para que no se transforme en un problema mayor a nivel de salud mental y en cuanto a las relaciones con los padres.

Para ambos casos -un mal resultado que se esperaba o la triste sorpresa de que el puntaje no alcanzó-, es clave también que el núcleo cercano a la o al joven que está viviendo una frustración comprenda que este episodio va a generar un ambiente de tensión y fragilidad, que muchas veces se ve acrecentado por recriminaciones, castigos y amenazas. Esto es un gran error.

Los padres deben estar ahí, por lo cual la contención emocional juega un rol fundamental y que puede marcar la diferencia entre el natural proceso del manejo de la frustración por un fracaso y la necesidad de contar con apoyo psicológico si el estrés supera la capacidad de un correcto manejo de la situación y se transforma en un cuadro depresivo.

De igual forma, siempre es bueno conversar abiertamente del tema, no sólo con la familia, sino con quienes también hayan pasado por este mismo episodio, para tener modelos de superación al fracaso, diferentes visiones y actitudes resilientes y así poder realizar procesos internos de reflexión y proyección.

Un ámbito importante a considerar también es que una de las claves del éxito en todo este proceso es seguir la vocación de lo que realmente se quiere estudiar y no elegir una carrera por el puntaje obtenido o bien por las posibles proyecciones de retribución económica que le podría otorgar la carrera.

Un mal puntaje en la PSU es sólo un tropiezo o, a lo más, una caída, pero no es un factor determinante en la vida ni es una definición del o de la joven que experimenta el fracaso. Es una prueba más de la vida que debemos sortear.

El ámbito académico es solo una de muchas dimensiones que definen la identidad de una persona. Por eso, es esencial comprender que todos quienes no alcanzan las metas propuestas sienten frustración, pero lo importante es tener la disposición para comenzar de nuevo, con nuevas estrategias, para obtener mejores resultados.

Comentarios del artículo: Resultados PSU: Cómo manejar el estrés y la frustración - Publicado: a las 9:00 am

» Publicado: 30/09/2015

Consecuencias psicológicas del terremoto y recomendaciones

El terremoto recientemente registrado en el norte y centro de nuestro país, y por cierto sus respectivas réplicas, están generando gran inquietud en el país y en personas de todas las edades. Al respecto, entre los principales trastornos a nivel psicológico que se pueden correlacionar con el sismo podemos contar el trastorno adaptativo, el estrés […]

El terremoto recientemente registrado en el norte y centro de nuestro país, y por cierto sus respectivas réplicas, están generando gran inquietud en el país y en personas de todas las edades. Al respecto, entre los principales trastornos a nivel psicológico que se pueden correlacionar con el sismo podemos contar el trastorno adaptativo, el estrés postraumático, pesadillas, trastornos de ansiedad, crisis de pánico, depresión, estados disociativos, alcoholismo y drogodependencias e incluso, en casos extremos, intentos de suicidio.

En este contexto, estar permanentemente expuestos a réplicas puede generar síntomas de ansiedad, lo cual puede intensificar ciertos síntomas frente al temor a que se vuelva a repetir un evento de mayor magnitud. A lo anterior, se debe sumar que la población está siendo bombardeada por los diversos medios de comunicación y en las redes sociales -no siempre con criterio- de que podría ocurrir un terremoto aún peor, generando mayor angustia a la ya existente.

Es importante destacar que el miedo, la inquietud y la ansiedad frente a las réplicas son normales, ya que estas reacciones predisponen al sujeto a la acción. Los problemas surgen cuando estos síntomas pasan a generar un malestar tan grande que llevan a la persona a dejar de lado trabajo, vida social o personal, dominados por el temor.

Frente a esto, si los síntomas duran más de un mes de manera intensa, sin que haya ninguna exposición a un evento traumático, es altamente necesario consultar con un especialista.

Dentro de las recomendaciones para manejar los efectos psicológicos por los sismos, lo primero es asumir que Chile es y seguirá siendo un país sísmico, por lo cual debemos tomar conciencia de que eventos como estos van a continuar sucediendo. Muchas veces la angustia nos consume no por el temblor mismo, sino por el temor de que algo le pueda pasar a un ser querido. En ese marco, hay que tomar precauciones y tener claro cómo debemos actuar individualmente y como grupo familiar al momento de un sismo mayor.

Asimismo, es necesario tener un plan para saber qué hacer en los distintos contextos en donde uno se desenvuelva diariamente: cuáles son los lugares más seguros en los hogares, trabajos, recintos educacionales y otros; aprender a verbalizar el miedo y la angustia; o ensayar cómo explicar a los niños lo que está pasando sin traspasarles el temor. Esto es muy importante, porque de esta forma evitamos que un movimiento telúrico de intensidad mayor quede registrado por los menores de edad como un evento traumático.

Como recomendaciones generales, siempre es recomendable descansar bien y dormir, ya que la alerta permanente puede llevarnos a una sobre exigencia; debemos comer adecuadamente, ya que en algunas personas la ansiedad se puede representar a través de problemas estomacales; de igual forma, si las noticias le generan ansiedad es mejor encontrar otra forma de distracción.

A nivel de las autoridades, estos episodios representan una oportunidad para destacar que, dado que Chile es un país de terremotos y maremotos, debemos fortalecer continuamente nuestra cultura ciudadana, para saber cómo actuar correctamente frente a estos eventos de la naturaleza.

Comentarios del artículo: Consecuencias psicológicas del terremoto y recomendaciones - Publicado: a las 7:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.