" "
Blog de
  • Javier Fernández

Javier Fernández

Director Activ@mente Chile

Etiquetas: , , , » Publicado: 20/03/2012

Kony: una pandemia en las redes sociales

Se trata de una campaña emotiva, que pretende –primero– que el observador se sienta identificado –y luego– que se conmueva con lo que le están contando.

“Kony 2012” es un documental de 30 minutos. No es un hit musical, ni el video casero de un  chascarro. Es una campaña para detener el drama de los niños ugandeses convertidos en soldados por el LRA (Lord’s Resistance Army) de Joseph Kony. Su éxito ha sorprendido incluso a sus creadores. Haciendo a un lado el tema de la campaña y las críticas que ha generado, vale la pena preguntarse ¿Por qué tuvo esta campaña un efecto tan masivo en tan poco tiempo?

El video de la campaña está muy bien hecho. Pero no es sólo desde el punto de vista de la imagen, el guión o la posproducción. Utiliza escenas, personas y un estilo de narración que consigue conmover a espectador rápidamente. Jason Russell, director del documental, genera identificación y ternura desde el comienzo del video hablando en primera persona, involucrando a su hijo pequeño desde el momento de su nacimiento, generando un vínculo de contrastes entre la vida en Estadios Unidos y los que sucede en África.

La animadora de televisión Oprah Winfrey, con casi 10 millones de seguidores en Twitter, hizo público su apoyo a la campaña 48 horas después de que fue lanzada. Se sumaron también personalidades como Rihanna, George Clooney, Mark Zuckerberg, Lady Gaga y hasta Bill Gates. Cuando la campaña llevaba apenas 4 días Justin Bieber, con más de 18 millones de seguidores en Twitter, pidió que sus fans, familiares y amigos apoyaran la campaña. A esas alturas la reacción en cadena había adquirido proporciones descomunales.

Además el video logra ser creíble y generar confianza. Pero esa confianza no depende de las entrevistas a expertos de instituciones conocidas. Depende más bien del uso de imágenes que muestran a personas reales que viven exactamente lo que él está contando. No recicla material de archivo ni utiliza recursos gráficos para mostrar la realidad. Transmite sentido de realidad a través de la abundancia de imágenes originales. Es un video inusualmente largo en comparación con otros fenómenos virales, pero es capaz de sensibilizar al espectador y lograr su objetivo aún sin que terminen de verlo.

Otro factor clave para entender el éxito de la campaña “Kony 2012” es su orientación al ego del visitante y a las necesidades psicológicas de las personas. Se trata de una campaña emotiva, que pretende –primero– que el observador se sienta identificado –y luego– que se conmueva con lo que le están contando. El espectador conmovido tiene la necesidad de liberar esa emoción y el sitio de la campaña maneja hábilmente esa necesidad entregando un mensaje claro y sencillo: Si quieres ayudar puedes poner “Me Gusta” en este video, puedes compartirlo con tus amigos y puedes hacer una donación. De esta forma el visitante no sólo consigue aliviar su necesidad de hacer algo frente a la cruel injusticia que se vive en Uganda, también lo hace de manera pública y visible a través de las redes sociales. No sólo satisface la necesidad íntima de ser bueno y solidario sino que proyecta esa imagen y la comparte a través de internet.

Para lograr que esta experiencia fuera masiva la campaña se preocupó de conseguir el apoyo de políticos y celebridades lo más rápido posible a través de Twitter. La animadora de televisión Oprah Winfrey, con casi 10 millones de seguidores en Twitter, hizo público su apoyo a la campaña 48 horas después de que fue lanzada. Se sumaron también personalidades como Rihanna, George Clooney, Mark Zuckerberg, Lady Gaga y hasta Bill Gates. Cuando la campaña llevaba apenas 4 días Justin Bieber, con más de 18 millones de seguidores en Twitter, pidió que sus fans, familiares y amigos apoyaran la campaña. A esas alturas la reacción en cadena había adquirido proporciones descomunales.

Ha pasado una semana desde que “Kony 2012” alcanzó su punto más alto de popularidad. El interés y viralidad de su mensaje está decayendo rápidamente. Aún es pronto para evaluar los resultados de la campaña. Pero ya es posible darse cuenta que casos como este son cada vez mas frecuentes. En el futuro cercano habrá más y probablemente sea más explosivos e involucrarán a  más personas. Porque el acceso y la penetración de las redes sociales crece rápidamente. Porque cada día aprendemos más y somos mejores generando campañas virales como esta. Sólo nos queda ver cómo van a evolucionar y madurar estas nuevas audiencias.

Comentarios del artículo: Kony: una pandemia en las redes sociales - Publicado: a las 10:13 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.