" "
Blog de
  • Isaías Sharon

Isaías Sharon

Coach internacional y director ejecutivo de Smart Coach.

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 11/04/2016

Tres técnicas de Coaching para el liderazgo efectivo

El liderazgo es un tema del cual se han dicho muchas cosas y publicado una enorme cantidad de libros basado en el deseo de comprender las cualidades de los líderes, así como el anhelo de convertirse en una persona que lidere de forma efectiva, eficaz y transforme la realidad por las nuevas ideas que tiene en mente.

Independiente de la razón por la cual el liderazgo ha sido un tema tan importante en el estudio y el aprendizaje, lo cierto es que su impacto en los equipos de trabajo, las organizaciones y en la propia vida personal resultan fundamentales.

Cada vez más personas buscan en el coaching las herramientas que les permitan desarrollar estas habilidades ligadas al liderazgo, tales como la comunicación efectiva, el establecimiento de objetivos, seguimiento de tareas y otras tantas acciones que realizan los líderes efectivos. Así, el coaching integrativo puede entregar algunas herramientas que ayude a los líderes a lograr potenciar sus habilidades, como por ejemplo el establecimiento de metas claras.

Existen cuatro tipos de metas, las de logro, evitación, conservación y eliminación. Las metas de eliminación son aquellas cosas que tenemos pero que no queremos seguir teniendo, por ello deseamos eliminarlo de nuestra vida. Las metas de conservación se dan cuando tenemos algo que nos gusta y queremos conservar en el día a día, por lo tanto nos enfocamos en cuidar nuestro metro cuadrado. Aquellas metas de evitación se generan cuando nos enfrentamos a un contexto que pudiera ser considerado un riesgo, dado que hay cosas que no tenemos y no queremos que sean parte de nuestra vida. Finalmente, las metas de logro, que son aquellas cosas que no tenemos y que deseamos, por lo que nos brindan una mayor motivación para avanzar y alcanzar aquello que realmente deseamos.

Pero no solo es necesario establecer metas de manera adecuada, sino que también el comunicarnos de la forma precisa, y una de las herramientas que utilizamos en coaching se relaciona con las denominadas construcciones lingüísticas, pudiendo identificar que las personas nos comunicamos de manera visual, auditiva, kinestésica y olfativa/gustativa, por ejemplo cuando las personas dicen “esto no me mueve” o “me hace mucho ruido”.

La muestra más clara de este elemento lo vemos en las conversaciones cotidianas en nuestro hogar, cuando lo que una persona dice es reinterpretado y puesto en otros términos, lo que genera la sensación de no ser escuchado ni comprendido, y nadie quiere contar las cosas verdaderamente importantes con alguien que no entiende ni oye lo que le decimos.

Finalmente, poner el foco en las fortalezas de las personas es una cualidad que los líderes pueden aplicar en su gestión con personas, permitiéndoles hacer sentir a las personas que son capaces y que desde sus propias habilidades actuales pueden potenciar sus competencias para alcanzar mejores resultados.

El coaching es una metodología que en la actualidad es ampliamente utilizada al interior de las organizaciones, por lo que es importante trabajar con profesionales acreditados en la disciplina y disfrutar de los beneficios del coaching integrativo a nivel profesional.

Comentarios del artículo: Tres técnicas de Coaching para el liderazgo efectivo - Publicado: a las 2:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 05/02/2016

¿Qué hacer para mantener motivados a los trabajadores de una empresa?

Si bien la motivación más importante es la interna de cada persona, también podemos implementar varias buenas prácticas al interior de las empresas para poder mejorar el factor motivacional y con ello obtener mejores resultados. Acá, 3 simples recomendaciones.

La motivación es el principal combustible que tenemos las personas para hacer lo que hacemos, para mejorar nuestro desempeño y para mantener nuestro rendimiento en el tiempo. Cuando las cosas nos dejan de motivar entonces nuestra productividad baja, el descontento aumenta y surgen otros factores que afectan nuestra salud y nuestro resultado.

Por tales motivos, saber mantener motivados a los trabajadores de una organización es clave para que ésta pueda crecer y alcanzar los objetivos que se ha propuesto. Sin embargo, la motivación no es algo sencillo, ni labor de un solo un día, es más bien un cúmulo de factores que se combinan (de manera diferente en cada persona) y que permiten alcanzar este estado tan deseado por las jefaturas y las empresas en todo el mundo.

Entonces, ¿qué podemos hacer para aumentar la motivación de nuestros equipos de trabajo? Si bien la respuesta no es del todo sencilla podemos tomar algunos elementos que nos entrega una disciplina como el coaching integrativo, que ha mostrado buenos resultados para aumentar el desempeño y la motivación de las personas. ¿Cómo se logra? Podemos encontrar al menos tres recomendaciones sencillas que se pueden aplicar de inmediato en nuestro trabajo y con los colaboradores que tengamos a nuestro cargo.

La primera cosa que motiva a nuestros equipos es saber el propósito que tienen las tareas que realizan. Es decir, es importante tener metas claras, que sean alcanzables pero que resulten verdaderamente desafiantes. Esta ecuación entre lo realista y desafiante aumenta la motivación en las personas por invitarnos a lograr algo mayor a lo que hemos hecho hasta ahora. Asimismo, es importante que aquello que realicemos tenga un propósito mayor, cuando las personas nos sentimos parte de algo más grande, esto nos motiva e incentiva a dar más de nosotros mismos para alcanzar estos desafíos.

Una segunda clave que debemos tener presente al momento de motivar a nuestro equipo de trabajo es reconocer el cumplimiento de sus funciones y sus buenos desempeños. Hacer bien el trabajo no debe ser naturalizado, es decir, debemos evitar la tendencia a decir “con tu deber cumples”, ya que si bien es parte del trabajo de nuestros colaboradores debemos ser capaces de reconocer y premiar el compromiso y el buen desempeño de cada uno de ellos o ellas.

Finalmente, otra práctica que podemos integrar a nuestro trabajo con equipos, es brindar claridad en las reglas del juego. Las personas necesitan saber qué se espera de ellos, cómo serán evaluados, cuáles serán las consecuencias de su buen o mal desempeño, a qué oportunidades de desarrollo pueden aspirar y cómo serán cuidados por su líder y la organización. Esto da tranquilidad, certezas, baja la ansiedad, ayuda a prevenir el estrés laboral y apoya la mantención de la motivación en el trabajo.

Si bien la motivación más importante es la interna de cada persona, también podemos implementar varias buenas prácticas al interior de las empresas para poder mejorar el factor motivacional y con ello obtener mejores resultados. Trabajadores altamente motivados son la clave de cualquier organización que busca el éxito.

Comentarios del artículo: ¿Qué hacer para mantener motivados a los trabajadores de una empresa? - Publicado: a las 12:01 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 16/11/2015

¿Qué saben los chilenos de coaching?

En vista del creciente auge del coaching en Chile, hay que saber distinguir las falsas promesas, profesionales no certificados y empresas que con tal de vender o subir sus precios han llamado coaching a cualquier cosa.

El coaching se ha ganado un espacio en las empresas, las universidades, el desarrollo personal y las tendencias en desarrollo de personas. Cada día son más los programas que ofrecen estudiar coaching o las empresas que prometen excelentes resultados para transformar los logros de una organización. ¿Pero cuánto saben los chilenos sobre coaching?

Smart Coach realizó una encuesta a 380 personas que participaron voluntariamente en la consulta, y cuyos resultados arrojaron datos interesantes de revisar.

Cabe preguntarse quiénes están contratando o participando de procesos de coaching en Chile, y aunque uno pudiera suponerlo con cierta facilidad, encontramos que el 55% de las personas que declaran haber participado en un proceso de coaching cuentan con estudios de post-grado, mientras que un 33% tiene estudios universitarios completos. Es decir, el 88% de los chilenos que participan en coaching tienen 17 años o más de estudios formales.

Este dato da cuenta de la enorme segmentación socio-cultural de una metodología de acompañamientos que se ha popularizado a nivel mundial gracias a sus resultados y efectividad en contextos deportivos, personales y empresariales.

Otro dato interesante de este estudio, es cuando se le consultó a las personas sobre su nivel de conocimiento de esta disciplina, definiéndola como básica, media o avanzada. Llama la atención que quienes declaran saber más sobre coaching son las personas con estudios técnicos incompletos, llegando a un 83% de este segmento. Si relacionamos esto con lo que las personas creen qué es el coaching, encontramos que un 42% de las personas que dicen haber participado de un proceso de coaching lo definen erróneamente, asociando conceptos como dinámicas, juegos, actividades outdoor, clases y asesoría, todas componentes que no son propios de la metodología de coaching.

A partir de este dato, nos preguntamos qué es lo que las empresas están vendiendo cuando dicen hacer coaching, y encontramos que muchas ofrecen paseos, actividades lúdicas al aire libre, juegos con diferentes elementos como paintball, lego, tirolesas y otras más. Nada de ello es coaching realmente, por lo que el 42% de las personas que dicen haber participado en estos procesos, al parecer, han sido engañadas.

Otra estadística que destaca es que a los encuestados les cuesta identificar modelos de coaching, es decir, enfoques metodológicos de esta disciplina, siendo los más conocidos el coaching ontológico, empresarial y el coaching integrativo, este último considerado el más efectivo por el 53% de los encuestados.

En vista del creciente auge del coaching en Chile, es muy importante que las personas y organizaciones puedan conocer más sobre qué realmente es el coaching y cuáles son sus beneficios y aplicaciones más útiles, de forma de poder distinguir dentro de una oferta cada día más amplia, pero también repleta de falsas promesas, profesionales no certificados y empresas que con tal de vender o subir sus precios han llamado coaching a cualquier cosa. El desafío de seguir aprendiendo está en nuestras manos.

Comentarios del artículo: ¿Qué saben los chilenos de coaching? - Publicado: a las 9:00 am

» Publicado: 28/08/2015

La fragilidad de la vida

Una de las fortalezas que tenemos las personas es la capacidad de elegir sobre nuestras acciones y decisiones. ¿Cuántas cosas realmente importantes para ti estás posponiendo? En este artículo, Isaías Sharon invita a revisar tu lista de pendientes personales de este último tiempo para comenzar a construir tu presente.

Cada cierto tiempo pasa que nos toca presenciar cómo una persona cercana a nuestras vidas, un amigo o conocido, de un momento a otro y sin previo aviso deja de existir. Con todo el desconcierto, dolor y pérdida que esta situación nos genera, nos vuelve a recordar lo que usualmente es dicho como frase cliché en relación a la fragilidad de la vida, pero al poco andar se nos olvida este concepto y volvemos a la inconciencia diaria y dejamos de cuidar aquellas cosas que realmente marcan la diferencia entre cumplir y vibrar con el día a día.

Bajo el supuesto permanente de que hay cosas que le suceden a los demás y que nuestra permanencia diaria es un hecho casi incuestionable, actuamos y nos relacionamos muchas veces dejando pasar aquellas cosas que resultan verdaderamente importantes para cada uno de nosotros, con el pretexto de que estamos muy ocupados haciendo lo que no nos gusta realmente, y aquello “correcto” que no nos hace del todo felices, mientras que lo esencial tendrá que esperar para un futuro incierto donde sí podremos gozar de nuestra vida.

¿Cuántas cosas realmente importantes para ti estás posponiendo? ¿Cuánto tiempo más vas a seguir con esas prioridades? Una de las cosas que muchas personas piensan es que no tienen el control sobre sus propias vidas para tomar decisiones realmente responsables y dejar de perder su tiempo en aquellas cosas que los alejan de su crecimiento y felicidad, de poder compartir con sus seres queridos y encontrarse en situaciones que los encaminen a construir la vida que realmente desean, y no sólo aquella que les alcanzó.

Una de las fortalezas que tenemos las personas es la capacidad de elegir sobre nuestras acciones y decisiones, y con ello construir las condiciones que nos permitan avanzar hacia las metas que nos propongamos, para satisfacer nuestra vida con lo que nos ilumina, y salir de la rutina basada en creencias heredadas de otras personas e intereses que incluso desconocemos realmente en su profundidad e intensión.

Comprender la fragilidad de la vida y lo rápido que ésta se puede ir, es una invitación permanente a vivir con mayor pasión, dedicación y compromiso con nuestros sueños, a vincularnos diariamente con nuestros seres queridos y a comprometernos a realizar religiosamente nuestra tarea diaria de trabajar para nuestra propia felicidad y la de nuestro entorno inmediato.

Luego que revises tu lista de pendientes personales de este último tiempo ¿por dónde comenzarás a construir tu presente?

Comentarios del artículo: La fragilidad de la vida - Publicado: a las 9:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 19/08/2015

Deber versus querer

Probablemente no serán pocas cosas las que llevamos a la práctica en “piloto automático” o por obligación. Pero al elegir entre lo que nos obliga y lo que nos motiva, sólo está en nuestras manos la posibilidad de convertir nuestras decisiones en algo extraordinario.

Permanentemente se nos enseña lo importante que es cumplir con nuestros deberes e impone una innumerable lista de cosas que tenemos que hacer en nuestros diferentes roles y espacios de relaciones, lo que marca la pauta de nuestras conductas, guía nuestras decisiones y la manera en que llevaremos a la práctica las cosas a las que nos comprometemos.

Sin embargo, ¿cuántas de las cosas que realizamos día a día son meramente por cumplir aquellos conceptos de lo que “tenemos” o “debemos” hacer? Probablemente no serán pocas las que llevamos a la práctica en “piloto automático” o por obligación, lo que ciertamente hace que nuestros quehaceres resulten más cansadores y muchas veces nos generen una sensación de desgano y desmotivación, porque nos dedicamos lo que no nos mueve.

Cuando las personas estamos atadas a obligaciones y preceptos que no nos hacen sentido ni nos motivan, entonces las cosas que hacemos pierden sentido y por lo tanto la motivación desaparece.

La motivación de las personas son el combustible que nos impulsa a realizar las cosas que hacemos todos los días, y cuando nuestra motivación sube, también lo hace nuestro desempeño, la persistencia sobre lo que queremos y el nivel de satisfacción de lo que logramos con cada cosa que realizamos. Por ello la gente que obtiene mejores resultados suelen hacer lo que les gusta y por lo tanto tener mayor motivación que quienes pasan sus días cumpliendo con el mero “deber” de sus acciones.

Cuando hay que elegir entre el deber y el querer, el segundo es el que nos lleva a aquello que nos motiva y que se vincula directamente con las cosas verdaderamente importantes para nosotros, por lo tanto es en lo que queremos donde podemos encontrar el mayor combustible para hacer nuestras ideas realidad y disfrutar las cosas que repletan nuestras agendas en el día a día.

Es cierto que hay responsabilidades importantes que cumplir, pero ¿son por obligación, porque así lo hemos decidido o porque realmente queremos hacerlo? Cada compromiso que entra a nuestra vida se relaciona con una decisión que hemos tomado.

Entonces, como tenemos en nuestras manos elegir entre lo que nos obliga y lo que nos motiva, ¿cuál será la próxima decisión que tenemos en nuestra vida? La respuesta la tiene cada uno, y la posibilidad de hacer de esa decisión algo extraordinario también.

Comentarios del artículo: Deber versus querer - Publicado: a las 9:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 14/07/2015

Innovación en Capital Humano: ¿Dónde está?

Lamentablemente, las aristas de competitividad, innovación y desarrollo se han visto reducidas a un par de empresas que dan su lucha casi solitaria en un ecosistema que sigue pegado al comprar barato y vender caro.

Llevamos casi dos décadas hablando de Chile como un país en vías de desarrollo y supuestamente cada vez más cerca de alcanzar los estándares de los países referentes en el denominado “primer mundo”. Mucho se ha avanzado en infraestructura, ingreso per cápita, aunque la distribución del ingreso, la calidad de las prestaciones de educación, salud y vivienda aún nos dejan mirando a la distancia el discurso del desarrollo que se aleja tal como el horizonte.

También se ha abordado largamente la problemática de la educación, como un motor que impulsa el desarrollo de las sociedades, su capacidad de lograr innovación y sumar valor a procesos, servicios y productos en las más diversas áreas de la economía y la vida de las personas. Los sucesivos gobiernos han tratado de encontrar fórmulas que permitan dar pasos reales en dicha dirección, pero las próximas elecciones han llevado a que se borre con el codo lo escrito con tanta vehemencia, lo que sin duda no nos ha llevado todo lo lejos que quisiéramos, ni mucho menos todo lo cerca que necesitamos estar de estas grandes metas.

Se han planteado incentivos tributarios a la innovación y el desarrollo, que se han visto limitados por la escueta propuesta públicos y privados de hacer las cosas de una manera diferente, y por la falta de preparación de los técnicos y profesionales locales. SENCE ha tenido como lógica el poder promover la formación permanente de los trabajadores, en diversos ámbitos que permitan sumar valor a la cadena productiva, pero bajo una lógica de incentivos donde es más importante descontar el impuesto que aprender de verdad, y la formación es dejada en manos de entidades sin capacidades y que deben competir por el mejor precio a cambio de la mayor cobertura, donde la calidad es un factor ausente en la ecuación. Este axioma incompleto claramente ha hecho que no cumpla el fin para el que supuestamente fue creado.

SENCE ha tenido como lógica el poder promover la formación permanente de los trabajadores, en diversos ámbitos que permitan sumar valor a la cadena productiva, pero bajo una lógica de incentivos donde es más importante descontar el impuesto que aprender de verdad.

Si a toda esta discusión sumamos la opción planteada desde el Ministerio de Educación, sobre un impuesto especial para los profesionales, para recaudar fondos para un sistema de educación gratuito, entonces cabe pensar dónde han quedado los incentivos para avanzar en desarrollar las competencias, habilidades y destrezas de nuestra gente, para aportar a una transformación y crecimiento, que nos permita salir del discurso fácil y entrar en tierra derecha en materia de capital humano, productividad, innovación y desarrollo.

Lamentablemente, las aristas de competitividad, innovación y desarrollo se han visto reducidas a un par de empresas que dan su lucha casi solitaria en un ecosistema que sigue pegado al comprar barato y vender caro, o de confundir la mera actividad con la productividad en las diversas industrias, aplicando la lógica de comprar la mayor cantidad de dulces con el vuelto que les queda en el presupuesto, olvidando incorporar la lógica de sumar valor real a las organizaciones, sus personas y su entorno.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Obviamente cada uno tiene en sus manos la posibilidad y responsabilidad de potenciar sus conocimientos y habilidades aplicadas que agreguen valor a su desarrollo laboral, y también a los entornos en que realiza sus diversas acciones y tareas, pero las instituciones aún no han incorporado el concepto de ROI a la inversión de capacitación y perfeccionamiento, lo que claramente cambiaría el eje de las prioridades al momento de buscar programas que sumen un valor real y potencien los aspectos importantes para las personas y para la organización en su conjunto.

Salir de la mirada clásica de las coberturas, para pensar en el valor real, y montar los incentivos en la dirección correcta, es parte del desafío que enfrentan las organizaciones actuales, para alcanzar desarrollos sostenibles, agregando aquellos componentes valiosos que realmente harán la diferencia.

Comentarios del artículo: Innovación en Capital Humano: ¿Dónde está? - Publicado: a las 9:24 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 29/05/2015

Confianza, lo que faltó este 21 de Mayo

Más allá de una reforma en particular, la confianza es hoy el principal ausente en la cita social entre las autoridades y el ciudadano de a pie. Para recuperarla, no basta con citarla en un discurso, sino hacerla parte de nuestra realidad cotidiana.

No hay duda que la confianza en las instituciones, los partidos políticos y sus figuras públicas es algo que está sobre la mesa en todas las direcciones, sin distinguir ni menguar entre derechas o izquierdas. Más allá de una reforma en particular, hoy es la confianza el principal ausente a la cita social entre las autoridades y el ciudadano de a pie.

Como cada 21 de Mayo fue entregada la cuenta pública en el Congreso Nacional. Como de costumbre los de un lado aplauden mientras los del otro abuchean los anuncios de la Presidenta Bachelet. Lo cierto es que más allá del compromiso político de cada uno, e incluso más allá de si se tiene o no razón, pareciera ser que no se ha avanzado en recuperar la confianza pública. Y eso, es sin duda parte del desafío que tiene el actual gabinete que ha tomado la conducción política de La Moneda.

Todas las personas sabemos mucho más de lo que pudiéramos pensar sobre la confianza. Probablemente todos hemos creído en personas que no conocemos, o en aquellas con quienes hemos construido una historia en conjunto. También sabemos lo que sucede cuando este vínculo se quiebra y lo difícil que resulta reconstruirlo, incluso lo dañado que queda luego de haberlo tratado de enmendar. Entonces, ¿qué se debe hacer?

Volver a hablarle al ciudadano de pie en su lenguaje pero sin pretender insultar su inteligencia, comenzar a dar señales de que vivimos todo en un mismo país, y no que cada uno está en mundo, dar la señal que comprendemos realmente lo que le pasa a la persona que tenemos a nuestro lado, son los primeros pasos para ir construyendo esta confianza perdida.

En este importante desafío el coaching brinda luces de lo que resulta necesario para construir este vínculo que se ha perdido con la clase política en general, pero que hoy es un desafío vital para todo el Gobierno.

Aquello que desde el coaching y la programación neurolingüística llamamos Rapport, es la capacidad de generar un vínculo de confianza, a partir del cual sea posible construir una relación que permite a las partes relacionarse abiertamente y abordar de forma honesta aquellos temas verdaderamente importantes para cada uno.

¿Cómo se puede generar este Rapport? Una de las primeras cosas es ser percibido como un igual. A nivel inconsciente nos sentimos más a gusto con personas que nos parecen similares a nosotros mismos, ya que aquellos que vemos como diferente pudieran ser amenazantes y un eventual peligro.

Para ser percibidos como iguales son muchas las señales que debemos tener presentes. Por ejemplo, el lenguaje que utilizamos, nuestras expresiones corporales, volumen y ritmo de la voz, entre otras. Pareciera claro entonces comprender por qué en la ciudadanía nos alejamos de las autoridades, ya que pareciera ser que existen más puntos que nos distancian que aquellos que nos unen.

Volver a hablarle al ciudadano de pie en su lenguaje pero sin pretender insultar su inteligencia, comenzar a dar señales de que vivimos todo en un mismo país, y no que cada uno está en mundo, dar la señal que comprendemos realmente lo que le pasa a la persona que tenemos a nuestro lado, son los primeros pasos para ir construyendo esta confianza perdida, que algunos han ido minando con sus acciones y palabras.

Esperemos todos que la confianza pública esté en el centro, pero no sólo porque sea mencionada en un discurso, sino que porque sea parte de la realidad cotidiana de una sociedad que requiere volver a confiar en cada persona que conforma esta comunidad que en el fondo anhela ser mejor.

Comentarios del artículo: Confianza, lo que faltó este 21 de Mayo - Publicado: a las 10:56 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 23/02/2015

Cómo volver al trabajo después de las vacaciones

Contar con potencial y no usarlo es finalmente ser doblemente inepto. Por ello, la invitación en esta vuelta al trabajo es a tomarlo con calma y con propósito. Por ejemplo, parte respondiendo estas dos preguntas: ¿Tienes nuevas metas para este año? ¿Hacia dónde quieres llevar tu carrera durante el 2015?

Ya se acerca el fin de la época estival y nuevamente debemos retomar la rutina que llevamos el mayor tiempo del año. Hay que regresar al trabajo, los niños deben retomar las clases, la “estratégica” planificación nacional nos presenta el mes de marzo como algo costoso, desagradable y casi un castigo, porque además supone de que las personas realizamos aquellas labores que no nos gustan ni motivan, pero que sin embargo nos permite generar los recursos necesarios para vivir de la manera que cada uno desea o al menos pueda.

Es así que muchos suelen preguntarse en estas fechas, ¿qué puedo hacer para enfrentar de mejor manera el regreso al trabajo? Al hacernos esta pregunta surge de inmediato un punto interesante… ¿El trabajo se enfrenta? Con esta consulta quiero llegar al hecho de que la forma en cómo nos relacionamos con aquello que hacemos, las personas con quienes compartimos e incluso con nosotros mismos, son percibidas y vividas de formas diversas y creadas por cada uno de nosotros. Es decir, si algo debe ser enfrentado o disfrutado es también una decisión personal en varias dimensiones.

Volver a nuestro trabajo nos ofrece en realidad una gran gama de opciones y posibilidades, que tal vez sea positivo volver a considerar antes de retomar las labores del año. Así, por medio de nuestro retorno al trabajo nos es posible planificar y potenciar nuestro aprendizaje y crecimiento personal y profesional. ¿Tienes nuevas metas para este año? ¿Hacia dónde quieres llevar tu carrera durante el 2015? Pueden ser dos preguntas, que si aun no te las haces quizás sea un buen momento para realizarlas.

El trabajo que no tiene un propósito desmotiva, frustra y limita nuestras capacidades de seguir potenciándonos, por lo tanto al realizar una lista de todo aquello positivo que vas a encontrar con tu regreso al trabajo, y todo lo que realmente tienes entre tus manos y puedes gestionar directamente, permitirá construir metas con propósito que te ayudará a dar lo mejor de ti mismo para el proceso de crecimiento.

Pensar en dar lo justo y necesario para la empresa en que trabajas, es en realidad dar menos de lo que mereces para ti mismo. La mezquindad nos vuelve pobres en el sentido más amplio y nos acorta nuestra capacidad de reconocer en nuestro entorno y en nuestro interior las potencialidades que debemos llevar a un nuevo nivel de satisfacción, motivación y felicidad.

Contar con potencial y no usarlo es finalmente ser doblemente inepto. Por ello, la invitación para este nuevo marzo que está por iniciar y todo su ajetreo es volver a tomarnos el tiempo de reconocer aquello que nos resulta valioso, y fijar metas claras para los meses que vienen por delante para saber que aquellas cosas que haremos deberán ir en la dirección correcta para nosotros mismos, y que genere las ideados o consecuencias de mayor y mejor alcance para quienes nos rodean.

Aprender y crecer es una labor diaria y gran parte de nuestro día lo pasamos en nuestros trabajos, por ello es un compromiso con nosotros mismos y con quienes compartimos el propósito de hacer las cosas bien el aprender, disfrutar y sorprendernos a nosotros mismos, estableciendo metas claras, que sean realistas pero desafiantes, para que nos ayuden a fluir hasta los lugares en que queremos estar.

Este regreso al trabajo tómalo con calma y con propósito, recordando que la satisfacción y el logro son cosas que podemos gestionar y decidir directamente. Realiza tu lista de cosas buenas, de desafíos para el año y de metas concretas que iras realizando para llegar a todo aquello que te has propuesto.

Si tienes aspectos negativos que sientes que te impiden avanzar, entonces crea una estrategia y toma decisiones en la acción. Siempre podemos cambiar los contextos que nos limitan para dar un paso firme hacia todo aquello que nos saca sonrisas y enciende el motor interior que llamamos motivación.

Comentarios del artículo: Cómo volver al trabajo después de las vacaciones - Publicado: a las 9:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 16/12/2014

La fiebre de la Navidad

Estas fechas generan en muchas personas un estado descontrolado de consumo que no sólo lleva a perder el foco que representa esta instancia del año, y al final la celebración se transforma en angustia. ¿Qué sentido tiene celebrar y pasarlo mal?

Se acercan los días en que las fantasías se toman la mente de los más pequeños y transmiten con gran entusiasmo y ansiedad sus deseos navideños. Hay cartas, canciones, rituales completos que nos traen esta fiesta a nuestras casas y en todas partes lo podemos ver, en letreros, juguetes y promociones que nos recuerdan que es el momento de demostrar lo sublime por medio de lo material.

Los padres disfrutamos de ver la sonrisa en la cara de nuestros hijos y saber que al menos por esa noche se sentirán especiales y dichosos con sus regalos, y para ello no podemos fallar ni mucho menos decepcionarlos. Fue inspirada por esa necesidad, entre otras tantas, que Mónica llevaba dos carros repletos de juguetes en el supermercado, mientras sacaba una tarjeta tras otra, de las tiendas y marcas más diversas, a la espera que en alguna de ellas hubiera un cupo disponible que le permitirá pagar todo ese “deber” en cómodas 48 cuotas.

La fiebre navideña genera en muchas personas un estado descontrolado de consumo que no sólo lleva a perder el foco que representa esta instancia del año, sino que también a tomar decisiones poco responsables respecto a las finanzas personales o familiares,  y las angustias que se están adquiriendo en plazos que se irán acumulando y que pueden traer otra serie de complicaciones y efectos contraproducentes en la calidad de vida de quienes se pierden en la locura de la compra.

Que estas celebraciones de fin de año traiga todo aquello que permanece cuando los envoltorios se han botado y las luces se apagaron. Es decir, que nos deje lo esencial y valioso que queda con nosotros y que se constituye en un peldaño más para seguir el camino de ser mejores a cada instante.

¿Qué es lo importante de estas fechas? Obviamente la respuesta es muy personal. Algunos lo asocian a conmemoraciones religiosas, otros a festividades comerciales, también están quienes disfrutan de compartir de una manera de distinta con amigos y familiares. Sin importar el motivo que te lleve a festejar o no esta navidad, lo importante es tener claro el propósito de aquello que hacemos y ser consecuentes con lo que nos hace sentido y nos hace sentir bien.

¿Qué sentido tiene celebrar y pasarlo mal? Parece que ninguno tiene un sentido que sea muy lógico. Por lo tanto, sin importar la publicidad que estamos recibiendo, lo que dice nuestro entorno o la competencia por quien lo pasa mejor o tiene el regalo más impresionante, la cuestión para mi es aprovechar este tiempo para evaluar nuestro año, revisar las metas que nos pusimos y los resultados obtenidos, aprender de cada cosa que podamos y volver a fijarnos metas que se constituyan en nuestro mejor regalo al finalizar cada año. La satisfacción de saber que estamos creciendo, hemos mejorado y logramos alcanzar los objetivos que hace doce meses nos pusimos, porque nos gusta, nos hace mejores y está profundamente enraizado en quienes somos, y no quienes “queremos” o “tenemos” que demostrar ser.

Que estas celebraciones de fin de año traiga todo aquello que permanece cuando los envoltorios se han botado y las luces se apagaron. Es decir, que nos deje lo esencial y valioso que queda con nosotros y que se constituye en un peldaño más para seguir el camino de ser mejores a cada instante.

Comentarios del artículo: La fiebre de la Navidad - Publicado: a las 9:13 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 22/10/2014

El Lobo de Wall Street y el camino de regreso

En días en que en Chile se habla del caso Penta y están frescos los recientes casos de colusión entre empresas, la visita de Jordan Belfort puede llegar a parecer inoportuna. Sin embargo, su testimonio es una lección de vida para sacar lecciones.

El próximo 24 de noviembre se presentará Jordan Belfort en Casa Piedra, la persona que inspiró por medio de su libro auto-biográfico la película “The Wolf of Wall Street”, protagonizada por Leonardo DiCaprio. Dicho evento también me encontrará como expositor hablando sobre cómo definir metas de alto impacto, entregando técnicas y herramientas aplicables para emprendedores y público en general.

En el marco de este importante seminario es que he querido compartir una reflexión personal, dada la controversia que produce la historia de Belfort como un exitoso inversionista, pero quien fuera condenado a prisión y a pagar millonarias multas por defraudar a muchos con sus negocios especulativos.

En días en que en Chile se habla del caso Penta y aún siguen frescos en la memoria recientes casos de colusión entre empresas, la venida de Belfort puede llegar a parecer inoportuna e incluso inadecuada. Sin embargo, creo que hay cosas importantes de aprender en un camino de regreso.

¿Cuántas veces has cometido un error del cual te arrepientes? ¿Qué has hecho para reparar el daño de tu error? ¿Cuántas cosas aprendiste de esa experiencia? Seguramente si nos hacemos estas preguntas y las respondemos con sinceridad, podemos percibir a personas como Belfort de una manera algo más constructiva. ¿Cuántas cosas puede enseñar alguien que ha pasado por ese camino?

Cuando las personas experimentamos grandes descensos en nuestras vidas personales y/o profesionales, lo que realmente hacemos es acumular una enorme cantidad de lecciones y aprendizajes que puestas al servicio de otros objetivos, pueden impulsar a la concreción de proyectos nobles e ideas que aportarán no sólo a quienes las lleven a la práctica, sino también al entorno en que se desarrollarán.

¿Cuántas cosas harías diferente luego de esa lección de vida? Probablemente son muchas. Porque es eso lo que sustenta el proceso de crecimiento personal que experimentamos los seres humanos. De vivenciar, aprender y con ese aprendizaje volver a calibrar en nosotros mismos una serie de creencias, costumbres, acciones, etc.

Si en este instante haces el ejercicio de revisar a importantes compañías en diversos momentos de sus procesos de desarrollo, te darás cuenta que muchas veces eligieron a altos directivos que habían tenido estrepitosos fracasos en otras empresas. Aunque eso pueda parecer extraño, es bastante evidente. Esos ejecutivos habían aprendido muchas cosas que no debían hacer y otras que deberían hacer diferente para que sus resultados fueran mejores esta vez.

Es así, que cuando nos enfrentamos a lo que algunos llaman “fracaso” o cometemos lo que podríamos denominar como un “error”, lo que realmente tenemos entre las manos, es una hermosa posibilidad de aprender y sacar lecciones que si las usamos correctamente podrán hacer de nosotros personas diferentes, y acercarnos un poco más a quienes verdaderamente queremos ser mañana. Y tú ¿qué harás diferente ahora?

Comentarios del artículo: El Lobo de Wall Street y el camino de regreso - Publicado: a las 9:08 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 17/09/2014

Preparar el trabajo para las fiestas

Con el compromiso y responsabilidad de cada uno, de seguro tendremos un excelente 18 de septiembre y días de descanso que ayudarán a renovar las energías para el último tramo del año que ya comienza.

Estamos por comenzar una nueva celebración de las fiestas patrias y con ello se vienen días de descanso y desconexión laboral. Una de las cosas que suelen complicar nuestras metas laborales son las fechas de celebraciones, ya que entramos en una disposición distinta y las reuniones se postergan y los proyectos se detienen. Sin embargo, la vida laboral muchas veces no para y dejar todo bien preparado antes de ir directo a la parrilla con la familia o los amigos.

La priorización de nuestras tareas es algo muy importante, ya que usualmente tenemos cosas urgentes que debemos dejar resueltas y otras que quizás pueden esperar a que volvamos. Enfocar la energía en aquella pequeña lista de verdaderos urgentes nos permitirá centrar estas dos jornadas de trabajo en 2 ó 3 cosas que podamos sacar de buena manera y dejar en funcionamiento hasta algunos días.

Si está pensando salir fuera de la ciudad o hacer alguna actividad especial, resuelva con antelación la logística necesaria para asegurar que su panorama funcione y que no tenga que destinar tiempo de trabajo en resolver preocupaciones de ese tipo. Cuando uno se planifica las cosas funcionan con más calma y menos ansiedad.

Antes de salir a celebrar con sus amigos y seres queridos, no olvide dejar un tiempo para aprovechar de compartir con sus compañeros de trabajo. Estas fechas son una excelente oportunidad para propiciar la integración de los equipos y compartir de manera distendida con pares y jefaturas, aumentando la cohesión grupal, mejorando el clima laboral y potenciando el compromiso. Es decir, más que “una lata” o “una pérdida de tiempo” es una valiosa ocasión para que al regreso de estas fiestas el equipo sea mejor y más motivado.

Recuerde que no todo es trabajo y es bueno salir a desconectarse para compartir en otras instancias con personas que quizás no ve con mucha frecuencia, pero también le recomiendo no olvidar que no todo son fondas y comidas, porque las organizaciones tienen ritmos y compromisos que deben ser llevados por sus integrantes, así que planifique tanto el trabajo como los panoramas personales, priorice y procure tener los resultados necesarios para ir tranquilo a las distintas actividades que a lo largo y ancho del país se desarrollarán durante esta semana.

Con el compromiso y responsabilidad de cada uno, de seguro tendremos un excelente 18 de septiembre y días de descanso que ayudarán a renovar las energías para el último tramo del año que ya comienza. Ahora a disfrutar.

 

Comentarios del artículo: Preparar el trabajo para las fiestas - Publicado: a las 9:41 am

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 12/09/2014

El liderazgo del ministro Peñailillo

El ministro del Interior hace gala de un estilo algo más cercano a lo que algunos llaman como “liderazgo basado en valores”. Ahora, esta nueva cualidad se vuelve a poner a prueba con el reciente bombazo ocurrido en la estación de Metro Escuela Militar.

La temática del liderazgo es recurrente en los más variados ámbitos de la vida. En las figuras políticas es una dimensión que se encuentra permanentemente sometida a la opinión pública. Muchas veces se cuestiona si quienes ejercen posiciones de poder cuentan con el liderazgo suficiente para poder llevarlo adelante, y otras veces se cuestiona si el estilo es muy participativo o demasiado autoritario.

Este año, luego de su nombramiento como ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo no ha dejado de aparecer en los medios para explicar las acciones que el gobierno actual lleva adelante, y hasta para salir a responder con firmeza al ex Presidente Sebastián Piñera sus dichos en contra de la actual administración.

Pareciera ser que el liderazgo que transmite el actual ministro va por un carril algo diferente a lo tradicional, lo que puede llevarlo a proyectarse con firmeza en el futuro de la política nacional, expandiendo ya su consolidada trayectoria, hacia nuevos espacios de conducción.

Así como la tradición nos ha acostumbrado a liderazgos más autoritarios, la actual Presidenta Michelle Bachelet introdujo en la conducción política un estilo más conciliador y participativo, el cual fue duramente criticado en su primer mandato, y pareciera ser la forma en que muchas personas quieren que las cosas sean llevadas, y un factor que seguramente influyó en su vuelta a La Moneda.

Pareciera ser que el liderazgo que transmite el actual ministro va por un carril algo diferente a lo tradicional, lo que puede llevarlo a proyectarse con firmeza en el futuro de la política nacional, expandiendo ya su consolidada trayectoria, hacia nuevos espacios de conducción.

Sin embargo, Peñailillo hace gala de un estilo algo diferente y más cercano a lo que algunos llaman como “liderazgo basado en valores”. Sin ser quien golpea la mesa para imponer su idea, ni quien se llena de espacios consultivos para alcanzar una solución, el ministro convoca promoviendo aquellas cosas que según su visión, son fundamentales son alcanzadas por el país, basando su postura en valores esenciales.

Otra forma de entender la defensa del ministro al programa de Gobierno, es que su actuar se sitúa con el valor de la lealtad, pero no sólo a la Presidenta, sino fuertemente a las ideas que movilizan el actuar de la agenda política que busca impulsar en la actualidad.

Ahora bien, este nuevo estilo se vuelve a poner a prueba con la reciente situación del bombazo ocurrido en la estación de Metro Escuela Militar, lo que sin duda será una ocasión en que hay que tomar medidas muy diferentes a una defensa personal en el cargo, sino que iniciar acciones que permitan poner a los servicios de seguridad a la altura de brindar seguridad real frente a situaciones de este tipo, a las cuales no estábamos acostumbrados.

Habrá que ver cómo sigue la historia con el ministro estrella del actual Gobierno, pero sin duda que Peñailillo está dando clase de una forma de conducción que podría dar importantes frutos si fuera aplicado al interior de las organizaciones y al conducir grandes proyectos basados en valores. Estaremos atentos a como se sigue escribiendo la historia.

Comentarios del artículo: El liderazgo del ministro Peñailillo - Publicado: a las 11:11 am

Etiquetas: » Publicado: 22/08/2014

Nuevas tendencias en coaching

La desinformación ha dado pie a que cualquier cosa sea llamada coaching. Hay que confiar en profesionales que tengan formación y experiencia en el área.

El coaching es una disciplina que durante los últimos 10 años ha tenido un crecimiento inusitado. Sus resultados probados en diversas áreas del quehacer personal y profesional, lo han posicionado como una opción cada vez más recomendada para alcanzar las metas que nos proponemos. Sin embargo, a pesar de esta masificación, sigue habiendo mucho desconocimiento sobre lo que realmente es y cuáles son sus distinciones.

Esta desinformación ha dado pie a que cualquier cosa sea llamada coaching y que muchas experiencias de clientes sean verdaderamente perjudiciales, ya sea por falta de conocimiento del “coach” o sencillamente por un descriterio que muchas veces puede bordear lo patológico.

Coaching es una metodología de acompañamiento que por medio de preguntas movilizadoras ayuda al cliente (o coachee) a desarrollar nuevas habilidades, potenciar las ya existentes y establecer planes de acción concretos que le permitan alcanzar sus objetivos de forma eficiente y eficaz. Es decir, capacitación, mentoría, consultoría, consejería, entre otras metodologías, no es coaching, aunque muchos quieran vestirse de un título que ha tomado cierta deseabilidad.

Sin duda que el coaching es una excelente manera de potenciar a personas, equipos y organizaciones de una forma efectiva y en tiempos razonables. Vivir la experiencia es siempre recomendable, principalmente cuando es acompañado por un profesional competente.

Existen diferentes formas de realizar este acompañamiento, ya sea desde el enfoque ontológico, neurolingüístico o integrativo, que actualmente lideran en Chile. Este último ha tomado importante realce al ser una integración coherente de factores cognitivos, de PNL y de la psicología positiva, demostrando resultados en aún más cortos periodos de tiempo y con una buena sostenibilidad en el tiempo. De hecho, variados estudios han demostrado que llega a ser hasta cinco veces más efectivo que los procesos de capacitación tradicional.

Una de las ventajas de esta metodología es que se enfoca de manera clara en el logro de metas que sean medibles y alcanzables, generando un proceso a la medida y los tiempos de cada persona, sin imponer “recetas” que pudieran no hacer sentido a la persona que vive el proceso. Al ser un “traje hecho a la medida”, la motivación aumenta y la capacidad de llevar a cabo los nuevos desafíos es altamente probable.

Al momento de buscar un proceso de acompañamiento en coaching es importante confiar en profesionales que tengan formación y experiencia en el área. Después de todo, ¿confiarías el logro de tus objetivos a cualquiera? Lo más probable es que no. Como suelo decir en los procesos de formación de nuevos coaches, no debe ser ni a palos ni eterno, como ocurre bajo otros enfoques de coaching en que pudiera ser incluso sádico bajo la premisa que las personas crecemos por medio de las experiencias dolorosas. ¿Acaso no podemos aprender a ser mejores desde las fortalezas que tenemos? Personalmente creo que sí.

Sin duda que el coaching es una excelente manera de potenciar a personas, equipos y organizaciones de una forma efectiva y en tiempos razonables. Vivir la experiencia es siempre recomendable, principalmente cuando es acompañado por un profesional competente. ¿Te animas?

Comentarios del artículo: Nuevas tendencias en coaching - Publicado: a las 9:05 am

Etiquetas: , , » Publicado: 06/08/2014

Coaching para superar enfermedades

¿Cómo poder superar la dificultad y seguir adelante? Personalmente enfrenté un cáncer linfático en estado avanzado durante el año 2012, y varias de las sencillas técnicas que describo en esta columna me ayudaron a salir adelante.

Algunas veces en nuestra vida la salud flaquea y la enfermedad aparece, dejándonos en ocasiones frente a situaciones complejas que debemos hacer frente, tanto nosotros como nuestro entorno más cercano. Cuando no nos sentimos de la mejor manera ¿cómo poder superar la dificultad y seguir adelante?

Esta pregunta es algo que con frecuencia surge en los procesos de coaching y facilitación de personas, relacionado a ayudar a personas que se encuentran inmersas en una situación poco agradable, a vivir mejor el momento y tomar acciones concretas que se orienten a lograr un nivel mayor de satisfacción. En pocas palabras, dejar de sentir mal y comenzar a experimentar aquello que realmente quiere esa persona en su vida.

Entonces, ¿cómo esta metodología del coaching nos puede ayudar a seguir adelante? Personalmente enfrenté un cáncer linfático en estado avanzado durante el año 2012, y varias de estas sencillas técnicas me ayudaron a salir adelante de mejor manera y convertir un momento complejo, en una experiencia altamente enriquecedora y favorable.

Independiente de la enfermedad en que uno se encuentra, siempre podemos aprender cosas nuevas, desarrollarnos y poner en práctica nuestras habilidades para salir adelante. Estar enfermo no es sinónimo de estar incapacitado para seguir adelante con nuestros proyectos. Por el contrario.

En primer lugar, la experiencia que tenemos en el día a día consta de un muy amplio número de hechos, los cuales elegimos selectiva e inconscientemente, y procesamos de acuerdo a nuestro estilo personal. Esto hace que nuestra vivencia sea una manera de interpretar lo que nos pasa y la podamos modificar. Por esta razón es posible encontrar personas que teniendo excelentes condiciones, se quejan permanentemente por cada situación que ocurre, y otras que incluso en contextos muy desfavorables, disfrutan la vida con una disposición absolutamente sorprendente. Cada uno de nosotros tiene la elección de cómo se quiere sentir y es tan sencillo como decidirlo y comenzar a implementarlo.

Teniendo presente que está en nuestras manos elegir cómo nos queremos sentir, surge otro hecho que quizás algunas personas han dejado de lado. Independiente de la enfermedad en que uno se encuentra, siempre podemos aprender cosas nuevas, desarrollarnos y poner en práctica nuestras habilidades para salir adelante. Estar enfermo no es sinónimo de estar incapacitado para seguir adelante con nuestros proyectos. Por el contrario, pudiera ser el mejor momento para volver a revisar y calibrar nuestras metas en la dirección correcta, aquella que nos hace más sentido y nos inunda de motivación.

Finalmente, una de las grandes ventajas que nos ofrece el coaching para enfrentar las enfermedades, dice relación con saber hacernos las preguntas correctas. Cuando nos preguntamos aquello que antes no habíamos visto y nos ponemos orientados a las soluciones, de manera casi mágica comienzan a construirse en nuestra mente las ideas y planes que nos llevarán hacia donde queramos. Las personas somos inteligentes y capaces, y cuando logramos poner en práctica todos nuestros talentos, la posibilidad de tener éxito en lo que nos planteamos será mucho mayor, incluyendo superar una enfermedad. Entonces, me queda preguntarte ¿cuándo quieres comenzar a sentirte bien?

Comentarios del artículo: Coaching para superar enfermedades - Publicado: a las 7:58 pm

Etiquetas: , , , , » Publicado: 24/07/2014

7 claves para encontrar trabajo

Aprender a leer las necesidades de las organizaciones donde postulamos, nos aumenta la deseabilidad que podemos generar en los entrevistadores. Ese es uno de los consejos para inclinar la balanza a nuestro favor a la hora de buscar un empleo.

Todo tiempo es un buen momento para montar una estrategia que permita conseguir un nuevo empleo que nos guste más y nos permita un mayor desarrollo profesional y personal. Si estás pensando en aprovechar estos últimos días de vacaciones de invierno para salir a la búsqueda de un nuevo empleo, te comparto siete claves que te ayudarán a tener éxito.

Un hábito que debe tener todo trabajador que se quiere mantener vigente y atractivo a los ojos de otras empresas, es mantener un currículum bien actualizado en los diversos portales de búsqueda, así como un formato atractivo y claro cuando lo tengan que enviar o entregar en alguna institución. Recuerden que es la carta de presentación que cumple la función de abrirnos la puerta hasta una entrevista personal, la que nos permitirá mostrarnos de mejor manera y transmitir a nuestra contra parte que tiene enfrente al mejor elemento.

Una segunda clave importante es saber a qué hora contactarse. Usualmente los reclutadores revisan a sus postulantes a eso de las 10:30 AM con mayor frecuencia, y luego de almuerzo, cerca de las 15:00 horas. Por lo tanto, para tener mayor probabilidad de ser lo primero que se cruza por sus ojos, es importante tener presente el mejor momento para llegar a sus correos electrónicos o a los portales de búsqueda.

Generar reuniones personalmente a nivel informal es una tercera clave que es importante llevar a la práctica. Que nuestras redes personales y profesionales sean parte de nuestra estrategia para llegar a nuestro nuevo empleo puede resultar muy beneficioso, por lo que invitar a compartir un café y actualizar los vínculos es una excelente manera de transmitir nuestros intereses en un nuevo empleo.

Ser un profesional valioso es una clave permanente en términos de empleabilidad. Agregar valor con logros personales, procesos de innovación o intra-emprendimiento, pueden ser una diferenciación importante al momento de elegir a un nuevo elemento al interior de una compañía. Tener claro cuál es el valor agregado y diferenciador que uno aporta y transmitirlo inteligentemente, podrá inclinar la balanza a nuestro favor.

Que nuestras redes personales y profesionales sean parte de nuestra estrategia para llegar a nuestro nuevo empleo puede resultar muy beneficioso, por lo que invitar a compartir un café y actualizar los vínculos es una excelente manera de transmitir nuestros intereses en un nuevo empleo.

La quinta consideración fundamental es que mientras los otros duermen, nosotros debemos avanzar. En tanto muchos están en sus vacaciones de invierno, es el momento ideal para ser profesionales disponibles e incansables en nuestros objetivos. Cuando la pista se despeja, es importante ganar espacios.

Por otra parte, aprender a leer las necesidades de las organizaciones donde postulamos, nos aumenta la deseabilidad que podemos generar en los entrevistadores. Saber no sólo de la empresa a la que postulo, sino que entender el mercado en que se desarrolla, sus competidores y desafíos nos otorgará un entendimiento más amplio que es valioso para toda institución.

Finalmente, si tienes un alma emprendedora, es fundamental saber que también se puede emprender al interior de otra organización, a eso lo conocemos como intra-emprendimiento, y ser una de las personas que impulsan este tipo de acciones le permite a las instituciones mejorar sus procesos, optimizar sus modelos negocios y crear valor que puede transformarlas en más grandes y mejores lugares para trabajar.

Comentarios del artículo: 7 claves para encontrar trabajo - Publicado: a las 8:51 am

» Publicado: 10/07/2014

Levantarse en los malos días

¿Cómo podemos conseguir superar los días no tan buenos? Casi todas las personas somos expertos en superación y si te parece haber caído, trabaja en la próxima etapa. Acá las claves.

No todos los días nos brilla el sol y los pájaros cantan en nuestra ventana. Una de las cosas que quizás podamos tener mayor consenso es que existen días buenos y días en que las cosas no salen tal como nosotros queríamos. Cuando habíamos dado lo mejor de nosotros para alcanzar aquella meta y el resultado es frustrante, sin duda que nos desanimamos y muchas veces nos lleva a bajar los brazos y darnos por rendido. Entonces, ¿qué hacer en esos momentos?

¿Cómo podemos conseguir superar los días no tan buenos? Personalmente lo primero que creo necesario es olvidarnos de los “malos días”, porque eso no existe.

Lo primero que debemos tener presente es la diferencia que existe entre la experiencia que tenemos día a día y la vivencia que incorporamos frente a ella. Es decir, la distinción entre aquello que ocurre y el cómo la interpreto, que está mediado por nuestra percepción, estado de ánimo y cultura. Es por ello, que encontramos personas que a pesar de que muchas cosas en su vida pueden ser consideradas como negativas, su sensación vital es de plenitud y felicidad.

¿Cómo podemos conseguir superar los días no tan buenos? Personalmente lo primero que creo necesario es olvidarnos de los “malos días”, porque eso no existe. Quizás hemos tenido un período diferente a lo que esperábamos, tal vez el resultado de nuestras acciones ha arrojado un saldo lejano a nuestras expectativas, pero eso no significa que el día sea malo. Por el contrario, estamos frente a un aprendizaje que no pensábamos recibir y que si lo usamos positivamente nos permitirá calibrar de mejor manera nuestros planes, actitudes y próximas acciones para encaminarnos al lugar correcto para nosotros.

Una vez que hemos borrado el concepto de “días malos” de nuestro mapa, te invito a pensar en lo siguiente. ¿Recuerdas aquella vez en que sentiste que todo iba mal en tu vida? Por favor, transpórtate mentalmente a esa situación, a esos días de angustia y malestar en que sentías que no había salida y las cosas sólo empeoraban cada vez. Ahora, ¿recuerdas lo que ocurrió después? Si pensamos bien y repasamos nuestra historia personal, lo más probable es que en aquel momento en que todo iba mal se comenzaron a gestar los más importantes y maravillosos momentos que ocurrieron posteriormente. Por lo tanto, si te parece haber caído piensa en que has comenzado a trabajar en la próxima etapa, ¿de qué quieres hable el próximo capítulo de tu historia de vida?

Desde que nacemos hemos estado reponiéndonos a situaciones que nos han hecho sentir frustrados y nos hemos sobrepuesto a ello, aprendido grandes cosas y tomado nuevos y mejores rumbos. Por lo tanto, casi toda las personas somos expertos en superación, pues lo hemos hecho un sinnúmero de ocasiones. Entonces, qué es lo próximo que haremos sin temor a equivocarnos y con la confianza de lo mucho que creceremos en la aventura, es una pregunta que tal vez debamos hacernos, ordenar las maletas y partir nuevamente a conquistar los sueños que aún nos faltan por realizar.

Comentarios del artículo: Levantarse en los malos días - Publicado: a las 9:08 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 03/07/2014

Adaptación al cambio y beneficios del coaching

En al ámbito laboral, que cada día es más competitivo, el coaching integrativo resulta una excelente metodología para lograr en poco tiempo los ajustes personales que permitan mejorar nuestro desempeño y adaptarnos a los cambios.

La vida está llena de cambios en todos los ámbitos, desde que comenzamos a descubrir el mundo hasta los desafíos que vivimos actualmente. En el desarrollo laboral ocurre lo mismo. Cada organización tiene sus dinámicas, los jefes cambian, el mercado también lo hace y la motivación que tenemos para afrontar nuevos desafíos no está ajena a esta ley de movimiento y transformación permanente.

Cuando todo pareciera moverse de forma constante es natural que nos mareemos y que sintamos incertidumbre, estrés y angustia, lo que claramente repercute en nuestra productividad, calidad de vida y estado anímico. Ser capaces de adaptarnos de manera rápida y saludable a los cambios que se nos presentan, y a los que nosotros generamos para nuestras vidas, muchas veces puede hacer la diferencia entre cumplir nuestras metas o no.

En al ámbito laboral, que cada día es más competitivo y todos buscan llegar a posiciones que son escasas, ser capaces de adaptarnos con facilidad nos permitirá enfrentar de mejor manera los desafíos que tenemos que hacer frente y salir airosos de ellos. En ese camino, el coaching integrativo resulta una excelente metodología para lograr en poco tiempo los ajustes personales que permitan mejorar nuestro desempeño y ajustarnos en nuevos contextos de manera natural y estratégicamente.

Ser capaces de adaptarnos de manera rápida y saludable a los cambios que se nos presentan, y a los que nosotros generamos para nuestras vidas, muchas veces puede hacer la diferencia entre cumplir nuestras metas o no.

¿Cómo poder lograrlo? Lo primero es poder establecer aquello que es esencial para nosotros, lo que no queremos modificar porque resulta constitutivo de nuestros valores más profundos. Al tener claridad de ello, sabremos por dónde movernos a la hora de decidir y tomar nuevos desafíos a nivel personal y profesional. Una vez que hemos indagado en profundidad y con claridad estos puntos, es importante dejarlos fluir.

Cuando estamos preocupados de cumplir un rol solamente, o de proyectar algo que esencialmente no nos resulta natural, será muy difícil adaptarnos de buena manera a los cambios, por lo que fluir con lo que somos, es decir actuar de manera coherente a nosotros mismos y fluir en ello, es fundamental.

La actitud que tengamos frente a los cambios también resultará esencial. Programarnos para ver oportunidades en cada cosa que se cruce en nuestro camino, abrirá una enorme puerta a realizar nuevos proyectos y tomar cada incertidumbre como el momento ideal de innovar y crear mejores condiciones para nosotros y nuestro entorno. Quien teme se inmoviliza, y el que se queda quieto se queda atrás.

Finalmente, debemos tener presente que todas las personas contamos con un sinfín de recursos personales que podemos sacar de la bodega y ponerlos en acción al momento que las cosas han cambiado, adaptarnos es una actitud de vida, y sin duda hemos enfrentado muchas veces situaciones en que debimos reinventarnos y los resultados exitosos abundan. En la vida “todo es cancha”, como se dice en el fútbol, por lo que lograr tus metas sólo depende de ti, y adaptarse te ayudará a ello.

Comentarios del artículo: Adaptación al cambio y beneficios del coaching - Publicado: a las 9:16 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 24/06/2014

Motivación en el trabajo

¿No sería fantástico dejar de lastimarse con la llegada de los lunes? Si las organizaciones quieren tener entre sus filas a aquellos trabajadores que harán la diferencia y les permitirán llegar más lejos, tienen que invitar a su proyecto a aquellos que se apasionen con su idea y el trabajo que realizan.

Es común escuchar cómo las personas se quejan del trabajo que tienen, ya sea por la remuneración, la jefatura, las tareas que debe desempeñar o simplemente porque preferiría ganar un premio millonario que le permitiera cumplir con el sueño de muchos de no trabajar y dedicarse a una vida de viajes y placer, que hasta ahora, pareciera viable tan sólo en el mundo de la fantasía o dentro de algún guión de Hollywood.

¿Es posible trabajar motivadamente? Esta es una pregunta muy frecuente al interior de las organizaciones, principalmente en las áreas de recursos humanos, a quienes les encantaría que las personas pudieran ser programadas para tener un buen clima laboral, una alta productividad y una motivación que seguramente se encuentra por encima de los propios profesionales a cargo del bienestar de las personas.

No hay trabajo más motivante que aquel que pareciera no ser un trabajo porque realmente se convierte en un placer, ese empleo en que la llegada de los lunes es una maravilla porque nos da la posibilidad de volver a dedicarnos el día completo a hacer aquello que nos divierte y nos hace sentir bien.

Por otra parte, ¿no sería fantástico dejar de lastimarse con la llegada de los lunes? Resulta típico encontrar en internet los mensajes de pesadumbre que llegan al inicio de la semana laboral y aquellos que nos transmiten la alegría de haber comenzado el fin de semana, como si trabajar fuera aquello que hace infeliz la vida mientras los sábados y domingos nos trajeran experiencias de placer y plenitud sin fin, ¿es realmente así?

Cuando hablamos de motivación en el trabajo, es tan simple como tratar si las personas están haciendo aquello que realmente les gusta o sólo lo que consideran que pueden hacer o que necesitan para obtener un salario que les permita financiar sus vidas. En varias charlas que realizo para empresas les pregunto a los asistentes “¿este trabajo es lo que realmente sueñas para tu vida?”. Y un porcentaje importante comienza a compartir aquello que verdaderamente les gustaría ser, desde artistas hasta quienes viajarían por el mundo ayudando a otros, pero se convencieron de que cumplir sus sueños no era para ellos.

No hay trabajo más motivante que aquel que pareciera no ser un trabajo porque realmente se convierte en un placer, ese empleo en que la llegada de los lunes es una maravilla porque nos da la posibilidad de volver a dedicarnos el día completo a hacer aquello que nos divierte y nos hace sentir bien. Cuando las organizaciones buscan motivar por medio de los incentivos económicos o un plan de recompensas, lo que realmente hacen es anestesiar por un corto tiempo aquel deseo interno de hacer otra cosa, porque las personas que disfrutan su trabajo no necesitan ese tipo de incentivos para estar motivadas.

Es cierto que cuando los colaboradores tienen alta motivación en el trabajo el clima laboral mejora, las relaciones internas son más amenas, el trabajo resulta más productivo y los resultados globales de las organizaciones aumentan, es decir, es un círculo virtuoso que además ayuda a disminuir las licencias médicas y el ausentismo.

Por lo tanto, si las personas quieren trabajar en lugares que crezcan y ofrezcan un buen ambiente laboral, la elección es simple: hacer aquello que te apasiona. Y si las organizaciones quieren tener entre sus filas a aquellos trabajadores que harán la diferencia y les permitirán llegar más lejos, tienen que invitar a su proyecto a aquellos que se apasionen con su idea y el trabajo que realizan. ¿Han visto las tiendas de Apple? Quienes trabajan allí son fanáticos de la marca y sus productos ¿Quiénes podrían venderla mejor que aquellos que contagian motivación?

Si buscas un trabajo en que todos los días sientas deseos de levantarte temprano y llegar a entregar lo mejor de ti para que las cosas ocurran, entonces tómate un instante para pensar cuál sería el trabajo en que podrías estar siempre sin aburrirte, aquel que sería un sueño tener, y comienza a caminar en esa dirección. Todas las personas tenemos una máquina de motivación interior que se activa cuando el direccionamiento es en el sentido correcto. Y tú ¿haces aquello que quieres?

Comentarios del artículo: Motivación en el trabajo - Publicado: a las 9:26 am

» Publicado: 05/06/2014

La fantasía del estatus

Vivir en “el barrio alto” de las comunas más pobres del país, concentrarnos en los bienes materiales y las marcas, sin importar el número de cuotas en que se encuentre hipotecada nuestra vida, pareciera darnos esa cuota de morfina que necesitamos para no sufrir en demasía.

Antiguamente el estatus de las personas venía dado por su origen social o su apellido. En el fondo, por aquellas señales que decían, casi de manera inequívoca, de dónde venía tu familia y por ende enmarcaba de inmediato dónde debiera estar la persona y lo que podríamos esperar para su vida. Si bien en la actualidad la movilidad social permite que esto cambie, las cifras muestran que en general este cambio puede tomar unas tres generaciones o más.

En el marco de una cultura exitista y de consumo, el “nivel” o la “clase” es posible observarla más allá del nombre o ciertos rasgos personales, y se refleja en los bienes materiales que es posible cuantificar y ciertas marcas relacionadas, sin importar el número de cuotas en que se encuentre hipotecada nuestra vida.

Conocer a personas que pueden transformar nuestras vidas con el sencillo atributo de ser quienes realmente son, parece ser un discurso romántico y desactualizado cuando se asiste a contextos en que el valor se confunde con el precio, y pareciera decir más la marca del automóvil que la persona que tenemos frente a nosotros.

En esta competencia por el tener y el aparentar se pasa la vida de un número significativo de personas, quienes en busca de un by pass al ascenso social, encuentran en el consumo superficial, el asentarse en ciertos barrios, visitar los lugares de moda y vestir las marcas de renombre, las señales incuestionables de clase, estilo y alta alcurnia, según la óptica de quienes se encuentran trepando ese muro.

Conocer a personas que pueden transformar nuestras vidas con el sencillo atributo de ser quienes realmente son, parece ser un discurso romántico y desactualizado cuando se asiste a contextos en que el valor se confunde con el precio, y pareciera decir más la marca del automóvil que la persona que tenemos frente a nosotros.

El arribismo del consumo que cosifica y transa lo intransable nos ha puesto como sociedad en una fantasía ridícula. Esto tan sólo perpetúa la frustración de vivir una mentira social en busca de la aceptación del resto, lo que en el fondo tiene que ver con la propia aceptación.

Vivir en “el barrio alto” de las comunas más pobres del país pareciera darnos esa cuota de morfina que necesitamos para no sufrir en demasía por todo aquello que vemos en televisión y que no se refleja en nuestra habitación, y que nos han enseñado que es la vara con la que se miden los seres humanos, los unos a los otros.

Recuerdo un caso que me tocó ver en un programa de televisión, en que un joven marcaba como máxima aspiración la compra de un vehículo que no puede pagar, y la utilización de ropa exclusiva que ya de tanto usar se había gastado, pero que para él parecía ser la señal para el mundo de que era alguien valioso y digno de estar en los lugares más costosos. Como si sentarse en un trono nos convirtiera automáticamente en reyes, o sentarse en unas tablas nos hiciera humildes carpinteros.

El clasismo, al igual que todo tipo de discriminación, resulta arbitrario y poco ético, y nos conduce por un sendero cuesta arriba que nos aleja de encontrar el mayor tesoro que podemos tener: el conocimiento de nosotros mismos y la aceptación de lo que somos, que es el único inicio posible para un crecimiento sostenido que nos lleve a la concreción de nuestros sueños y la felicidad en todo aquello que hacemos.

Comentarios del artículo: La fantasía del estatus - Publicado: a las 9:17 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 22/05/2014

Ética en el coaching

La creciente demanda por estos servicios ha hecho que casi cualquier cosa sea llamada coaching. No se resuelve usando el título de “coach” para poder vender más o mejor. Así como muchas veces al ir al médico nos gusta ser atendidos por profesionales que más allá de su título, cuenten con experiencia en su especialidad, en coaching ocurre igual.

El coaching es una disciplina que cada día se encuentra más en boga y que ha gozado de un crecimiento sostenido durante los últimos años. Su efectividad y concreción para el logro de metas específicas es quizás su principal punto a favor, lo que junto con el auge en la demanda de estos servicios ha hecho que casi cualquier cosa sea llamada coaching y, por lo tanto, todos quieran ser llamados “coach”.

Aquellos que realizan capacitación, los consultores, profesionales de la salud, profesores en las más diversas disciplinas, quienes dan consejos o a quien le parezca que el término “coach” suena bien, lo usa indistintamente, lo que tiene varias consecuencias directas sobre las cuales hay que actuar con responsabilidad.

Si vamos por la calle, o bien, a cualquier persona que lee esta columna le consultamos sobre ¿qué es el coaching? Quizás muy pocos podrían decirlo con claridad. Resumidamente el coaching es una metodología de facilitación y acompañamiento, que por medio de la utilización de preguntas posibilita el desarrollo de su cliente para lograr metas específicas.

Si vamos por la calle, o bien, a cualquier persona que lee esta columna le consultamos sobre ¿qué es el coaching? Quizás muy pocos podrían decirlo con claridad. Resumidamente el coaching es una metodología de facilitación y acompañamiento, que por medio de la utilización de preguntas posibilita el desarrollo de su cliente para lograr metas específicas. Dicho lo anterior, coaching es una metodología específica que se puede enmarcar en alguno de los principales modelos como puede ser el integrativo, ontológico o con programación neurolingüística.

Así como muchas veces al ir al médico nos gusta ser atendidos por profesionales que más allá de su título, cuenten con experiencia en su especialidad, en coaching ocurre igual. Primeramente, será importante saber si la persona que me acompañará en este proceso de coaching se encuentra certificada, además si cuenta con especializaciones, pero de manera muy importante cuánta experiencia tiene.

Como en cualquier quehacer humano, la experiencia hace al maestro, y eso puede generar una diferencia enorme al momento de alcanzar nuestras metas más profundas, de manera satisfactoria y en un tiempo acotado.

Las personas que deseen formarse en esta disciplina encontrarán una profesión fascinante, que los apasionará y muy probablemente no quieran dejar de practicarla. Asimismo, tendrán el compromiso ético de acompañar con integridad, transparencia y de manera competente los sueños y deseos de sus clientes.

No se resuelve usando el título de “coach” para poder vender más o mejor, sino la efectividad, calidad y habilidad que se genera en el hacer y en la formación ganada en los años de dedicación a acompañar a otros a llegar más lejos. La ética, así como en todas las profesiones, debe ser siempre uno de los pilares principales del ejercicio profesional, pues es lo que cimentará un trabajo de calidad y el prestigio de quien lo ha llevado a cabo responsablemente. Finalmente, el mejor coach es el que pareciera nunca haber estado allí, y que usualmente mira de lejos el renacer de sus clientes al llegar a la cumbre.

Comentarios del artículo: Ética en el coaching - Publicado: a las 9:31 am

» Publicado: 15/05/2014

#FuerzaJaime

Un abogado de 35 años, fiscal en la ciudad de San Javier, se encuentra con cáncer y sus amigos lo están animando con mensajes en las redes sociales. ¿Cómo no ayudar con un simple mensaje a alguien que está quizás librando su más importante batalla personal?

Hace algunos días me invitaron a participar por las redes sociales publicando mensajes de apoyo que usaran el hashtag #FuerzaJaime. Antes de aceptar la propuesta quise saber de qué se trataba esta campaña y encontré una historia que me resulta cercana y sensible. Un abogado de tan sólo 35 años, quien se desempeña como fiscal en la ciudad de San Javier se encuentra con cáncer y sus amigos lo están animando a salir adelante.

¿Cómo no ayudar con un simple mensaje a alguien que está quizás librando su más importante batalla personal? Me resulta imposible rechazar la invitación, de la misma manera en que me nace escribir estas líneas para compartir un par de experiencias y reflexiones.

Durante el año 2012 me diagnosticaron un cáncer linfático en nivel cuatro (el estado más comprometedor en que se clasifican los diferentes tipos de cáncer). La noticia era sorpresiva y por cierto muy importante. El desconocimiento del proceso que inicia luego de un diagnóstico de esa magnitud es enorme. La información posible de encontrar en internet no tiene fin y tan sólo trae dudas, confusión y más preocupaciones (evítenlo).

Este tipo de enfermedades resultan una verdadera bomba de racimo emocional para los familiares y amigos, y muchas veces es el entorno directo quien lo vive con mayor pesadumbre y complicación. Es cierto que en muchos casos las noticias no son buenas, las estadísticas juegan en contra de uno y las consecuencias de los colaterales resultan una verdadera pérdida, aunque hayamos ganado la pelea.

Cada vez que te tratan como si ya hubieras muerto, hay más vida por seguir disfrutando. Cada vez que una quimioterapia o intervención quirúrgica te deja en el suelo, es la mejor manera de mirar el cielo. Cuando te dicen todo aquello que no podrás hacer, es una hermosa meta la cual volver a conquistar.

También tenemos que combatir la expectativa sobre nuestra eventual muerte y ya con todo lo que he dicho la cosa se pone pesada sólo de imaginarlo. Quizás algo en que existirá cierto consenso es que es una experiencia importante en la vida y que llevarla adelante es un gran esfuerzo… ¿pero acaso vivir no lo ha sido hasta ahora?

¿Cuántas personas que han pasado por esta situación pueden hoy contarlo como un gran aprendizaje positivo en sus vidas?… yo digo #FuerzaJaime y fuerza a todas las personas que se encuentran en una situación similar, y lo repito sin cesar cada vez que me consultan por este tema. Es la mejor oportunidad que uno tiene para crecer de manera sorprendente y ser impulsado hasta aquello que resulta inequívoco en nuestras vidas. Porque no hay tiempo que perder en falsedades, ir de frente y con toda la energía nos hará imparables y ni las estadísticas podrán con nosotros.

Cada vez que te tratan como si ya hubieras muerto, hay más vida por seguir disfrutando. Cada vez que una quimioterapia o intervención quirúrgica te deja en el suelo, es la mejor manera de mirar el cielo. Cuando te dicen todo aquello que no podrás hacer, es una hermosa meta la cual volver a conquistar.

Digo #FuerzaJaime y fuerza a todas las personas que están frente a un gran desafío, porque esto es lo mejor que a uno le puede pasar si así uno lo decide. Porque cada vez que me dijeron que quedaría estéril miro a mi hijo de pocos meses sonreír y sé que hemos vencido muchos. Porque es un momento maravilloso en que muchas personas, y la mayoría de ellas desconocidas, se encuentran pensando y deseando lo mejor por uno.  ¿Acaso eso no es un regalo?

Quiero decirte #FuerzaJaime porque sin conocerte personalmente, ni saber tu situación particular, deseo y confío que el veredicto de ese proceso lo darás tú y no el destino, y que aquello que te asusta será tu mayor energía, y el cariño de quienes te rodean tu motor para avanzar y vivir todos los días disfrutando las maravillas que tienes a tu alrededor y lo mucho que aún queda por vivir.

Comentarios del artículo: #FuerzaJaime - Publicado: a las 9:17 am

» Publicado: 08/05/2014

Las redes y el café

¿De qué nos sirve tener listas interminables de contactos en nuestros celulares y cientos de amigos en Facebook si nadie sabe cuándo estamos bien o mal? Personalmente siempre he sido de la política de atrevernos de pasar de la conversación online a la offline y compartir cara a cara.

Que los seres humanos somos una especie social es un hecho de la causa muy difícil de refutar. Finalmente, desde la construcción de nuestra personalidad, la imagen de nosotros mismos, hasta la construcción de sociedad, familia, proyectos, trabajo, etcétera, el relacionarnos con otras personas y generar redes de apoyo resulta esencial para un crecimiento armónico y efectivo de nosotros mismos y aquello que queremos hacer realidad.

La próxima semana inicia un ciclo de seminarios sobre emprendimiento que realizaré para la Universidad Santo Tomás en varias regiones de Chile. Uno de los puntos sobre los que conversaremos dice relación con la capacidad de generar redes que permitan apoyar y concretar los proyectos de quienes emprenden. A propósito de ello surge esta reflexión, pues en la actualidad la capacidad de establecer nuevos contactos pareciera tender a una cifra ilimitada.

Personalmente siempre he sido de la política de invitar a mis redes virtuales a tomar un café presencialmente. A conocernos y compartir un instante la construcción de vínculo que puede terminar en insospechados y maravillosos proyectos (…) Tal vez sea la persona que haga la diferencia en aquello que tenemos en mente, o mejor aún, el amigo o amiga que nos acompañará en otra parte del viaje.

Las nuevas tecnologías y la fuerte presencia de redes sociales vía internet ha abierto un mundo de interacciones con personas insospechadas y que antes quizás no hubiéramos tenido forma de conocer, interactuar y construir proyectos juntos. Desde amistades, relaciones de pareja, negocios y gratos momentos se construyen en este mismo instante en cientos de pequeños “espacios” en internet, permitiendo que incluso los más solitarios puedan contar con decenas o cientos de “amigos” virtuales.

Con la utilización de estas nuevas plataformas pareciera crearse frente a nosotros la ilusión de estar más acompañados que nunca antes en la historia, y de contar al alcance de un simple click con muchas personas que pueden ser claves para nuestros proyectos (y nosotros importantes para los suyos). Pero algo ocurre que esto no se traduce de manera tan simple en la dimensión de carne y hueso en que nos movemos día a día. Entonces, ¿qué hacer?

En términos de construir nuestras redes de apoyo, probablemente podamos considerar que “todo vale”. Sin embargo, pareciera existir una instancia que no ha logrado ser reemplazado y es el cara a cara. ¿De qué nos sirve tener listas interminables de contactos en nuestros celulares y cientos de amigos en Facebook si nadie sabe cuándo estamos bien o mal? El verdadero vínculo y la relación que nos hace más ricos emocional y socialmente se da frente a frente y al calor de un grato encuentro.

Personalmente siempre he sido de la política de invitar a mis redes virtuales a tomar un café presencialmente. A conocernos y compartir un instante la construcción de vínculo que puede terminar en insospechados y maravillosos proyectos. De atrevernos de pasar de la conversación online a la offline y con ello descubrir la cara y las ideas del mundo de alguien más. Y tal vez puede ser la persona que haga la diferencia en aquello que tenemos en mente, o mejor aún, el amigo o amiga que nos acompañará en otra parte del viaje. Entonces, ¿cuándo tomamos un café?

Comentarios del artículo: Las redes y el café - Publicado: a las 9:02 am

» Publicado: 06/05/2014

Reforma personal

Aún no se leen en los diarios ni se ve en televisión una reforma que promueva la calidad de vida real, una que discuta de qué manera los seres humanos somos realmente más plenos y no cómo serán las transacciones de aquello que siempre va y viene.

Los grandes faraones del antiguo Egipto consideraban que la manera de trascender era construir grandes monumentos y tener una pirámide, algo que por su magnitud y predominancia fuera imposible borrar de la historia. ¿Acaso esto es diferente a cada gobernante en los más diversos contextos históricos? Probablemente no mucho. Finalmente cada líder busca que su legado prevalezca en el tiempo y marque un antes y un después.

Por estos días, cuando en Chile se discuten importantes reformas al tipo de sociedad que se quiere construir y, de esa manera dibujar una nueva pirámide en la historia, podemos ver con qué afán cada sector sale a defender lo propio ¿Es razonable acusarlos malamente por hacer aquello? Personalmente creo que no sería justo, pues lo natural es que cada quien ponga sobre la mesa su visión y cómo las medidas del consenso social afectan (positiva y negativamente) a sus intereses particulares. Por ello usamos la democracia como sistema político y social.

Comprendo que hay mucho por avanzar, que las cosas tienen sus tiempos y que todo tiene su momento, pero me pregunto ¿cuándo estará el bienestar mental y personal en el centro?

No obstante, viendo tan sólo un par de hechos de estos últimos días, como la brutal golpiza dada a un teniente de Carabineros quien cumplía con su trabajo en la marcha del 1 de mayo en Santiago, y el joven de tan sólo 26 años quien decidió lanzarse desde el piso 27 de la torre del Costanera Center muriendo al instante frente a la consternación de decenas de personas que transitaban en el lugar, no dejan de hacerme pensar dónde realmente estamos poniendo los acentos.

¿Qué tiene que ver esto con las reformas? Quizás nada, tal vez mucho. Pero lo que me queda claro es que aún no se leen en los diarios ni se ve en televisión una reforma personal, aquella que promueva la calidad de vida real, esa que no se mide por el PIB per cápita, aquella que lleva a que nadie exija sus demandas violando los derechos de otra persona, o la que discute de qué manera los seres humanos somos realmente más plenos y no cómo serán las transacciones de aquello que siempre va y viene.

 Ahora bien, no quiero que se malentienda esto ¿acaso estoy en contra del Gobierno o en contra de la oposición? Pues de ni uno ni de otro lado, porque la Reforma Personal parte por casa y nadie la puede venir a hacer por nosotros.

Comprendo que hay mucho por avanzar, que las cosas tienen sus tiempos y que todo tiene su momento, pero me pregunto ¿cuándo estará el bienestar mental y personal en el centro? Y sé que de todos los colores y tendencias me pueden enviar afiches donde se promete eso y mucho más… pero no les consulto desde el marketing, sino desde el quehacer diario, el acento verdadero.

Ahora bien, no quiero que se malentienda esto ¿acaso estoy en contra del Gobierno o en contra de la oposición? Pues de ni uno ni de otro lado, porque la Reforma Personal parte por casa y nadie la puede venir a hacer por nosotros. La reforma interior no puede ser como las dietas que comienzan los lunes de mañana y terminan ese día en la tarde… es una labor que comienza ahora, y está siempre comenzando en el presente continuo de nuestros días.

Sin ese desarrollo no hay PIB, ni impuestos, ni educación, ni pensiones, ni salud que valga la pena. Entonces me nace preguntar: ¿Qué reforma harás tú para construir tu pirámide?

Comentarios del artículo: Reforma personal - Publicado: a las 10:10 am

» Publicado: 02/05/2014

Contabilizar nuestros recursos

¿Tiene alguna diferencia ser el alma de la fiesta en los encuentros familiares a dar una exposición técnica o una conferencia en nuestro trabajo frente a las jefaturas? Descubrir tus capacidades te permitirá, sin excusas, ponerlas en acción para seguir avanzando.

Quizás estimar de manera exacta los recursos que ganamos, aquello que poseemos en cuanto a lo material o estimar el tiempo que dedicamos a nuestras actividades, pudieran ser tareas relativamente sencillas y que llevar a cabo con cierta frecuencia no represente ninguna complejidad, pero ¿hacemos lo mismo con nuestros recursos personales?

Es algo totalmente frecuente al trabajar con personas en coaching, el percibir cómo muchas de las metas y objetivos que se quieren alcanzar se ven limitados por la aparente falta de habilidades y destrezas para poder avanzar, las cuales salen a la luz al comenzar a recontar todas aquellas experiencias, conocimientos, vivencias, redes de apoyo y actividades que hemos hecho alguna vez en nuestra vida, incluidas todas las que realizamos en la actualidad.

¿Tiene alguna diferencia ser el alma de la fiesta en los encuentros familiares a dar una exposición técnica o una conferencia en nuestro trabajo frente a las jefaturas? En realidad no tienen gran diferencia en cuando a la destreza que se pone en juego en ambas ocasiones. Entonces, ¿por qué a tantas personas les cuesta hablar en público en su trabajo? Es tan sólo porque no han contabilizado bien sus recursos personales.

Cuando realizamos esta revisión de manera exhaustiva y precisa podemos descubrir todo aquello que parecía perdido u olvidado pero que se encuentra vigente en nuestro interior y pueden ser las herramientas exactas que requerimos para enfrentar nuestros desafíos actuales. Saber, por ejemplo, que hablar frente a los familiares no es diferente a hacerlo frente a los colegas de trabajo, y que por lo tanto para ambas cosas soy bueno aunque aún no me haya dado cuenta de ello.

Mantener este “arqueo” al día y en permanente revisión nos permite hacer de nuestras experiencias las principales y más ricas fuentes de crecimiento personal, y que ninguna situación pase por nosotros sin ser utilizada para saber aquello que nos sirve y aquello que no nos ayuda a llegar hacia donde queremos dirigirnos. Que cada vivencia en los más diversos planos de la vida sea un nuevo incentivo para ponerlo en práctica en lo cotidiano.

Si vuelves a pensar en la meta que tienes en mente, y revisas las capacidades con las que cuentas y que has acumulado a lo largo de tu vida, lo más probable es que descubras que todas las que realmente requieres ya las tienes en ti. Ese descubrimiento es lo que te permitirá, esta vez sin excusas, ponerlas en acción para seguir avanzando.

Comentarios del artículo: Contabilizar nuestros recursos - Publicado: a las 9:10 am

» Publicado: 22/04/2014

El estándar al que aspiramos

Probablemente desde pequeños hemos tenido algunas personas o personajes en mente al momento de pensar en aquellos referentes que admiramos o quienes poseen cualidades que nos encantaría poder desarrollar hasta el más alto de los niveles.

El lugar en que fijemos nuestro propósito nos marcará el trayecto que iremos recorriendo y el estándar al cual queremos llegar para sentirnos satisfechos y realizados con nosotros mismos en las más varias áreas de nuestra vida.

Cuando uno lee las entrevistas o biografías de grandes personajes de la historia de la humanidad que cambiaron el mundo en muchos de ellos podemos encontrar un factor en común: se rodeaban de personas que sabían más o eran dignos de admiración para ellos.  Pero si me rodeo con personas que siento que son más competentes, inteligentes o experimentados que yo ¿cómo voy a trabajar mi amor propio?

Muchas personas optan por llevar sus vidas por entornos poco desafiantes y rodearse de personas que los adulen o consideren incluso más allá de sus atributos reales de manera de alimentar su ego y desde allí construirse a sí mismos tal como desean. Sin embargo, al ir a otros entornos, con personas que cuentan con mayores atributos en sus respectivas disciplinas o quehaceres, comienzan a salir los comentarios que buscan minimizar y cuestionar al otro, para así poder resguardar el amor propio que está basado en la ilusión de un estándar que se desarrolla en una categoría inferior.

Si deseas ser escritor tal vez sería conveniente medirte con los más grandes escritores, pues ello te llevará desafiantemente a ser mejor. Si trabajas en el área de la salud, quizás aspirar a un gran referente en la disciplina sea mucho mejor que rodearse de personas que te “respetan” tan sólo por usar un delantal blanco.

Les doy un ejemplo para ser más claro. Si mis conductas fueran medianamente éticas en todo orden de cosas, pero me relaciono tan sólo con delincuentes, probablemente sería el tuerto en el mundo de los ciegos, lo que sería muy cómodo y conveniente. Pero si me rodeara de quienes resultan intachables mi estándar personal quedaría rápidamente develado y me vería en la situación de hacerme cargo de aquello para poder ser mejor.

Si deseas ser escritor tal vez sería conveniente medirte con los más grandes escritores, pues ello te llevará desafiantemente a ser mejor. Si trabajas en el área de la salud, quizás aspirar a un gran referente en la disciplina sea mucho mejor que rodearse de personas que te “respetan” tan sólo por usar un delantal blanco.

Muchas veces las personas desarrollamos una estrategia que nos permite cuidar nuestra auto-imagen y aquello que pensamos de nosotros mismos, yendo a contextos que validan y sostienen aquello que somos en la actualidad, sin generar ningún desafío para continuar creciendo.

Recuerdo en una ocasión una alumna del programa de coaching quien me señaló frente a un ejercicio que debía realizar: “No puedo hacerlo porque no tengo ningún tema que tratar… ya tengo todo resuelto en mi vida”… Qué tema más interesante de conversar en una sesión, pensé.

Sentirnos en el nirvana nos niega la posibilidad de llegar más lejos. Rodearnos de quienes sólo nos adulan nos ciega frente a aquello que podría ser mejor en nosotros mismos. Aspirar llegar a la luna seguramente nos permitirá sentarnos en la montaña más alta que encontremos y disfrutar un paisaje externo e interno que no me cabe duda será más estimulante, desafiante y satisfactorio.

Entonces, ¿cuál será tu estándar?

Comentarios del artículo: El estándar al que aspiramos - Publicado: a las 8:06 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 03/04/2014

Coaching: Preguntas sin respuestas de recetario

¿Cuántas conversaciones comunes en el metro o cafeterías escuchamos de gente que se da consejos de vida sin siquiera cuestionar sus recomendaciones? No hay receta que le venga bien a todo el mundo y eso deben comprenderlo las personas que recurren al coaching.

Con cierta frecuencia me ocurre que nuevos clientes se frustran al enterarse que tener un coach no es lo mismo que tener un entrenador. Es cierto que la traducción invita a la confusión y como suele ocurrir, la forma de llamar las cosas nos genera representaciones que dan pie a expectativas que no siempre podemos contrastar satisfactoriamente en la realidad.

El coaching es esencialmente una metodología de acompañamiento y facilitación de procesos, y no un recetario magistral que podemos entregar una y otra vez como quien siente que entrega una verdad dada con manual de uso estándar. ¿Acaso tus experiencias son iguales a las mías?

En coaching nos entrenamos en hacer preguntas sin dar respuestas de recetario. Entendemos que las personas son capaces y seres inteligentes con capacidad de aprender, mejorar y vivir con autonomía, por eso ¿quién soy para decir lo que otro tiene que hacer?

El sistema educativo y el entorno en que nos manejamos a diario han inculcado en nuestro inconsciente colectivo algunos modelos que han cobrado una deseabilidad desmesurada. Algunos ejemplos pueden ser el concepto de éxito ligado a una carrera imaginaria de estatus y bienes, o los prototipos de belleza que operan en cada lugar donde miremos. Esto también rige en el caso de las respuestas.

Cuando vamos a la educación formal se espera de nosotros que seamos capaces de aprender fórmulas de cualquier tipo, las memoricemos y almacenemos para contar con respuestas cuando llegue el momento de darlas. ¿Cuántas conversaciones comunes en el metro o cafeterías escuchamos de gente que se da consejos de vida sin siquiera cuestionar sus recomendaciones? Dar respuestas está bien visto, es lo esperable y aquello que se persigue algunas veces con esfuerzos injustificados.

¿Pero quién nos enseña a hacernos preguntas? Obviando el hecho de que los estudios de filosofía han pasado al olvido en gran parte de las mallas curriculares (como si eso no sirviera de nada), cuestionarnos es algo que puede tener tintes de desorden, falta de disciplina y en el peor de los casos revolución. Hacer preguntas a los demás y a nosotros mismos es un ejercicio olvidado porque sin importar si se acierta o no, el asunto es tener la mayor cantidad de respuestas.

En coaching nos entrenamos en hacer preguntas sin dar respuestas de recetario. Entendemos que las personas son capaces y seres inteligentes con capacidad de aprender, mejorar y vivir con autonomía, por eso ¿quién soy para decir lo que otro tiene que hacer?

Al hacer preguntas bien orientadas, las personas ponemos foco en dimensiones que probablemente nunca antes nos habíamos detenido a observar, y con ello descubrimos cosas nuevas y nos adentramos a conocer aquello que nos abrirá otras puertas de desarrollo.

No hay receta que le venga bien a todo el mundo. Cada historia, personalidad, deseo, habilidades y momento es único y requiere algo a su medida, ni más ni menos. Entonces ¿qué realmente quieres para ti?

Comentarios del artículo: Coaching: Preguntas sin respuestas de recetario - Publicado: a las 9:13 am

» Publicado: 13/03/2014

Los malos consejos del ego

Hay que cuidar no ponerle grandes tacones a la vanidad que puede devorar todo, incluso nuestro intelecto. Calibrar el ego de nuestro interior podrá ser una brújula que nos permita mirar y mirarnos con una mayor justicia. Es cierto que el amor propio es un factor muy importante en la construcción de una vida saludable […]

Hay que cuidar no ponerle grandes tacones a la vanidad que puede devorar todo, incluso nuestro intelecto. Calibrar el ego de nuestro interior podrá ser una brújula que nos permita mirar y mirarnos con una mayor justicia.

Es cierto que el amor propio es un factor muy importante en la construcción de una vida saludable con uno mismo y con los demás. Quererse, aceptarse y valorar quien uno es, nos sitúa en una situación privilegiada para hacer frente a la vida y avanzar en la dirección de aquello que queremos para nosotros.

Usualmente las personas más capaces son quienes más dudas de sí mismo tienen. Y como otros han dicho, la ignorancia y la necedad brindan confianza y seguridad. Clasificar de manera liviana nuestras vidas y cualidades, y las competencias de quienes nos rodean, desbalancean la realidad.

Sin embargo, en una cultura de lo individual y la idolatría de la imagen, el ego (que todos tenemos) toma un papel protagónico y tiene licencia para jugar a sus anchas sin importar cuan real o saludable pueda ser alimentarlo sin medidas.

Es allí que hay que cuidar no ponerle grandes tacones a la vanidad y el ego que puede devorar todo, incluso nuestro intelecto, y la capacidad de ver lo que tenemos frente a nuestros ojos.

¿Cuántos líderes o personas con poder han equivocado trágicamente su rumbo pensando en ser imparables en sus deseos? La lista histórica es larga y algo de todo ello debiéramos aprender.

Hay dos supuestos que suelen ser falsos en relación a lo que podemos pensar de los demás. Por una parte, crees que todos los otros están por debajo de mi hombro nos llevará a cometer errores garrafales, categorizando el mundo de una manera minimalista y falta de criterio. Por ello rodearse de espejos y personas que nos adulan puede ser una melodía que acaba por atrofiar nuestro criterio de escuchar lo necesario.

Están quienes piensan que todos los demás son personas geniales e incluso por sobre sus propias cualidades, lo cual también es falso. Usualmente las personas más capaces son quienes más dudas de sí mismo tienen. Y como otros han dicho, la ignorancia y la necedad brindan confianza y seguridad. Clasificar de manera liviana nuestras vidas y cualidades, y las competencias de quienes nos rodean, desbalancean la realidad en que nos movemos día a día y nos lleva a incurrir en errores.

Escuchar los comentarios disidentes y recibir las críticas que nos pueden ayudar a ser mejores, debemos prestarle la atención que merecen en su justa medida y sin olvidar que es tan sólo una opinión. Lo mismo de quienes nos reflejan lo bueno que ven en nosotros, que no deja de ser tan sólo una opinión externa sobre aquello que proyectamos o que otros perciben.

Calibrar el ego de nuestro interior podrá ser una brújula que nos permita mirar y mirarnos con una mayor justicia, bajando a nuestro ego de la cima en que pueda instalarse, o levantándolo del foso en que se ha escondido para dejarlo simplemente al nivel del suelo y con la cabeza en alto, con la claridad de lo que uno es y aquello que aún no es pero desea llegar a ser.

Comentarios del artículo: Los malos consejos del ego - Publicado: a las 9:12 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 06/03/2014

Easy y la cultura del mal servicio

Que “el cliente siempre tiene la razón” es una frase de otros tiempos. El mal servicio de algunas empresas puede incluso más que sus esfuerzos de marketing. Acá, un relato de primera fuente.

Es cierto que hay empresas para todos los gustos, aunque algunas se perfilan como grandes corporaciones de primera línea en sus mercados, lo que les permite comprar muy barato sus insumos, venderlos lo más caro posible, pagando bajos sueldos a sus trabajadores… pero no entraremos en esta ocasión a hablar sobre la falta de ética en el mercado laboral, que no hace falta llegar muy lejos para encontrarlo.

Que “el cliente siempre tiene la razón” es una frase de otros tiempos, cuando los negocios eran más pequeños y en su amplia mayoría atendidos por sus propios dueños. Aquellos que con mucho esfuerzo habían construido su fuente de ingresos, y se esmeraban noche y día en dar el mejor servicio para que ese cliente siempre vuelva. Muchos recordaremos los tiempos en que aquellos pequeños o medianos locales hacían todo por dejarnos contentos porque entendían que nosotros, es decir cada uno de sus clientes, constituíamos su activo más valioso.

Pero los tiempos cambiaron. La globalización, las grandes multinacionales y la masificación aplastaron a los pequeños y los fagocitaron. Comenzamos a ver cómo el servicio pasó de ser esmerado en nuestra satisfacción, a un trato déspota y abusivo, donde tienes que andar minutos en busca de un vendedor que tenga la mínima amabilidad de saludarte.

Mientras los sistemas de cobro de las empresas funcionan eficientemente, aquellos destinado a cumplir con lo comprometido brillan por su ausencia, y los destinados a resolver las quejas de los clientes parecen a ratos contar con la asesoría de la tan famosa Rosa Espinoza.

La cultura del abuso y del mal servicio persiste en muchos rubros, aunque el retail es probablemente el que lo encarna de mejor manera. Es cierto que algunas empresas han hecho grandes esfuerzos en mejorar continuamente sus sistemas de atención, y que la legislación en defensa de los consumidores ha nutrido de nuevas herramientas que los grandes deben cumplir, aunque muchas veces no lo hacen.

Las nuevas tecnologías han ayudado a mejorar la experiencia y entregar un método fácil y rápido de acceso a productos y servicios, aunque el mal servicio de algunas empresas puede incluso más que sus esfuerzos de marketing, como es el caso de la empresa easy la que me ha regalado una lección de primera fuente sobre su forma de trabajar.

Luego de esperar durante 5 días que hicieran envío de mi compra, y de haber llamado en 3 ocasiones (los 3 primeros días) para saber el estado de mi pedido, sus telefonistas me han atendido con total soltura y confrontación, señalando que sus demoras son mi problema y no de ellos, como si uno fuera el responsable de su logística de distribución.

Lo que otrora pudo haber sido un “disculpe lo resolveremos a la brevedad”, easy en su afán de recordarnos quiénes somos para su empresa, simplemente señala reiteradamente que todo es problema del cliente. Me queda claro que sus problemas son otros…

Mientras los sistemas de cobro funcionan eficientemente, aquellos destinado a cumplir con lo comprometido brillan por su ausencia, y los destinados a resolver las quejas de los clientes parecen a ratos contar con la asesoría de la tan famosa Rosa Espinoza.

Lamentable es pensar que grandes empresas cuentan con un gran número de trabajadores que viven y se entrenan en una cultura que no respeta ni a sus clientes, y muy probablemente tampoco a sus colaboradores (prefiero no preguntar por sus proveedores).

Pensar que quienes brindan un servicio o venden un producto hacen una mera transacción es olvidar que de lado y lado hay personas, muchas de ellas que se encuentran creando proyectos personales y colectivos y que encuentran en su camino muchos como easy que ayudan a hacerlo más difícil.

Comentarios del artículo: Easy y la cultura del mal servicio - Publicado: a las 9:18 am

Etiquetas: , » Publicado: 03/03/2014

Deje de “intentarlo”… sólo hágalo

Si bien intentar es el inicio de cualquier logro, y es un mínimo esfuerzo que merecemos para poner a prueba nuestras capacidades, nuestra mente profunda no entiende de ambigüedades. Concéntrese en el “lo estoy logrando”.

Algo que muchas personas no saben es que nuestro nivel inconsciente funciona de manera literal. Esto quiere decir que cada vez que nos proponemos “ser felices en el futuro”, “viajar cuando podamos” o “intentar lograrlo”, nuestro registro profundo graba esto como hechos, como si fueran órdenes incuestionables que deben ser seguidas tal cual son expresadas.

Decir “voy a intentarlo” dista mucho del resultado que significa afirmar que “lo estoy logrando”. Y mientras no somos conscientes de esta realidad seguimos expresándonos como si todo diera lo mismo y dejando de lado el enorme impacto que esto tiene en la satisfacción de nuestras vidas y en llegar a alcanzar aquellas metas que realmente anhelamos para nosotros mismos.

En mi trabajo como coach de muchos ejecutivos y profesionales de los más diversos rubros, he tenido la ocasión de ver cómo muchas personas muy inteligentes y competentes tropiezan una y otra vez con las mismas situaciones que les impiden avanzar y lograr eso que verdaderamente quieren para sus vidas. Esta situación muchas veces se debe porque aún no aprenden a que sus palabras son las órdenes que quedarán en la hoja de ruta de su mapa inconsciente.

¿Te ha pasado que estás en busca de algo? Cuando declaramos que estamos buscando este proceso se vuelve más extenso y muchas veces sin fin, ya que es muy distinto dictaminar que uno está “encontrando” algo, a sentenciarse a la búsqueda eterna.

Lo mismo ocurre con intentar, tratar, y todas aquellos auto-decretos que nos ponen en un tiempo indeterminado en el futuro y que nos llevan a aplicar en muchos aspectos de nuestra vida el “hoy no se fía, mañana sí”, que como sabemos es una historia que se perpetúa.

En mi trabajo como coach de muchos ejecutivos y profesionales de los más diversos rubros, he tenido la ocasión de ver cómo muchas personas muy inteligentes y competentes tropiezan una y otra vez con las mismas situaciones que les impiden avanzar y lograr eso que verdaderamente quieren para sus vidas. Esta situación muchas veces se debe porque aún no aprenden a que sus palabras son las órdenes que quedarán en la hoja de ruta de su mapa inconsciente.

Las palabras que utilizamos para expresarnos hacia los demás, y principalmente hacia nosotros mismos, pueden facilitar o ser un gran traspié en nuestra vida, y tienen el poder de encaminarnos hacia los resultados que queremos obtener, o llevarnos secretamente hacia un peregrinar sin rumbo, o bien en círculos que no nos permiten avanzar a pesar del tiempo y los esfuerzos invertidos.

Es cierto que intentar es el inicio de cualquier logro, y es un mínimo esfuerzo que merecemos para poner a prueba nuestras capacidades. Pero también es cierto que nuestra mente profunda no entiende de ambigüedades, ni respeta el “espíritu” de nuestras palabras, ni mucho menos se convence de nuestras metáforas o modismos.

Para nuestra mente las cosas son tal cual fueron dichas, por lo tanto es fundamental tomar razón de aquello que decimos y las palabras que utilizamos, para comenzar a declarar todo aquello que nos sea útil y nos encamine hacia las satisfacciones que buscamos en los más diversos ámbitos de nuestra vida.

Ser explícito y preciso es algo que muchas veces olvidamos aprender entre tantos eufemismos y términos de buena educación, pero allí radica la llave de una nueva puerta que nos acerca a la satisfacción de aquello que deseamos en nuestro interior.

Comentarios del artículo: Deje de “intentarlo”… sólo hágalo - Publicado: a las 9:30 am

Etiquetas: , , » Publicado: 10/02/2014

¿Y tú eres estético o ético?

¿La imagen es todo? Lamentablemente en muchos casos así resulta ser. Sin embargo, ésta  debiera ser el reflejo de nuestro interior, y no un mero maquillaje. “La esposa del César no sólo tiene que serlo, sino también parecerlo”. ¿Habías escuchado esa expresión? Lo más probable es que la respuesta sea afirmativa, más aún en los […]

¿La imagen es todo? Lamentablemente en muchos casos así resulta ser. Sin embargo, ésta  debiera ser el reflejo de nuestro interior, y no un mero maquillaje.

“La esposa del César no sólo tiene que serlo, sino también parecerlo”. ¿Habías escuchado esa expresión? Lo más probable es que la respuesta sea afirmativa, más aún en los tiempos que corren y que nos muestra cada día con mayor preponderancia la importancia que tiene la imagen.

Los cuerpos “perfectos”, lo último en moda, tal o cual marca, el tipo de vehículo que usamos, los lugares que frecuentamos, el barrio en que vivimos, e incluso el nombre que tenemos puede ser parte de la imagen que proyectamos a los demás y sobre la cual construimos aquella identidad que deseamos de nosotros mismos, que no siempre se asemeja todo lo que nos pudiera gustar, y en variadas ocasiones no logra encajar en aquello que realmente somos internamente.

Nuestro crecimiento personal será más rico y coherente en cuanto podamos combinarlo armónicamente con aquellas marcas sociales que dan cuenta de las cualidades que hemos construido en nuestro interior, permitiendo a éstas resplandecer con su propia luz por medio de aquello que los otros pueden observar concretamente en nosotros.

Por cierto que es importante cuidar nuestra estética, en el más amplio sentido, ya que es parte de cuidarnos a nosotros mismos y vivir coherentemente aquello que le da sentido a nuestras vidas y guía con propósito nuestro actuar en las más diversas áreas en que nos desenvolvamos, pero acaso ¿la imagen es todo? Lamentablemente en muchos casos así resulta ser.

Por otra parte, encontramos personas que al conocerlas nos damos cuenta de las maravillas y los tesoros que residen en su interior, gente generosa y apasionada por sus sueños, que son un gran aporte a sí mismos, sus familias y comunidades. Son aquellas personas que nos hacen desear que ojalá “todos sean como ellos” y que lamentamos no haber conocido antes en nuestras vidas. Pero ¿es posible que una gran persona interior, luzca como una “horrible” persona exterior? Lamentablemente también nos encontramos con este tipo de casos, que al crecer desequilibradamente tampoco nos ofrece un desarrollo íntegro y coherente de nosotros mismos.

Por cierto que una imagen sin ética interior nos encamina a relaciones superficiales y lecturas erróneas de nuestro entorno y nosotros mismos. La imagen debiera ser el reflejo de nuestro interior, y no mero maquillaje que busca tapar las grietas que dejan la mala vida y lo insano.

Nuestro crecimiento personal será más rico y coherente en cuanto podamos combinarlo armónicamente con aquellas marcas sociales que dan cuenta de las cualidades que hemos construido en nuestro interior, permitiendo a éstas resplandecer con su propia luz por medio de aquello que los otros pueden observar concretamente en nosotros.

La estética sin ética es mera idolatría al ego y a lo vano, y la ética sin estética se vuelve incomprensible a los ojos de quienes nos rodean, privando la posibilidad del crecimiento y el aprendizaje colectivo.

¿Y tú eres estético o ético?

Comentarios del artículo: ¿Y tú eres estético o ético? - Publicado: a las 9:57 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 22/01/2014

Aprender a guardar silencio

¿Cómo podrías reencontrarte con los demás? Un ejercicio fundamental es potenciar la capacidad de escuchar lo que las otras personas tienen para decirnos. No es casualidad que las personas tengamos dos orejas y una boca. Y es precisamente para poder oír el doble de lo que hablamos.

No me cabe la menor duda que todas las personas estamos llenas de vivencias, experiencias y reflexiones que son muy interesantes y serían enriquecedoras para muchas personas poder compartirlas. Sin embargo, pareciera ser que nos encontramos tan “ahogados” en nuestra propia historia que hemos ido perdiendo la habilidad de escuchar de manera genuina y desinteresada a las personas que nos rodean y con ello la desconexión es pan de cada día en esta era de la hiperconectividad.

La necesidad egocéntrica de ser quien siempre está diciendo a las demás personas cómo es el mundo y la manera en que debe ser llevada la vida propia y la de quien se cruce en su camino, así como quienes requieren constantemente la aprobación y consejos de otras personas, nos ejemplifican casos de personas que suelen tener un gran ruido interior.

¿Cómo podrías reencontrarte con los demás? Un ejercicio fundamental dice relación con la capacidad de escuchar lo que las otras personas tienen para decirnos. Y para lograrlo de buena manera es necesario aprender a guardar silencio, y no me refiero sólo a estar callado, sino que a aprender a silenciar nuestra mente y el ruido interior que se vuelve un verdadero zumbido que incluso muchas veces impide que nos podamos oír y sentir a nosotros mismos.

La necesidad egocéntrica de ser quien siempre está diciendo a las demás personas cómo es el mundo y la manera en que debe ser llevada la vida propia y la de quien se cruce en su camino, así como quienes requieren constantemente la aprobación y consejos de otras personas, nos ejemplifican casos de personas que suelen tener un gran ruido interior. Esto se proyecta exteriormente, dificultando la comunicación fluida y abierta consigo mismo y los otros, alejándonos de la capacidad de escucha y del arte de saber guardar silencio para no perder ningún detalle de todo aquello que ocurre mientras estamos intentando encontrar todas las explicaciones y hacerlo “excelente”.

No es casualidad que las personas tengamos dos orejas y una boca, y es precisamente para poder oír el doble de lo que hablamos. Aunque probablemente todos conocemos personas que aún no se enteran de ello.

Cada vez que nos comunicamos de manera genuina con otro es necesario dejar de lado lo propio para conectarse con aquello que la otra persona necesita expresarnos ¿Acaso cuando tú te expresas no esperas ser sinceramente atendido? ¿Y qué ocurre cuando sientes que no te prestan atención? No dan ganas de continuar profundizando y mucho menos de compartir aquello que para ti es realmente importante. Pues bien, a quienes te rodean les ocurre lo mismo.

Entonces si lo que buscas es desarrollar tu crecimiento personal y la habilidad de comunicarte efectivamente contigo y los demás, algo fundamental es saber escuchar. No es posible escuchar hacia dentro ni hacia fuera si primero no hemos logrado la capacidad de callar un instante, de mordernos los labios y entender que si bien todos tenemos algo que contar, regalar un momento de atención sincera y desprejuiciada construirá un vínculo de confianza que abrirá de par en par las puertas de la comunicación efectiva en nuestras relaciones.

Comentarios del artículo: Aprender a guardar silencio - Publicado: a las 8:56 am

Etiquetas: , , » Publicado: 02/01/2014

Generosidad y gratitud: dos claves para el 2014

Al finalizar este tiempo quiero compartir con ustedes un par de cosas basadas en 5 pilares que he aprendido para salir adelante y superar aquellos hermosos y difíciles desafíos que tenemos en la vida.

Este 2013 que termina nos trajo muchas experiencias, algunas que recordamos con alegría y otras que quizás nos dieron desazón y dificultaron algunos de nuestros proyectos. De seguro si observamos bien encontraremos que no han pasado doce meses en vano, sino que existe un sin número de aprendizajes y vivencias que nos permiten ser hoy mucho mejores que hace un año.

La gratitud de vivir es algo que muchas veces escasea, al igual que la generosidad de entregar la infinita abundancia que llevamos en nuestro interior cada día.

Al finalizar este tiempo quiero compartir con ustedes un par de cosas basadas en 5 pilares que he aprendido para salir adelante y superar aquellos hermosos y difíciles desafíos que tenemos en la vida.

El primero de ellos dice relación con la generosidad, y no me refiero solamente a dar una donación o algo material, sino que es el secreto de una vida de abundancia personal. Todas las personas tenemos muchas cosas que podemos regalar a los demás, desde nuestro tiempo, un consejo, acoger las emociones de otras personas o acompañar el crecimiento de los demás, entre otras tantas cosas que podemos dar tanto material como emocionalmente.

¿Quiénes son las personas que dan? son quienes sienten que tienen algo que poder entregar. Si somos generosos descubriremos que nuestra vida es abundante, pues al sentirnos capaces de compartir lo propio con quienes nos rodean encontramos en nuestro interior los tesoros inagotables que inundan nuestra vida, trayendo cada vez más y más de aquello que nosotros mismos damos.

Una segunda dimensión se relaciona con la gratitud. ¿Conocen algo que costando tan poco produzca efectos tan positivos como agradecerlo todo? Cada vez que doy las gracias a otra persona, a mi mismo, a la vida o Dios, estoy reconociendo todo aquello que recibo. Muchas veces podemos sentir que lo que otros hacen por mi es su obligación o “lo mínimo” que podrían hacer, pero eso no es realmente así.

Muchas personas en el mundo han sufrido grandes enfermedades o situaciones que podemos considerar negativas casi sin dudarlo. No obstante, cuando fijamos nuestra atención en quienes salen adelante y se superan una y otra vez, nos damos cuenta que incluso cuando todo parecía ir en contra, ellos agradecían la posibilidad de aprender y seguir creciendo como personas. Agradecían la posibilidad de ver la vida como un mundo de posibilidades que están a nuestra mano y que sólo quieren nuestro desarrollo.

La gratitud de vivir es algo que muchas veces escasea, al igual que la generosidad de entregar la infinita abundancia que llevamos en nuestro interior cada día.

Personalmente, quiero agradecer a tantas y tantas personas que me han regalado un año repleto de experiencias maravillosas, de vivencias esclarecedoras y que han desafiado mis capacidades para ayudarme a avanzar un poco más hacia mis sueños, y con ello me han dado un año repleto de dichas y satisfacciones.

Vayan mis mejores deseos para cada uno de ustedes, para que el 2014 que comienza sea un tiempo en que puedan develar el camino que los llevará directo a lo que desean para ser plenos y felices.

Comentarios del artículo: Generosidad y gratitud: dos claves para el 2014 - Publicado: a las 10:33 am

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 23/12/2013

Navidad: cuando el amor se da en cuotas

Te invito a que no vivas endeudado contigo mismo, a que no sigas prorrogando lo urgente creyendo que en un centro comercial encontrarás lo que buscas (ni tampoco lo que esperan recibir de ti).

En estos días en que todo el mundo corre de un lado para otro para celebrar la navidad podemos ver la locura en todo tipo de tiendas en busca de los regalos que daremos a nuestros amigos, familiares y seres queridos (y no tan queridos) para hacer sentir a los demás nuestro aprecio y consideración, al menos por unos instantes cada 365 días.

Es fácil ver a nuestro alrededor personas estresadas y agotadas por comprar todas aquellas cosas que no necesitan. Así nos topamos con el sentido que le da quizás la mayoría de la gente a la navidad, en un entorno de consumo excesivo y abuso del endeudamiento con el fin de dar aquello que no pueden pagar, esperando de esta forma compensar el aprecio y cariño que no entregan cuando realmente pueden hacerlo.

¿Entre más sorprendente o caro es el regalo más te amo? ¿en cuantas cuotas le dirás a esas personas especiales que estás feliz de poder compartir tu vida con ellos?

De esta manera podemos preguntarnos: ¿Entre más sorprendente o caro es el regalo más te amo? ¿en cuantas cuotas le dirás a esas personas especiales que estás feliz de poder compartir tu vida con ellos? El trastoque de los valores sobre lo que es realmente importantes, creyendo que lo fundamental está en las cosas que podamos acumular y demostrarle a los otros que “mi juguete sí es de última generación” (al menos por este mes) o que me quieren más porque no cabe ni un abrazo entre tanto paquete puesto en el árbol navideño, es lo que nos tiene envueltos a nosotros mismos entre papeles y cintas que impiden transmitir lo realmente importante.

La situación es similar a los hijos de padres separados que compiten por quien da el mejor regalo o es más “buena onda” y se olvidan de educar y trasmitir los valores que harán la diferencia entre aquellos que se sienten dichosos y plenos, y quienes pobremente sólo tienen cosas sin aroma ni recuerdos a un abrazo en el momento justo, una palabra de aliento cuando todo parecía andar mal o una lección importante y necesaria.

“Haz que el 24 de diciembre no signifique nada especial, porque todos los días regalas lo mejor de ti”. 

Si en estas fechas buscas sobresalir por el uso desmedido de papel de regalo o estás en una competencia por rellenar los vacíos que tienes en tu relación con quienes te rodean, dando un presente que suena como piedra al caer en un pozo vacío, entonces te invito a detenerte un instante y tomar conciencia de cuantas cuotas vas a tener que utilizar en recuperar el tiempo perdido, a que le pongas precio, comisión e intereses a los momentos en que no compartes con tus hijos, o no le dices aquello tan importante a tu pareja, o no les das las gracias a tus padres. Te invito a que no vivas endeudado contigo mismo, a que no sigas prorrogando lo urgente creyendo que en un centro comercial encontrarás lo que buscas (ni tampoco lo que esperan recibir de ti).

Si le quieres dar un sentido a estas fechas, has que el 24 de diciembre no signifique nada especial, porque todos los días regalas lo mejor de ti para cada una de las personas que amas y con quienes quieres compartir la vida.

Comentarios del artículo: Navidad: cuando el amor se da en cuotas - Publicado: a las 10:18 am

Etiquetas: , » Publicado: 13/12/2013

El compromiso con nosotros mismos

Siempre es más fácil culpar a los demás de las cosas que no hacemos o de los resultados que no logramos. En el caso de las organizaciones es usual decir que el responsable es el jefe, la empresa, las condiciones laborales, el mercado, la economía global y una lista sin fin. Factores que justifiquen la […]

Siempre es más fácil culpar a los demás de las cosas que no hacemos o de los resultados que no logramos. En el caso de las organizaciones es usual decir que el responsable es el jefe, la empresa, las condiciones laborales, el mercado, la economía global y una lista sin fin. Factores que justifiquen la situación actual y expliquen por qué las cosas siguen igual que antes, es un ejercicio habitual y uno de los más simple de realizar.

Aquellas personas que han intentado dejar de fumar o quienes están permanentemente comenzando una nueva dieta para bajar de peso, son ejemplos frecuentes en la vida cotidiana. Frases como “si mi pareja fuera diferente…” “si valoraran mi trabajo…” son algunas que probablemente tú también has dicho en más de una ocasión.

Querer esquivar la responsabilidad de lo que hacemos y aquello que no realizamos para alcanzar nuestras metas es el camino simple para montar una escena que propicie el auto-engaño, pero sin lugar a dudas, no nos permitirá crecer y lograr aquello que realmente necesitamos, o mejor aún, soñamos para nuestras vidas.

Si cada mañana llegas tarde al trabajo ¿cómo esperas ser el primero en la lista de reconocimientos?; si siempre esperas que tu pareja haga algo por ti para tú hacer algo por ella ¿cuándo crees que comenzarán a cambiar las cosas?, si esperamos sentados a que las cosas pasen y que las condiciones sean las “óptimas” para poder avanzar, entonces muy probablemente nos quedaremos estancados hasta nuevo aviso.

Si no somos conscientes de nuestros compromisos es muy difícil poder cumplirlos de buena manera, y ¿cuál es el principal compromiso que tenemos?, a mi juicio es con nosotros mismos, de ser mejores, crecer, aprender, mejorar y avanzar hacia lo que nos hace felices, sin esperar que sea la corriente la que finalmente me deje en el puerto, sino más bien, encendiendo los motores de la motivación interior, y de forma comprometida siempre llegar a tiempo a la cita con nosotros mismos.

Es cierto que nadie elije donde llegar al mundo, pero todos podemos elegir el mundo que queremos construir a nuestro alrededor y trabajar para lograrlo. La decisión es personal y el compromiso también. No esperes a que los otros vengan a tu puerta para motivarte, porque eso no ocurrirá. Busca aquello que realmente te hace sentido y comprométete con ello, comprométete contigo y avanza… no mañana, o aquel día donde estarán todas las condiciones, avanza hoy, un pequeño paso también vale y siempre hay un momento en que las grandes cosas comenzaron.

Y tú ¿te comprometes contigo mismo?

Comentarios del artículo: El compromiso con nosotros mismos - Publicado: a las 8:00 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 28/11/2013

Chile: ¿Construido sobre la legalidad o la ética?

Muchas veces vale más lo legal que lo moral, es más importante el papel con timbre que la ética, e incluso valen más las leyes que la propia verdad. Nos hemos ido acostumbrando a que a falta de construir personas íntegras y responsables de sí mismas, ponemos leyes que controlan y normen aquello que se puede o no realizar o al menos de la manera de llevarlo a cabo.

Sería difícil desconocer que desde las primeras civilizaciones de la humanidad el establecimiento de normativas sociales y estructura de incentivos y sanciones han sido fundamentales para brindar cierto orden y permitir que las sociedades puedan avanzar en una relativa convivencia.

En Chile los notarios cumplen un rol dudoso y cuestionable. No sólo cobran las tarifas de manera arbitraria sin responder a la tabla de precios oficial (ellos que son custodios de la legalidad), sino que se prestan para hacer legal cualquier situación por falsa y corrupta que sea.

No sería complejo tampoco, identificar que la falta de autocontrol y el temor a nosotros mismos como especie nos ha encaminado a una supremacía de lo normativo y legal, que ha dado pie en el mundo entero al gigantesco sistema de la “justicia” y el mercado de sus “justicieros” conocedores de la ley y sus rincones.

Así encontramos que muchas veces vale más lo legal que lo moral, es más importante el papel con timbre que la ética e incluso valen más las leyes que la propia verdad. Nos hemos ido acostumbrando a que a falta de construir personas íntegras y responsables de sí mismas ponemos leyes que controlan y normen aquello que se puede o no realizar o al menos de la manera de llevarlo a cabo.

En estos días nos ha tocado ver otro ejemplo de esto con la denuncia de un eventual fraude en las inscripciones de las candidaturas presidenciales de Franco Parisi y Tomás Jocelyn-Holt, quienes habrían recibido miles de firma en un par de días en dos notarías para poder inscribir su candidaturas. Situación sospechosa, pero que pareciera indiscutiblemente otra muestra de la legalidad por sobre la ética.

En Chile los notarios cumplen un rol dudoso y cuestionable. No sólo cobran las tarifas de manera arbitraria sin responder a la tabla de precios oficial (ellos que son custodios de la legalidad), sino que se prestan para hacer legal cualquier situación por falsa y corrupta que sea.

Contar con una institucionalidad electa de manera arbitraria, con regalías inaceptables, condiciones abusivas y que actúan como bisagra de la corrupción legalizada, es reflejo de este desajuste valórico que nos rodea.

Que la mentira legal valga más que la verdad ética es algo que nos deja una pésima enseñanza para cada uno de nosotros y las generaciones que vendrán. El exitismo sin medidas y la legalización extrema de la vida, desvirtúa el sentido de responsabilidad personal y aprecio por lo ético y honrado. Y con ello auspiciamos una vida de dudosa calidad y temible sustentabilidad en el tiempo.

No es suficiente trabajar para hacer de nuestras comunidades lugares económicamente mejores para vivir y de nuestras ciudades sitios repletos de tecnología y modernismos si en casa, en el trabajo, con nuestros hijos, vecinos e instituciones pondremos por encima de lo ético lo meramente legal, o daremos más valor a la mentira documentada que a la verdad de los hechos.

Crecer interiormente también es poner las cosas en su lugar y priorizar las estructuras de valores, reconociendo aquello que aporta a lo valioso de nuestro interior y de quienes nos rodean, y dejando de lado la trampa que se busca institucionalizar para vestirla de aceptable.

Comentarios del artículo: Chile: ¿Construido sobre la legalidad o la ética? - Publicado: a las 8:00 am

Etiquetas: , , » Publicado: 15/11/2013

El enemigo externo que está dentro de ti

Buscar un enemigo externo permanentemente es el reflejo de la incapacidad de mirarse a uno mismo y hacerse cargo, principalmente de aquellas cosas que no nos gustan o simplemente no son correctas ni saludables. Buscar a otros para pelear una batalla que es interior, es pelear en la soledad del desierto y traer consigo nuevos problemas para alimentar el delirio.

Hay personas que por su estructura de personalidad y sus trastornos a cuesta, llevan consigo la necesidad del reconocimiento y valoración sustentado en el triunfo sobre algún enemigo externo. En política vemos recurrentemente cómo los dirigentes de los países buscan fuera de sus fronteras a quien culpar de sus ineficiencias e incapacidades. Resulta evidente que es más fácil demonizar a un tercero que hacerse cargo de uno mismo o justificar las propias conductas bajo la ilusión de estar librando un enfrentamiento.

Nadie fuera de ti tiene la culpa de tu vida y el poder que le otorgas a los demás para influir en tus emociones y decisiones es hora de despojarlos.  Desde hoy no habrán más enemigos, ni peleas, ni nada que debas defender porque lo único que resolverá aquello que sientes y traerá lo que realmente deseas está dentro de ti. Limpia tu tierra, saca las piedras y pon cosas nuevas que permita florecer lo que verdaderamente necesitas, porque ese enemigo eterno no existe, no espera y no necesita de ti.

Si bien en el ejemplo de la política internacional es simple recordar situaciones de este tipo, la vida cotidiana aporta su buena cuota de casos. La cantidad de delirios y trastornos que nos encontrarnos diariamente es grande, incluso entre personas cercanas a nuestras vidas nos dan material de estudio y reflexión permanente.

¿Cuántas veces has visto o sentido que alguien te arrebata algo que te pertenece? Quizá más de alguna vez, pero si lo piensas nuevamente, y con detención, podrás encontrar que es probable que nada de lo que “te arrebataron” fue tuyo realmente alguna vez y que en la mayoría de los casos fuiste tú quien se esmeró, conscientemente o no, para que aquello (persona o situación) saliera de tu vida.

Si tu enemigo es aquella persona nueva que llegó al trabajo, algún familiar, un ex amigo, tu jefe, tu ex pareja o alguien que se haya vinculado con tus afectos, deseos, frustraciones o aspiraciones de logro, déjame decirte que estás en el camino equivocado. Culpar a otros o ponerlos como un blanco el cual debe ser ajusticiado te llevará inequívocamente a tener aún peores resultados.

Buscar un enemigo externo permanentemente es el reflejo de la incapacidad de mirarse a uno mismo y hacerse cargo, principalmente de aquellas cosas que no nos gustan o simplemente no son correctas ni saludables. Buscar a otros para pelear una batalla que es interior, es pelear en la soledad del desierto y traer consigo nuevos problemas para alimentar el delirio.

Si estás pasando por una situación de rabia y deseos de venganza, o si estás hablando mal de alguien permanentemente, o una parte importante de tu tiempo estás imaginando qué harías para perjudicar a esa otra persona, entonces has perdido el rumbo. Detente ahora mismo, para un momento y saca esas ideas de tu mente y piensa en lo que realmente quieres, en qué te perturba y mira en aquel pozo que se ha secado dentro de ti y que necesita ser llenado. Olvida las peleas, le enemistad, las ofensas o agravios que sientas que debes defender. Esa pelea nació para ser perdida, por lo tanto no debes darla. Avanza en lo que realmente vale, y asume aquellas sombras que te incomodan de ti mismo. Nadie fuera de ti tiene la culpa de tu vida y el poder que le otorgas a los demás para influir en tus emociones y decisiones es hora de despojarlos.  Desde hoy no habrán más enemigos, ni peleas, ni nada que debas defender porque lo único que resolverá aquello que sientes y traerá lo que realmente deseas está dentro de ti. Limpia tu tierra, saca las piedras y pon cosas nuevas que permita florecer lo que verdaderamente necesitas, porque ese enemigo eterno no existe, no espera y no necesita de ti.

Has el duelo y mata tu fantasía, despójate de tu ropa de ego y vanidad para poder ser libre y alcanzar lo que quieres. Si es que decidas tener un enemigo ese siempre serás tu mismo, y si quieres un buen aliado para tus conquistas, ese también serás tú. ¿Entonces cuándo comenzarás a hacerte cargo de ti y dejarás de culpar a los otros?

Comentarios del artículo: El enemigo externo que está dentro de ti - Publicado: a las 8:00 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 11/11/2013

¿Estás del lado de los problemas o las soluciones?

Así como existen aquellos que se dejan llevar por la corriente de la vida sin un rumbo claro y definido, existen aquellos que le dan dirección a la corriente para que los lleve hacia donde ellos quieren y nunca van a la deriva. De la misma manera, existen los que siempre suman y multiplican, y aquellos que sólo aprendieron a restar y dividir.

Todas las personas afectamos nuestras vidas y las condiciones de otros en nuestro entorno a partir de lo que hacemos o dejamos de hacer. Más allá de las creencias o razones que tenemos para actuar de la manera en que lo hacemos, es claro que todo tiene un impacto. Hay quienes conscientemente o no, han optado por estar desde el lado del problema y otros que prefieren sentarse en el bando de las soluciones.

Son las soluciones, las buenas actitudes y los aportes generoso, los que logran hacer que los objetivos se alcancen, que las metas no sean utopías y que sea posible lo que otros consideraron imposible.

Probablemente la mayoría de quienes leen esta columna tiene una cuenta en Facebook. De ser así, es muy probable que hayan tenido la experiencia de revisar las noticias de la sección de inicio y encontrar ese típico mensaje, de esa persona que siempre le hace saber al mundo lo mala que es la vida, lo terrible que son las cosas, la cantidad de enfermedades, penurias y otras tantas situaciones poco felices que le ocurren. ¿Te ha pasado?

Todos conocemos a quienes tienen ese “don especial” de sumar problemas, que nunca se pronuncian al momento de las soluciones, a menos que quieran entregarnos un gran glosario de excusas para no aportar o darnos razones para no gastar nuestra energía en cosas supuestamente infructuosas.

¿Has sido una de esas personas? Quizás en alguna ocasión has tomado también esa actitud.

Por suerte, también existen aquellos que viven mirando oportunidades a su alrededor, y buscan maneras creativas de resolver o recomponer situaciones para finalmente lograr lo que se han propuesto, usualmente con gran actitud y entusiasmo, sin quedarse en los malos augurios y haciendo que las cosas pasen.

Así como existen aquellos que se dejan llevar por la corriente de la vida sin un rumbo claro y definido, existen aquellos que le dan dirección a la corriente para que los lleve hacia donde ellos quieren y nunca van a la deriva. De la misma manera, existen los que siempre suman y multiplican, y aquellos que sólo aprendieron a restar y dividir.

Suelo decir que los problemas son gratis, por lo tanto no se aporta nada con generarlos, alimentarlos o llevarlos a todas partes. Son las soluciones, las buenas actitudes y los aportes generoso, los que logran hacer que los objetivos se alcancen, que las metas no sean utopías y que sea posible lo que otros consideraron imposible.

Alimentar los problemas o las soluciones es una decisión personal que tendrá enormes repercusiones en la calidad de vida, en lo que podemos lograr tanto en lo personal como lo colectivo, por lo tanto es fundamental elegir bien y conscientemente cómo viviremos. Y tú ¿sumas o retas?

Comentarios del artículo: ¿Estás del lado de los problemas o las soluciones? - Publicado: a las 10:47 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 29/10/2013

El poder del coaching

Acompañar y acompasar los procesos del otro para que integre sus dimensiones y con ello potencie su crecimiento es una filosofía de vida y de trabajo, que se plasma con claridad en los roles, la metodología y los resultados de un coaching ético y profesional.

Hace un par de días culminamos un nuevo curso de entrenamiento en Coaching junto con el equipo de Smart Coach. Nuevamente tuvimos el privilegio de conocer personas, historias, habilidades y expectativas de quienes fueron en busca de una nueva herramienta para su desarrollo profesional y acabaron con algo más entre las manos.

Personas que fueron a buscar una herramienta para el trabajo y se encontraron con partes esenciales de ellos mismos y una herramienta que les permite abrir puertas y ventanas para alcanzar sus metas, ayudando al mismo tiempo a los demás a alcanzar las suyas.

Actualmente, existe una amplia oferta de servicios y cursos de entrenamiento en Coaching, aunque así como existe variedad de posibilidades, también existe mucho desconocimiento frente a una disciplina que ha tomado fuerza en los últimos años y que en cierta medida se ha convertido en una nueva moda dentro del desarrollo personal y de los recursos humanos en las empresas.

Esta gran deseabilidad frente al coaching ha llevado a que muchas personas y empresas ofrezcan lo más variado e inverosímil bajo este título, distorsionando aún más lo que se entiende y es el coaching, las capacitaciones, consultorías, mentoría y charlas convencionales.

Algunos, corriendo tras esta herramienta, acaban encontrando más marketing que aprendizaje, más confusión que contenidos o más distorsión que crecimiento. Debemos tener cuidado y actuar responsablemente. Ni consultores, ni psicólogos, ni relatores son coaches por el hecho de declararlo o de hace lo mismo de siempre con nombre nuevo. Acompañar y acompasar los procesos del otro para que integre sus dimensiones y con ello potencie su crecimiento es una filosofía de vida y de trabajo, que se plasma con claridad en los roles, la metodología y los resultados de un coaching ético y profesional.

Esto fue lo que vimos en el entrenamiento de coaching de este mes. Personas que fueron a buscar una herramienta para el trabajo y se encontraron con partes esenciales de ellos mismos y una herramienta que les permite abrir puertas y ventanas para alcanzar sus metas, ayudando al mismo tiempo a los demás a alcanzar las suyas. Ver las caras de emoción y sorpresa al ir descubriendo por sí mismos sus anhelos, sus valores y prioridades, su futuro en lo inmediato y saber cómo, cuándo y de qué manera lo llevarán a convertirse en realidad.

Saber la forma de integrar aquellas piezas que conforman el puzzle de nosotros mismos y que al ver la figura completa puedes descubrir su sentido y su propósito, ver qué nos conecta con las motivaciones más profundas que hacen brotar,  inequívocamente, los pasos que nos permiten alcanzar todo aquello que nos proponemos. Y tú ¿te atreves a descubrirlo?

Comentarios del artículo: El poder del coaching - Publicado: a las 9:59 am

» Publicado: 24/10/2013

Nada más fuerte que la voluntad

Probablemente varias veces en nuestras vidas nos enfrentamos a situaciones que parecen ser grandes represas que frenan nuestros sueños, proyectos o anhelos más profundos y nos generan desazón. Algo se cruza y pareciera decirnos que no podemos seguir más allá, que incluso la vida ha llegado a su fin.

Hace un par de semanas fui contactado por una persona que le habían encontrado cáncer y que no sabía si someterse a su tratamiento de quimioterapia por el riesgo de no poder ser madre, y frustrar así uno de sus principales sueños en la vida. Dado que tiempo atrás había pasado por la misma situación me solicitó una guía para poder decidir.

Si bien cada caso es diferente, muchas veces olvidamos que así como el agua siempre encuentra el camino, se filtra, inunda, avanza y en algún momento llega al mar, de la misma manera la vida se abrirá camino y encontrará la manera de expresarse.

Desanimarnos por aquello que creemos perdido, o creer que “hay oportunidades que se dan una sola vez en la vida” es una manera limitante de pensar en nuestra vida y en las cosas que podemos conseguir. Finalmente, las oportunidades las generamos nosotros mismos con nuestras acciones, y en casi la totalidad de los casos hay mucho que podemos hacer para que ocurra lo que soñamos.

Las oportunidades las generamos nosotros mismos con nuestras acciones, y en casi la totalidad de los casos hay mucho que podemos hacer para que ocurra lo que soñamos.

Personalmente, cuando me sometí a quimioterapia uno de mis temores era el no poder ser padre. Al igual que esta persona que me contactó, la paternidad era parte de las cosas importantes en mi vida que se veía mutilada frente a la necesidad de salvar la vida propia. Pero finalmente, la vida se abre camino, rompe la represa e inunda lo necesario para traer abundancia en medio del desierto y generar ese oasis que alguna vez soñamos.

Actualmente, ya esperamos a nuestro hijo que en un par de meses arribará en este mundo. Más que mal ¿qué es más fuerte que la voluntad y el anhelo de cumplir nuestros sueños?

Rendirnos antes de tiempo, darnos por derrotados incluso antes de luchar no evitará que el río finalmente llegue al mar, tan sólo hará que demore más en llegar. Y tú ¿quieres llegar al mar?

Comentarios del artículo: Nada más fuerte que la voluntad - Publicado: a las 9:00 am

Etiquetas: , » Publicado: 08/10/2013

¡Únanse los buenos!

A diferencia de lo que nos cuentan los noticieros, más allá de la trinchera de nuestros hogares hay otras personas, muchas, quizás la mayoría, que están dispuestos a hacer algo desinteresadamente por los demás, que les encantaría sentir que como él o ella hay muchos con quien unirse para poner en marcha los sueños y proyectos que tienen para sí, y para quienes los rodean.

Es común escuchar en diferentes lugares a quienes se quejan por la cantidad de personas que realizan malas acciones en su contra, que buscan dañar a otros o simplemente la escases de quienes están dispuestos a regalar una sonrisa, saludar en un ascensor o cualquier gesto que nos permita convivir de una forma más agradable de lo que estamos acostumbrados.

Cuando presenciamos todo aquello y guardamos silencio y dejamos que el resto actúe impunemente y nos inscribimos en el grupo de los espectadores, no sólo estamos siendo cómplices de algo indebido, sino que hemos renunciado a unirnos con los buenos y hacer de nuestras vidas y nuestro entorno inmediato algo que podría haber sido mejor.

Hace ya varias semanas atrás, enfrentado una situación injusta, desagradable y violenta, muchas personas que me conocen y una gran cantidad de quienes jamás me han visto en sus vidas, se movilizaron en mi ayuda de las maneras más diversas, con la mera convicción de que era necesario hacer o decir algo cuando el sin sentido y la bajeza se hacen presente.

Una de estas personas, con quien compartimos valores y tribuna en el Diario La Nación (mi amigo Horacio Llovet), me dice al teléfono: “en los tiempos que corren y con tanto loco dando vueltas, los buenos tenemos que estar bien juntos”.  No podría haberlo dicho mejor.

Cada vez que vamos por la calle y vemos gente ensuciando nuestra ciudad, un vecino maltratando a su familia, una persona corriendo a nuestro lado luego de haber robado o simplemente alguien que ha elegido quedarse con lo ajeno porque “no es nada de valor”; cuando presenciamos todo aquello y guardamos silencio y dejamos que el resto actúe impunemente y nos inscribimos en el grupo de los espectadores, no sólo estamos siendo cómplices de algo indebido, sino que hemos renunciado a unirnos con los buenos y hacer de nuestras vidas y nuestro entorno inmediato algo que podría haber sido mejor.

A diferencia de lo que nos cuentan los noticieros, más allá de la trinchera de nuestros hogares hay otras personas, muchas, quizás la mayoría, que están dispuestos a hacer algo desinteresadamente por los demás, que les encantaría sentir que como él o ella hay muchos con quien unirse para poner en marcha los sueños y proyectos que tienen para sí, y para quienes los rodean; pero han bajado los brazos por los malos augurios y la evidencia constante de quienes pasan por encima de cualquier y hasta lo sagrado tiene precio y es posible de transgredir.

Si nos unimos los buenos en cada pequeño detalle de lo cotidiano, al llegar hoy a nuestro trabajo y saludar en el ascensor, dando el paso cuando vayamos conduciendo, siendo amable con quienes nos rodean, sirviendo a otros en vez de sólo querer ser servidos, no me cabe duda que comenzaremos a tener una vida más feliz y repleta de amigos con quienes valga la alegría de seguir nuestros caminos.

Y tú ¿te unes?

Comentarios del artículo: ¡Únanse los buenos! - Publicado: a las 10:34 am

Etiquetas: , , » Publicado: 24/09/2013

Cuando vemos claramente después de una tormenta

Solemos permitir que ingresen a nuestra mente ideas que nos perturban, que nos nublan la visión y angustian muchas de nuestras noches y días. Los compromisos, las presiones, las responsabilidades, las deudas y mil otras cosas que pueden hacer que nos sintamos acorralados o que simplemente todo viene cuesta abajo y justo de la forma que más temíamos que ocurrier

Durante los últimos días en una reunión familiar mi padre trajo la canción de Johnny Nash, quizás la más conocida de su repertorio, llamada “I can see clearly now” que cuenta la historia de cuando uno ha enfrentado las dificultades y las nubes han dejado de cegar su vista y somos capaces de ver todo con mayor claridad y optimismo, y nos damos cuenta que el sol brilla e ilumina nuestro camino.

Frases como “no puedo” “no soy bueno en eso” “eso no es para mi” entre otras tantas ideas que se alojan en nuestra cabeza y que nos nublan el horizonte que siempre es soleado y repleto de posibilidades cuando hemos abierto bien los ojos y nos hemos despojado de los velos que nada nos aportan más que dudas y temores.

Solemos permitir que ingresen a nuestra mente ideas que nos perturban, que nos nublan la visión y angustian muchas de nuestras noches y días. Los compromisos, las presiones, las responsabilidades, las deudas y mil otras cosas que pueden hacer que nos sintamos acorralados o que simplemente todo viene cuesta abajo y justo de la forma que más temíamos que ocurriera.

Cuando doy charlas o clases suelo dar el ejemplo de cuando somos estudiantes y se acercan las semanas de exámenes y sabemos que no estamos bien preparados, que son muchos los contenidos que debiéramos repasar para enfrentar de buena manera los controles, y tenemos que responder todos los días de esa semana en cada una de las materias. Sentimos que será una labor imposible, que más de algo reprobaremos o que simplemente no seremos capaces y que sería mejor tener alguna excusa para huir a ese obstáculo que vemos corriendo directo a nosotros.

Sin embargo, llega esa semana y vamos rindiendo una tras otra prueba que se nos presenta hasta que aparece la tarde del viernes y miramos hacia atrás y sabemos que ya hemos enfrentado nuestras pruebas y salido adelante. Finalmente, al ver las cosas con claridad nos damos cuenta que no era nada terrible ni digno de nuestra angustia, sino una semana de exámenes y nada más.

Un porcentaje elevado de personas señala que no es feliz en el trabajo que se encuentran actualmente, sin embargo la mayoría permanece en ellos, principalmente por el pavor que les da el riesgo de aventurarse en la incertidumbre de hacer realidad aquello que anhelan en su interior.

Frases como “no puedo” “no soy bueno en eso” “eso no es para mi” entre otras tantas ideas que se alojan en nuestra cabeza y que nos nublan el horizonte que siempre es soleado y repleto de posibilidades cuando hemos abierto bien los ojos y nos hemos despojado de los velos que nada nos aportan más que dudas y temores.

Cuando vemos las cosas con claridad somos capaces de poner todo en su justa medida y no ahogarnos en vasos de agua, ni hacer tormentas de pequeños rocíos. Nos damos cuenta que cada día el sol vuelve a salir y tenemos otra oportunidad para cumplir nuestros sueños y llevar adelante los proyectos que nos inspiran y nos motivan a expulsar las inseguridades y creer que si nos sacamos los velos que llevamos, cada paso que sigue será el mejor de los caminos que hemos emprendido, y la más gratificante aventura que hayamos vivido hasta ahora.

¿Y tú quieres ver con claridad hoy?

Comentarios del artículo: Cuando vemos claramente después de una tormenta - Publicado: a las 10:43 am

Etiquetas: , , » Publicado: 16/09/2013

Negarse a ser mejor

Recientemente al felicitar a una persona por haber tenido (a mi juicio) una actitud positiva que no realizaba frecuentemente, me llevé la sorpresa de una reacción negativa, como si le hubiera dicho algo que no estaba bien.

Escuchando sus comentarios, me percaté que asociaba esa conducta deseable con ejemplos de malas conductas y fue clara la razón por la que suele tener dificultades en ese ámbito de la vida.

Sin embargo, ¿cuánto nos ayuda creer estas cosas? ¿Será que todos están equivocados y nosotros en lo cierto? ¿O nos conformaremos con atrincherarnos en la excusa del “yo soy así”?

Algunas veces nos convencemos de ideas que inculcamos en nuestro interior y nos acompañan por mucho tiempo o toda la vida. Como aquellos que roban y dicen que “trabajar es de tontos”, o aquellos que creen que llorar es una debilidad, o ser atento con los demás es un signo de sumisión, o ser amoroso con la pareja será ridículo o infantil.

Nos encontramos todo el tiempo con creencias que finalmente terminan limitando nuestras posibilidades de ser mejores personas en diferentes dimensiones de nuestras vidas, y las llevamos integradas en nuestra forma de ver el mundo, por lo que cambiarlas no es tarea fácil.

Sin embargo, ¿cuánto nos ayuda creer estas cosas? ¿Será que todos están equivocados y nosotros en lo cierto? ¿O nos conformaremos con atrincherarnos en la excusa del “yo soy así”?

Ser mejor persona, hijo, hermano, amigo, pareja o trabajador es una decisión que tan sólo está en nosotros y negarnos a alcanzar una versión mejorada de nosotros mismos, nos puede conducir tan sólo a tropezar una y otra vez con la misma piedra mientras culpamos al camino de no ser todo lo asfaltado que nos gustaría.

Creer que lo positivo es sinónimo de lo ridículo o lo débil, es una excelente ayuda para mantenernos tal cual estamos hoy. Un día sin aprender es un día que hemos perdido. Y tú ¿te negarás la posibilidad de ser mejor?

Comentarios del artículo: Negarse a ser mejor - Publicado: a las 2:32 pm

Etiquetas: , » Publicado: 03/09/2013

La capacidad de pedir perdón

Cuando no pedimos perdón por nuestras acciones y no nos hacemos responsables de aquello en lo que pudimos haber errado, perpetuamos en nuestro interior las rivalidades, los rencores, las discusiones y dejamos crecer en nosotros aquello que no ayudará a ser mejores personas.

Probablemente uno de los actos que nos puede resultar más difíciles es el de reconocer nuestros errores y pedir perdón por ellos. Muchas veces esta acción nos puede parecer humillante, más aún si pensamos en disculparnos con quienes pensamos que tienen la culpa sobre ciertas situaciones, o sencillamente los tenemos en nuestra lista de las personas no gratas.

Sin embargo, cuando no pedimos perdón por nuestras acciones y no nos hacemos responsables de aquello en lo que pudimos haber errado, perpetuamos en nuestro interior las rivalidades, los rencores, las discusiones y dejamos crecer en nosotros aquello que no ayudará a ser mejores personas.

No es realmente importante cuanta razón hayamos tenido en su momento, ni quién haya sido mayormente responsable. Lo importante es tener la capacidad de mirarnos a nosotros mismos y asumir nuestra cuota de responsabilidad sin pensar si es mucho o poco, o si ese paso lo debiera dar la otra persona antes que nosotros. Finalmente, quien da el primer paso en humildad, también lo estará dando en grandeza.

Disculparse sin esperar que la otra parte haga lo mismo, he incluso sin recriminar o justificar las razones de nuestras malas acciones pasadas, es parte de la humildad y grandeza interior que podemos cultivar para llevar una vida que nos ofrezca paz interior y nos permita pensar en el futuro de manera limpia y sin cuentas pendientes que se arrastren tras nosotros.

Muchas veces hemos actuado de mala manera como una forma de defendernos a lo que hemos considerado un ataque o una ofensa. En otras ocasiones, simplemente no nos hemos dado cuenta que nuestra forma de actuar o las cosas que hemos dicho (u omitido) pudieron dañar a otras personas. No es realmente importante cuanta razón hayamos tenido en su momento, ni quién haya sido mayormente responsable. Lo importante es tener la capacidad de mirarnos a nosotros mismos y asumir nuestra cuota de responsabilidad sin pensar si es mucho o poco, o si ese paso lo debiera dar la otra persona antes que nosotros. Finalmente, quien da el primer paso en humildad, también lo estará dando en grandeza.

Siempre es un buen momento para hacer un alto y mirar aquello que hemos realizado, y acercarnos a quienes nos rodean y decir “si te he ofendido o he dañado, te pido perdón”. Quien más lo agradecerá serán ustedes mismos. ¿Con quien comenzarás a limpiar tus pendientes?

Comentarios del artículo: La capacidad de pedir perdón - Publicado: a las 9:27 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 27/08/2013

¡Respeto ahora!

No es posible que el sistema esté pensado en favorecer al más “pillo” como si eso fuera sinónimo de inteligencia, de decencia, de honestidad o algún alto valor. ¿Cualquier abogado en Chile es educado para montar mentiras y montajes en contra de quienes no piensan igual o simplemente tienen algo que el otro desearía pero no puede? ¿Qué dice de esto el poder judicial al entregar y mantener títulos profesionales a verdaderos peligros públicos?

El domingo recién pasado fui víctima de una agresión hacia mi y mi pareja. Esta situación planificada con antelación fue diseñada para hacerme parecer el agresor y con ello seguir con un proceso de hostigamiento permanente a mi tranquilidad y de mi familia. ¿Hasta cuándo?

Nos hemos acostumbrado a judicializar todo y levantar castillos de leyes frente a la incapacidad de ser seres humanos íntegros, capaces de respetarnos y respetar a los demás; con las habilidades de tener la más mínima educación que nos permita convivir y dejar de buscar la ventaja miserable para poner el pie sobre quien se encuentra a nuestro lado.

Nuestra sociedad ya es suficientemente violenta, injusta y discriminadora como para tener instituciones y sistemas legales que den ventajas a quienes sepan el resquicio o simplemente a quien mienta primero o mienta mejor. ¿Esta es la sociedad que queremos construir?

No es posible que el sistema esté pensado en favorecer al más “pillo” como si eso fuera sinónimo de inteligencia, de decencia, de honestidad o algún alto valor. ¿Cualquier abogado en Chile es educado para montar mentiras y montajes en contra de quienes no piensan igual o simplemente tienen algo que el otro desearía pero no puede? ¿Qué dice de esto el poder judicial al entregar y mantener títulos profesionales a verdaderos peligros públicos? Esta reflexión no es nueva pero vuelve a la palestra cada vez que vemos en nuestros cercanos o nosotros mismos el abuso, la miseria humana y el desvarío.

¿Qué debemos esperar para que se cumpla un clima de respeto cívico? ¿Cuántos femicidios debimos esperar para tener una ley para proteger a las mujeres de sus victimarios? (ley importante pero claramente insuficiente). ¿Cuántos casos “Samudio” deben ocurrir para que se avance en una ley que verdaderamente ponga fin a la discriminación racial, sexual, religiosa o social en nuestro país?

Nos hemos acostumbrado a judicializar todo y levantar castillos de leyes frente a la incapacidad de ser seres humanos íntegros, capaces de respetarnos y respetar a los demás; con las habilidades de tener la más mínima educación que nos permita convivir y dejar de buscar la ventaja miserable para poner el pie sobre quien se encuentra a nuestro lado.

Personalmente me indignan estas bajezas, y me indigna mucho más el aval institucional que aún brinda amparo a la violencia irracional y basada en la locura de unos pocos, pero muchas veces, pocos peligrosos y desquiciados.

No basta que las conductas que tengamos sean legales, sino cuán morales, éticas e íntegras pueden ser. Conseguir objetivos odiosos basados en mentiras, no es la forma de construir familias y sociedades que avances en diálogo, integración y educación. Estoy seguro que no es la clase de país que la mayoría de las personas deseamos, pero que no basta donde decirlo, sino que hay que hacerlo con el esfuerzo de todos y todas.

Comentarios del artículo: ¡Respeto ahora! - Publicado: a las 10:52 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 20/08/2013

Cuando sólo vale lo propio

ada uno enfrenta su vida como protagonista lo que nos lleva irremediablemente a asignarle un valor distinto a las cosas que nos ocurren. Finalmente, lo que hacen los demás es simple o normal, “pero si supieran lo que cuesta hacer lo que yo hago”… ¿les suena familiar?

Todas las personas somos diferentes y vemos el mundo desde nuestras experiencias, sueños y percepciones de nosotros mismos y de los demás. Cada uno enfrenta su vida como protagonista lo que nos lleva irremediablemente a asignarle un valor distinto a las cosas que nos ocurren. Finalmente, lo que hacen los demás es simple o normal, “pero si supieran lo que cuesta hacer lo que yo hago”… ¿les suena familiar?

¿Cuántas veces te han dicho que no valoras lo que hacen los otros por ti? Quizás te ha ocurrido en variadas ocasiones. ¿No crees que quizás sólo valoras tus esfuerzos sin ver lo de los demás? Si uno midiera a un recién nacido, un niño de dos años, y uno de  cinco, en un carrera de 100 metros, el resultado de quién ganaría podríamos advertirlo con facilidad.

Así como para las cosas positivas un gran número de personas opta por pensar que el pasto del vecino siempre es más verde que el propio; a la hora de cuantificar los esfuerzos la mecánica parece invertirse. Cuando las cosas nos cuestan las valoramos más, y como lo que las demás personas realizan no nos cuesta nada, despreciarlo o devaluarlo se transforma en un ejercicio fácil y “barato” de realizar en el día a día.

Si esto lo llevamos a nuestras relaciones más cercanas, con nuestros compañeros de trabajo, pareja, hijos, amigos, etc, podremos encontrarnos con que el patrón tiende a repetirse.

¿Cuántas veces te han dicho que no valoras lo que hacen los otros por ti? Quizás te ha ocurrido en variadas ocasiones. ¿No crees que quizás sólo valoras tus esfuerzos sin ver lo de los demás? Si uno midiera a un recién nacido, un niño de dos años, y uno de  cinco, en un carrera de 100 metros, el resultado de quién ganaría podríamos advertirlo con facilidad. ¿Pero qué pasaría si consideráramos el esfuerzo y la entrega puesta por cada uno de ellos para enfrentar la carrera? Quizás el resultado cambiaría. Tal vez un simple paso para el niño más grande, sería una completa maratón para ese recién nacido, entonces ¿cómo vamos a valorar las entregas de cada uno?

Cuando pensamos que tan sólo lo que a nosotros nos ha pasado, o aquellos logros que nosotros hemos forjado son lo realmente importante, y aquellas cosas de los demás pasan a ser casi anécdotas estamos sembrando un terreno que no entregará los mejores frutos. Es cierto que hay quienes hacen más y otros que hacen menos, sin embargo, lo más probable es que con diferentes herramientas disponibles cada cual entrega su parte.

Valorar lo propio nos debe ayudar a aprender a valorar lo ajeno y comprender que lo de uno es tan válido como aquello de los demás, y que no es regla para medir a nuestro entorno, porque no sabemos las historias y vivencias que hay detrás de quienes nos rodean y que motivan la acción de cada uno.

Entonces, antes de sentir que tan sólo lo tuyo es valioso y tiene mérito, detente a observar, ajusta la mirada y descubre ese mundo de generosidad, esfuerzos y vivencias que cada personas realiza día a día para sí mismos, y también para ti.

Comentarios del artículo: Cuando sólo vale lo propio - Publicado: a las 11:51 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.