" "
Blog de
  • Irma Ecos

Irma Ecos

Directora del Área de Terapias Complementarias del Instituto Dermatológico y Especialidades Veterinarias

Etiquetas: , , , » Publicado: 20/10/2015

Los animales también se deprimen

Los animales tienen emociones y sentimientos, eso está claro para cualquier persona que tenga una mascota. Lo que no hacen es racionalizar lo que sienten, solamente reaccionan.

Usted llega a su casa y se encuentra con que su perro se orinó en su cama, tiene la casa con papel higiénico en todos lados, le rompió varios maceteros y le comió sus zapatos preferidos. Además, viene el vecino a contarle que el perro estuvo aullando y ladrando desaforadamente todo el día. ¿Le suena conocido? ¿Por qué los perros hacen este tipo de cosas? En la vida diaria ese mismo perro es tranquilo, obediente y jamás se comporta de esa manera. Lo más probable es que el perro tenga lo que en etología canina se llama “ansiedad por separación”. Se trata de un trastorno conductual que afecta a algunos perros, cuando quedan solos en la casa y se manifiesta por excesiva salivación, ladrillos y aullidos y destrucción de objetos.

La etología es la rama de la biología que estudia el comportamiento de los animales, es también una rama de la psicología. Sin embargo, los etólogos no son exactamente psicólogos o psiquiatras caninos, aunque cumplen una función similar a la que estos especialistas realizan con el ser humano.

Suele suceder también que los dueños informan al médico veterinario que sus mascotas se encuentran tristes, no comen y a veces se lamen compulsivamente una zona de su cuerpo. Los exámenes médicos descartan enfermedades físicas.

Es en estos casos que cumplen una función importante los médicos veterinarios especializados en etología. La etología es la rama de la biología que estudia el comportamiento de los animales, es también una rama de la psicología. Sin embargo, los etólogos no son exactamente psicólogos o psiquiatras caninos, aunque cumplen una función similar a la que estos especialistas realizan con el ser humano. Los animales tienen emociones y sentimientos, eso está claro para cualquier persona que tenga una mascota. Lo que no hacen es racionalizar lo que sienten, solamente reaccionan.

Si un perro sufre porque es abandonado, experimenta tristeza y puede deprimirse, pero no piensa: “Qué malos son mis dueños, me abandonaron, porque no me quieren, soy poca cosa, no me quieren, porque soy feo o me porto mal”. Es por eso que la forma de ayudar a un perro con problemas de adaptación, con depresión, agresividad y otros problemas conductuales, no es sentándolo en un sillón para hacer psicoterapia, sino justamente recurriendo a estos especialistas en conducta animal.

Otro problema frecuente, al cual se ven enfrentados algunos dueños de perros, es la agresividad. Uno espera que su perro lo proteja de ladrones, pero no que ataque a conocidos. Si, por ejemplo, su mascota demuestra conductas agresivas hacia las visitas, niños o animales, si ha matado gatos, si esconde su comida y juguetes con actitud agresiva, ha mordido a otros perros de la familia, entre cosas, es importante consultar un especialista en etología. No hacerlo, puede significar tener que lamentar situaciones desagradables en el futuro. Hay razas de perros que causan temor en el público como el pitbull o el bull terrier, porque tiene fama de ser agresivos. La verdad es que, si bien, existen personas que crían a estos perros como animales de pelea, si son criados en ambientes de cariños son perros muy amorosos, incluso con niños.

Los etólogos, utilizando diferentes métodos para modificar conductas y, en algunos casos, suministrando fármacos, logran cambiar una conducta que a los propietarios del animal les molesta, solucionar un problema de agresividad o de depresión.

Comentarios del artículo: Los animales también se deprimen - Publicado: a las 7:27 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.