" "
Blog de
  • Hernán Ortega Castillo

Hernán Ortega Castillo

Ingeniero, experto en gestión del espacio público, proyectos sociales, desarrollo y ciudad segura. Se ha desempeñado en los municipios de Maipú, Alto Hospicio y actualmente es coordinador de Vía Publica en la Municipalidad de Santiago.

Etiquetas: , , , » Publicado: 16/10/2013

Bachelet: Más seguridad ciudadana con más eficiencia

El encuentro de estas políticas y programas que nacen desde diferentes ventanas del gobierno y del Estado debe concretarse en una coordinación que contemple una visión global y acción integral que auspicie mejores condiciones de éxito. Desde esta perspectiva surge la propuesta de establecer formas de coordinación al interior del gobierno y fortalecer la relación y la participación entre los programas de seguridad y prevención con el actor más cercano a la situación y a la ciudadanía que son los municipios.

Las propuestas en materia de Seguridad Ciudadana de la candidata de la Nueva Mayoría apuntan en el sentido correcto. Mejorar la eficiencia y eficacia de la acción de la policía, pero sin centrar sólo su labor y objetivos en la estadística como medición de la efectividad, sino también mejorando la sensación de seguridad en el entorno que la ciudadanía reclama. Más tranquilidad y seguridad en las calles y barrios con mayor vigilancia y con mejores programas para la prevención. Vale decir, menos delitos, menos víctimas, pero ocuparse de los victimarios.

Los programas que funcionan bien deben ser fortalecidos, tales como el “Programa 24 horas” que se ocupa del joven desde el momento que manifiesta distanciamiento de la escolaridad o comete la primera falta. Esto es intervenir a tiempo y no sólo después que se dé el primer golpe contra el muro como dirían los psiquiatras.

No habrá mayor nivel de seguridad, disminución del delito y delincuencia en la medida que no existan programas para romper el círculo vicioso con la implementación de un círculo virtuoso. Reinserción social mediante la reintegración a un sistema educacional que adecúa su estructura y funcionamiento para jóvenes que necesitan una segunda oportunidad.  Recrear también formas de organización barrial que posibiliten la inserción de la familia a la comunidad a través de actividades propias de su edad y de su interés, que faciliten una mejor y más fuerte identidad social, por ejemplo, actividades culturales, grupos musicales, talleres de arte, clubes deportivos, capacitación y oportunidades laborales.

Los programas que funcionan bien deben ser fortalecidos, tales como el “Programa 24 horas” que se ocupa del joven desde el momento que manifiesta distanciamiento de la escolaridad o comete la primera falta. Esto es intervenir a tiempo y no sólo después que se dé el primer golpe contra el muro como dirían los psiquiatras.

La identidad y la prevención se deben fortalecer en los barrios y sectores vulnerables donde la frustración, producto de la insatisfacción social, genera condiciones para la explosión de manifestaciones de rechazo y agresividad contra el sistema que los excluye.

La política de seguridad ciudadana debe tener su correspondencia en las políticas sociales y el programa de Bachelet considera ambas dimensiones. Por tanto,  el resultado debiera ser distinto al actual, sobre todo si, junto con programas sociales más certeros y enfocados a los jóvenes también desde el punto de vista urbano, se considere mejor calidad de la vivienda, mejoría real de los entornos, mejor infraestructura , en resumen mejor calidad de vida.

El encuentro de estas políticas y programas que nacen desde diferentes ventanas del gobierno y del Estado debe concretarse en una coordinación que contemple una visión global y acción integral que auspicie mejores condiciones de éxito.  Desde esta perspectiva surge la propuesta de establecer formas de coordinación al interior del gobierno y fortalecer la relación y la participación  entre los  programas de seguridad y prevención con el actor más cercano a la situación y a la ciudadanía que son los municipios.

Los municipios son mejor considerados cuando se establece la necesidad de que las policías se coordinen con ellos en acciones acorde a sus propias realidades, además de los programas nacionales y regionales. También es interesante buscar que los alcaldes sean considerados de manera formal y oficial y no tan sólo de acuerdo a la disposición de los prefectos locales.

En síntesis, así se logra que la seguridad y la prevención sea de verdad un problema de todos y que se enfrente con un plan general que involucre realmente todas las dimensiones, y todos los actores, en sus diferentes niveles de la estructura social o del Estado: ciudadanía, municipios, región, Ministerio del Interior y Gobierno en su conjunto.

Comentarios del artículo: Bachelet: Más seguridad ciudadana con más eficiencia - Publicado: a las 8:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.