" "
Blog de
  • Gustavo Díaz Santis

Gustavo Díaz Santis

Instituto Libertad.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 13/06/2014

El fantasma del desempleo

El principal síntoma de la desaceleración económica por la que atraviesa nuestro país es la tendencia creciente en el desempleo que se observa desde mediados de 2013.

Sorpresivamente, y contrariando las expectativas que existían en el mercado, la tasa de desempleo informada por el Instituto Nacional de Estadísticas alcanzó una variación de 6,1% anual en febrero-abril, lo que significa un descenso de 0,4 punto en relación al trimestre móvil inmediatamente anterior, y de 0,3 punto si se compara con igual periodo del año 2013.

Lamentablemente, lo que pareciese ser una muy buena noticia, se ve eclipsada por la realidad que revelan otras estadísticas. Las cifras son elocuentes. La baja en el desempleo se explica parcialmente en el menor dinamismo observado por la fuerza de trabajo, que exhibió un alza de sólo 1,9% en doce meses, la más baja en las últimas cinco mediciones. Esto se traduce en que aproximadamente 157 mil chilenos han dejado de buscar trabajo activamente en el último año. Cuando la tasa de desempleo aumenta -como ha sucedido desde diciembre con la sola excepción de abril-, quienes buscan trabajo se desalientan y deciden salir del mercado laboral, pues mantenerse en una búsqueda permanente es costoso en tiempo y dinero, mientras que las expectativas de encontrar trabajo se desvanecen.

Cuando el subsecretario del Trabajo, Francisco Javier Díaz señaló, pocos meses atrás, que no le interesan las estadísticas por las estadísticas, sino que “le interesan los empleos de calidad, con contrato, con protección social, con cotizaciones”, parece olvidar que las buenas políticas públicas se toman sobre la base de estadísticas sólidas, oportunas y confiables.

El principal síntoma de la desaceleración económica por la que atraviesa nuestro país es la tendencia creciente en el desempleo que se observa desde mediados de 2013, derivado de la fuerte caída en la inversión, de la falta de nuevas fuentes de trabajo y del clima desfavorable para los negocios, no sólo debido a los anuncios de reforma tributaria, sino que también a la conflictividad y la provocación a la que han recurrido sistemáticamente distintos representantes de la coalición gobernante.

Cuando el subsecretario del Trabajo, Francisco Javier Díaz señaló, pocos meses atrás, que no le interesan las estadísticas por las estadísticas, sino que “le interesan los empleos de calidad, con contrato, con protección social, con cotizaciones”, parece olvidar que las buenas políticas públicas se toman sobre la base de estadísticas sólidas, oportunas y confiables, como aquellas que señalan que en los tres primeros registros de 2013 los empleos asalariados crecían a una tasa promedio de 2,4% anual, muy lejano del 0,9% con que lo hicieron en igual lapso de 2014, cuando ya se conocían los anuncios de reforma tributaria y se preparaba el desembarco de las nuevas autoridades en el Gobierno.

El crecimiento de los empleos asalariados promedió tasas cercanas a 3,8% bajo la anterior administración, mientras que bajo el primer Gobierno de la actual Mandataria los trabajos bajo esta clasificación se expandieron sólo 3%. Está claro, entonces, quien se preocupa de generar las condiciones que favorecen el empleo de calidad, con contrato, con protección social, con cotizaciones.

Comentarios del artículo: El fantasma del desempleo - Publicado: a las 9:27 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.