" "
Blog de
  • Guillermo Garrido

Guillermo Garrido

Coordinador Pedagógico de Tecnologías de la UDLA

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 02/06/2015

Formación de profesores y tecnología: ¿Cuánto deben saber?

El uso de la tecnología debe ser evaluado como un recurso de apoyo a la formación docente y no ser la protagonista de esa formación. Su rol es ser un catalizador de ideas o posibilidades.

La formación inicial de profesores está en la mira de las políticas docentes incorporadas en la reforma. Si bien no se profundiza en lo que debe saber un docente, existe toda una batería de documentos y orientaciones que indican hacia dónde debe apuntar la formación. Igualmente, se han entregado estándares que guían la formación pedagógica y disciplinar para las diferentes Instituciones de Educación Superior (IES).

En medio de esta discusión -y a propósito del Simce TIC de Tercer Año Medio-, surgen interrogantes que son claves en la relación existente entre la formación de profesores y la enseñanza de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC). Específicamente en este ámbito es interesante hacerse dos preguntas claves: la primera es ¿qué debe saber el docente que se está formando respecto de las TIC? La segunda es ¿cuánto debe saber?

Para la primera pregunta, es claro que la formación del profesor debe incluir el desarrollo de habilidades funcionales para el uso de la tecnología y que le serán prácticas a lo largo de su vida profesional. Ahí está parte de la respuesta a la primera pregunta.

La siguiente parte la responderemos a partir de la segunda pregunta, esto es ¿cuánto debe saber el docente? Pareciera que es la misma tecnología la que nos puede responder. Por ejemplo, si necesitamos que los alumnos ‘visualicen’ algo, el foco debiera estar en cómo desarrollar estrategias de ‘visualización’ que estén apoyadas por la tecnología. Para ello, bastará que se tenga una buena idea de lo que se quiere lograr, más que conocer la funcionalidad propia del software que se utilizará.

Tener algunos ejemplos ayuda siempre, pero el docente no debe circunscribir su actuar y el de sus alumnos a solo ese recurso. Más aún, el profesor debe motivar la búsqueda de otros recursos que permitan desarrollar nuevos enfoques de ‘visualizaciones’ con propuestas propias de sus alumnos. De esta manera, el profesor tiene una idea de lo que desea logra y conocimientos suficientes para poner la semilla de la motivación. Luego, debe ser capaz de mover a sus alumnos a que ellos propongan nuevas formas, según sus propios intereses o habilidades.

Esto significa que el profesor pasa de ser de experto a aprendiz, lo cual es consistente con nuevos enfoques constructivistas, donde el profesor aprende a la par con sus alumnos. Visto así, la formación en tecnología debe tener un énfasis más demostrativo funcional que del desarrollo de la experticia en sí misma, anteponiendo siempre el foco pedagógico a lo técnico.

Esto podría ejemplificarse como cuando se propone una idea y no se sabe cómo llevarla a cabo, sin embargo, se sabe que de alguna manera es posible hacerlo. Es exactamente lo que el docente debiera hacer, proponer situaciones que permitan poner a prueba el apoyo de la tecnología en la solución. De eso se trata la ‘formación docente’.

¿Qué y cuánto debe saber un profesor de TIC? Hemos visto que la respuesta es simple: el uso de la tecnología debe ser evaluado como un recurso de apoyo a la formación docente y no ser la protagonista de esa formación. Su rol es ser un catalizador de ideas o posibilidades, entendiendo siempre que la potencialidad de éstas reside en la representación de algo posible incubado en la mente del maestro y que él entrega a sus estudiantes para convertirlo en una realidad.

Comentarios del artículo: Formación de profesores y tecnología: ¿Cuánto deben saber? - Publicado: a las 9:22 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.