" "
Blog de
  • Francisco Maturana Miranda

Francisco Maturana Miranda

Investigador del Instituto Chileno de Estudios Municipales, ICHEM, de la Universidad Autónoma de Chile.

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 30/07/2015

Ñuble Región: Muchas interrogantes y poca claridad

Lo importante es una clara definición porque cada modificación implica decisiones como nuevos proyectos regionales y una nueva focalización de recursos.

El proyecto para constituir la Región de Ñuble y modificar, por tanto, la actual Región del Biobío sería enviado al Congreso por el Gobierno durante el próximo mes de agosto. Nuevamente se abre el debate en torno a generar espacios regionales.

En términos de inversión, la creación de la Región de Los Ríos y de Arica y Parinacota, dejó como evidencia que la inversión pública efectiva total se triplicó para ambos casos (Ministerio de Desarrollo Social). Pero además emergió otro elemento, la inversión del espacio residual de la Región de Los Lagos se mantuvo, mientras que la correspondiente a la Región de Tarapacá disminuyó a la mitad.

Estas cifras no son triviales. En primer punto, la lógica detrás de esto es que todos los territorios que demanden ser región y lo logren, podrían ver aumentado sus recursos fiscales. Sin embargo, la situación del espacio regional residual, sería totalmente incierta.

En relación al desarrollo regional, nos podemos plantear lo siguiente ¿es significativo para el desarrollo el incremento de recursos por parte del Estado tras crearse la región? Las estadísticas (aunque imperfectas) como el PIB no están disponibles (al menos para el público) para el territorio creado antes de transformarse en región. No obstante, en el 2013 la inversión pública efectiva total fue para la Región de los Ríos un 9% de su PIB y para Arica y Parinacota un 10,7%.

Si bien estas cifras no parecen del todo significativas, es más dramática los montos de decisión regional (Fondo Nacional de Desarrollo Regional). En el caso de la Región Los Ríos, esto equivale a 0,6% relativo del PIB. ¿Es realmente determinante este tipo de inversión? La lógica del modelo económico chileno hace –al menos- discutible el aporte significativo de lo público en el desarrollo y crecimiento de ella.

Respecto a su justificación, ésta ha estado orientada a los elementos clásicos de la creación de espacios regionales: naturales, económicos, socio-culturales, conciencia-identidad territorial y dimensión política. No obstante, va en contra a lo realizado actualmente en otras latitudes, como el caso francés, el cual recientemente modificó sus regiones obviando algunos de estos conceptos y más bien buscando una integración funcional y eficiencia en la utilización de recursos.

Además, una propuesta del consejo de expertos de la Política Nacional de Desarrollo Urbano plantea convertir a las grandes ciudades (como el caso del Gran Concepción) en regiones metropolitanas, lo cual implicaría revisar una vez más la División Político Administrativa, en caso de haber prosperado Ñuble región.

Más allá de cualquier decisión, lo importante es generar una clara definición que entregue continuidad espacial a nuestra organización territorial y que las políticas regionales se puedan desarrollar, puesto que cada modificación implica, nuevos proyectos regionales, nueva estructura para el país, nueva focalización de recursos, etc. De lo contrario, seguiremos interponiendo “trabas” al desarrollo y finalmente, la gran ganadora continuará siendo la Región Metropolitana.

Comentarios del artículo: Ñuble Región: Muchas interrogantes y poca claridad - Publicado: a las 8:12 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 25/06/2015

¿De la integración urbana a la cohesión social?

La “Propuesta para una Política de Suelo para la Integración Social” debe aclarar conceptos como “cohesión social”, “integración” o “diversidad”, porque su definición puede variar en función de un Gobierno, ciudadanos o incluso en un agente inmobiliario.

En mayo de este año el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano presentó el documento una “Propuesta para una Política de Suelo para la Integración Social”. En el texto, se exponen una serie de antecedentes y medidas, orientadas a la diversidad, equidad, participación y cohesión social en los diferentes centros urbanos.

A pesar de los esfuerzos realizados por el Consejo, es necesario un debate más amplio. ¿Qué entenderemos por diversidad, cohesión o equidad en el territorio? La precisión es relevante cuando expresamos conceptos como “cohesión social”, “integración” o “diversidad”, puesto que pueden estar abiertos a diferentes interpretaciones dependiendo del agente, lo que generaría matices de alguna consideración en la implementación.

Por ejemplo, para orientar hacia una mayor cohesión social, perfectamente ésta podría estar sustentada por la noción de una mixtura entre los habitantes de mayores y menores recursos que componen un espacio. También, dados los fuertes procesos migratorios que enfrenta la ciudad de Santiago, podría entenderse como una mayor convivencia multicultural en la distribución de la localización de la población de diferentes orígenes en una porción de la ciudad. Otro elemento podría ser en función de la edad de la población. En efecto, cada vez nuestra pirámide de población se presenta más invertida, es decir, se constata la existencia de población de mayor edad que se podría concentrar en partes específicas de la ciudad ¿Se buscará una política para diversificar la distribución en la edad de nuestros habitantes que componen el espacio? ¿Cómo enfrentaremos estas problemáticas en términos de infraestructura y servicios?

Es debido precisamente a que las interpretaciones de los conceptos pueden variar en función de un Gobierno, ciudadanos o incluso en un agente inmobiliario, que resulta necesario un debate en torno a estos conceptos. La participación de distintos profesionales de las ciencias sociales, incluyendo a equipos ya existentes, deberían definir más precisamente estas nociones, teniendo en cuenta lo multidimensional de la temática. Ir más allá de simplemente garantizar un acceso equitativo a bienes y servicios urbanos, como indicó la Política Nacional de Desarrollo Urbano en uno de sus objetivos, sino que lograr un verdadero cambio social y cultural en hacer ciudad.

Por esto, parece necesario discutir en términos más amplios y participativos la noción de integración urbana, donde la voz de las personas y otros actores sea escuchada y no centrada simplemente en políticos o ciertos sectores de la academia.

Considerando estos puntos, cabe preguntar ¿cuál es ciudad que queremos construir y cómo hacemos participes a los diferentes habitantes en esta construcción? Lo anterior, en la medida de no entregar propuestas parciales cuyos alcances pueden ser limitados.

Comentarios del artículo: ¿De la integración urbana a la cohesión social? - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 27/08/2014

Plan de Desplazamiento Urbano y la democratización de la movilidad

La discusión sobre el transporte olvida que es urgente contar con un Instrumento de Planificación Territorial (IPT) para las ciudades sobre 100.000 habitantes. También es necesario relevar el papel determinante del Estado, a pesar del papel fundamental del sector privado en esta área.

En las últimas semanas, se ha visto un interesante –y postergado- debate en torno al transporte público. Se habla sobre su logística, laboratorios de experiencias e infraestructura. Sin embargo, la discusión parece olvidar un elemento central: el transporte -como otros elementos que articulan la ciudad- debe tener una visión a mediano y largo plazo, es decir, de planificación.

Así, tres elementos se pueden destacar. El primero, se refiere a la existencia de un Instrumento de Planificación Territorial (IPT) de desplazamiento urbano, que pueda organizar y proyectar el transporte en las ciudades a escala comunal o intercomunal.

El documento debería ser elaborado por el Estado al menos para las ciudades sobre 100.000 habitantes, comprometiendo recursos para su implantación y funcionamiento. La metodología, de carácter estandarizado, procuraría su calidad en caso de externalización en la elaboración (como suele ocurrir con la mayoría de nuestros IPT). Asimismo, la iniciativa comprendería las prácticas de movilidad en la ciudad e impactos asociados (contaminación, congestión, etc.) y presentaría una visión prospectiva articulada con el Plan Regulador Comunal (y/o el que corresponda). Esto con el fin de prever la inversión, rol inmobiliario y política de vivienda social y al mismo tiempo, democratizar el transporte público, entre otros.

El segundo elemento, asociado al anterior, es articular el transporte en cuatro ejes complementarios: buses, tranvías, bicicletas y peatón. No obstante, considerando las vías para el uso del automóvil que correspondiese.

El tercer punto es el rol del Estado, tanto financiero (subsidiario) como ejecutor. En el mundo, las experiencias positivas apuntan a un rol determinante de éste, a pesar del papel relevante del sector privado en esta área.

Además, el concepto “rentabilidad social de proyectos regionales” debería ser relativizado, puesto que su aplicación se transforma en una forma de exacerbar la concentración de recursos en espacios metropolitanos, en desmedro de capitales regionales, que actualmente cuentan con un potencial de población. El desafío es desincentivar el uso del automóvil, transformar la mentalidad de nuestros habitantes y realizar la transición con los actuales actores del transporte.

Finalmente, un IPT en la temática es urgente, puesto que su elaboración asociado a recursos en su implementación, irá en beneficio de nuestros habitantes, puesto que se trata de una política sensible para toda la población, en especial, para quienes tienen menor poder adquisitivo.

Comentarios del artículo: Plan de Desplazamiento Urbano y la democratización de la movilidad - Publicado: a las 8:10 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.