" "
Blog de
  • Francisco Chahuán

Francisco Chahuán

Senador de la República

Etiquetas: , , » Publicado: 19/11/2012

Isapres al debe

La experiencia indica que no basta la autorregulación, ya que las empresas no han podido –o querido- entregar en un formato homogéneo y comparable los datos completos, para facilitar la elección. Es por eso que necesitamos que la disposición y transparencia de la información sea un elemento obligatorio para todas las isapres y establecimientos de salud.

La cifra histórica de ganancias obtenida por las isapres desde la creación del sistema, en 1981, reafirman la necesidad de exigir nuevos parámetros de transparencia y competencia en el sector.

El hecho que entre enero y septiembre de este año sus utilidades llegaran a $66.352 millones y que éstas fueran impulsadas básicamente por las alzas aplicadas por las aseguradoras al precio base de los planes, obliga a insistir en que el mercado de la salud necesita mayor nitidez y sinceramiento, pues hasta ahora no se ha hecho lo suficiente para mejorarlo.

El crecimiento de la rentabilidad no parece tener una explicación económica salvo por la excesiva concentración del mercado. Un dato relevante es que dicha cifra es la más alta de los últimos 7 años (casi $1.000 millones más que la del año pasado) pero, además, es superior a la de las compañías de seguros generales (7,4%), compañías de seguros de vida (11,7%) y al sistema bancario (17,5%), con un promedio de 35%.

Si a esto sumamos que todos los recursos de protección interpuestos para impedir las alzas son acogidos por las Cortes de Apelaciones -incluso sin alegatos- fortalecemos la convicción de que el sector necesita un cambio urgente. Implementar un sistema de buscadores de planes de salud en línea y accesibles es un buen comienzo, mientras no tengamos un consenso sobre una reforma integral a la Ley de Isapres.

Lo cierto es que al tema de las utilidades hay que añadir los resultados arrojados por un estudio sobre el mercado de salud, elaborado por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y dado a conocer recientemente por el fiscal nacional económico.

La investigación establece que el crecimiento de la rentabilidad no parece tener una explicación económica salvo por la excesiva concentración del mercado. Un dato relevante es que dicha cifra es la más alta de los últimos 7 años (casi $1.000 millones más que la del año pasado) pero, además, es superior a la de las compañías de seguros generales (7,4%), compañías de seguros de vida (11,7%) y al sistema bancario (17,5%), con un promedio de 35%.

El reporte -que la FNE enviará al Congreso y debería ser analizado con mayor profundidad por las autoridades sectoriales- recomienda una propuesta que hemos planteando desde comienzos de este gobierno, que apunta a una modificación legal para implementar uno o más buscadores de planes de salud en línea y accesibles y, además, un sistema de información comparado de precios de prestaciones en establecimientos de salud.

El mencionado informe señala que debería existir un cotizador virtual de planes, atendidas las dificultades prácticas que presenta comparar la oferta de distintas isapres. Se estima que la construcción de este comparador de planes electrónicos puede contribuir de forma importante a la reducción de asimetrías de información en el sistema, aumentando la movilidad de los afiliados.

El Ministerio de Salud junto a las Isapres y el Sernac, han planteado como medida de autorregulación una estandarización de procedimiento para hacer comparables algunos valores. Eso no es suficiente y me parece una reacción a la medida de la industria. Para que los afiliados y los usuarios podamos recibir los beneficios de un mercado de salud competitivo y transparente, necesitamos medidas más directas que faciliten comparar en línea todos los indicadores del sistema y no los que la industria crea conveniente.

La experiencia indica que no basta la autorregulación, ya que las empresas no han podido –o querido- entregar en un formato homogéneo y comparable los datos completos, para facilitar la elección. Es por eso que necesitamos que la disposición y transparencia de la información sea un elemento obligatorio para todas las isapres y establecimientos de salud, de manera que se entregue de manera libre y accesible, para poder comparar efectivamente planes y aranceles.

Aquello permitiría eliminar la actual asimetría, imprimiendo claridad al sistema y contribuyendo a que los usuarios tomemos mejores decisiones. La salud exige de más y mejor mercado, donde un Estado más robusto pueda exigir que los actores tengan disponible toda la información. La entrega de datos de fácil comprensión y comparable entre los distintos oferentes de planes fomenta la competencia en el sistema de salud, al reducir tanto las eventuales barreras de entrada al sistema de nuevos oferentes, como también las posibles barreras de salida a los afiliados.

Comentarios del artículo: Isapres al debe - Publicado: a las 5:43 pm

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 17/08/2012

Los desafíos que impone la Casen

Se puede observar que el Estado cumple un rol sustancial para otorgar equidad, pero nuestro desafío debe ser que esa equidad surja desde los mismos ingresos monetarios autónomos. O sea, que con la propia remuneración que reciben las familias, la distribución de los ingresos sea más igualitaria, sin intervención del Estado.

El país ha recibido un impulso de esperanza para seguir trabajando por derrotar la pobreza y avanzar contra la desigualdad. Más allá de la discusión técnica y posiciones partidarias amparadas en guarismos específicos, lo fundamental es que estos indicadores nos imponen nuevos desafíos para visualizar dónde colocamos el foco de nuestra acción como Estado.

Cualquiera sea la interpretación, todos coincidimos en dos cosas fundamentales: la pobreza y la desigualdad disminuyeron y la lucha contra ambas son dos objetivos que transversalmente nos convocan a todos los chilenos. La discusión se centra en el grado de reducción y todos quisiéramos que sea mayor.

Es por eso que la Reforma Tributaria resulta hoy tan importante.  Y es por eso, también, que postergarla significa dilatar una mayor equidad para nuestro país. Buscar un acuerdo político en este sentido y aprobar el texto propuesto por el Ejecutivo es una gran oportunidad para que la Casen 2014 sea más equitativa.

Como sea, el hecho que el empleo e ingresos propios de los hogares pertenecientes al 10 ó 20% más pobre hayan crecido, es motivo de satisfacción. Y constatar que los indicadores de desigualdad, como el coeficiente Gini, han registrado una notable mejoría, es motivo de esperanza.

Los indicadores siguen siendo inaceptables para la sociedad justa que queremos construir. Pero dentro de los datos que nos deben llamar la atención tiene que estar el efecto que genera el Estado en su intervención.  Al considerar los ingresos autónomos, la desigualdad disminuyó de 46 veces a 35, en cuanto la diferencia entre el 10% más pobre y el 10% más rico. Al hacer la comparación de los ingresos monetarios (tomando en cuenta bonos y subsidios del Estado) la diferencia pasó de 25,9 veces en 2009 a 22,6 veces en 2011.

Se puede observar que el Estado cumple un rol sustancial para otorgar equidad, pero nuestro desafío debe ser que esa equidad surja desde los mismos ingresos monetarios autónomos.  O sea, que con la propia remuneración que reciben las familias, la distribución de los ingresos sea más igualitaria, sin intervención del Estado.

Es por eso que la Reforma Tributaria resulta hoy tan importante.  Y es por eso, también, que postergarla significa dilatar una mayor equidad para nuestro país. Buscar un acuerdo político en este sentido y aprobar el texto propuesto por el Ejecutivo es una gran oportunidad para que la Casen 2014 sea más equitativa.

Comentarios del artículo: Los desafíos que impone la Casen - Publicado: a las 1:20 pm

Etiquetas: , , » Publicado: 16/03/2012

Reforma Tributaria en tierra derecha

Se fundamenta básicamente en que, si bien gasto social se ha ido focalizando, las necesidades en materia de educación y salud exigen incrementarlo, de la misma manera que es preciso robustecer los nuevos roles del Estado en una nueva economía, mejor regulador y fiscalizador para tener un mejor mercado.

Aunque con matices, finalmente la convicción en torno a la urgencia de una reforma tributaria logró copar la agenda al punto que todos los sectores han asumido que se trata de un tema insoslayable, pues Chile necesita un nuevo pacto tributario. En ese contexto, y contrario a los peores augurios de quienes dudaban que este gobierno se haría cargo del asunto, el Presidente Sebastián Piñera confirmó que enviará el proyecto al Congreso a más tardar en abril.

La iniciativa, que ya sabemos contemplará aumentar los tributos de primera categoría a las grandes empresas y bajar los que pagan las Pymes y las personas naturales, ojala incluya además los denominados impuestos ‘verdes’, que son algunas de las medidas evacuadas desde la comisión que constituimos especialmente en Renovación Nacional para aportar a la discusión.

En definitiva, la decisión del Presidente Piñera tiene que ver con aceptar que empleo y el crecimiento económico no bastan para acortar las distancias que separan a los más ricos de los más pobres y con el firme propósito de construir un país más justo, que es el que todos queremos. Pocas veces tenemos la opción para debatir y construir un nuevo pacto tributario y ésta es una ventana de oportunidad que hemos construido con voluntad y convicción. Sin embargo, el debate no puede ser eterno; debemos dar seguridad a los contribuyentes, por lo cual le pido a la oposición altura de miras para construir este acuerdo tributario y no bloquear esta posibilidad  que Chile tiene.

Como sea, asumir el compromiso de reformar la estructura tributaria supone enfrentar con decisión el desafío de construir un país con mayor equidad, pues tanto ésta como el gasto público son dos instrumentos directos, inmediatos y paradigmáticos para alcanzar un desarrollo económico y social equilibrado.  No olvidemos que, pese a los intentos de algunos de ponerlo en duda, recientemente la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ya había avalado este mecanismo como una medida que puede ayudar a disminuir las desigualdades.

Se trata de una excelente noticia para quienes estamos hace tiempo abogando por una reforma de esta naturaleza, hablando de ella cuando no era tema, sumando a empresarios como Felipe Lamarca y generando los consensos necesarios en RN, mi partido, cuya comisión -constituida para estos efectos- refrendó nuestra propuesta.  Y es excelente por una razón sencilla: se fundamenta básicamente en que, si bien gasto social se ha ido focalizando, las necesidades en materia de educación y salud exigen incrementarlo, de la misma manera que es preciso robustecer los nuevos roles del Estado en una nueva economía, mejor regulador y fiscalizador para tener un mejor mercado.  Pero no sólo eso pues, por otra parte, la recaudación fiscal tiene muchas distorsiones en la forma como se carga la mano a los contribuyentes, lo que se traduce en elementos que generan inequidad, con lo que estamos aumentando brechas sociales y económicas que no se justifican ni se pueden tolerar.

En definitiva, la decisión del Presidente Piñera tiene que ver con aceptar que empleo y el crecimiento económico no bastan para acortar las distancias que separan a los más ricos de los más pobres y con el firme propósito de construir un país más justo, que es el que todos queremos.

Pocas veces tenemos la opción para debatir y construir un nuevo pacto tributario y ésta es una ventana de oportunidad que hemos construido con voluntad y convicción. Sin embargo, el debate no puede ser eterno; debemos dar seguridad a los contribuyentes, por lo cual le pido a la oposición altura de miras para construir este acuerdo tributario y no bloquear esta posibilidad  que Chile tiene.

Comentarios del artículo: Reforma Tributaria en tierra derecha - Publicado: a las 2:47 pm

Etiquetas: , , , » Publicado: 09/01/2012

Reforma tributaria: un imperativo social

Estos sectores minoritarios no se dan cuenta que Chile cambió, entre otras cosas, porque hemos podido asumir desafíos, derribando algunos de nuestros temores y complejos que nos atan a esquemas del pasado.

Tengo la convicción que Chile necesita una Reforma Tributaria. Por eso desde hace un buen tiempo he apoyado e impulsado este urgente cambio, que constituye una de las necesidades para lograr que este país pueda construirse con mayor equidad. De este modo, el gasto público y la estructura tributaria son dos instrumentos directos, inmediatos y paradigmáticos para alcanzar un desarrollo económico y social equilibrado.

Ocurre que, si bien gasto social se ha ido focalizando, las necesidades en materia de educación y salud exigen incrementarlo, de la misma manera que es preciso robustecer el rol regulador y fiscalizador del Estado.  Por otra parte, la recaudación fiscal tiene muchas distorsiones en la forma cómo se carga la mano a los contribuyentes, lo que se traduce en elementos que generan inequidad, con lo que estamos aumentando brechas sociales y económicas que no se justifican ni se pueden tolerar.

De este modo, durante todo el 2011 abordamos, junto a muchos académicos y técnicos, la discusión en todos los niveles d

e esta necesidad y de cómo, teniendo claro estos objetivos, podemos avanzar en modificar el instrumento de recaudación tributaria. Asimismo, procuramos generar espacios de diálogos con actores sociales, políticos y económicos de distintas posiciones.  En muchos casos, la comunicación fue eficaz para acercar las posiciones, especialmente con el empresariado. Estas instancias permitieron estimular la idea al interior del gobierno y de mi partido, Renovación Nacional.

Y lo mismo que me convenció hace un tiempo, me sigue convocando hoy para continuar impulsando esta reforma tributaria: no podemos seguir aceptando una sociedad tan injusta. Si hay una palabra que pudiera expresar con claridad la situación de miles de compatriotas, es abuso, y la actual estructura tributaria o el déficit en educación, salud y la capacidad fiscalizadora del Estado permite o facilita ese abuso.

Algunos puede que no concuerden con este planteamiento. Hay quienes, incluso, han buscado retrasarla, morigerarla, o hacer que el tiempo olvide su necesidad. Sin embargo,

No podemos seguir con un esquema tributario de hace 30 años cuando nuestra estructura productiva y social es totalmente diferente. Los chilenos quieren, entre otras cosas, una mejor educación y salud y un sistema previsional más justo. Todo esto nos exige pensar en qué clase de país queremos ser en los próximos cien años y con qué herramientas vamos a hacerle frente a cada uno de estos temas.

Tal como dijera el jurista Lacordaire, entre el fuerte y el débil es la libertad quién mata y la ley quién redime. No puede haber mejor medicina contra la desigualdad que un esfuerzo legislativo orientado a crear una país más justo. A eso apunta una Reforma Tributaria.

Comentarios del artículo: Reforma tributaria: un imperativo social - Publicado: a las 1:04 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.