" "
Blog de
  • Emiliano Soto

Emiliano Soto

Obispo de la Iglesia Evangélica de Chile

Etiquetas: , , , , » Publicado: 03/09/2012

“Las Iluminadas”: una burla que no nos merecemos

Sin duda banaliza, desprestigia, distorsiona, faranduliza, y genera en la conciencia colectiva una sensación de que son personas que desarrollan su fe de forma equivocada.

El 25 de marzo pasado se produjo un momento de coincidencia entre una alabanza en un templo evangélico y un temblor sobre la tierra, hecho que fue grabado en video y difundido en Youtube. El hecho provocó que muchas personas salieran corriendo de sus asientos hacia el altar, para danzar supuestamente en el Espíritu. Se produjo un ambiente animado por el fervor del pastor, la música, que motiva a la congregación a cánticos y gritos, mientras otros saltan y danzan en el momento.

Este hecho provocó una copia de parte de dos comediantes que realizan una parodia, o sketch, magnificando y, burlándose de lo presentado en ese momento, se muestran elementos de imagen externo propio de algunas mujeres evangélicas (su pelo, ropa, actitud), y se extrapola por los medios de comunicación como una realidad de la Iglesia Evangélica en Chile. A esto se suman acciones de falsos profetas, y presentación en pantalla de diversos pastores que dicen representar a los evangélicos, manifestando cada uno de ellos su malestar, con una argumentación muy feble hacia las personas que son informadas (externas a las congregaciones).

Para los evangélicos es importante clarificar que una cosa es lo presentado en el video y otra cosa es lo que realmente practica la Iglesia Evangélica, lo genuino del Espíritu como la Biblia lo señala, que las cosas del Espíritu deben producir frutos de amor, gozo y paz en las personas, que el carácter sea transformado al carácter de Cristo, que debe hacerse un culto racional, con reverencia y temor de Dios, y además decentemente, en el orden de Dios.

Las expresiones vertidas son comprensibles sólo hacia el interior de las congregaciones, inexplicables para las personas que no profesan la Fe evangélica, confrontados con diversos comunicadores sociales que, con vasta experiencia, hacen que los argumentos de tales Pastores sean minimizados y ridiculizados  ante la opinión pública, quedando expuestos a una mayor y negativa crítica.

Estas situaciones provocan un malestar en los evangélicos, ya que estas presentaciones tratan de mezclar lo que los evangélicos denominan cosas santas o sagradas, llevándolo a lo profano: sus cánticos, prédicas, manifestaciones, como siempre ha ocurrido con muchos comediantes, esto de provocar a la risa. Para los evangélicos es importante clarificar que una cosa es lo presentado en el video y otra cosa es lo que realmente practica la Iglesia Evangélica, lo genuino del Espíritu como la Biblia lo señala, que las cosas del Espíritu deben producir frutos de amor, gozo y paz en las personas, que el carácter sea transformado al carácter de Cristo, que debe hacerse un culto racional, con reverencia y temor de Dios, y además decentemente, en el orden de Dios.

Creemos que no corresponde presentar a los evangélicos en los medios de comunicación de forma indigna, provenga de donde sea, a veces de los mismos actores. Sin duda banaliza, desprestigia, distorsiona, faranduliza, y genera en la conciencia colectiva una sensación de que son personas que desarrollan su fe de forma equivocada, y que si bien es cierto todos tenemos la libertad para practicar una fe, cuando las evidencias y manifestaciones son injustamente presentadas y contrarias a lo bíblico, provocan igualmente un sentimiento de lástima y vergüenza en el resto de quienes profesamos la misma Fe y práctica de una forma diferente. Creo que los evangélicos no nos merecemos tales presentaciones.

Comentarios del artículo: “Las Iluminadas”: una burla que no nos merecemos - Publicado: a las 3:31 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.