" "
Blog de
  • Emanuel Friedman

Emanuel Friedman

Candidato a doctor Universidad de Sevilla, magíster en Organizaciones y Relaciones del Trabajo. Académico Facultad Ciencias Empresariales, Universidad Autónoma de Chile

Etiquetas: , » Publicado: 14/06/2012

¿Miopía, Astigmatismo o ambas?

El titulo de este artículo obviamente no se relaciona con un tema oftalmológico, sino con el cristal con que vemos la realidad nacional y, es así, como perdemos generalmente de vista lo importante por sobre lo superfluo.

Ha pasado un tiempo prudente para decantar el contenido del mensaje presidencial que de acuerdo con nuestra normativa democrática debe entregar el Presidente de la República, una vez al año, durante su periodo de gobierno. Sin embargo, no deja de preocupar el énfasis positivo o negativo que los actores políticos, en especial, y los ciudadanos comunes colocan en el análisis del contenido de un mensaje.

Para algunos fue más importante el tema del pedir perdón y una muestra elocuente de su humildad por reconocer sus errores. Para otros, en cambio, fue una intervención atrasada en el contexto de estos 2 años de gobierno. ¿Era tan importante la  discusión de este punto dentro del contexto general de la intervención del Presidente?

El titulo de este artículo obviamente no se relaciona con un tema oftalmológico, sino con el cristal con que vemos la realidad nacional y, es así, como perdemos generalmente de vista lo importante por sobre lo superfluo. Valorizamos temas que sin mayor trascendencia con una visión miope y de corto plazo y minimizamos aquellas decisiones que realmente debieran importantes como son aquellas que pueden cambiar el rumbo de nuestra sociedad.

De esta manera, entramos en situaciones propias de lo que habitualmente nos tiene acostumbrada la farándula televisiva y es más importante el corto plazo que las decisiones de largo plazo.

Si la miopía no nos permite ver de cerca; el astigmatismo nos distorsiona la realidad de lo que debe ser; ya es hora  de que los valores superiores del país no ayuden a encontrar el rumbo y evitar una caída grave es nuestro futuro.

¿Qué importancia le dieron al tema educacional todos aquellos que toman decisiones que involucran el destino del país? La verdad fue más interesante y vendedor el tema del perdón antes mencionado o el tema de aquellos que no asistieron porque privilegiaron sus objetivos personales por sobre lo que influye en el futuro del país.

Pareciera ser que nos movemos en definitiva en temas de corto plazo siendo las decisiones políticas de largo plazo las que interesan porque son en definitiva las acciones que proyectadas hoy son las que tendrán efecto en el mañana. Las decisiones sobre educación que se toman en la actualidad tendrán sus efectos en 20 años más, cuando los que hoy entran a los jardines infantiles muestren con orgullo su título que los habilita para ejercer profesionalmente en el campo de los conocimientos que libres y soberanamente escogieron.

Si logramos consenso a nivel nacional que la educación es clave para el bienestar de cada uno de los que integran este país y donde la principal responsabilidad recae sobre todos aquellos que han sido elegidos por la voluntad de sus ciudadanos para que representen y sancionen leyes al respecto, nuestra voluntad de querer ser un país desarrollado, prospero y admirado en el contexto mundial puede ser una realidad en el futuro.

Sería en consecuencia prudente ya, preguntarles a todos aquellos que dicen representarnos cual es el modelo educacional que mejores resultados tendrá para el futuro de la nación; de igual manera donde deberíamos potenciar nuestros esfuerzos en materia de investigación y desarrollo y otros tantos temas que en general los ciudadanos de este país nos preguntamos a diario y que no tenemos respuestas concretas.

El tema de este comentario es sólo uno de los tantos tópicos que los chilenos nos estamos haciendo a diario cuando los porfiados hechos nos remece en nuestras conciencias y nos damos cuenta que hay temas más relevantes y no es posible seguir analizando situaciones que no tienen ningún valor social que beneficie a la población.

Está llegando el momento que los ciudadanos de este país deben aprender a ver y analizar los temas trascendentes y no caer en una miopía generalizada que nos distorsiona la posibilidad cierta de alcanzar estadios de mayor relevancia en un contexto cada vez más competitivo y donde la norma es entender el cambio y actuar con velocidad.

Si la miopía no nos permite ver de cerca; el astigmatismo nos distorsiona la realidad de lo que debe ser; ya es hora  de que los valores superiores del país no ayuden a encontrar el rumbo y evitar una caída grave es nuestro futuro.

Comentarios del artículo: ¿Miopía, Astigmatismo o ambas? - Publicado: a las 7:36 pm

Etiquetas: , , » Publicado: 17/05/2012

Cuando se trastocan roles y funciones

La educación de los niños y la juventud de nuestro país pasa a ser una variable crítica para alcanzar el éxito de un país que culturalmente le dé valor al respeto por los mayores, por los profesores, en definitiva para aceptar las reglas del juego que en función de sus méritos se han ganado determinadas personas a ejercer el derecho a dirigir.

Estamos siendo actores de un profundo cambio en nuestro tejido social y, sin darnos cuenta avalamos con nuestro silencio las consecuencias que ello conlleva, producto de la permisividad con la cual analizamos algunas situaciones que contiene este cambio.

El tema central en este análisis dice relación con la pérdida de valores y del poder. En especial con el poder legal y el poder experto. La sociedad actual tiende a asumir roles y funciones que objetivamente no le corresponden y que producen fuertes interferencias en el desarrollo normal que una sociedad debe llevar a cabo con ponderación y objetividad.

Por ejemplo, vemos el patrón de comportamiento de algunos alumnos que bajo la premisa discutible de que son clientes de una casa de estudios, tienen una conducta en la cual se olvidan de que cuando se es estudiante, es básico aceptar la jerarquía de quien ostenta el poder experto en su rol de profesor.

Lo importante es tener presente que por principio siempre es posible encontrar alternativas de solución cuando ejercemos adecuadamente nuestros roles y funciones. Y lo que debemos evitar son los conflictos del tipo antinómico, donde una de las partes sólo busca la destrucción del otro a través de no reconocerle su rol y su función.

No podemos permitir la anarquía al interior de las organizaciones por la falta en el ejercicio del poder con que nos han investido. Esta situación nos llevará ineludiblemente a la destrucción del cuerpo social con el cual se pretende alcanzar las metas organizacionales.

Intentar alcanzar objetivos por medio de la permisividad, a través de ser simpático, agradable y sin rigurosidad en las competencias que debemos desarrollar es no cumplir con el rol y la función que libremente se asumió. Esto no se puede permitir, en especial en los procesos formativos donde el ejercicio del poder experto es  clave para la evolución de la sociedad.

La falta de rigor en competencias esenciales como son los conocimientos, habilidades, actitudes y, sobre todo, los valores para alcanzar cualquier fin, nos lleva a situaciones de mediocridad con un estándar en el que posteriormente se mide a toda la sociedad.

Lo importante es tener presente que por principio siempre es posible encontrar alternativas de solución cuando ejercemos adecuadamente nuestros roles y funciones. Y lo que debemos evitar son los conflictos del tipo antinómico, donde una de las partes sólo busca la destrucción del otro a través de no reconocerle su rol y su función.

Las  tareas que nos quedan entonces son reconocer el rol y la función de quienes tienen el poder o buscar mecanismos alternativos racionales para encontrar solución a las diferencias normales que existen entre los seres humanos. Quizás y producto de lo anterior, nuevamente caemos en un tema complejo para darle una adecuado solución a estas tareas e inevitablemente vemos que el tema de la educación de los niños y la juventud de nuestro país pasa a ser una variable crítica para alcanzar el éxito de un país que culturalmente le dé valor al respeto por los mayores, por los profesores, en definitiva para aceptar las reglas del juego que en función de sus méritos se han ganado determinadas personas a ejercer el derecho a dirigir.

Sin embargo, este tema tiene además una arista importante de considerar: ¿podemos darle valor a una sociedad si quienes preparamos para fomentar el valor y el respeto por la sociedad legalmente constituida no poseen los méritos y cualidades para ejercer ese poder?

Hemos sido mudos espectadores de un examen practicado a alumnos que están egresando de pedagogía con resultados definitivamente catastróficos. Puede una sociedad permitir que los principales actores en la formación de valores, conocimientos y capacidades no posean las condiciones para ejercer el rol de formadores.

Cuento aparte y que también debiera llevarnos a reflexionar al respecto es el rol que le compete a la familia y que tampoco pasaría un examen de suficiencia.

Comentarios del artículo: Cuando se trastocan roles y funciones - Publicado: a las 3:37 pm

Etiquetas: , , » Publicado: 18/04/2012

Los árboles no dejan ver el bosque

La estrategia es vital, como un proceso interactivo con el que podemos alcanzar los objetivos del más alto nivel en la organización y que no debe ser confundido con decisiones operativas (objetivos de menor jerarquía).

No resulta fácil para los que enseñamos temas de gestión y en especial sobre estrategia, ponernos de acuerdo sobre este concepto como una integralidad: por qué, tal como lo insinúa el título de éste artículo, los árboles la mayoría de las veces no nos dejan ver el bosque. Es así como esta idea se usa en forma arbitraria dependiendo de la óptica con la cual se quiere ver; y por lo tanto podemos opinar desde la perspectiva del planteamiento de un equipo de fútbol hasta la definición que adopta el ejecutivo máximo de una corporación o un pequeño y mediano empresario.

El interés de esta divagación es buscar aquellos elementos medulares que nos permiten tener un marco de referencia cuando tomemos una decisión clave en una organización. En este plano, la estrategia es vital, como un proceso interactivo con el que podemos alcanzar los objetivos del más alto nivel en la organización y que no debe ser confundido con decisiones operativas -objetivos de menor jerarquía que los estratégicos-. De igual forma, deberíamos entender que los objetivos operativos son consecuencia de las decisiones tomadas en el nivel estratégico superior.

Este tipo de procesos son únicos para cada empresa, porque si dos organizaciones se plantean el mismo modelo perderían competitividad y presencia en el mercado. Por lo anterior es prudente considerar que hay a lo menos diez escuelas que se disputan el mundo de los ejecutivos que requieren llevar a cabo un proceso estratégico.

Algunos de los puntos básicos a considerar en el alcance de este tipo de conocimientos- y que nos permite aclarar el concepto- es entender que este proceso es un patrón que da coherencia a la organización en el tiempo y que a su vez es una acción premeditada que fija una posición con respecto a sus competidores, clientes y medio donde se participa. Es así como el proceso estratégico que lleva a cabo una organización (pública o privada; con o sin fines de lucro) le permite establecer una dirección y concentrar el esfuerzo en todas aquellos aspectos que son importantes y dejar de lado aspectos que no son relevantes para los objetivos que persigue la organización.

De igual forma, la definición estratégica de una organización, define el tipo de estructura que le sirve para alcanzar un lugar destacado en el sector industrial donde participa, proporcionándole consistencia a sus decisiones. Sin embargo hay un tema central que tampoco podemos perder de vista: este tipo de procesos son únicos para cada empresa, porque si dos organizaciones se plantean el mismo modelo perderían competitividad y presencia en el mercado. Por lo anterior es prudente considerar que hay a lo menos diez escuelas que se disputan el mundo de los ejecutivos que requieren llevar a cabo un proceso estratégico.

Es aquí, donde nos perdemos entre los diferentes árboles de este frondoso bosque del pensamiento y cuando creemos que existe una sola posición al respecto, caemos en una suerte de miopía que no nos permite innovar y ver mejores alternativas en éste orden de análisis.

Comentarios del artículo: Los árboles no dejan ver el bosque - Publicado: a las 11:54 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.