" "
Blog de
  • Daniel Ibáñez

Daniel Ibáñez

Presidente Fundación Participa.

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 14/04/2016

Nuevos rostros para el Consejo de Observadores

Cabe preguntarse si el proceso constitucional vive una crisis. Desde nuestro punto de vista, la respuesta es no. Lo que sí se abre es una tremenda oportunidad para impulsar nuevos rostros e incorporar, en reemplazo de Cecilia Rovaretti y de José Miguel García, a rostros jóvenes, menores de 18 y mayores de 14 años.

En las últimas semanas el debate por el proceso constitucional ha estado bastante encendido. Todo debido a las salidas de dos de sus integrantes: la periodista Cecilia Rovaretti, quien renunció por motivos de salud, y la dimisión del empresario José Miguel García, quien afirmó que no se sentía cómodo al interior del grupo.

A lo anterior hay que agregar lo que publicó un medio de comunicación, sobre que el ministro Nicolás Eyzaguirre habría señalado que al interior de la Nueva Mayoría “hemos tenido muchas dificultades con nuestros partidos, que se sienten muy excluidos de estos cabildos”.

Tras esto, cabe preguntarse si el proceso constitucional vive una crisis. Desde nuestro punto de vista, la respuesta es no. Pero sí una tremenda oportunidad para impulsar nuevas ideas, con nuevos rostros, que entreguen una mirada más completa y más ciudadana. En este punto, es importante hacer un llamado fuerte y claro: el Consejo de Observadores debe incorporar, en reemplazo de Rovaretti y de Correa, a rostros jóvenes, menores de 18 y mayores de 14 años.

¿Por qué los jóvenes? Ellos tienen una alta valorización de la democracia como forma de Gobierno. Sin embargo, no se encuentran de todo conforme con la actual democracia, y son estos mismos jóvenes quienes van a estar regidos por esta nueva Constitución. Por lo tanto, nos parece coherente de que pueda existir un tipo de representación dentro del Consejo que permita garantizar que los cabildos puedan participar adolescentes. No olvidemos que los jóvenes mayores de 14 años son sujetos de responsabilidad penal, pueden incluso participar en la elección de la junta de vecinos, por lo tanto, no vemos razón alguna para que no puedan integrar un proceso de debate constitucional.

A lo anterior, hay que añadir que no sólo los jóvenes deben estar insertos en este tipo de debate, sino también incluir a sectores con poca representación. Entre ellos, a mujeres, pueblos indígenas, y a minorías sexuales. Y por eso, reitero que más que una crisis, es una oportunidad, momento que debe ser bien utilizado por aquellos que quieren una nueva Constitución, que entregue nuevos lineamientos para el país, en materias, económicas, políticas, educacionales y de salud, entre otros.

Comentarios del artículo: Nuevos rostros para el Consejo de Observadores - Publicado: a las 2:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 10/02/2016

Los dilemas que traerá el proceso constituyente en Chile

El consenso sobre la necesidad de una nueva Constitución es un gran logro, pero se deben dar todas las garantías de transparencia, participación e información que permitan la elaboración de una nueva Constitución que nazca del consenso social.

Iniciar un proceso constitucional representa uno de los mayores avances para nuestra democracia. El proceso anunciado por el Gobierno considera una fase de educación cívica constitucional, y una etapa de diálogos ciudadanos conducente a la confección de un documento que servirá como base para la nueva constitución que enviará la Administración en 2017, la que deberá ser revisada por la instancia que decida el Congreso que asumirá en marzo de 2018.

Este hecho permite generar una primera crítica. Se requerirá una Reforma Constitucional para habilitar al próximo Congreso para elegir un mecanismo para la redacción de la nueva constitución. Al respecto, sólo cabe decir que no parece sensato que el Parlamento sea el que dirima si el cambio se hará a través de 4 mecanismos, 2 de los cuales los pone como protagonistas o participantes activos del proceso. A saber: una comisión bicameral, convención constituyente (que incluye parlamentarios y ciudadanos), asamblea constituyente y convocar a un plebiscito para que la ciudadanía opte entre una de estas tres alternativas.

Además de ello, el próximo Congreso requerirá de tres quintos de los parlamentarios en ejercicio, para definir el mecanismo, para lo cual el Gobierno deberá obtener el respaldo de los legisladores de oposición. El nivel de negociación en dicha instancia, incluso podría desbaratar el anhelo constituyente.

En materia de participación ciudadana, ésta no debería limitarse a los “diálogos ciudadanos” y a un plebiscito de salida en que ésta sólo ratifique el nuevo texto. Los chilenos debemos definir, con un plebiscito de entrada, el mecanismo para crear la nueva Constitución.

Por otra parte, es importante decir que hay poca diversidad en el Consejo Ciudadano de Observadores que estará encargado de supervisar el proceso de educación cívica y diálogos ciudadanos. Conformado por abogados, deportistas, músicos, periodistas e ingenieros, no ha considerado representación de la diversidad sexual, dirigencia sindical, regiones o minorías étnicas. Asimismo, como ha dicho Fernando Atria: “Hay una cantidad especialmente alta de personas que están vinculadas a la derecha en esto, evidentemente la derecha está sobredimensionada en este consejo”.

En materia de información, no se ha escuchado de un plan que permita a toda la ciudadanía estar al tanto del proceso y sus etapas. Es imperioso que se hagan ciclos de discusiones en espacios académicos, think tanks, ONGs y otras organizaciones de la sociedad civil y que sobre todo, se involucre y comprometa a los medios de comunicación. Sólo de esa forma se podrá generar debate entre quienes no están directamente relacionados con el proceso, lo que permitirá la necesaria conversación de la sociedad en torno a un tema tan relevante como lo es la elaboración de una nueva Carta Fundamental.

El consenso sobre la necesidad de una nueva Constitución es un gran logro, que representa a un 77% de chilenos que considera que nuestro país merece una Constitución nacida en democracia. Por ello, se deben dar todas las garantías de transparencia, participación e información que permitan la elaboración de una nueva Constitución que nazca del consenso social.

Comentarios del artículo: Los dilemas que traerá el proceso constituyente en Chile - Publicado: a las 3:31 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 12/01/2016

Un plebiscito de entrada para definir el mecanismo de la nueva Constitución

Valoramos el inicio del proceso constituyente, sin embargo nos parece preocupante que la participación de la ciudadanía esté limitada a los “diálogos ciudadanos” y a un plebiscito de salida. Chile merece una nueva Constitución nacida en democracia.

A 27 años desde el retorno a la democracia, las fuerzas políticas progresistas y el Gobierno de Michelle Bachelet han llegado a un consenso sobre la imperiosa necesidad de elaborar una nueva Constitución. Mientras, por su parte, la ciudadanía también se ha manifestado en ese mismo sentido: la encuesta Cadem muestra que más del 70% de los chilenos cree necesaria una nueva Constitución.

En la actualidad contamos con todas las condiciones políticas y sociales para construir una Nueva Carta Fundamental colectivamente. No obstante, para ello es necesario impulsar el “proceso constituyente”, entendido como la forma de elaborar una Constitución que rompa con las camisas de fuerza de la dictadura para dar paso a una profundización de la democracia.

Razones para querer cambiar la Constitución existen muchas y la principal es su falta de legitimidad; un sistema político agotado y deslegitimado; un presidencialismo exacerbado; un Tribunal Constitucional que actúa como una tercera Cámara de facto; un sistema de regionalización y descentralización que ha fracasado y que tiene a las regiones de nuestro país como el patio trasero de la capital, entre otras. Por otro lado, también se debe considerar que -como dice el destacado historiador Gabriel Salazar- “la oligarquía ha sido responsable de las tres Constituciones que ha tenido Chile (1833, 1925 y 1980), siendo ninguna de ellas fruto de la voluntad popular”.

La necesidad de cambio es profunda, Chile cambió y requiere nuevas reglas del juego. En la actualidad contamos con todas las condiciones políticas y sociales para construir una Nueva Carta Fundamental colectivamente.

Sin embargo, la necesidad de cambio es aún más profunda, pues Chile requiere nuevas reglas del juego y una Constitución que sea capaz de acogernos e interpretarnos a todos, que recoja y se haga cargo de la nueva realidad de nuestro país, muy distinta a la de los años 80.

Nuestra sociedad cambió, Chile cambió, y nuestra Carta Fundamental no es reflejo de ello, por eso resulta fundamental reemplazarla por una nueva que se haga cargo de este nuevo Chile, que tiene una conformación social distinta, un concepto de familia más diverso, como también que incorpore mecanismos efectivos de participación ciudadana y de control de las autoridades, que garantice la participación política de mujeres, jóvenes y minorías, que reconozca los derechos de los animales, de los pueblos originarios y de los trabajadores, etc.

Nuestro país merece una Constitución nacida en democracia, que proponga un nuevo trato con sus ciudadanos, una Constitución que nos permita soñar con un país más justo para todas y todos.

Desde Fundación Participa, valoramos el inicio del proceso constituyente y creemos fundamental llevar a cabo la denominada “fase de educación cívica y constitucional”. Sin embargo, nos parece preocupante que la participación de la ciudadanía esté limitada a los “diálogos ciudadanos” y a un plebiscito de salida en que ésta sólo ratifique el nuevo texto. Los chilenos debemos definir con un plebiscito de entrada el mecanismo para crear la nueva Constitución. Sería un error que esta tarea recayera en un Congreso desgastado y cada día más deslegitimado.

Comentarios del artículo: Un plebiscito de entrada para definir el mecanismo de la nueva Constitución - Publicado: a las 6:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.