" "
Blog de
  • Cristóbal de Pablo Bouzo

Cristóbal de Pablo Bouzo

Periodista, responsable de redondapasionfc.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 12/11/2015

El ranking FIFA de la Roja

El otrora vilipendiado ranking ahora tiene a la gallada con el pecho inflado con el inédito 5° lugar de la Roja de Sampaoli. Pero más allá de la estadística, lo trascendental es clasificar a Rusia 2018, mejorar los registros y ratificar los pergaminos y cifras en cancha en una justa planetaria. El resto vendrá solo.

La bipolaridad del hincha chileno da para todo. Hace algunos años, cuando las estadísticas de la Federación Internacional de Fútbol Asociados (FIFA) ubicaban a la Selección Chilena en la medianía de la tabla, incluso por debajo de equipos sin historia futbolera, no eran pocos los que le daban al registro la misma importancia que a un pepino.

Hoy la situación dio un giro radical. El quinto lugar en que aparece la Roja, la mejor ubicación de su historia, tiene a la gallada con el pecho inflado por tamaño logro, y no son pocos quienes dándose vuelta la chaqueta le otorgan una validez inédita al otrora vilipendiado ranking.

18 largos años, con más bajos que altos, debieron pasar para que el representativo nacional superara el sexto puesto que ostentó la escuadra entonces dirigida por el tosco Nelson Acosta, otro constantemente vilipendiado, pero que al mando del equipo nacional hizo historia. Nos guste o no.

Durante estos días el nombre de nuestro país se ha codeado con las selecciones más poderosas del mundo -y es que también lo somos-, los medios de comunicación del orbe se refieren a nuestro país por algo diferente a Pinochet, algún escándalo político o algún terremoto. Incluso, los mejores entrenadores del planeta, como Josep Guardiola, alaban sin tapujos al equipo de Jorge Sampaoli, Alexis Sánchez y Arturo Vidal, sus insignes baluartes.

El nivel de exigencia de esta Selección, sin parangón en otras generaciones, permite situarla como la mejor de la historia de nuestro balompié, mal acostumbrando a la ciudadanía y los medios, que cada vez son más exigentes. Sin esperar un solo día, no eran pocos los que hacían eco de las combinaciones de resultados y cálculos necesarios para, tras la doble fecha eliminatoria que se avecina, la Roja trepe hasta el primer puesto del ranking.

¿Seremos los mejores del mundo si se logra? Difícil. La máquina alemana y el poderoso equipo argentino tienen una leve ventaja, aunque igual les hemos dado batalla. Pero de ahí para abajo son pocos los elencos que pueden aguantar el ritmo de Chile, su garra, incansable lucha, vértigo y manejo del balón.

Que la estadística nos sitúe en posiciones de privilegio es mérito del trabajo y, sobre todo, de la mentalidad de quienes conforman el equipo pues no se sienten conformes con lo logrado, que no es poco. Lo mejor es que han hecho caso omiso a la estadística y por estos días parecen estar mentalizados en Colombia y Uruguay, equipos que vienen picados, uno porque no se les están dando las cosas y los otros por la espina clavada que no logran digerir desde la Copa América.

Lo trascendental es clasificar a Rusia 2018, mejorar los registros y ratificar los pergaminos y cifras en cancha en una justa planetaria. El resto vendrá solo.

Comentarios del artículo: El ranking FIFA de la Roja - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , , , , , , , » Publicado: 16/10/2015

La Cenicienta de América va por más

La costumbre de celebrar las derrotas ajustadas, el consuelo de haber jugado bien pese al resultado negativo y conformarse con triunfos morales es algo que no cabe en la mentalidad de los futbolistas chilenos hoy en día.

Si en estos momentos se estuviera disputando una eliminatoria “normal” para el Mundial de Rusia 2018, seguramente Chile estaría en el sótano de la tabla. Históricamente nos ha ido mal enfrentando a Brasil –de local o visita­- y, por lo general, rescatar unidades contra Perú en Lima exigía un esfuerzo extra, además de tener que superar los hostigamientos. Hoy la cosa es diferente y la sensación es que se quiere ir por más.

A diferencia de cómo nos acostumbramos con muchas otras generaciones, ésta no se quedó solo en promesa, pasó a ser realidad y todavía no toca techo. Este equipo es de verdad, seguro que perderá algunos partidos en la eliminatoria más difícil del mundo, pero seguirá luchando por estar arriba

Como país vivimos un momento glorioso –exclusivamente en el plano futbolístico, eso sí- y, pese a lo que envidiosamente dicen en algunas latitudes, por méritos propios, tesón y un conciente trabajo de largo plazo, la Roja lidera la clasificatoria con puntaje perfecto, seis goles a su haber en dos encuentros y jugando a gran nivel, recibiendo loas de parte de los especialistas internacionales y el celo de nuestros vecinos. Pero eso es otro cuento.

Esta vez nos ha tocado bailar con la bella de la fiesta. Ser los que llevan el ritmo en la pista, con soltura y movimientos naturales. Los bailarines, la “generación dorada” de nuestra balompié, la que si no es la mejor Selección de nuestra historia pega en el poste y pica en la línea de sentencia, los grandes responsables de esta gesta.

Cuando gran parte de plantel disputaba las clasificatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010 y obtenían los boletos para dicha cita planetaria al mando de Marcelo Bielsa, ya muchos postulaban a esta generación como una de las mejores de nuestros 100 años de fútbol. Cuando muchos creían que era poco lo que se podía seguir creciendo, por la costumbre de pasar en una montaña rusa de resultados, este equipo no se cansó de brillar ni de batir récords.

Por sólo nombrar algunos: dos clasificaciones en cancha a Mundiales –y van por el tercero-; volver a ganar un partido en un torneo planetario fuera de las fronteras nacionales después de 50 años, y una de ellas eliminando al entonces vigente campeón mundial; arrancar por primera vez con dos victorias desde que se instauró el nuevo sistema de eliminatoria; tener de rodillas a los brasileños en su Mundial; el lugar más alto en el ranking FIFA cuando en noviembre aparezca en el quinto puesto; y, por si fuera poco, haber logrado el único trofeo a nivel internacional al obtener la Copa América. Sólo algunos aspectos a considerar a la hora de evaluar a este grupo de futbolistas.

Eso, sin considerar que un buen número de los seleccionados triunfa en los mejores equipos del mundo, aburriéndose de cosechar elogios y títulos en las ligas más competitivas del orbe. Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Gary Medel y Claudio Bravo lideran a este grupo que siempre quiere ir por más porque en sus mentes no cabe la derrota. También están quienes no son bien considerados en sus elencos, pero que se desquitan y muestran su mejor repertorio defendiendo los colores nacionales, aquí ubicamos a Eduardo Vargas y Gonzalo Jara.

Un trabajo a largo plazo coronado por la mano de Jorge Sampaoli. Un entrenador que explosivamente se ha dado a conocer al mundo, primero por su osado estilo de juego y, ahora, por la inteligencia para plantear los encuentros, logrando equilibrio, matices y mezclando en su libreto verticalidad y juego asociado. Un 75,4% de rendimiento al mando de la Selección Chilena en 19 partidos disputados, con 13 triunfos y apenas 2 derrotas. Números muy difícil de igualar.

La costumbre de celebrar las derrotas ajustadas, el consuelo de haber jugado bien pese al resultado negativo y conformarse con triunfos morales es algo que no cabe en la mentalidad de los futbolistas chilenos hoy en día. Tampoco les está permitido confiarse y ganar un partido antes de disputarlo, menos enturbiar el ambiente con declaraciones incendiarias. Esas viejas malas costumbres están erradicadas, sólo hay espacio para mirar el trabajo propio, ser ejemplo de quienes vienen más atrás y hablar en la cancha que es donde realmente se ganan las batallas.

A diferencia de cómo nos acostumbramos con muchas otras generaciones, ésta no se quedó solo en promesa, pasó a ser realidad y todavía no toca techo. Este equipo es de verdad, seguro que perderá algunos partidos en la eliminatoria más difícil del mundo, pero seguirá luchando por estar arriba, peleándole a los mejores equipos y alcanzará el podio en el ranking FIFA. La Cenicienta se rehúsa a ser la hermana vilipendiada, y a quien no le guste que vaya a llorar a la iglesia.

Comentarios del artículo: La Cenicienta de América va por más - Publicado: a las 7:05 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 23/09/2015

La Roja ABC1

Con el precio de las entradas para ver a la Roja en las clasificatorias, es hora que dejen de vernos la cara a quienes nos gusta el fútbol o, al menos, no incluyan nunca más en sus discursos que en Chile el fútbol tiene un carácter social.

Desde hace un buen tiempo que la Selección chilena dejó de pertenecer a los chilenos. El llamativo lema “La Roja de Todos”, instaurado durante el período en que Harold Mayne Nicholls gobernó en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, y que se incluyó en varios modelos de la tricota nacional, no es más que una continua farsa que se ha prolongado por años.

El mensaje es contradictorio a la luz de los precios que la dirigencia nacional, o la Federación de Fútbol de Chile, pretenden cobrar para ver a Chile en las Clasificatorias al Mundial de Rusia 2018 donde nuevamente seremos el país con los precios más elevados en el plano sudamericano. Un abuso por dónde se le mire.

Cierto es que Sergio Jadue solicitó a los encargados de las finanzas de la ANFP mantener el valor de los tickets de galería en $11.000, iguales que para el proceso rumbo a Brasil 2014. Sin embargo, como bueno chilenos siempre hay una artimaña escondida para emboscar a los fanáticos y aumentar las ganancias: el nuevo negocio, adoptado con éxito desde la Copa América, consiste en reducir el espacio destinado al sector galería, indudablemente la localidad más accesible para la gallada.

Así, de 30 mil asientos de galería en las últimas Eliminatorias, ahora serán apenas 8 mil localidades. ¿La nueva fórmula? Se incorpora el sector Codos, históricamente parte de la “galucha” y que alberga casi 23 mil butacas, subió de categoría y ahora tendrá un valor de $44.000. Y eso que en el certamen continental esa ubicación no superaba los $26.000.

Peor es si lo comparamos con otros países, como la linajuda selección Argentina. El actual líder del ranking FIFA, finalista de la Copa América y de la última Copa del Mundo, y cuyo plantel es uno de los más caros del planeta, contando entre ellos con Lionel Messi, cobrará por la “Popular” los mismos $11.000, pero serán más de 20 mil asientos. Además, la entrada más cara para ver a la Albiceleste no superará los $88.000, lejísimos de los $242.000 que pide la ANFP por Pacífico Alto, su ticket más caro al cual, obviamente, se le debe sumar la tajada que se lleva la empresa encargada de brindar el servicio.

Los uruguayos para ver a su representativo nacional tendrán que desembolsar por el boleto más económico $3.500, y ha ocurrido que si les suben el valor como medida de protesta no van a la cancha; mientras que los paraguayos solo pagan $6.000. Es hora que dejen de vernos la cara a quienes nos gusta el fútbol o, al menos, no incluyan nunca más en sus discursos que en Chile el fútbol tiene un carácter social.

Por si fuera poco, ante los buenos resultados en la venta de entradas en Copa América con el sistema de abonos, la ANFP decidió repetir el mecanismo, aunque de distinta forma. Quien compre anticipadamente los 9 boletos para seguir a Chile en las Clasificatorias no tiene un beneficio económico y deben pagar igual precio que si fuese un ticket unitario. En el torneo continental, al parecer, había que mostrar una cara bonita al resto de Sudamérica.

Es cierto que Chile tiene una de las mejores selecciones de su historia, que ahora somos campeones continentales y que sus figuras juegan en los mejores equipos de Europa, pero ¿eso les da derecho a transformarlo en un producto de elite?

Seguramente en la mayoría de los encuentros La Roja jugará a estadio lleno, con la gran mayoría de los hinchas con camiseta roja y muchos con banderas. Todos orgullosos viendo a su equipo sin importar que deban hacer un esfuerzo y más de alguno endeudándose por estar ahí, con tal de apoyar y dejar la voz en la cancha, como siempre piden los jugadores.

La ANFP en los últimos años han cerrado los mejores contratos de su historia, los números están más azules que nunca y con cada recinto lleno en las Clasificatorias les reportará un total de más de 20 mil millones de pesos en los nueve encuentros. Me parece que es hora de empatizar con los hinchas de la Selección, premiar su fidelidad aún en momentos adversos y permitir que transversalmente el país tenga la opción de ver a su Selección en el estadio. No es mucho pedir, La Roja no tiene que ser ABC1.

Comentarios del artículo: La Roja ABC1 - Publicado: a las 9:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 25/08/2015

El bombo en los estadios: Pan y circo

Como público demostramos mayor interés en la chimuchina, en si debe o no regresar el bombo a los recintos deportivos, antes que comentar sobre lo que ocurre dentro del campo de juego. Estamos lejos de ser un país futbolizado.

Falta poco más de un mes para el inicio de las Clasificatorias Sudamericanas y buscar una histórica tercera clasificación a un Mundial. El Torneo de Apertura está en pleno desarrollo y con varios equipos que invirtieron fuerte para consagrarse. También se juega la Copa Sudamericana, aunque sin mayor éxito de los representantes nacionales, algo preocupante.

Para hablar de fútbol, de la pelotita, temas hay de sobra y dan para un largo análisis. No obstante en los últimos días se ha posicionado en la agenda el regreso de los bombos a los estadios, otorgándole a ese hecho una importancia inusitada en consideración con su escaso aporte al espectáculo, el cual verdaderamente está en la cancha y no en las tribunas.

Que esté o no esté el bombo, me parece que no es un hecho relevante como algunos sectores lo han querido hacer ver. Que le aporta al folclore y al contexto de un partido, no hay dudas. Sin embargo como espectadores, como consumidores de fútbol nacional, poco es lo que se exige. Como público demostramos mayor interés en la chimuchina, saber sobre los peinados y el peluquero de los jugadores, la marca de zapatos que usan, sus automóviles, o cosas tan nefastas como si debe o no regresar el bombo a los recintos deportivos, antes que comentar sobre lo que ocurre dentro del campo de juego y las tácticas utilizadas, a modo de ejemplo.

¿De qué sirve el bombo? Para nada. Quedó demostrado en los partidos de la Selección Chilena durante la Copa América que el elemento de percusión no fue necesario para motivar a los propios o intimidar a los rivales. Quedó en claro que 40 mil banderas fueron mucho más significativas que un bombo, el cual a ratos ni siquiera se hubiese escuchado ante los cánticos espontáneos del público.

Otros aseguran que su importancia trasunta en que sirve para unificar y coordinar cánticos en todo el estadio. Ridículo. Que el bombo permite que el fútbol sea una fiesta, insensato puesto que lo es por sí solo. En tanto que otros aseguran que su presencia hará que la familia vuelva a los estadios. Penoso, porque mientras exista tanta violencia y los precios de las entradas estén inflados en relación al espectáculo que se brinda, difícilmente la familia vuelva al fútbol.

Además, en sus tiempos mozos el bombo siempre fue mal utilizado, especialmente por las barras de los equipos más populares, generando liderazgos negativos con poderío capaz de movilizar y aglutinar a miles de aficionados, permitiéndoles lograr beneficios de parte de los clubes y, por si fuera poco, siendo un método para ingresar drogas o armas a los estadios.

En Europa, en Mundiales y en certámenes de primer nivel difícilmente se escuchará un bombo y son las mayores fiestas que se pueden vivir en un recinto deportivo. Definitivamente en Chile nos conformamos con poco y estamos lejos de ser un país futbolizado. Los análisis son vagos y como público nos conformamos y no exigimos lo que es más importante, o sea, un buen espectáculo en la cancha. El regreso de los bombos a los estadios no significa que los encuentros vayan a ser una fiesta, es una medida populista de quienes la proponen. No es más que pan y circo.

Comentarios del artículo: El bombo en los estadios: Pan y circo - Publicado: a las 9:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 29/07/2015

Fútbol chileno: De vuelta a la triste realidad

La obtención de la Copa América es un oasis que el campeonato nacional mira desde lejos, muy lejos, y así quedó en evidencia en la primera fecha del fútbol profesional chileno.

Poco más de tres semanas han transcurrido desde que la Selección Chilena y el balompié nacional obtuvieron el título más importante de su historia. Aquel día en que las calles se tiñeron de rojo y más de alguno imaginó que vendría una Nueva Era en el alicaído fútbol criollo. Craso error.

Jugada la primera fecha del Torneo de Apertura, sí, una mísera fecha, y bastó para dejar en claro que todo sigue igual. Para ratificar que la obtención del certamen continental y la profesionalización del Equipo de Todos en los últimos años es un oasis que el campeonato nacional mira desde lejos, muy lejos.

El duelo entre el campeón Cobresal y San Luis debió suspenderse por falta de seguridad. Más irrisorio es que el recinto que albergaría el partido entre Unión La Calera y O´Higgins de Rancagua estuvo en la nebulosa, y se oficializó apenas 7 horas antes del encuentro. Un chiste que a muy pocos les causa gracia.

La creación de un Registro Nacional de Hinchas. Una medida que, lejos de terminar con la violencia de los denominados “hinchas”, lo único que hará será beneficiar las arcas del Canal del Fútbol, pues los estadios estarán cada vez más vacíos, pero habrá más abonados al CDF. Negocio redondo por donde se le mire.

El entrenador de Deportes Antofagasta, José Cantillana, horas antes de empatar como visita frente a Universidad de Chile –aunque cueste creerlo se farrearon el triunfo–, protestaba de manera pública por la paupérrimas condiciones de trabajo entregadas para su elenco, confesando que deben entrenar en canchas de tierra, otras veces en pasto sintético y sólo una vez por semana les facilitan el remozado estadio Regional Calvo y Bascuñán, donde paradójicamente ofician de anfitriones. Llegaron al duelo con la “U”, en la primera fecha, insisto, con 9 jugadores lesionados.

Para qué mencionar las condiciones en que se encontraba el terreno de juego –si es que se le puede llamar así– del estadio Tierra de Campeones de Iquique. Una cancha imposible para jugar al fútbol, imposible para dar tres pases seguidos a ras de piso.

Y eso que hasta ahora sólo me he referido a la División de Honor del fútbol chileno, ni siquiera se ha mencionado las pellejerías que viven los “profesionales” en Primera B y la Segunda División, donde la firma de planillas sin haber recibido el sueldo a fin de mes es cosa sagrada.

Para colmo, en una sesión extraordinaria del Consejo de Presidentes de la ANFP se aprobó la creación de un Registro Nacional de Hinchas. Una medida que, lejos de terminar con la violencia de los denominados “hinchas”, lo único que hará será beneficiar las arcas del Canal del Fútbol, pues los estadios estarán cada vez más vacíos, pero habrá más abonados al CDF. Negocio redondo por donde se le mire.

Una cosa está clara: lo que importa es que la Selección esté bien, todos los recursos y esfuerzos se destinan a ese enorme trasatlántico que mueve millones, total al bote le alcanza con su madera y los dineros del CDF para flotar y repartir utilidades. Es la triste realidad.

Comentarios del artículo: Fútbol chileno: De vuelta a la triste realidad - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , , , , , » Publicado: 20/07/2015

El nuevo Juan Pinto Durán: Una afrenta para el resto de los deportistas

El Estado ya ha aportado bastante en el corto plazo al fútbol. Ya es hora que se comience a apoyar a aquellos que de verdad lo necesitan, y no a aquellos, como dijo la discóbola Karen Gallardo, “que tienen tanto”.

El Gobierno de Chile no puede colaborar con la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) en la construcción del nuevo Juan Pinto Durán. No puede, no debe y hay que ser categóricos en esta postura puesto que de hacerlo, mantendría las diferencias y las injusticias con el resto de los deportistas nacionales.

El fútbol es el deporte por excelencia en Chile, de eso no hay dudas. Sin embargo, y pese al reciente título de la Copa América, destinar dineros –pese a que esta situación fue negada por Sergio Jadue–, significa desfavorecer a aquellos que sufren, que pasan penurias y que también representan al país en el extranjero, pero con el mayor de sus esfuerzos, profesionalismo y sin importar no obtener una recompensa a cambio.

No se debe otorgar recursos porque en los últimos años la ANFP y la Federación de Fútbol de Chile han cerrado los mejores contratos de su historia con auspiciadores, registran la mayor cantidad de ingresos por utilidades del Canal del Fútbol y los derechos televisivos de La Selección fueron cedidos por una suma estratosférica. Por si fuera poco, los bancos de la plaza –uno de ellos auspiciador del torneo nacional y otro de la Roja– se pelearían por otorgar ese crédito a un cliente de riesgo bajo… en palabras simples, con una gran “espalda”.

Pero por la otra vereda se encuentran los deportistas de alto rendimiento, aquellos sobre quienes se dice son “profesionales”, no obstante para subsistir deben complementar sus carreras deportivas con trabajos esporádicos, pidiendo apoyo económico a empresarios dadivosos como Leonardo Farkas y, más de alguno, ingresando a reality shows. No suficiente con esto, deben solventarse sus gastos en transporte para ir a entrenar, comer y las condiciones de hospedaje en el Centro de Alto Rendimiento están lejos de ser las adecuadas, con hacinamiento y filtraciones de agua incluidas.

Pese a ello, pese a las adversidades y la falta de apoyo, hoy en día varios de ellos brillan en los Juegos Panamericanos de Toronto: ya van cuatro medallas de oro y todavía quedan varios días de competencia.

El Remo, por ejemplo, es un deporte que históricamente ha sacado la cara por Chile a nivel planetario, pero siempre ha sido olvidado a nivel local, y esta vez entregó cuatro preseas. Una de ellas de plata, ganada por las hermanas Abraham de 18 años recién cumplidos. Una proeza por dónde se le mire, una hazaña que tiene sus orígenes en la ayuda de los padres de estas chicas, tal como ha sucedido con el éxito del tenis, de Tomás González y tantos otros, porque los reconocimientos a nivel país apenas llegan cuando la medalla está colgada.

Es cierto que en este proceso el Estado ha apoyado con más recursos a los deportistas de alto rendimientos a través del Comité Olímpico de Chile y los frutos están a la vista, pero de todas formas ha quedado en evidencia que las cosas pueden hacerse aún mejor.

Al fútbol no se le debe seguir apoyando. El Estado ya ha aportado bastante en el corto plazo con la construcción de estadios a lo largo del país y la subvención de entradas para el Mundial Sub 17. Ya es hora que se comience a apoyar a aquellos que de verdad lo necesitan, y no a aquellos, como dijo la discóbola Karen Gallardo, “que tienen tanto”.

Comentarios del artículo: El nuevo Juan Pinto Durán: Una afrenta para el resto de los deportistas - Publicado: a las 11:38 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 06/07/2015

¡Hasta nunca palo de Pinilla!

Debieron pasar 10 años para que la generación dorada materializara el éxito. 99 años para ganar por primera vez una Copa América. Hasta nunca triunfos morales.

Alexis Sánchez respira hondo y, con la clase que sólo tienen los jugadores de talla mundial, “pica” la pelota en el penal decisivo. El portero argentino Sergio Romero se lanza a su izquierda y ve cómo el esférico ingresa dando un bote y sin contemplaciones al pórtico sur del Estadio Nacional: euforia, júbilo, rabia contenida y un vuelco a la historia futbolística de un país que sólo sabía de, hasta ese momento, triunfos estadísticos y morales.

Ese balón se llevaba consigo un amplio derrotero, frustraciones, partidos perdidos en el último suspiro y frases tan odiosas como “jugamos como nunca y perdimos como siempre”.

Pero este equipo –del cual reconozco también llegué a dudar por la falta de profesionalismo y compromiso de sus integrantes en los diferentes episodios de indisciplina, la calidad de rockstars con que aterrizaban los jugadores cada vez que venían al país y la psicosis de Jorge Sampaoli que lo llevó a cerrar calles y cuanta locura se le ocurriera al considerar este juego una guerra– hizo cambiar de opinión hasta al más tozudo a punta de buen juego, esfuerzo y sacrificio.

Es que a esta Selección Chilena nada le fue regalado, como quieren hacerlo creer en Uruguay o Perú. En los libros quedará que fue campeón invicto con cuatro triunfos, dos empates y un contundente 77,7% de rendimiento. Además de ser el equipo más efectivo, fue el que menos tantos recibió y el que más probó a portería. Pero más importante es que fue el representativo que más propuso y que nunca claudicó en su afán de ir al frente.

Ayudó también algo que siempre se ubicaba en la vereda del frente: la suerte. Un sorteo de grupos con equipos accesibles que permitió esquivar hasta la final a Argentina o Brasil; el palo salvador de Enner Valencia en el choque inaugural cuando ganábamos por la mínima; en otro momento los charrúas nos hubiesen marcado en una de sus escasas llegadas vía juego aéreo; y Gonzalo Higuaín no fallaba a bocajarro cuando no quedaba tiempo para nada. La suerte del campeón le llaman algunos.

En el banco, Jorge Sampaoli y su cuerpo técnico se mantuvieron fieles a sus convicciones y el tiempo les dio la razón. Partidos discretos frente a Ecuador y México, irregularidad y confusión contra Perú, sin embargo ante Uruguay y Argentina –potencias por dónde se les mire–, “El Hombrecito” sacó a relucir su manual de ajedrez futbolístico para maniatar campeones mundiales. Frente a la Albiceleste, su país, se dio el lujo de arrebatarles la corona jugando con volantes como defensas centrales.

En la memoria colectiva quedará la actuación de un maduro Gary Medel, a quien le mostraron sólo una cartulina amarilla en el torneo. El “Pitbull” fue el líder y en la cancha se entregó como tal. Más desapercibido pasaron las siempre regulares actuaciones de Charles Aránguiz, quien se convirtió en el alma del conjunto nacional a punta de presión, pierna fuerte y entrega limpia. Increíblemente “El Príncipe” no apareció en el equipo ideal del campeonato.

Tenemos un equipo corajudo y que se ha cansado de romper récords. Una Selección Chilena con mentalidad ganadora que desde el Mundial Sub 20 de Holanda en 2005 comenzó a dar luces que pisaría fuerte y que no se acomplejaría, sin importar el rival que tuviese al frente.

Debieron pasar 10 años para que la generación dorada materializara el éxito. 99 años para ganar por primera vez una Copa América. 120 años desde que se fundó la Federación de Fútbol de Chile para levantar un título. Ganamos en buena lid y nadie nos puede decir lo contrario. Hasta nunca triunfos morales, hasta nunca nefasto y conformista palo de Pinilla.

Comentarios del artículo: ¡Hasta nunca palo de Pinilla! - Publicado: a las 10:12 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 02/07/2015

¡A derribar la historia ante un grande!

La Selección Chilena no ha repetido el fútbol con que maravilló en el Mundial de Brasil, y ahora viene un rival con más pergaminos que los anteriores. Pero es hora de soñar. La Roja tiene experiencia eliminando a campeones: lo hizo con España y con Uruguay. ¿Por qué no podrá derribar a Argentina?

Terminada la fase de semifinales de la Copa América una conclusión irrefutable queda a la vista de todos: los dos mejores elencos del certamen disputarán el pleito decisivo. Chile y Argentina, los dos equipos con más goles anotados, 13 y 10 respectivamente, se verán las caras en el coloso de Ñuñoa.

Pero no sólo fueron los que más veces inflaron las redes rivales. Bajo la batuta de Jorge Sampaoli y Gerardo Martino –ambos trasandinos-, fueron las escuadras que mejor fútbol desplegaron en el torneo más antiguo del mundo teniendo, por cierto, cada equipo su propio director de orquesta.

Jorge Valdivia afinó su voz para vestir La Roja y no desentonó. Su talento, sumado a su buen trabajo físico, le permitió convertirse en una de las piezas claves del engranaje nacional, dirigiendo desde su botín derecho cada nota emitida por el representativo nacional. Por el otro lado, Javier Pastore sintiéndose en la cancha como en una peana es el encargado de llevar los hilos de la sinfónica albiceleste y en su pierna diestra la batuta con que dirige cada sonido.

Llegar a la final era una obligación para Argentina, y ganarla también lo es. Tanto por su historial -14 títulos en este tipo de justas-, como por la constelación de estrellas que lideran Lionel Messi, Sergio Agüero y Javier Mascherano.

En otras latitudes han querido soslayar errores propios a costa de supuestos sobornos, parcialidad arbitral y cuanta cosa sirva con tal de despistar a la masa y no reconocer la superioridad del rival. Pero la estadística no miente y está a favor de Chile.

Mientras que Chile, al ser anfitrión y teniendo un grupo accesible -porque digámoslo: nos tocó fácil- llegar a la definición era lo que la gran mayoría esperaba antes del inicio del torneo y ya se cumplió en ese aspecto. Y el camino no ha sido nada de sencillo. La Roja ha debido superar situaciones extrafutbolísticas gracias a Arturo Vidal, un áspero duelo contra Uruguay, la irregularidad ante Perú y, para cerrar, hacer oídos sordos a la chimuchina que dejaron estos dos últimos cotejos.

Es que antes que asumir errores propios por no salir a buscar los partidos y esperar en el rancho, más fácil es culpar al árbitro de turno. Pero la estadística no miente: ya está dicho que Chile es, hasta ahora, el equipo más goleador; Eduardo Vargas es el máximo anotador del campeonato y es seguido de cerca por Vidal –ambos suman 7 tantos-; el “Mago” Valdivia marcha como el líder en asistencias; y entre los cinco futbolistas que más han disparado al arco en la Copa hay tres nacionales: Vidal, (14) Vargas (13) y Alexis Sánchez (13). Eso en líneas generales.

Ahora vayamos a lo particular. Frente a los charrúas y su “garra”, quienes hasta el día de hoy protestan desde sus vacaciones por el vulgar agarrón de Gonzalo Jara al glúteo de Edinson Cavani, Chile mostró su mejor cara y su triunfo fue inapelable. 80% de dominio de balón, 7 remates a portería versus 2 celestes, 633 pases (87,3% acertados) y en el juego aéreo, el fuerte de los orientales, el Equipo de Todos ganó la mitad de los balones disputados.

Contra Perú los guarismos fueron más equilibrados, y pese a ser el encuentro más desordenado de los pupilos de Sampaoli, igual en los números salen favorecidos: 72,2% de tenencia del esférico; 5 remates a puerta contra 4; 559 pases y un 91,2% de acierto, frente a 201 y un 69%. Entonces, ¿de qué estamos hablando?

La Selección Chilena no ha repetido el fútbol con que maravilló en el Mundial de Brasil, es cierto, pero ha intentado jugar. En todos los partidos ha puesto la pelota contra el piso para generar espacios por todo el frente del ataque. Ha probado a ras de hierba con paredes largas y cortas, con centros, con pelotazos. Ha intentado de todas las formas posibles, sin embargo en otras latitudes han querido soslayar errores propios a costa de supuestos sobornos, parcialidad arbitral y cuanta cosa sirva con tal de despistar a la masa y no reconocer la superioridad del rival.

Ahora viene un rival con más pergaminos que los anteriores. Con un extraterrestre como Messi, pero esto es fútbol y nada está escrito. Chile nunca ha vencido a los trasandinos en Copa América, sin embargo cuenta con experiencia eliminando a campeones: lo hizo con España y con Uruguay. ¿Por qué no podrá hacerlo ahora con Argentina? Solo hay que soñar, creer y derribar, una vez más, la historia.

Comentarios del artículo: ¡A derribar la historia ante un grande! - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 26/06/2015

La Roja y un desahogo para creer

Al superar a Uruguay, el equipo de Jorge Sampaoli demostró que ha crecido con el correr de los juegos y se ganó por merecimientos propios la chapa de candidato. Argumentos tiene de sobra. Viene Perú y no se debe cantar victoria de manera anticipada: experiencias de fracasos tenemos de sobra cuando minimizamos al rival de turno y celebramos por adelantado.

Ganar frente a Uruguay era vital, y no solo porque una victoria dejaba a Chile fuera de su Copa América. Es que superar con facilidad la fase de grupos, donde apenas México hizo una cosquilla al cuadro nacional, imperaba un triunfo revitalizador ante un rival de fuste y con pergaminos. Y vaya que se logró. Sufriendo más de la cuenta, pero se logró y de forma merecida.

Tras ir de menos a más, vencer a los charrúas era una prueba de fuego para cimentar el camino al sueño de alcanzar una corona esquiva. Aunque no se debe cantar victoria de manera anticipada: experiencias de fracasos tenemos de sobra cuando minimizamos al rival de turno y celebramos por adelantado. La moraleja no la hemos interiorizado, espero que ahora sea diferente.

Fue una victoria sufrida y valiosa que sirve para tomar confianza, reencantar a quienes no tenían fe en el equipo –lista en la que me incluyó-, dejar atrás, aunque sin olvidar, los hechos extrafutbolísticos y para, por fin, pensar que peldaño a peldaño, podemos creer en ganar algo importante.

Eso sí, ante Uruguay el equipo de Jorge Sampaoli demostró que ha crecido con el correr de los juegos y se ganó por merecimientos propios la chapa de candidato. Argumentos tiene de sobra. Frente a los actuales monarcas del continente sacó a relucir la personalidad para minimizar la suela y rudeza de los pupilos de Óscar Washington Tabarez, un conjunto corajudo que conociendo sus debilidades lleva su libreto a la fricción, la táctica y el aprovechamiento de las escasas ocasiones que se genera.

Pese a ello, y con todo el historial y palmarés charrúa en contra, Chile sometió a los uruguayos y solo el cerrojo defensivo y la buena labor de los zagueros visitantes evitaron un marcador diferente. Quienes vieron el partido se dieron cuenta que un solo equipo propuso. Chile fue el que salió en busca de las semifinales; mientras que Uruguay salió a no perder y esperar si la clasificación la lograba en los penales.

El triunfo, más allá de los reclamos orientales que culpan al árbitro antes que hacer una autocrítica y reconocimiento de la abismante superioridad chilena en el terreno de juego, tuvo como protagonista a un personaje en la banca: Jorge Sampaoli. El casildense decidió dejar de “experimentar” y volvió a su clásico esquema de juego, el que tan buenos resultados le dio frente a Bolivia -pese a que casi no opuso resistencia-, en las Clasificatorias y en el Mundial de Brasil 2014, imponiéndose al rival ante el vértigo, la presión y, agregando en la última parte de su proceso, la posesión del balón (80% tuvo en este ítem ante Uruguay).

En la cancha, Claudio Bravo siempre atento para cortar los centros y atajar la única ocasión generada por el rival. Encomiable la labor del patrón Gary Medel. Solidísimo Gonzalo Jara anulando a Edinson Cavani –el incidente del “dedo”, me parece, no es para crucificarlo ni empaña su grandioso torneo-. Mauricio Isla dejó la vida en el ida y vuelta por la banda diestra y en el medio Charles Aránguiz demostró por qué es sondeado por poderosos equipos europeos. Jorge Valdivia es un caso aparte, pues a sus 31 años tomó un segundo aire y se ha convertido en la brújula del equipo.

Uruguay, el experto en encuentros de dientes apretados quedó en el camino, y el duelo en la bitácora del balompié criollo. Un partido perfecto ejecutó la Roja, casi sin puntos bajos, sin embargo no hay tiempo para festejos y se debe trabajar en Perú, rival histórico que se jugará la vida por dejar a Chile sin premio como anfitrión y con sed de gloria. Será complejo y no se deben menospreciar por su historial futbolístico. Al rival que venga hay que respetarlo y someterlo con las mismas ganas y tesón en pos del objetivo final.

Una victoria sufrida y valiosa que sirve para tomar confianza, reencantar a quienes no tenían fe en el equipo –lista en la que me incluyó-, dejar atrás, aunque sin olvidar, los hechos extrafutbolísticos y para, por fin, pensar que peldaño a peldaño, podemos creer en ganar algo importante.

Comentarios del artículo: La Roja y un desahogo para creer - Publicado: a las 9:06 am

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 19/06/2015

Te caíste, de nuevo, Arturo

El hecho en que se vio involucrado Vidal es gravísimo. El crack no puede estar por sobre las reglas y la indisciplina. Sin embargo, llamativa es la defensa que la ciudadanía ha hecho de Vidal en las redes sociales y más grave aún es la apología de Jorge Sampaoli.

Arturo Vidal se cayó. Y se cayó feo. El volante de la Juventus y la Selección Chilena es un ídolo, un referente. Un ejemplo a seguir para niños en Chile y en diferentes países del mundo. Muchos lo consideran un extraterreste, o al menos lo ven de esa forma. Pero sus constantes errores en su vida privada -Bautizazo y pelea en Turín, por ejemplo-, lo aterrizan a su verdadera condición de persona. Porque dentro de la cancha es un fuera de serie y eso no está en duda.

Llamativa es la defensa que la ciudadanía ha hecho del futbolista vía redes sociales. Algo que me parece desproporcionado, pero más grave aún me parece la apología hecha por Jorge Sampaoli en la conferencia de prensa que dio tras el hecho: “Su error no me parece determinante“, aseguró sin arrugarse el técnico argentino. Una respuesta nefasta considerando su calidad de guía, de líder del grupo. Su comentario le da manga ancha al resto de los jugadores para cometer actos de indisciplina, pues de ahora en más nadie será sancionado. Si Vidal no lo fue, pese a chocar estando bajo la influencia del alcohol y en la víspera del importantísimo duelo frente a Bolivia (una derrota nos puede dejar terceros y jugar contra Argentina), nadie lo será.

No pido que Sampaoli sea la niñera de los jugadores, ni que les prohiba las salidas, pese al prontuario de varios elementos del representativo nacional. Pero sí le pido que sea claro, que les ponga reglas y que no le tiemble la mano cuando deba aplicar una sanción como lo hizo con Charles Aránguiz cuando dijo que se quedó dormido. Más que mal trabaja con adultos que, al menos, deben saber lo que es bueno y lo que es malo, aunque varios no lo dejen de manifiesto de forma empírica con su conducta.

No pretendo ser moralista, ni hacer un juicio público contra el futbolista, ni menos contra la persona. Pero me molesta que Sampaoli haya tomado la postura de no sancionarlo por sus intereses personales. No lo hizo, en ningún caso, por ser una buena persona y estar preocupado de su pupilo. Su único objetivo es ganar la Copa América para aumentar sus bonos y así poder irse a Europa.

El accidente en que se vio involucrado Vidal merece un castigo judicial, que está en trámite, y un castigo en la Selección. El hecho es gravísimo. Vidal no respetó a su técnico, no respetó a sus compañeros y no respetó a los ilusos chilenos que creen que se ganará la Copa América. Menos con esta forma de trabajo y la falta responsabilidad y profesionalismo.

Un resultado deportivo no puede ser más importante que un hecho como el que protagonizó Vidal. El fin, en este caso, no justifica jamás los medios. Sampaoli no debió bajarle el perfil al asunto. No debió reabrirle las puertas de Juan Pinto Durán, una vez más. Debió dar el ejemplo y golpear fuerte la mesa. No pretendo ser moralista, ni hacer un juicio público contra el futbolista, ni menos contra la persona. Pero me molesta que Sampaoli haya tomado la postura de no sancionarlo por sus intereses personales. No lo hizo, en ningún caso, por ser una buena persona y estar preocupado de su pupilo. Su único objetivo es ganar la Copa América para aumentar sus bonos y así poder irse a Europa, y sabe que sin Vidal es prácticamente una quimera.

Quisiera pensar que si el protagonista del accidente hubiese sido José Rojas, José Pedro Fuenzalida o Miiko Albornoz la decisión hubiese sido la misma. Aunque tengo mis dudas. Sus atributos futbolísticos, su calidad como jugador fue el aval de Vidal que le permitió zafar de la condena de Sampaoli, y de gran parte de la ciudadanía. Es que si hubiese sido otro, uno que no está en el grupo de las “estrellas”, no se salvaba de la condena del técnico, ni menos de la gallada.

Como sociedad no debemos confundir el cariño, el amor por el club en que se formó el jugador y la idolatría. Arturo Vidal, para mí uno de los mejores jugadores en la historia del fútbol chileno, no debiese estar en Juan Pinto Durán en este momento. Su profesionalismo, una vez más, lo puso en entredicho.

Debió ser digno y dar un paso al costado. Total, dejó en claro que jugar por la Selección Chilena no es su prioridad. Un profesional no hubiese estado en un casino a dos días de un duelo decisivo. Un profesional se cuida y no ingiere alcohol, menos si está disputando una copa. Debió estar descansando junto a su familia, distrayéndose del encierro de la concentración y viendo a Uruguay y Argentina, dos candidatos a ganar el torneo. Te caíste y me parece que las lágrimas estuvieron de sobra. El crack no puede estar por sobre las reglas y la indisciplina.

Esta columna fue publicada originalmente en https://redondapasionfc.wordpress.com/

Comentarios del artículo: Te caíste, de nuevo, Arturo - Publicado: a las 9:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.