" "
Blog de
  • Berta A. Sepúlveda Gálvez

Berta A. Sepúlveda Gálvez

Encargada de Vinculación con el Medio en el Centro de Estudios y Gestión Social de la Universidad Autónoma de Chile en Talca.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 22/04/2015

Envejecimiento activo: ¿Estamos preparados?

El emprendimiento representa para los adultos mayores una interesante posibilidad de mantenerse en actividad constante, aunque uno de los principales obstáculos para este sector es el acceso a créditos.

Naciones Unidas define como adulto mayor a aquella persona de más de 60 años de edad, segmento poblacional que se hace cada vez más significativo debido al aumento de la esperanza de vida y a la disminución de la tasa de fecundidad. Se espera que entre los años 2007 y 2050  se doble el actual número de mayores, superando los 2.000 millones a nivel mundial.

En Chile, el proceso de envejecimiento de la población ha ido en aumento: según datos de la Casen 2013, hay en Chile 2.885.157 personas de 60 años y más, una proporción importante de las cuales son mujeres.

Si bien el proceso de envejecimiento es connatural a la existencia, en culturas como la nuestra esta transición plantea varios desafíos. Hoy se habla de envejecimiento activo, que supone potenciar las capacidades de la persona cuando envejece para llevar una vida productiva en la sociedad y en la economía. Las personas mayores son hoy en su mayoría, activas (un 81% declara ser autovalente y la tasa de ocupación llega en los hombres al 43% y al 16% en las mujeres) y demandan un espacio en la sociedad.

Ante tal escenario, emerge como oportunidad el emprendimiento desde los mayores como una interesante posibilidad de mantenerse en actividad constante, continuar explorando y desarrollando habilidades, neutralizando la tendencia al aislamiento social y la depresión. Ello supone políticas orientadas específicamente a este grupo en materia de empleabilidad, capacitación y salud, que permitan que el prolongamiento de la vida económicamente activa no sea sólo una respuesta coyuntural a pensiones bajas (que en promedio, bordean los $200.000, según Casen), sino una oportunidad social.

El emprendimiento en este grupo etario tiene una mayor tendencia a la integralidad que en cualquier otro, pues no se limita al interés productivo en un extremo, ni al voluntario por el otro, dando paso a un abanico de posibilidades.

Por ello, se deben generar matrices de análisis especializados para apoyar el emprendimiento en mayores, que contemplen la diversidad en las capacidades, los niveles de dependencia e interdependencia, así como importantes diferencias de género.

Los contextos sociales no están reaccionando al ritmo necesario respecto de la inversión de nuestra pirámide demográfica. Uno de los principales obstáculos para emprender cuando se es mayor es el acceso a créditos, pese a la baja morosidad demostrada. Tenemos el reto de desarrollar políticas que fomenten el empleo sin discriminación por edad, de eliminar la jubilación obligatoria por el exclusivo criterio de los años cumplidos. Y como debate pendiente, el generar normas y sancionar toda forma de exclusión, ofrecer calificación laboral permanente, alfabetización digital, desarrollar programas de integración intergeneracional empresarial, institucional y universitaria, dando valor al conocimiento y experiencia de los mayores; ofreciendo incentivos para innovar, asociarse y desarrollar empresas con personas de diversas edades.

Comentarios del artículo: Envejecimiento activo: ¿Estamos preparados? - Publicado: a las 9:44 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.