" "
Blog de
  • Andrés Celis Montt

Andrés Celis Montt

Concejal de Viña del Mar

» Publicado: 24/02/2014

El festival de Viña paso a paso

Es habitual, cuando comienza el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar analizar cada una de sus jornadas y por supuesto, ésta es una de esas ocasiones. Por lo que pude apreciar y viéndolo por la pantalla de televisión, su obertura me pareció bastante buena, sencilla y con un tema muy actual, como […]

Es habitual, cuando comienza el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar analizar cada una de sus jornadas y por supuesto, ésta es una de esas ocasiones.

Por lo que pude apreciar y viéndolo por la pantalla de televisión, su obertura me pareció bastante buena, sencilla y con un tema muy actual, como es el canto y unión de América.

No cabe duda, que el número top ha sido la actuación de Ricky Martin, un verdadero número internacional, de calidad y con una dedicación profesional y de respeto al público, no es menor que hubiera una especial preocupación por cambiar de vestuario, haciendo aún más atractivo su show de primer nivel. Bien merecidos todos los galardones que recibió.

No hay duda que el show se come la presentación de los artistas en competencia. Pasan a segundo plano. Se nota la evasión del público cuando comienza esta parte del Festival y la prisa porque esta etapa pase pronto.

En el humor hubo bastante condescendencia por parte del público. Una rutina normal y que comenzó tibiamente hasta lograr captar la atención y simpatía de los asistentes. Harta entrega de galardones también, pese a ello se hace necesario revisar y ser más acuciosos en la elección de quienes, finalmente, harán su rutina en el escenario de la Quinta Vergara.

No deja de sorprender que para un número que sabemos es un punto crucial dentro de las rutinas, toda vez que el “Monstruo” tiene una especial predilección por comerse a los comediantes, se quede conforme con un mero incentivo que, algunas ocasiones, sólo representa el premio que se recibe como ganador de un programa preparado para elegir al número humorístico. A mi juicio, mala medida por parte del canal concesionario y una falta de consideración a la opinión del municipio. Hay que revisar este ítem.

La actuación de Los Tres, esperable. Muy buena, con varias provocaciones propias de una banda consolidada y rebelde. Bien por la libertad de expresión y virtuosismo de sus integrantes. Tienen un público cautivo que los sigue, los admira y aplaude.

La presentación de los conductores tuvo a un Rafael Araneda sólido y atento a brindar apoyo a su compañera. Carolina de Moras, se notó nerviosa pero hay que ser justos, no es cosa fácil pararse a un masivo público que quiere imponer sus gustos. Muy bonita, bien vestida y estoy seguro que tendrá aprobación su desempeño, al momento de hacer el balance de este Festival. Encantadora y simpática.

En cuanto a la competencia, muy débil. Pese a que el contrato de concesión establece que para cada caso debe haber un certamen de preselección en la mayoría, por no decir en todos, no se cumple. No hay duda que el show se come la presentación de los artistas en competencia. Pasan a segundo plano. Se nota la evasión del público cuando comienza esta parte del Festival y la prisa porque esta etapa pase pronto para recibir al próximo número estelar. Un buen desafío para los próximos organizadores y una mayor presencia municipal.

Comentarios del artículo: El festival de Viña paso a paso - Publicado: a las 3:17 pm

Etiquetas: , , » Publicado: 19/02/2014

Cuando la pasión nubla la razón

La falta de solidaridad con el pronunciamiento de sus pares venezolanos más parece un empecinamiento por defender sólo las causas que emanan de grupos afines con sus creencias ideológicas.

No hay duda que “depende del cristal con que se mire”. Una situación igual nos parece distinta si, al momento de analizarla, aplicamos esa premisa cuya característica principal es la subjetividad.

La falta de imparcialidad, evidentemente, lleva a un comportamiento y a un actuar diferente frente a dos escenarios semejantes, más aún cuando se aplica la pasión y el convencimiento de ser dueño de la verdad al instante de defender la postura que se interesa hacer valer.

Lamentable es desconocer que  el desorden imperante ha sido causa de la mala administración del gobierno venezolano, que ha ocasionado el caos económico; la falta de seguridad, la existencia de grupos paramilitares; el atropello a la libertad de expresión; la persecución a dirigentes opositores y el deterioro de la calidad de vida de sus habitantes que están siendo afectados por una inflación que llega al 56,3% y una aguda escasez de productos y alimentos básicos, entre otros.

Qué distintas nos han parecido las palabras de la presidenta de la FECH cuando se ha referido a la participación estudiantil en las manifestaciones en Venezuela. Sus dichos nada tienen que ver con la actitud que adopta cuando lidera las protestas en nuestro país.

Lamentable es desconocer que  el desorden imperante ha sido causa de la mala administración del gobierno venezolano, que ha ocasionado el caos económico; la falta de seguridad, la existencia de grupos paramilitares; el atropello a la libertad de expresión; la persecución a dirigentes opositores y el deterioro de la calidad de vida de sus habitantes que están siendo afectados por una inflación que llega al 56,3% y una aguda escasez de productos y alimentos básicos, entre otros.

Si bien es cierto que el motivo de las movilizaciones son de orígenes distintos, no por ello deben ser desestimadas, toda vez cuando éstas se fundamentan en la defensa de la democracia y en preservar el estado de Derecho. No cabe cuestionamiento al respecto.

Por eso que la actitud negativa de la dirigente estudiantil y falta de solidaridad con el pronunciamiento de sus pares venezolanos, más parece un empecinamiento por defender sólo las causas que emanan de grupos afines con sus creencias ideológicas. Al respecto, y tal como se define, “una postura ideológica puede ser sostenida de manera inflexible y rígida. En este sentido, una ideología connota la adopción de una posición fuerte e inamovible, que no admite discusión y que sus partidarios toman como una verdad que no puede ser puesta en duda”.

Mal pronóstico de éxito para las ideas y el futuro como dirigente de una joven carente de pensamientos flexibles y muestras de pluralismo, que es condición y principio esencial de la democracia y que permite el entendimiento de distintos intereses, opiniones y estilos de vida.

Un llamado para quienes creen en estos liderazgos. No se puede pretender imponer ideas sin aceptar expresiones diferentes. ¡Cuidado! es una mala señal de honestidad.

Comentarios del artículo: Cuando la pasión nubla la razón - Publicado: a las 9:43 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.