" "
Blog de
  • Andrés Blake P

Andrés Blake P

Side by Side Consultores

Etiquetas: , , » Publicado: 25/07/2012

¿Potencia alimentaria o jurel tipo salmón?

Esta semana se lanzó el índice Global de Seguridad Alimentaria realizado en los 105 países más populosos del mundo según la información entregada por un diario local. La información es relevante para nuestro país a la hora mirar los desafíos que implica convertirse en potencia alimentaria, declaración que busca ubicar a Chile dentro de los primeros diez países exportadores de alimentos en el mundo. Sin embargo, resulta contradictorio que estamos tan bien clasificados en estos rankings, cuando vemos durante la misma semana, las malas practicas de gestión que se realizan en algunos grandes supermercados.
Este año ya han cerrado 27 locales por observaciones de la Autoridad Sanitaria, no solo por la conservación de los alimentos, sino también es su manipulación e higiene de los locales. Los supermercados no han sido los únicos que han incurrido en estos “errores”, también los vemos en restaurantes, panaderías y pastelerías. ¿Que pasa entonces?
En primer lugar, es importante establecer que actualmente existe en vigencia la
Norma Chilena 2861 Of 2004, publicada en el diario oficial el 15 de abril del 2008 y que obliga según diversas prioridades y clasificación de las empresas elaboradoras y manipuladoras de alimentos a implementar, dentro de un calendario también fijado en la misma publicación, análisis y puntos críticos de control (HACCP: sigla en inglés). Este es un instrumento para evaluar peligros y establecer sistemas de control preventivo, por lo tanto, un mecanismo por el cual la empresa elaboradora puede asegurar la calidad e inocuidad de sus procesos de fabricación y manipulación.
La Organización Panamericana de la Salud ha definido la Buenas Prácticas de Fabricación (BPF) y el sistema aludido (HACCP), como herramientas modernas para el control de los alimentos por parte de los gobiernos e industrias, de acuerdo a lo señalado en el mismo Diario Oficial. Me parece que este tema es un punto central en la evaluación que debemos hacer de nuestro país, pues una cosa es la declaración de querer ser potencia alimentaria y otra es realmente serlo.
Es importante hacer una reflexión al respecto, pues ¿cuántas empresas hoy cumplen con la norma?, basta darse una vuelta por los patios de comidas de los grandes mall y veremos que muy pocas empresas tienen al personal usando guantes, cofia y mascarilla, tres aspectos mínimos de higiene. Pero el punto no es solo cumplir. Definitivamente no, la mayor competitividad, la eficiencia, la satisfacción del cliente y la mejora continua son los motivos y razones para instalar estos sistemas y eso tiene que ver con el sentido de autocuidado, de prevención y de visión de largo plazo. El conjunto de todos estos elementos permitirán al país alcanzar el desarrollo y llegar a ser efectivamente una potencia alimentaria.
Chile se sumará a los países desarrollados una vez que la mentalidad oportunista cambie por una mentalidad en beneficios del bien común, del cual somos todos responsables, autoridades políticas, empresariales y ciudadanos.

Esta semana se lanzó el índice Global de Seguridad Alimentaria realizado en los 105 países más populosos del mundo según la información entregada por un diario local. La información es relevante para nuestro país a la hora mirar los desafíos que implica convertirse en potencia alimentaria, declaración que busca ubicar a Chile dentro de los primeros diez países exportadores de alimentos en el mundo.  Sin embargo, resulta contradictorio que estamos tan bien clasificados en estos rankings, cuando vemos durante la misma semana, las malas practicas de gestión que se realizan en algunos grandes supermercados.

Este año ya han cerrado 27 locales por observaciones de la Autoridad Sanitaria, no solo por la conservación de los alimentos, sino también es su manipulación e higiene de los locales.  Los supermercados no han sido los únicos que han incurrido en estos “errores”, también los vemos en restaurantes, panaderías y pastelerías. ¿Que pasa entonces?

Basta darse una vuelta por los patios de comidas de los grandes mall y veremos que muy pocas empresas tienen al personal usando guantes, cofia  y mascarilla, tres aspectos mínimos de higiene.

En primer lugar, es importante establecer que actualmente existe en vigencia la Norma Chilena 2861 Of 2004, publicada en el diario oficial el 15 de abril del 2008 y que obliga según diversas prioridades y clasificación de las empresas elaboradoras y manipuladoras de alimentos a implementar, dentro de un calendario también fijado en la misma publicación, análisis y puntos críticos de control (HACCP: sigla en inglés). Este es un instrumento para evaluar peligros y establecer sistemas de control preventivo, por lo tanto, un mecanismo por el cual la empresa elaboradora puede asegurar la calidad e inocuidad de sus procesos de fabricación y manipulación.

La Organización Panamericana de la Salud ha definido la Buenas Prácticas de Fabricación (BPF) y el sistema aludido  (HACCP), como herramientas modernas para el control de los alimentos por parte de los gobiernos e industrias, de acuerdo a lo señalado  en el mismo Diario Oficial. Me parece que este tema es un punto central en la evaluación que debemos hacer de nuestro país, pues una cosa es la declaración de querer ser potencia alimentaria y otra es realmente serlo.

Es importante hacer una reflexión al respecto, pues ¿cuántas empresas hoy cumplen con la norma? Basta darse una vuelta por los patios de comidas de los grandes mall y veremos que muy pocas empresas tienen al personal usando guantes, cofia  y mascarilla, tres aspectos mínimos de higiene. Pero el punto no es solo cumplir. Definitivamente no, la mayor competitividad, la eficiencia, la satisfacción del cliente y la mejora continua son los motivos y razones para instalar estos sistemas y eso tiene que ver con el sentido de autocuidado, de prevención y de visión de largo plazo. El conjunto de todos estos elementos permitirán al país alcanzar el desarrollo y llegar a ser efectivamente una potencia alimentaria.

Chile se sumará a los países desarrollados una vez que la mentalidad oportunista cambie por una mentalidad en beneficios del bien común, del cual somos todos responsables, autoridades políticas, empresariales y ciudadanos.

Comentarios del artículo: ¿Potencia alimentaria o jurel tipo salmón? - Publicado: a las 12:43 pm

Etiquetas: , , , » Publicado: 28/03/2012

Reformar o no reformar: esa es la cuestión

He estado leyendo cuanta información disponible existe sobre las distintas posiciones, de gobierno, oposición y empresarios sobre si se debe hacer reforma tributaria, perfeccionamiento o lo que sea. Lo cierto es que aún no sabemos lo que se discute, pues no existe la información disponible para ello.

Cierto es también, que los primeros cuentan con 33% de apoyo, los segundos con menos y los terceros tiene un problema de imagen. Luego, ¿alguien le ha preguntado a la gente que entiende de todo esto? La falta de sintonía con los problemas de las personas es abismante y lo cierto es que tenemos la peor distribución de ingreso de los países OCDE.

Eso es lo que la gente ve cada vez que suben los precios de la bencinas, (impuesto incluido), los precios de los útiles escolares (impuesto incluido), los precios de los alimentos (impuesto incluido), para el quintil de mayores ingresos no representa nada significativo, para el quintil de menores ingresos, implica grandes sacrificios.  Me pregunto si serán estos últimos incluidos también en la discusión tributaria.

La definición de las prioridades es el tema más relevante sobre lo que se debe conversar y en lo que hay que estar de acuerdo y eso se hace con visión sobre el bien común, no personal.

Los estudiantes salen a la calle y piden educación gratuita y de calidad; las zonas extremas claman por mayor conectividad, reducción de los costos de la energía  y descentralización; los gremios de la salud reclaman falta de recursos y suma y sigue. ¿Por dónde partimos las reformas?

Nuestro país ha tenido un crecimiento económico como pocos en el mundo en estos últimos años, con un precio del cobre históricamente alto, una economía casi de pleno empleo y no somos capaces de definir el país que queremos más allá de los períodos presidenciales. Vivimos en el permanente corto plazo, campañas electorales que ya se instalan en la agenda de los medios en forma constante y candidatos que salen por todas partes y no he visto a ninguno de ellos pronunciarse al respecto o con propuestas de país que realmente se proyecte en el largo plazo y alcance una vez por todas el desarrollo, ese que se va corriendo cada 10 años.

Las discusiones sobre la reforma tributaria me parecen tan mezquinas  y cortoplacistas, pues se construyen posiciones de defensa u en contra por convicción y no con una mirada más integral sobre lo que realmente necesita el país y cómo éste debe enfrentar lo que viene. La definición de las prioridades es el tema más relevante sobre lo que se debe conversar y en lo que hay que estar de acuerdo y eso se hace con visión sobre el bien común, no personal.

Comentarios del artículo: Reformar o no reformar: esa es la cuestión - Publicado: a las 5:04 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.