" "
Blog de
  • Alexander Betzhold

Alexander Betzhold

Académico de Ingeniería en Prevención de Riesgos de la Universidad del Pacifico.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 24/03/2014

Alimentos transgénicos en Chile

En Chile, se producen cultivos transgénicos hace más de 20 años, y -según la Sofofa- un 70% de los industriales usa materia prima genéticamente modificada en sus procesos productivos. Los efectos negativos de estos alimentos en las personas no han podido ser demostrados en forma científica y categórica.

Los alimentos transgénicos son aquellos a los cuales se les ha introducido en forma artificial un gen foráneo a nivel de embrión, que otorga más fortaleza, resistencia ambiental y a enfermedades, de modo que al reproducirse mantengan esta nueva característica. Al igual que en la naturaleza ocurren mutaciones en las especies, para sobrevivir y combatir los cambios ambientales y de sus depredadores, la biotecnología realiza el mismo proceso, en menos tiempo, y en forma controlada dentro de un laboratorio.

En Chile, se producen cultivos transgénicos hace más de 20 años, de maíz, soya, canola, remolacha y tomates, que se venden habitualmente en supermercados, verdulerías y ferias libres. Como ejemplo, los tomates de semilla original, que podrían ser deformes, feos llenos de grietas, con hoyos, manchas, hoy son todos redondos, perfectos y bonitos.

Según la Sofofa, aproximadamente el 70% de los industriales usa materia prima genéticamente modificada en sus procesos productivos, con una superficie cercana a las 7 mil hectáreas, considerando especies como cártamo, maíz, maravilla, melón, papa, raps, remolacha, soya, tomate y zapallo. Las semillas se importan, se plantan en el país y los productos se exportan, cumpliendo con las medidas de bioseguridad establecidas.

Al igual que en la naturaleza ocurren mutaciones en las especies, para sobrevivir y combatir los cambios ambientales y de sus depredadores, la biotecnología realiza el mismo proceso, en menos tiempo, y en forma controlada dentro de un laboratorio.

Los efectos negativos en las personas no han podido ser demostrados en forma científica y categórica. Al contrario, se ha probado que la modificación genética en alimentos permite también proteger a la población de ciertas enfermedades. Por ejemplo, las plantas transgénicas pueden ser portadoras de vacunas. Al aislar genes patógenos humanos y transferirlos a las plantas, éstas producen la proteína que contiene la hueva antigénica, pero no produce la enfermedad. Estos alimentos se administran hoy en Estados Unidos, Canadá y China. Ello evita la fabricación de la vacuna, su refrigeración y envío a lugares remotos, reemplazándola por un alimento que la contiene, solucionando así un problema de salud pública en forma más barata y efectiva.

Los efectos en el ambiente, se refieren al menor uso de pesticidas y agroquímicos en la agricultura y la resistencia a plagas y enfermedades vegetales, disminuyendo la contaminación. Aunque se le critica que pueda afectar a las poblaciones de abejas en algunos casos específicos. Además, permite sembrar terrenos que hoy no se están usando, debido a la capacidad de crecer en condiciones con menos agua, salinos y sin necesidad de requerir herbicidas.

Una persona común y corriente debería poder identificar un producto transgénico a partir de su etiquetado, porque el Decreto 115 (25-NOV-2003) del Ministerio de Salud exige que los productos modificados por “eventos biotecnológicos” expresen su calidad de tales en sus etiquetas. Además, la Ley del Consumidor establece que debe declararse sus propiedades y el Reglamento Sanitario de los alimentos establece que se debe indicar su composición.

Respecto al aspecto legal, el Decreto 977 (13-MAY-1997), Reglamento Sanitario de los Alimentos, el Ministerio de Salud dispone en su Artículo 3º que la producción, distribución y comercialización de los alimentos y materias primas transgénicos, deberán ceñirse, para su autorización, a las normas técnicas que dicte sobre esta materia el Ministerio de Salud. La autorización, será otorgada mediante resolución por el Servicio de Salud competente.

Por otra parte, el Ministerio de Agricultura ha patrocinado la Ley 19342 (03-NOV-1994) Derechos de personas naturales o jurídicas que han descubierto nuevas variedades vegetales mediante trabajo genético y el Decreto 373 (28-DIC-1996) Reglamento de la Ley Nº 19.342 sobre derechos de personas naturales o jurídicas que han descubierto nuevas variedades vegetales mediante trabajo genético.

Desde el punto de vista económico, el 17 de marzo, el Gobierno decidió retirar de tramitación parlamentaria un proyecto de “Ley de Obtentores Vegetales”, llamada “Ley Monsanto”, que fue ingresada durante la primera administración de Michelle Bachelet con el objetivo de que se aplicara en Chile la adhesión al convenio UPOV 91 –de la Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales– que busca proteger los derechos de propiedad intelectual de quienes crean nuevas variedades vegetales para la industria agroalimentaria.

La razón para retirar el proyecto fue que la producción de semillas transgénicas se volverá un monopolio para las grandes compañías y perjudicará a los pequeños agricultores, que deberían pagar derechos anuales (royalties) para adquirirlas, bajo ciertas cuotas y restricciones de uso.

Comentarios del artículo: Alimentos transgénicos en Chile - Publicado: a las 9:57 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.