" "
Blog de
  • Alejandro Puente

Alejandro Puente

Académico Escuela de Ingeniería Comercial UST.

Etiquetas: , , , » Publicado: 17/03/2015

¿Qué va a pasar con el tipo de cambio?

Una lección de lo que ha ocurrido en un conjunto de países emergentes que tienen flotación cambiaria, y especialmente en Chile donde esta flotación es probablemente más “limpia”, es el límite que existe para conducir una política monetaria independiente.

Una de las cosas que se dice con relación a la política monetaria en Chile es que al haber tipo de cambio flexible, el Banco Central tiene grados de libertad para conducir la política monetaria con cierta independencia de las condiciones monetarias externas. Esto es estrictamente cierto, pero lo que ha pasado con el tipo de cambio en los últimos días gráfica los límites a esa independencia.

Luego de los últimos datos de actividad e inflación, algunos hasta apostaron a que habría alguna apreciación del peso. El razonamiento detrás de esa apuesta era que como el mercado ya no anticiparía bajas a la tasa de interés, tasas de interés más altas harían más atractivo invertir en instrumentos financieros locales, determinando flujos de entrada que fortalecerían el peso.

El problema con este razonamiento es que el mercado ya había asumido que el Banco Central no movería la TPM por un buen rato, y lo que gatilló la depreciación fue la expectativa de un adelanto en el inicio del ciclo de alzas a la tasa de referencia de la Fed, esto es, la expectativa de que se comience a reducir el diferencial de tasas locales y externas.

También ha influido la ralentización de la actividad económica en China, y el efecto adverso que esto tendría en los precios de las materias primas, pero la desaceleración en este país no ha sido tan abrupta, por lo que me inclino a pensar que lo determinante en el comportamiento del tipo de cambio del peso con el dólar ha sido la expectativa con respecto a una pronta movida de la Fed.

Lo que ha pasado en Chile con el peso se repite en varios países emergentes, como son los casos de Brasil, Colombia y México. Si bien todos estos países son productores de petróleo, en todos ellos se ha observado una depreciación del tipo de cambio en los últimos días, en un periodo en que en alguna medida se han recuperado los precios del petróleo, lo que respaldaría la idea de que lo determinante es la expectativa respecto a las condiciones monetarias internacionales.

Una lección de lo que ha ocurrido en un conjunto de países emergentes que tienen flotación cambiaria, y especialmente en Chile donde esta flotación es probablemente más “limpia”, es el límite que existe para conducir una política monetaria independiente. Esto debería llevar a descartar la posibilidad de recortes adicionales a la TPM, especialmente de aquellos que piensan que todavía habría espacio para hacerlo a comienzos del próximo año, cuando ya la Fed esté embarcada en el ciclo restrictivo.

Con todo, pienso que el mercado ha sobrereaccionado, y en los próximos días deberíamos observar algún retroceso del dólar respecto al peso.

Comentarios del artículo: ¿Qué va a pasar con el tipo de cambio? - Publicado: a las 7:28 am

Etiquetas: , , » Publicado: 15/12/2014

Situación cíclica de la economía chilena determina perspectivas para 2015

Mi estimación del crecimiento para 2015 es de 3% y a largo plazo un 3,8%, en un escenario internacional con importantes incertidumbres.

En la proyección del comportamiento de la economía chilena para el año 2015 cobra especial relevancia la evaluación del momento cíclico en que se encuentra nuestro país. En este sentido, ha sido dominante la opinión de que la brecha entre el PIB potencial y el efectivo se ha ampliado producto de la desaceleración de los últimos trimestres.

Una implicación de lo anterior es que bastaría con una recuperación de la demanda agregada –por políticas de estímulo o recuperación de la confianza- para volver a crecer sobre el 4%. Otra implicación es que la inflación debería converger rápidamente a la meta, e incluso caer por debajo de ésta, al absorberse el shock transitorio producto de la depreciación del peso. Finalmente, de no aplicarse políticas de estímulo o mantenerse bajas las expectativas, en el corto plazo debiéramos observar un importante aumento en la tasa de desempleo.

Mi estimación del crecimiento de largo plazo de la economía chilena es 3,8%, aproximadamente medio punto porcentual inferior a la del consenso actual. Pero como no es poco usual que los economistas nos equivoquemos en nuestras estimaciones, parece más relevante evaluar hasta qué punto la dinámica que ha tenido la economía chilena en los últimos trimestres respalda la existencia de una brecha más cerrada de lo que se piensa. En este sentido, se debería observar una profunda desaceleración, baja tasa de desempleo y elevada inflación, que es lo que ha estado ocurriendo y sorprendiendo a los analistas.

Con base en lo anterior, junto con un escenario internacional con importantes incertidumbres para los países emergentes y productores de materias primas, estimo un crecimiento de 3% en 2015. Con este crecimiento se debería anticipar un moderado aumento en la tasa de desempleo, que promediaría 7% el próximo año.

En cuanto a la inflación, la baja del precio del petróleo ayudará a una convergencia más rápida hacia la meta. Sin embargo, la estrechez de las holguras de capacidad, en especial en el mercado de trabajo, determina proyectar que la inflación se ubicaría en 2,8%, levemente por debajo de la meta. Tampoco habría mucho espacio para una política monetaria más expansiva, particularmente si -como se espera- la Fed comienza a aumentar su tasa de referencia a mediados del próximo año. Finalmente, se ha enfatizado mucho acerca de la depreciación del peso producto de bajas en la tasa de política y en el precio del cobre. Sin embargo, considero que estos efectos serían compensados, al menos parcialmente, por la baja en los precios del petróleo y el mayor gasto fiscal, con lo que el tipo de cambio cerraría 2015 en torno a $620 por dólar.

Comentarios del artículo: Situación cíclica de la economía chilena determina perspectivas para 2015 - Publicado: a las 8:35 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 27/10/2014

Desacople entre el crecimiento y el empleo

Las cifras de empleo contrastan con la desaceleración que ha mostrado la economía en los últimos meses. Una de las explicaciones que yo le doy a este comportamiento es que el crecimiento tendencial de la economía chilena es menor a lo que se ha estimado oficialmente.

De acuerdo a la última Encuesta de Ocupación y Desocupación del Centro de Microdatos, la tasa de desempleo del Gran Santiago se ubicó en 5,9% en septiembre, 0,7 puntos porcentuales menor que el trimestre anterior y sin cambios con relación a hace un año. No sólo eso, en los últimos doce meses el empleo creció 3,2%, a la misma velocidad que creció la fuerza de trabajo. Lo anterior, contrasta con la desaceleración que ha mostrado la economía en los últimos meses.

Efectivamente, una de las relaciones que ha sido habitualmente confirmada en los estudios empíricos es el aumento en las tasas de desempleo al reducirse la velocidad de crecimiento de una economía. Esto llevó a denominar a esta relación la ley de Okun, ya que fue el economista norteamericano Arthur Okun quien la formuló en 1962. Básicamente, lo que plantea esta relación es que si una economía está creciendo en torno a su potencial, se requiere un crecimiento de 2% por sobre ese potencial para conseguir una reducción de un punto porcentual en la tasa de desempleo. En términos inversos, un crecimiento un par de puntos por debajo del potencial determinaría un aumento de un punto en la tasa de desempleo.

Teniendo en cuenta la última estimación de crecimiento tendencial del Comité de expertos que convoca el Ministerio de Hacienda, de 4,3%, el comportamiento de la tasa de desempleo que reporta el INE parece coherente con esta “ley”, ya que a nivel nacional la tasa de desempleo ha aumentado un punto porcentual en el último año.

De manera que uno podría argumentar que la caída del último trimestre reportada por Microdatos  es simplemente estacional, lo que normalmente ocurre entre el segundo y tercer trimestre, y que la baja anual se explica por tratarse de un dato sólo del Gran Santiago y es más probable estimar con error en este caso que en el dato para todo el país. Sin embargo, considero que incluso en los datos del INE el mercado de trabajo ha mostrado una sorprendente solidez.

Una de las explicaciones que yo le doy a este comportamiento, tal vez la más importante, es que el crecimiento tendencial de la economía chilena es menor a lo que se ha estimado, y en consecuencia la brecha del producto –la cuantía en que el PIB tendencial supera al PIB efectivo- es inferior a lo que se piensa. En este sentido, mi estimación del crecimiento del PIB tendencial es 3,9%, casi medio punto inferior a la del Comité de expertos, y la brecha está todavía bastante cerrada. Esto, por otro lado, explicaría las sorpresas inflacionarias de los últimos meses, y va a explicar que cerremos el año con una tasa de desempleo menor al 7%, todavía cerca del pleno empleo.

Comentarios del artículo: Desacople entre el crecimiento y el empleo - Publicado: a las 9:44 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.