" "
Blog de
  • Alejandro Moreno Dupuy

Alejandro Moreno Dupuy

Gerente Proyectos Centro de Competitividad, Universidad del Pacífico

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 30/03/2016

Emprender en el área del turismo

Chile debe hacer un camino hacia una política de diversificación productiva, porque la gallina de los huevos de cobre ya ha comenzado a perder unas cuantas plumas.

Con comprobado éxito existen hoy por hoy en Chile diversas iniciativas que con claro foco en potenciar los micro y pequeños emprendedores, han transformado territorios del país en interesantes polos de desarrollo turístico o núcleos receptivos, con proyectos cuyo común denominador es la generación de redes asociativas, donde el trabajo mancomunado para desplegar y poner en valor atractivos y oferta diversa y a su vez complementaria, ha instado a la reconversión productiva de localidades o simplemente ha ampliado el horizonte económico y la prosperidad de sus habitantes.

En la actualidad, emprender en el sector turismo debe ser una de las actividades más complejas, por lo que el enfoque y la macro estrategia deben siempre considerar una batería de acciones para mitigar y ahuyentar al fantasma de la denominada estacionalidad de la demanda, pero esto solamente se logrará cuando desde la institucionalidad no sólo se reconozca el mérito del turismo receptivo en Chile, sino cuando se instaure una radical política de diversificación de la matriz productiva del país, en plena conciencia de que la gallina de los huevos de cobre, ya ha comenzado a perder unas cuantas plumas.

El tema cobra aún más importancia si tomamos en cuenta el inmenso potencial que tiene Chile para desarrollar la industria del turismo fructíferamente. Existen análisis y estudios que, a nivel sudamericano, posicionan a nuestro país en el tercer lugar entre las naciones con mayor llegada de turistas internacionales. Adicionalmente, esos mismos indicadores sitúan a Chile como la nación más competitiva bajo la óptica de esta industria y en ese mismo contexto territorial. Esto último lo pone en evidencia y lo releva el “Reporte de Competitividad Turística 2015” elaborado por el WEF (World Economic Forum), que año a año realiza un análisis específico de una serie de variables que contribuyen a la competitividad en ámbitos turísticos de 141 países, en el cual Chile, se sitúa en el lugar 51 a nivel global.

Sin embargo, uno de los indicadores críticos para Chile proviene desde la institucionalidad, donde nuestro país ostenta una de las más preocupantes ubicaciones. Este subindicador, es el denominado: “Priorización del gobierno hacia el turismo”, que nos posiciona en el lugar 107 entre los 141 países analizados.

Visto esto, cabe preguntarse, ¿qué nos falta? El turismo en nuestro país debería ser sensibilizado desde edades tempranas, como por ejemplo en los colegios o a toda la ciudadanía a través de campañas sistemáticas y permanentes en medios de comunicación masivos.

Chile, más que necesitar, merece esa cultura volcada hacia la hospitalidad, para hacer gala de sus singulares y fascinantes atractivos, con una mirada de largo plazo, recursos y liderazgo que se constituyan en los boletos de un viaje, que tiene todo un mundo de oportunidades por capturar.

Comentarios del artículo: Emprender en el área del turismo - Publicado: a las 1:56 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 30/11/2015

¿Y el turismo cuándo?

Si bien contamos con una gran variedad de indicadores que nos posicionan en un auspicioso escenario de demanda turística, cargamos con una histórica deuda en la gestión de satisfacción de clientes, y también hay falencias en la “Priorización del Gobierno hacia el turismo”.

¿Les ha gustado el país?, ¿Qué es lo que más les ha llamado la atención de Chile? Éstas son algunas de las típicas preguntas que hace cualquier compatriota a los turistas que visitan nuestro país. Afortunadamente, las respuestas que reciben son las que a cualquier persona que quiere a su tierra le gustaría escuchar: que es un país muy limpio, seguro, organizado y con atisbos de modernidad, que lo sitúan como un referente en la región.

Asimismo, dentro de la conciencia colectiva de nuestra sociedad, también se palpa el orgullo y un especial afecto cuando se habla de nuestros atractivos al recomendar con mucha convicción destinos y experiencias a visitantes extranjeros, lo que nos empodera como promotores perpetuos e innatos de nuestras bondades y atributos naturales y culturales.

Indagando más en las cifras e indicadores del turismo nacional, existen análisis y estudios que -a nivel sudamericano- posicionan a Chile en el tercer lugar, después de Brasil y Argentina, entre los países receptores o con mayor cantidad de visitas de turistas internacionales. Adicionalmente, el “Índice de Competitividad Global” sitúa a Chile como el más competitivo en ese mismo contexto territorial.

Esto último es puesto en evidencia y relevado por el último “Reporte de Competitividad Turística 2015”, elaborado por el World Economic Forum (WEF), organismo que año a año realiza un análisis específico de una serie de variables que contribuyen a la competitividad en ámbitos turísticos de 141 países, ranking en el cual Chile se sitúa en el lugar 51º a nivel global, sitial que desde casi una década no ha sufrido variaciones.

En ese contexto, otro logro nacional en el ámbito turístico mundial es que este mismo reporte –en su versión 2014/2015- al analizar el macrocontexto competitivo de Chile lo sitúa en el lugar 33º a nivel global, posición que lo distingue como el que presenta las mejores cifras en esta área en Sudamérica.

Sin embargo, nuestro liderazgo se extiende más allá de América Latina. El mismo reporte del WEF muestra cómo en variables como “La seguridad y protección que presenta el país a sus turistas”, superamos a potencias mundiales como España y Francia, ocupando la posición 30º. Otra de las variables favorables es el “Clima de negocios del país”, donde alcanzamos el lugar 29º a nivel mundial.

Desde la perspectiva del emprendimiento en turismo, el ecosistema interno de negocios se evalúa de manera positiva, ya que nuestro país ostenta un saludable lugar 13º y 23º a nivel mundial, bajo en el contexto de los indicadores denominados “Costo para comenzar un negocio turístico” y “Tiempo requerido para iniciar un negocio”, respectivamente.

La luz de alerta de los últimos reportes, sin embargo, está dada principalmente por algunas brechas que se apegan al ámbito cultural e institucional interno y que tienen una estrecha relación con los sub indicadores que se analizan. Por ejemplo, “El grado de orientación de las empresas del sector turístico a los clientes” nos sitúa en el lugar 87º.

Sin hilar muy fino, esta evaluación deja en evidencia la histórica deuda que tenemos en la gestión de satisfacción de clientes, producto de las actitudes y competencias básicas del personal en contacto con los turistas o clientes tienen graves falencias, en su mayoría relacionadas con la amabilidad, la cortesía, la cordialidad, la hospitalidad y la tan añorada actitud de servicio, donde la mayoría de los países latinoamericanos nos superan con creces.

Otro subindicador crítico proviene desde la institucionalidad, donde ostentamos una de las más preocupantes ubicaciones. En el ámbito de la “Priorización del Gobierno hacia el turismo”, estamos en el puesto 107ºentre los 141º países analizados.

Con estas cifras sobre la mesa cabe preguntarse, ¿qué nos falta? Si tenemos una gran variedad de indicadores que nos posicionan en un auspicioso escenario de demanda y contamos con recursos claves para aspirar a mucha más prosperidad y bienestar del que hoy tenemos la pregunta es más que válida.

Chile, más que necesitar, merece una cultura volcada hacia la hospitalidad, para hacer gala de sus singulares y fascinantes atractivos, con una mirada de futuro, recursos apropiados y liderazgos empoderados que se constituyan en los boletos para un viaje que tiene todo un mundo de oportunidades por capturar.

El turismo tiene grandes oportunidades y dinamismo tanto en Chile como en el mundo, es una industria que crece a grandes pasos y es por eso que desde nuestro contexto y siendo el país más competitivo e innovador de Sudamérica en este sector de la economía, nace la pregunta ¿Qué acontecería si el turismo realmente fuera una industria prioritaria en Chile?

Sin duda alguna, el turismo chileno se instala siempre como un sector que está rodeado de grandes expectativas, de una convicción y aspiraciones que dejan en claro que es una industria que gusta, seduce, pero que dados los antecedentes y las variables críticas evidenciadas, necesita desde hoy la ejecución de acciones contundentes para consolidar la fortalezas que posee.

Los esfuerzos deben estar concentrados en la creación en un macroentorno que propicie la consolidación de una cultura del turismo que sea empujada por la institucionalidad y que aborde las materias y tareas que tenemos pendientes con medidas robustas y de largo plazo.

El turismo en Chile debería ser sensibilizado desde edades tempranas, por ejemplo en los colegios, y también involucrando a toda la ciudadanía a través de campañas sistemáticas y permanentes en medios de comunicación masivos.

Chile, más que necesitar, merece una cultura volcada hacia la hospitalidad, para hacer gala de sus singulares y fascinantes atractivos, con una mirada de futuro, recursos apropiados y liderazgos empoderados que se constituyan en los boletos para un viaje que tiene todo un mundo de oportunidades por capturar.

Comentarios del artículo: ¿Y el turismo cuándo? - Publicado: a las 8:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 16/04/2015

Branding territorial: Destinos que dejan marca

En la Región de Los Lagos se está impulsando una Política de Desarrollo Turístico Regional, con la intervención de todos los actores relevantes, con el fin de posicionarla en un sitial de liderazgo nacional e internacional.

Hoy por hoy es cada vez más común que destinos turísticos, ciudades, territorios, municipios, impulsen y realicen esfuerzos por posicionar su imagen/marca, en función de consolidar una posición distintiva de acuerdo a los propósitos que cada uno persiga. En la actualidad, la formulación y lanzamiento de una marca o imagen territorial, plantea una serie de desafíos que obligan a diseñar e implementar una estrategia multisectorial, que por cierto, está ampliamente en boga en buena parte del mundo.

Se trata de una estrategia que conjuga tanto esfuerzos públicos, privados como ciudadanos, con el objetivo de desarrollar, sociabilizar y posicionar la marca, dotándola con los matices  diferenciadores, de pertenencia, representatividad y que realcen los atributos y ventajas comparativas de cada destino o territorio.

En el caso de Chile, en las últimas décadas, se ha ido desarrollando este proceso de diseño y difusión de la identidad territorial en gran parte del país; pero por lo general, a partir de  esfuerzos aislados y desvinculados entre instituciones públicas, privadas y ajenos a las aspiraciones y expectativas de la ciudadanía de los sectores de influencia.

Ciertamente, no se ha estado al alero de un plan o una estrategia vinculante que permita la consolidación a nivel nacional e internacional de una imagen confluyente y común, que aúne todos los esfuerzos de una región, para alcanzar la visibilidad y el posicionamiento en medios, soportes y canales relevantes, con una marca que represente un común denominador y trascienda transversalmente desde la región hacia el país y por qué no, al mundo.

En este sentido, en algunas regiones de Chile se realizan esfuerzos que van en la línea correcta. Un ejemplo es la Región de Los Lagos, donde el Gobierno, ejecutará con la Asesoría de la Consultora Internacional INFYDE y el Centro de Competitividad de la Universidad del Pacífico – estas dos últimas entidades expertas en el asesoramiento de desarrollo económico y branding territorial –  su Política de Desarrollo Turístico Regional.

Sus promotores buscan instaurar una estrategia de desarrollo de larga data y que, a su vez, genere una nueva imagen/marca del destino turístico, con la intervención de todos los actores relevantes de la Región, con el fin de posicionarla, en primera instancia, en el concierto regional y luego a nivel nacional e internacional.

Esta iniciativa está inspirada en los países y territorios que han logrado el deseado posicionamiento y consolidación de su marca en el concierto nacional e internacional, tras converger y empujar procesos mancomunados y creativos, configurando un ecosistema de actores tanto públicos como privados.

Se delineará así en la Región de los Lagos una política con un horizonte de largo plazo,  que como componente esencial convoca a la democratización en su proceso de desarrollo y cuyo sustento no obedece a cambios de imagen de acuerdo y en relación a los gobiernos de turno, sino a la razón estratégica de relevar su marca, como el emblema y un ancla en la promoción de la Región, para la atracción de turistas e inversionistas que favorecerán su desarrollo integral.

Dado lo anterior, la importancia de lo que se está realizando en la Región, pues a fin de cuentas el rol catalizador del Gobierno Regional lleva consigo un desafío no menor, que es lograr que la nueva imagen/marca forme parte de todas las acciones y actividades comunicacionales que posicionen en un sitial de liderazgo nacional e internacional a esta zona lacustre del sur de Chile.

Comentarios del artículo: Branding territorial: Destinos que dejan marca - Publicado: a las 9:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.