" "
Blog de
  • Alejandro Lavquén

Alejandro Lavquén

Coordinador General de “Carrié Comunicaciones”.

Etiquetas: , , , , , , » Publicado: 14/04/2016

El paraíso fiscal de las cúpulas partidarias

¿Si los políticos ya han violado todas las leyes existentes, utilizando los más variados subterfugios e ilegalidades, por qué razón no habrían de hacer lo mismo con esta nueva Ley de Financiamiento de la Política?

Con fecha 11 de abril de 2016, la prensa anuncia que la Presidenta Michelle Bachelet “ha promulgado la Ley de Partidos y la del Financiamiento de la Política”. Esto, dentro de su denominada agenda de probidad. Ocho partidos políticos se repartirán, de acuerdo a su votación, 6 mil millones de pesos que les entregará el Estado. Es decir, 6 mil millones generados por el sudor de los trabajadores chilenos. Ahora, veamos lo relevante de esta situación o apropiación legalizada.

1.- ¿Cómo se llama la ley? Se llama Ley de Fortalecimiento y Transparencia de la Democracia, y el político o partido que transgreda sus normas será sancionado. Ante esto surge una pregunta: ¿Si los políticos ya han violado todas las leyes existentes, utilizando los más variados subterfugios e ilegalidades, por qué razón no habrían de hacer lo mismo con esta nueva ley? Para fortalecer la democracia no bastan las leyes, agendas o comisiones de probidad. Se necesitan políticos y partidos que las cumplan, políticos honestos. Los casos de corrupción político-empresarial, por todos conocidos, indican que los políticos actuales no son honestos. Eso es lo de fondo. Recuerdan ustedes entrevistas, por ejemplo, a Fulvio Rossi, Jovino Novoa, Pablo Longueira, Carlos Ominami, y muchos más, donde repiten como papagayos que están en política “por vocación de servicio público”. Pues bien, dados los hechos de la causa, no es aventurado pensar que para ellos el enriquecimiento fácil es sinónimo de “servicio público”.

2.-  ¿A quién se financia realmente con esta ley? Se financia a los dirigentes de los partidos políticos y a sus operadores más cercanos y leales. Son las cúpulas (parlamentarios y candidatos incluidos) quiénes recibirán la torta y la distribuirán, evidentemente entre sí. Los miles de militantes de base son sólo un nombre en un papel, no definen nada dentro un partido, son una lista para legitimar a las cúpulas en nombre de un partido. Además, durante las elecciones, estos mismos militantes, aunque sea una parte de ellos, estarán asegurados para trabajar “por la causa” gratuitamente, porque cobrar sería no tener conciencia partidaria. Así, las cúpulas dirigentes se ahorran unos pesos para caja chica.

3.- ¿Para qué utilizarán los recursos asignados? Entre otras cosas, y para los políticos lo más importante, financiar sus campañas electorales, para así ser elegidos y continuar su ruta de enriquecimiento a costa del Estado. Es decir, los candidatos, financiados con el dinero de los trabajadores irán donde esos mismos trabajadores a embaucarlos para que voten por ellos, ofreciéndoles legislar para que prácticamente vivan en un paraíso. Una vez electos, olvidarán todas las promesas y seguirán legislando para los empresarios, como ha quedado en evidencia en los últimos meses.

En resumen, la Ley de Fortalecimiento y Transparencia de la Democracia, salvo para los ingenuos –o para los que agarrarán una tajada de la monumental torta- no es más que el paraíso fiscal de las cúpulas de los partidos políticos.

Comentarios del artículo: El paraíso fiscal de las cúpulas partidarias - Publicado: a las 12:00 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 17/03/2016

Las comunicaciones y los candidatos

El cómo ser creíbles es el gran desafío de los políticos cuando les toque enfrentar las elecciones venideras. Y en este contexto, las comunicaciones no se pueden convertir solamente en una estrategia para obtener frutos a cualquier costo y a corto plazo.

Las próximas elecciones municipales, programadas para octubre pondrán a prueba la credibilidad de los nuevos y antiguos candidatos. Tarea que, dado el descrédito in crescendo que afecta a la clase política, debido fundamentalmente a su concubinato con el empresariado, se vislumbra titánica.

En ese aspecto, las comunicaciones entrarán a jugar un rol relevante en las campañas de los diversos candidatos, tanto en la elaboración de contenidos como en la forma de exponerlos.

Surgen muchas interrogantes al respecto, sobre todo una pregunta directa, aunque pudiese parecer obvia, a cada candidato, que la ciudadanía tendrá a flor de labios: “¿Qué lo diferencia a usted de los políticos acusados por la Fiscalía de actos de corrupción?”, a lo que se podría agregar la afirmación: “Convénzame de que usted es distinto”.

¿Cuál será la respuesta que darán los candidatos?, porque los casos SQM, Penta, Colusiones, Ley de Pesca, boletas ideológicamente falsas, etc., no estarán ajenos en la evaluación que hagan los electores en el momento de emitir su sufragio.

El tema da para mucho, pero lo esencial es que ya no se puede seguir ofreciendo imposibles vistiéndolos de posibles. No es el camino que la gente espera, y en ese sentido las comunicaciones no se pueden convertir solamente en una estrategia para obtener frutos a cualquier costo y a corto plazo. En este caso, obtener un cargo municipal.

Decir la verdad siempre será el mejor modo de comunicarse y prestigiarse ante la opinión pública, con ello se evitarán acusaciones y conflictos innecesarios.

El cómo ser creíbles es el gran desafío de los políticos cuando les toque enfrentar las elecciones venideras. Una demostración de que el tema les preocupa, es la licitación (para agencias de comunicación estratégica) que realizó el Senado a mediados de 2015, donde se solicitaba: “Identificar acciones y atributos que permitan gestionar la imagen y posicionamiento del Senado y la Cámara de Diputados en un contexto ciudadano adverso y de desconfianza, contando con indicadores que permitan realizar un monitoreo del desempeño de ambas cámaras a través del tiempo”. Los fondos involucrados alcanzaban las 1000 UTM, dinero obviamente de todos los chilenos.

El sólo sentido común nos dice que el primer punto para mejorar (si fuera posible) la imagen del Congreso, sería indicarles a los parlamentarios que un cambio de imagen comienza por no llamar a este tipo de licitaciones. En todo caso, la licitación fue finalmente declarada desierta porque “las ofertas recibidas no resultaban convenientes a los intereses del Senado y la Cámara de Diputados”.

Ante los hechos expuestos, es posible afirmar que la mala evaluación de los políticos, por parte de la ciudadanía, no es un problema de las comunicaciones, sino que pasa por las actitudes que estos han venido manifestando, lo que ha provocado que la gente tienda a dudar de la “vocación de servicio público”, que los militantes de los partidos políticos aseguran ejercer.

Comentarios del artículo: Las comunicaciones y los candidatos - Publicado: a las 2:07 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.