" "
Blog de
  • Alejandra Orbeta

Alejandra Orbeta

Directora Pedagogía en Artes Visuales, Universidad Alberto Hurtado

Etiquetas: , » Publicado: 04/12/2012

¿Un Chile sin educación artística?

En un país como Chile, que presenta un sistema educativo altamente segregado, la educación no es igual para todos. En este sentido, la educación artística ha sido, y con este decreto lo es aún más, un indicador de inequidad. Esto porque los establecimientos privados aseguran a sus estudiantes una formación artística pues en ellos no es posible concebir una educación completa que no asegure un capital cultural mínimo a sus ex alumnos.

A fines del año pasado se aprobó un decreto del Ministerio de Educación consistente en la implementación de un nuevo plan de estudios que reduce las horas de arte en el currículum escolar de los cursos que corresponden al 2º ciclo de enseñanza básica. Esto implica que para 5º y 6º básico se reduce de 3 a 2 las horas de educación artística (que deben ser compartidas entre artes visuales y musicales) y de 4 a 2 horas en los niveles de 7º y 8º básico en los establecimientos que no se encuentran adscritos a la Jornada Escolar Completa (JEC).

Del mismo modo, en los establecimientos educacionales que cuentan con JEC, desde 5º a 8º básico se reducirá de 4 a 3 horas el área de educación artística. Esta medida supone precarizar aun más la educación impartida a un grupo mayoritario de estudiantes en Chile, vulnerando el derecho a que todos se eduquen en el área artística e instala un problema que tiene varias dimensiones.

Una de estas dimensiones se vinculada a la noción de educación que subyace a un plan de estudio que apunta a la enseñanza de ciertas áreas que se evalúan en pruebas estandarizadas en desmedro de otras que apuntan a saberes igualmente importantes y necesarios. Aprender arte, específicamente artes visuales, según las discusiones más actualizadas, permite no sólo desarrollar la creatividad y la producción artística expresiva, sino también favorece la vinculación con la tradición cultural, lo que contribuye a la cohesión social y comprensión respetuosa del otro.

Hace un par de semanas, un grupo de diputados presentó el proyecto de acuerdo que solicita revisar y derogar el decreto exento 1363. Estos diputados son: Rodrigo González, Pepe Auth, Cristián Campos (PPD), René Saffirio (DC), Rosauro Martínez y Germán Verdugo (RN), Marcelo Schilling (PS), María José Hoffmann (UDI), José Pérez Arriagada (PRSD) y la independiente Marta Issasi. La idea de esta iniciativa es destacar la importancia de las artes para la educación chilena…

Asimismo, las artes visuales constituyen un campo de conocimientos complejos que se relaciona con abordar, además de las manifestaciones artísticas, los mundos visuales contemporáneos que son constitutivos de las redes virtuales y comunicacionales. Esto último es especialmente importante porque permite que los estudiantes examinen críticamente los mundos visuales que habitan y que visitan.

Otra de esas dimensiones refiere a lo social. En un país como Chile, que presenta un sistema educativo altamente segregado, la educación no es igual para todos. En este sentido, la educación artística ha sido, y con este decreto lo es aún más, un indicador de inequidad. Esto porque los establecimientos privados aseguran a sus estudiantes una formación artística pues en ellos no es posible concebir una educación completa que no asegure un capital cultural mínimo a sus ex alumnos, que les permita asumir con variadas herramientas la educación universitaria y el mundo laboral posterior. Pero esto no parece ser importante para la educación de estudiantes de establecimientos municipalizados. Así, nuevamente una mayoría queda en una posición de desventaja social respecto a una minoría.

Una última dimensión se relaciona con lo político, ya que el decreto exento es un acto ministerial, confirmado por el CNED, ambos a cargo de diseñar y evaluar las políticas educativas del país. Y aquí la pregunta sobre cuál es el estudiante que se pretende formar desde la política pública y, ante esta medida de disminución de horas de educación artística, cuáles serán las ausencias formativas o, dicho de otro modo, las precariedades educativas de algunos estudiantes chilenos respecto de otros estudiantes chilenos.

Es por lo señalado anteriormente que la iniciativa de algunos parlamentarios, también desde el espacio político, es una buena noticia. Hace un par de semanas, un grupo de diputados presentó el proyecto de acuerdo que solicita revisar y derogar el decreto exento 1363. Estos diputados son: Rodrigo González, Pepe Auth, Cristián Campos (PPD), René Saffirio (DC), Rosauro Martínez y Germán Verdugo (RN), Marcelo Schilling (PS), María José Hoffmann (UDI), José Pérez Arriagada (PRSD) y la independiente Marta Issasi. La idea de esta iniciativa es destacar la importancia de las artes para la educación chilena y subrayar la necesidad de asegurar un mínimo formativo que nos permita imaginar una sociedad con una educación artística como base para todos los estudiantes del país. Es una buena noticia porque, de lograrse, permite corregir en parte uno de los tantos aspectos de inequidad educativa en nuestro país.

 

Comentarios del artículo: ¿Un Chile sin educación artística? - Publicado: a las 3:47 pm

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.