" "
Blog de
  • Alejandra Fuenzalida

Alejandra Fuenzalida

Gerente general de United Way Chile.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 13/04/2016

Educación parvularia, ¿qué esperamos?

Como país, si bien hemos tenido algunos logros en materia de educación inicial, el trabajo ha sido lento y no es suficiente. Ante esta realidad, es importante lograr incluir en esta etapa a las familias de esos niños, a las mamás y a los papás, para que entiendan que el futuro de sus hijos está ahí y se comprometan.

En marzo -y algunos más adelantados en febrero- fuimos testigos del inicio de un nuevo año educativo para los niños en edad preescolar, quienes fueron llegando de las mano de sus padres o apoderados a sus respectivos jardines infantiles o colegios.

Esta instancia nos hace reflexionar sobre el avance que como país hemos tenido en esta materia, y la verdad es que si bien hemos tenido logros, el trabajo ha sido lento y no es suficiente.

La voz de los expertos en la materia dicta que la mayoría de nuestros niños de entre dos y cinco años que inician sus estudios con la educación parvularia, corresponde a un grupo de menores que vienen de familias con un mayor poder adquisitivo.

Según el informe “Education at a Glance”, difundido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) el año pasado, en Chile sólo 44% de los niños de tres años asiste a un recinto educacional, lo que ubica a nuestro país en el lugar número 28 de un total de 34 naciones, quedando por debajo de Portugal y Polonia. Además, está lejos del promedio internacional que es de 70%, de acuerdo al mismo organismo.

Lo más preocupante es que justamente los niños que más beneficios obtienen de esta educación temprana son aquellos que no la están recibiendo, y que corresponden al sector más vulnerable de nuestro país. Es en esta etapa de sus vidas en que están más cerca de los conocimientos que tiene cualquier otro infante que crece en otra parte de Chile. En ellos no vemos las diferencias que registramos en la educación básica o media, que son reflejo de las desigualdades en el hogar y en el acceso a la educación.

Sin embargo, seguimos poniendo un único foco en la Educación Superior, cuando la oportunidad real está en la preescolar. Según cifras del Mineduc, en 2014 teníamos un déficit de atención de 1.200.000 niños y niñas, pero el desafío va más allá de la cobertura. No basta sólo con llevarlos al jardín infantil o al colegio, si ese lugar no cuenta de forma permanente con el apoyo económico necesario, con los implementos básicos para poder aprender. Y tampoco sirve si en la casa de ese niño o niña no existe el respeto o el valor real por la educación.

Ante esta realidad, es importante lograr incluir en esta etapa a las familias de esos niños, a las mamás y a los papás, para que entiendan que el futuro de sus hijos está ahí, entre los dos y cinco años y se comprometan con su aprendizaje. Con esto generaremos mayores impactos positivos a futuro, como un aumento en el rendimiento escolar, menores índices de deserción estudiantil, mayores cifras de empleo e incluso menores tasas de criminalidad, entre otros resultados beneficiosos para nuestro Chile del mañana, que a todas luces justifica los costos que esto pudiera conllevar. Entonces, la pregunta es: ¿Qué esperamos?

Es ésta la gran oportunidad que tenemos sobre las nuevas generaciones: por medio de una oportuna e integral educación disminuir las desventajas iniciales que son claves para determinar el grado de preparación con que los niños llegan al colegio y luego se desarrollan a nivel laboral.

Comentarios del artículo: Educación parvularia, ¿qué esperamos? - Publicado: a las 1:11 am

Etiquetas: , , , , , » Publicado: 17/03/2016

Voluntariado para generar compromiso en tiempos de crisis

En tiempos como los de hoy, donde algunos sectores económicos dan señales de dificultades y en el cual las empresas y los empleados están muy exigidos, el voluntariado se transforma en una manera mucho más sustentable de generar compromiso, trabajo en equipo y formar nuevos liderazgos, entre otros aspectos.

Plantar un árbol, pintar bancas de una plaza o apadrinar a un niño o un joven en su educación, no son sólo actividades de ayuda a la comunidad, sino también instancias que hoy por hoy están generando las empresas para ser parte de lo que se conoce como voluntariado corporativo, y que se realiza en horario laboral.

Una pregunta recurrente es ¿qué buscan las empresas con esto? La verdad es que los beneficios de esta nueva forma de colaboración ya están sobre la mesa:

El 82% de los trabajadores que hacen voluntariado se sienten más comprometidos, el 61% de los colaboradores que participan en este tipo de actividades mejoran alguna competencia profesional y las acciones de voluntariado generan un 26% más de rentabilidad sobre la media por empleado, según el informe “Volunteer Match y United Heathcare USA”, datos de desarrollo de Capital Humano de Barclays y el estudio “Drinking Business Results Throught Continuos Engagement by Work USA”, respectivamente.

Por otro lado, está la opción de aportar solamente donando dinero. Sin embargo, de acuerdo a la Encuesta Nacional de Voluntariado 2015 –que efectuaron la Fundación Trascender y GFK Adimark- del 92% de chilenos que dice donar de alguna forma, donde “dar el vuelto” es la principal vía (65%), un 62% señaló no saber a qué se destinan los fondos, lo que finalmente puede ir generando desconfianzas.

¿Qué podemos hacer entonces? En tiempos como los de hoy, donde algunos sectores económicos dan señales de dificultades y en el cual las empresas y los empleados están muy exigidos, el voluntariado se transforma en una manera mucho más sustentable de generar compromiso, trabajo en equipo y formar nuevos liderazgos, entre otros aspectos. Para lograr el éxito, cada acción de donar dinero debe ir de la mano con el desarrollo de un proyecto social, que permita a los trabajadores ser parte de algo más que sólo sea un descuento por planilla a fin de mes. El voluntariado es justamente eso: participar, comprometerse, conocerse, ser parte de algo de manera activa.

Las posibilidades de contribuir a través de un voluntariado real, comprometido y que impacte positivamente en un grupo, cada vez es más visible. La invitación, entonces, es a superar el 11% de voluntarios chilenos que arrojó esta encuesta 2015 y terminar con la exclusividad del dinero versus tiempo, porque la verdad es que los dos van de la mano y bien apretadas.

Comentarios del artículo: Voluntariado para generar compromiso en tiempos de crisis - Publicado: a las 12:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.