" "
Blog de
  • Alberto Rojas

Alberto Rojas

Director del Observatorio de Asuntos Internacionales, Facultad de Comunicación y Humanidades, Universidad Finis Terrae.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 23/03/2016

Y Trump sigue en carrera

Hace algunos meses parecía solo un chiste. Es que pocos creían que la precandidatura del excéntrico millonario Donald Trump tuviera alguna posibilidad de prosperar, una vez iniciadas las primarias del Partido Republicano. Pero ahora nadie ríe.

Los resultados del llamado “Supermartes II” fueron categóricos, ya que Donald Trump logró triunfar en tres de los cinco estados que celebraban primarias: Florida (en que el ganador se llevaba los 99 delegados), Illinois y Carolina del Norte. Y de paso, dejó en el  camino al senador Marco Rubio.

Es cierto que perdió en Ohio (el otro estado clave de la jornada), donde se impuso el gobernador John Kasich. Pero a pesar de eso, Trump sigue a la cabeza, lejos de sus competidores y con las mejores posibilidades de obtener los 1.237 delegados que necesita para ganar la nominación del partido en la Convención Nacional de julio, en Cleveland.

Que un outsider como Trump haya ganado tanto terreno se explica a partir de su discurso agresivo y polarizador, el cual logró captar el apoyo de votantes principalmente blancos, con baja educación, cansados de esperar una reactivación económica que no acaba de llegar, y que se sienten frustrados y molestos con la clase política tradicional. Los mismos que ven en él a alguien capaz de resolver sus problemas más graves, como el desempleo o los bajos salarios.

Sin embargo, para el establishment republicano, el magnate representa una figura peligrosa, que ha dividido al partido y que no estaría dispuesto a acatar las directrices de su cúpula. Por eso, ya se habla de la posibilidad de crear un verdadero bloque “anti Trump” que impida que él obtenga el “número mágico” de delegados y llegue a la convención. De hecho, la figura de Kasich ahora surge más como una opción de quitarle votos, más que un precandidato que logre superar matemáticamente la cantidad de electores de Trump.

Incluso, los sectores más inquietos estarían considerando la formación de un tercer partido y así evitar que se transforme en el candidato que compita en la elección presidencial del 8 de noviembre.

Fuera de EE.UU. su figura tampoco deja indiferente a nadie. Acusó a los mexicanos de violadores y ha defendido la idea de construir un muro en la frontera con su vecino del sur, criticó abiertamente a la Canciller Merkel por su política sobre refugiados, busca prohibir el ingreso de musulmanes a Estados Unidos, un ex líder del Ku Klux Klan llamó a votar por él y Trump no lo rechazó, apoya la deportación de 11 millones de inmigrantes, se dio el lujo de publicar una cita de Mussolini en Twitter y hasta tuvo un cruce de palabras con el Papa Francisco.

Además, varios dichos suyos motivaron un debate parlamentario en Westminster —en enero pasado— en el que se discutió la posibilidad de declararlo persona non grata y prohibirle el ingreso a Gran Bretaña. Y recientemente el grupo ciberactivista Anonymous declaró la “guerra total” contra Trump y anunció un nuevo ataque contra el sitio web de su cadena de hoteles para el próximo 1 de abril.

Pero Trump, incombustible, sigue adelante. Aún quedan varias primarias con estados clave, como California. La pregunta es si serán la posibilidad de frenar el avance del millonario o, por el contrario, veremos nuevos triunfos que lo acerquen a la nominación republicana.

Comentarios del artículo: Y Trump sigue en carrera - Publicado: a las 2:00 am

Etiquetas: , , , , » Publicado: 04/12/2015

Siria: Un escenario cada vez más complejo

El incidente con el caza ruso deja al descubierto algunos de los temas que dividen a los países que se han involucrado en el combate al Estado Islámico.

El derribo de un cazabombardero ruso Su-24 por parte de Turquía —en el marco de las operaciones antiterroristas que Moscú lleva adelante contra el Estado Islámico (EI) en Siria— agregó un nuevo elemento de tensión a una zona cada vez más volátil.

Según Rusia, el avión se encontraba dentro del espacio aéreo sirio cuando fue derribado por los turcos. Pero de acuerdo a las versiones de Ankara, la nave había ingresado a Turquía y solo fue abatido tras diez mensajes de advertencia.

Salvo la existencia del avión derribado, ambas versiones resultan prácticamente irreconciliables. Y frente a ese escenario, Moscú ya comenzó a tomar una serie de medidas, como represalias económicas —Turquía importa desde Rusia el 75% del gas que consume—, advirtió a sus ciudadanos que no viajen a este país y además instaló en territorio sirio misiles antiaéreos S-400 para proteger a sus aviones.

Sin embargo, más allá del derribo del cazabombardero ruso, lo cierto es que el incidente deja al descubierto algunos de los temas que dividen a los países que se han involucrado en el combate al Estado Islámico.

Por ejemplo, Turquía no solo está interesada en acabar con el EI, en la medida que esta milicia yihadista es uno de los varios factores que han llevado a casi dos millones de refugiados sirios a cruzar la frontera y buscar seguridad en su territorio. También está a favor de que el Presidente Bashar al Assad abandone definitivamente el poder en Damasco y así se ponga fin a la guerra civil que en marzo de 2016 cumplirá cinco años.

Además, está el tema de los kurdos, la minoría étnica más grande de Medio Oriente. Repartidos entre Irak, Irán, Siria y Turquía —en una región conocida como Kurdistán—, durante décadas han buscado dotarse de un territorio que les permita crear un país; algo que estos cuatro países han rechazado de plano.

El punto es que los kurdos han sido el grupo más decidido y efectivo al momento de combatir al Estado Islámico en terreno (tanto en Irak como Siria), ahorrándole a las grandes potencias occidentales la polémica decisión  de tener que desplegar tropas en dicha zona. Y como Turquía arrastra un pasado de terrorismo kurdo separatista, ve con preocupación que este grupo salga fortalecido del conflicto en el país vecino.

Rusia, por su parte, inicialmente se involucró en Siria para combatir al Estado Islámico, aunque desde entonces han sido numerosas las denuncias de que también ha estado atacando a los otros grupos rebeldes que buscan derrocar a Al Assad. En otras palabras, Moscú apoya al Gobierno en Damasco como una manera de garantizar la permanencia de un aliado histórico en el poder y así evitar la desintegración de Siria. No hay que olvidar que para Rusia, la continuidad de Bashar al Assad no solo mantiene viva una relación que existe entre ambos países desde los tiempos de Hafez al Assad, padre del actual gobernante; también garantiza la posibilidad de que sus buques de guerra puedan seguir utilizando el puerto sirio de Tartus, lo que les permite mantener su presencia en aguas del Mediterráneo.

A lo anterior se suma otro factor, que es la OTAN, ya que Turquía es miembro de este bloque militar. Y es sabido que Rusia mira con desconfianza todo lo relacionado con la Alianza Atlántica, con quien ha tenido numerosos roces —principalmente por incursiones aéreas rusas— desde que la crisis separatista en Ucrania acabó enfrentando a Moscú con Occidente.

La existencia de este tipo de pugnas entre países, así como los intereses de cada actor involucrado en la zona, harán mucho más difícil articular cualquier iniciativa a gran escala contra el Estado Islámico. Algo que, ciertamente, la comunidad internacional no está en condiciones de permitir.

Comentarios del artículo: Siria: Un escenario cada vez más complejo - Publicado: a las 7:00 am

Etiquetas: , , , » Publicado: 19/11/2015

Acercamiento entre China y Taiwán

La reciente reunión entre el Presidente chino, Xi Jinping, y el Mandatario taiwanés, Ma Ying-jeou, en Singapur, tiene importancia histórica, aunque ambos estados permanecen todavía muy lejos de un reencuentro definitivo.

El Estrecho de Formosa tiene, en promedio, un ancho de apenas 180 kilómetros. Esa es la distancia que separa las costas de la República Popular China de las de Taiwán. Sin embargo, en la práctica, el distanciamiento entre estos dos actores asiáticos ha sido mucho mayor, considerando que sus caminos se separaron hace 66 años, al término de la guerra civil. Eso explica la importancia histórica del reciente encuentro entre el Presidente chino, Xi Jinping, y el Mandatario taiwanés, Ma Ying-jeou, en Singapur.

Cuando en 1949 las fuerzas comunistas de Mao Zedong derrotaron al gobierno nacionalista de Chiang Kai-shek, no sólo se puso fin a un largo conflicto interno que coexistió con la invasión japonesa a China (1937) y la Segunda Guerra Mundial. También generó un complejo escenario político a nivel internacional. Básicamente porque mientras Mao y el Partido Comunista Chino consolidaban su control sobre el territorio continental, Chiang –tras escapar con cerca de dos millones de partidarios– hizo lo propio en la isla a la cabeza del Partido Nacionalista Chino (Kuomintang), instaurando un gobierno que se mantendría en el poder hasta el 2000.

De esta manera, ambas costas del Estrecho de Formosa evolucionaron en forma paralela, manteniendo siempre altos niveles de tensión política y militar. Y aunque durante décadas Occidente –que apoyó a Chiang en la guerra civil– mantuvo a la China de Mao en un contexto de aislamiento diplomático, eso cambió radicalmente en 1971 cuando los países miembros de la ONU votaron a favor de quitarle su asiento a Taiwán y entregárselo a China. Esto ha permitido a Beijing imponer su visión de que solo existe una China y que Taiwán es una “provincia rebelde”.

En este contexto, el encuentro entre Xi Jinping y Ma Ying-jeou responde más a motivos prácticos que a la búsqueda de una eventual reunificación. El próximo 16 de enero se realizarán elecciones presidenciales en Taiwán, en las que hasta ahora se espera triunfe el opositor Partido Demócrata Progresista (PDP), que ya gobernó entre 2000 y 2008. En ese periodo, Beijing vio con preocupación la posibilidad de que se proclamara la independencia de la isla, algo que China no aceptaría.

Para Xi, el Kuomintang es una garantía de status quo, como lo han demostrado los últimos ocho años. Y aunque no tiene la capacidad para influir en el resultado de los comicios presidenciales, Beijing confía que gestos como invitar a Taiwán a incorporarse al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (controlado por China) desincentiven cualquier intento secesionista. A su vez, Ma espera sacar algunos beneficios concretos de este primer encuentro, como que China permita una mayor presencia internacional de la isla en foros internacionales. Pero de momento, Taipei y Beijing permanecen aún muy lejos de un reencuentro definitivo.

Comentarios del artículo: Acercamiento entre China y Taiwán - Publicado: a las 8:00 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.