" "
Blog de
  • Abel Cortez Ahumada

Abel Cortez Ahumada

Coordinador Línea de Patrimonio del Centro de Investigación en Turismo y Patrimonio.

Etiquetas: , , , , » Publicado: 14/05/2015

Patrimonio cultural, herencias y asignación de valor

En este mes del patrimonio, la invitación es a apreciar nuestros bienes patrimoniales, a encontrar los valores que esconden tanto aquellos lugares y bienes que han recibido la designación de patrimonial.

El  patrimonio está constituido por aquellos bienes culturales y naturales a los cuales la sociedad (y sus instituciones) le otorgan una valoración. El valor de esos bienes emanan de su calidad (de su belleza artística, de su diseño arquitectónico), de su singularidad (que sea único e irrepetible), de su ejemplaridad (que represente un momento, una forma de vida, una obra humana).

Estas características hacen relevante su existencia, pero sobre todo, su preservación hacia el futuro. Patrimonio, en su versión inglesa de heritage, se vincula a la herencia, aquella que hemos recibido de nuestros antepasados, en la huella material de un pukara, de un edificio, de una escultura, de una tradición, de un baile chino, de un santuario natural.

El patrimonio son estas herencias, estos legados que la sociedad decide preservar hacia el futuro. Esa herencia no es sólo un tesoro que llega desde un pasado para que nosotros usemos hasta saciarnos. Es una herencia que debemos contribuir a asegurar en su preservación hacia el futuro. Un legado cultural del que las sociedades deben hacerse responsables, para que nuestros descendientes también la disfruten, la experimenten y se eduquen.

Todo es patrimonializable, mas no todo es patrimonio. Para que los bienes culturales o naturales adquieran una condición patrimonial, actores sociales e institucionales realizan una operación patrimonial, donde se selecciona lo que se quiere convertir en patrimonio, asignándole valores a sus características.

Por lo tanto, no todo vestigio pasado es patrimonio, sino lo que la sociedad, sus grupos o instituciones deciden (y negocian) valorar y preservar. No toda construcción, no todo edificio, no toda manifestación, adquiere la connotación de patrimonial, sino en aquellos bienes donde opera un acto de activación cultural y sociopolítica, con diversos criterios e intereses, buscando representar identidades, tratando de instituir sentidos.

El Estado y los expertos tienen buena parte del protagonismo y la legitimación para asignar valores patrimoniales. Pero es también, en ese plano de construcción social del patrimonio, donde las comunidades locales tienen un espacio abierto para asignar valor a sus lugares, a sus prácticas, a sus visiones. Cada vez más observamos a comunidades rurales, urbanas, indígenas, grupos de interés, asociaciones, clubs, organizaciones del voluntariado, que desde sus propios lugares comienzan a asignar valor a sus herencias, relevándolas, protegiéndolas y difundiéndolas públicamente.

En este mes del patrimonio, la invitación es a apreciar nuestros bienes patrimoniales, a encontrar los valores que esconden tanto aquellos lugares y bienes que han recibido la designación de patrimonial, como aquellos que por sus características la sociedad y sus instituciones pueden otorgarles dicha condición. Es una invitación a una reflexión colectiva, ciudadana, multivocal, de nuestros patrimonios.

(*) El Centro de Investigación en Turismo y Patrimonio tiene como socios al Gobierno Regional de Valparaíso, Pro Aconcagua, la UV y la PUCV.

Comentarios del artículo: Patrimonio cultural, herencias y asignación de valor - Publicado: a las 9:09 am

La Nación

Av. Nueva Providencia 1860, Oficina 183, Providencia
Teléfono: 56 2 - 2632 5014

Director Responsable: Patricia Schüller Gamboa
Representante Legal: Luis Novoa Miranda

© Comunicaciones LANET S.A. 2014
Se prohíbe toda reproducción total o parcial de esta obra, por cualquier medio.